Tuesday, May 12, 2020

SP -- COVID-19 -- Más pruebas de que el virus se originó en los EE.UU -- March 11, 2020










Global Research, 11 de marzo de 2020




Sería útil leer este artículo anterior para tener una idea de los antecedentes: “El Coronavirus de China: Una actualización impactante. ¿El virus se originó en los Estados Unidos?”

Por Larry Romanoff, 4 de marzo de 2020

***

Como recordarán los lectores del artículo anterior (arriba), los epidemiólogos y farmacólogos japoneses y taiwaneses han determinado que el nuevo coronavirus podría haberse originado en los Estados Unidos, ya que ese país es el único que se conoce que tiene los cinco tipos, de los cuales todos los demás deben haber descendido. Wuhan, en China, sólo tiene uno de esos tipos, lo que lo convierte, por analogía, en una especie de "rama" que no puede existir por sí misma, sino que debe haber crecido de un "árbol".

El médico taiwanés señaló que en agosto de 2019 los EE.UU. tuvieron una ráfaga de neumonías pulmonares o similares, que los estadounidenses culparon al "vaping" de los cigarrillos electrónicos, pero que, según el científico, los síntomas y las condiciones no se podían explicar por los cigarrillos electrónicos. Dijo que escribió a los funcionarios de EE.UU. diciéndoles que sospechaba que esas muertes eran probablemente debidas al coronavirus. Afirma que sus advertencias fueron ignoradas.

Inmediatamente antes de eso, el CDC cerró totalmente el principal laboratorio biológico del ejército de los EE.UU. en Fort Detrick, Maryland, debido a la falta de garantías contra las fugas de patógenos, emitiendo una completa orden de "cese y desistimiento" a los militares. Fue inmediatamente después de este evento cuando surgió la epidemia del "cigarrillo electrónico".




Screenshot from The New York Times August 08, 2019



También tuvimos a ciudadanos japoneses infectados en septiembre de 2019, en Hawai, personas que nunca habían estado en China, estas infecciones se producen en suelo estadounidense mucho antes del brote en Wuhan, pero sólo poco después del cierre de Fort Detrick.



Luego, en las redes sociales chinas apareció otro artículo, consciente de lo anterior pero presentando más detalles. En él se afirmaba, en parte, que cinco atletas "extranjeros" u otro personal que visitaban Wuhan para los Juegos Militares Mundiales (18 a 27 de octubre de 2019) fueron hospitalizados en Wuhan por una infección indeterminada.



El artículo explica con más claridad que la versión del virus de Wuhan sólo podría haber venido de los EE.UU., porque es lo que llaman una "rama" que no podría haber sido creada primero porque no tendría "semilla". Tendría que haber sido una nueva variedad derivada del "tronco" original, y ese tronco sólo existe en los EE.UU. (1)


Se ha especulado mucho en público sobre la transmisión deliberada del coronavirus en China pero, según el artículo chino, es posible una alternativa menos siniestra.

Si algunos miembros del equipo estadounidense de los Juegos Militares Mundiales (18 a 27 de octubre) se hubieran infectado por el virus a causa de un brote accidental en Fort Detrick, es posible que con un largo período inicial de incubación, sus síntomas hubieran sido leves y esos individuos podrían haber "recorrido" fácilmente la ciudad de Wuhan durante su estancia, infectando potencialmente a miles de residentes locales en diversos lugares, muchos de los cuales viajarían más tarde al mercado de mariscos desde donde el virus se propagaría como un incendio forestal (como hizo).

Eso explicaría también la práctica imposibilidad de localizar al legendario "paciente cero", que en este caso nunca se ha encontrado porque habría habido muchos de ellos.

A continuación, Daniel Lucey, un experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Georgetown en Washington, dijo en un artículo en la revista Science que se ha confirmado que la primera infección humana ocurrió en noviembre de 2019 (no en Wuhan), lo que sugiere que el virus se originó en otro lugar y luego se propagó al mercado de mariscos. "Un grupo situó el origen del brote ya en el 18 de septiembre de 2019". (2) (3)

El mercado de mariscos de Wuhan puede que no sea la fuente del nuevo virus que se está extendiendo por todo el mundo.

La descripción de los primeros casos sugiere que el brote comenzó en otro lugar. El artículo dice:

"A medida que los casos confirmados de un nuevo virus surgen en todo el mundo con una velocidad preocupante, todas las miradas se han centrado hasta ahora en un mercado de mariscos en Wuhan, China, como el origen del brote. Pero una descripción de los primeros casos clínicos publicados el viernes en The Lancet desafía esa hipótesis". (4) (5)

El documento, escrito por un grupo de investigadores chinos de varias instituciones, ofrece detalles acerca de los primeros 41 pacientes hospitalizados con infecciones confirmadas con lo que se ha denominado el nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV).

En el primer caso, el paciente enfermó el 1 de diciembre de 2019 y no se informó de ningún vínculo con el mercado de los mariscos, informan los autores. "No se encontró ningún vínculo epidemiológico entre el primer paciente y los casos posteriores", afirman. Sus datos también muestran que en total, 13 de los 41 casos no tenían ningún vínculo con el mercado. "Es un gran número, 13, sin relación alguna", dice Daniel Lucey... (6)

En informes anteriores de las autoridades sanitarias chinas y de la Organización Mundial de la Salud se había dicho que el primer paciente había presentado síntomas el 8 de diciembre de 2019, y en esos informes se indicaba simplemente que "la mayoría" de los casos tenían relación con el mercado de mariscos, que se cerró el 1 de enero. (7)

"Lucey dice que si los nuevos datos son exactos, las primeras infecciones humanas deben haber ocurrido en noviembre de 2019 -si no antes- porque hay un tiempo de incubación entre la infección y la aparición de los síntomas. Si es así, es posible que el virus se haya propagado silenciosamente entre la gente de Wuhan -y quizás en otros lugares- antes de que se descubriera el grupo de casos del ahora famoso Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan a finales de diciembre. "El virus entró en ese mercado antes de salir de ese mercado", afirma Lucey.

"China debe haberse dado cuenta de que la epidemia no se originó en ese mercado de mariscos de Wuhan, Huanan", dijo Lucey a Science Insider. (8)

Kristian Andersen es un biólogo evolutivo del Instituto de Investigación Scripps que ha analizado las secuencias de 2019-nCoV para tratar de aclarar su origen. Dijo que en el escenario era "totalmente plausible" que las personas infectadas llevaran el virus al mercado de mariscos desde algún lugar del exterior.

Según el artículo de Science, "Andersen publicó su análisis de 27 genomas disponibles del 2019-nCoV el 25 de enero en un sitio web de investigación virológica. Sugiere que tenían un "antepasado común más reciente" -es decir, una fuente común- ya el 1 de octubre de 2019". (9)

Fue interesante que Lucey señalase también que originalmente se creía que el MERS provenía de un paciente de Arabia Saudita en junio de 2012, pero estudios posteriores y más exhaustivos lo rastrearon hasta un brote hospitalario anterior de una neumonía inexplicable en Jordania en abril de ese año. Lucey dijo que de las muestras almacenadas de personas que murieron en Jordania, las autoridades médicas confirmaron que habían sido infectadas con el virus MERS. (10)

Esto daría impulso a la cautela entre el público a aceptar la "narrativa oficial estándar" que los medios de comunicación occidentales siempre están tan ansiosos por proporcionar -como lo hicieron con el SARS, el MERS y el ZIKA-, más tarde se demostró que todas esas "narrativas oficiales" estaban equivocadas.

En este caso, los medios de comunicación occidentales inundaron sus páginas durante meses sobre el virus COVID-19 originado en el mercado de mariscos de Wuhan, causado por personas que comían murciélagos y animales salvajes. Se ha demostrado que todo eso es erróneo.

El virus no sólo no se originó en el mercado de mariscos, sino que no se originó en Wuhan en absoluto, y ahora se ha demostrado que no se originó en China, sino que fue traído a China desde otro país. Parte de la prueba de esta afirmación es que las variedades del genoma del virus en Irán e Italia han sido secuenciadas y se ha declarado que no tienen ninguna parte de la variedad que infectó a China y deben, por definición, tener un origen en otro lugar.

Parecería que la única posibilidad de originarlo sería en los EE.UU., porque sólo ese país tiene el "tronco de árbol" de todas las variedades. Y por lo tanto puede ser cierto que la fuente original del virus COVID-19 fuese el laboratorio militar de guerra biológica de los EE.UU. en Fort Detrick. Esto no sería una sorpresa, dado que el CDC cerró completamente Fort Detrick, pero también porque como relaté en un artículo anterior, entre 2005 y 2012 los EE.UU. habían experimentado 1.059 eventos en los que ciertos patógenos habían sido robados o escapado de los bio-laboratorios estadounidenses durante los diez años anteriores.



*
Nota para los lectores: Reenvíen este artículo a sus listas de correo electrónico. Vínculos en su sitio de blog, foros de internet, etc.

Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com. Es un colaborador frecuente de Global Research.

Notas
(3) Science; Jon Cohen; 26 de enero de 2020

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis