Saturday, June 20, 2020

SP -- LARRY ROMANOFF -- ¿Se crearon el COVID-19 y el COVID-20 en un laboratorio de los EE.UU.? June 21, 2020





21 de junio de 2020
Animated Copernicus Sentinel-5P data showing the nitrogen dioxide concentrations from 20 December 2019 until 16 March 2020
Fue divertido ver el surgimiento de este debate en el escenario de EE.UU.-China. Es comprensible que los chinos no quisieran ser culpados por la aparición de un virus con el que no tenían nada que ver, y por lo tanto reaccionaron con fuerza a las acusaciones de que el virus se originó en un laboratorio de Wuhan. Los americanos demostraron estar aún más aterrorizados ante la posibilidad de una prueba científica de que el virus se escapase de uno de sus bio-laboratorios, y recurrieron a la única arma que tenían, que era subir el volumen culpando a China. Había dos razones principales para este estado de cosas: (1)
Estados Unidos era el único país conocido que contenía todas las variedades que se estaban extendiendo por todo el mundo. (2)  EE.UU. es la única nación en el mundo conocida por haber usado repetidamente armas biológicas en otros países, comenzando con Corea del Norte y sin cesar. Más grave aún es la ubicación conocida de unos 400 laboratorios americanos de armas biológicas repartidos por todo el mundo, por no hablar de la patética institución de Fort Detrick.  (1) (2) (3)
Además, Trump afirmó recientemente que podría matar a toda la población del Afganistán en cuestión de días. "Afganistán sería borrado de la faz de la Tierra. Se iría, y esto sin usar energía nuclear. Se acabaría en... literalmente, en 10 días." Las armas biológicas parecerían ser la única alternativa. La Fiebre Hemorrágica y el Hantavirus funcionaron para los EE.UU. en Corea del Norte; tal vez también en Afganistán.(4) (5) (6
El Sr. Trump negó más tarde la intención de llevar a cabo su amenaza, pero prescindamos de la ficción de que los EE.UU. no tienen armas biológicas, y que Fort Detrick y los 400 laboratorios en el extranjero sólo realizan funciones benévolas de "medicina para la paz". Si fuera China la que tuviera los antecedentes mencionados, y el SARS, el MERS, el SIDA, el ÉBOLA, la gripe aviar, la gripe porcina y el COVID-19 aparecieran por primera vez en los EE.UU., los estadounidenses afirmarían que eso es una prueba al 100% de que China era responsable. No puede ser sorprendente que gran parte del mundo actual tienda naturalmente a poner estos brotes en las puertas de América.
Pero volviendo a nuestro tema de los COVID-19 o COVID-20 producidos por el hombre, parece que todo el mundo ha estado un poco demasiado ansioso por descartar la posibilidad (o probabilidad) de que estos virus tengan una mano amiga (humana).

El Dr. Mae-Wan Ho, del Instituto para la Ciencia en la Sociedad, cita un informe del Journal of Virology (Feb 2000) (7) que describía un método para inducir mutaciones deseadas en coronavirus para crear nuevos virus. "La manipulación de los genomas virales es ahora rutinaria, y es fácil crear nuevos virus que salten de las especies huéspedes en el laboratorio en el curso de experimentos aparentemente legítimos de ingeniería genética. Ni siquiera es necesario crear intencionadamente virus letales, si uno así lo desea. De hecho, es mucho más rápido y mucho más eficaz dejar que la recombinación y la mutación aleatorias tengan lugar en el tubo de ensayo. Utilizando una técnica llamada "cría molecular", se pueden generar millones de recombinantes en cuestión de minutos. Estos pueden ser examinados para mejorar su función en el caso de las enzimas, o aumentar su virulencia, en el caso de los virus y las bacterias. En otras palabras, los genetistas pueden acelerar ahora enormemente la evolución en el laboratorio para crear virus y bacterias que nunca existieron en todos los miles de millones de años de evolución de la Tierra". (8) Esto no fue ampliamente difundido, pero el Dr. Ho pidió una investigación completa sobre la posible ingeniería genética y diseminación del virus SARS. (9)
Luego en otro artículo, el autor explica que los científicos deseosos de disipar la noción de un origen artificial, lo hacen señalando que estos nuevos coronavirus no reflejaban sus simulaciones informáticas, el autor afirma: "En pocas palabras, los autores dicen que el SARS-CoV-2 no fue diseñado deliberadamente, porque si lo fuera habría sido diseñado de manera diferente". Sin embargo, el genetista molecular con sede en Londres, Dr. Michael Antoniou, comentó que esta línea de razonamiento no tiene en cuenta que hay una serie de sistemas de laboratorio que pueden seleccionar, para una alta afinidad, variantes del RBD que son capaces de tener en cuenta el complejo entorno de un organismo vivo. "Así que el hecho de que el COVID-19 no tuviera la misma secuencia de aminoácidos RBD que la que predijo el programa informático no descarta de ninguna manera la posibilidad de que haya sido manipulado genéticamente". (10)
El artículo afirma además que "[Los] autores del artículo de Medicina Natural parecen asumir que la única manera de manipular genéticamente un virus es tomar un virus ya conocido y luego manipularlo para que tenga las nuevas propiedades que se desean. Con esta premisa, buscaron evidencia de un virus ya conocido que podría haber sido utilizado en la ingeniería del SARS-CoV-2. Como no encontraron esa evidencia, declararon: "Los datos genéticos muestran irrefutablemente que el SARS-CoV-2 no se deriva de ninguna red troncal de un virus previamente utilizado". Pero el Dr. Antoniou nos dijo que, aunque los autores demostraron que el SARS-CoV-2 era improbable que fuera construido por ingeniería genética deliberada a partir de una red troncal de virus previamente utilizada, esa no es la única manera de construir un virus. Un proceso alternativo muy conocido que podría haberse utilizado tiene el engorroso nombre de "proceso de selección evolutiva iterativa dirigida". En este caso, supondría utilizar la ingeniería genética para generar un gran número de versiones mutadas aleatoriamente del receptor del dominio de unión (RBD) de la proteína espicular del SARS-CoV, que luego se seleccionarían por su fuerte unión al receptor ACE2 y, por consiguiente, por la alta infecciosidad de las células humanas.
"Esta selección puede hacerse con proteínas purificadas o, mejor aún, con una mezcla de preparaciones de coronavirus enteros (CoV) y células humanas en cultivo de tejidos. Esta preparación bacteriófaga, que muestra en su superficie una "biblioteca" de variantes de proteína espicular del CoV, se añade a continuación a las células humanas en condiciones de cultivo de laboratorio para seleccionar las que se unen al receptor ACE2. Este proceso se repite bajo condiciones de unión cada vez más estrictas, hasta que se aíslan las variantes de la proteína espicular del CoV con una alta afinidad de unión. Una vez que se ha completado cualquiera de los procedimientos de selección anteriores para la interacción de alta afinidad de la proteína espicular del SARS-CoV con la ACE2, luego se puede fabricar un CoV infeccioso completo con estas propiedades. Ese proceso de selección evolutiva iterativa dirigida es un método frecuentemente utilizado en la investigación de laboratorio".
Hay, por cierto, otra posible forma en la que el COVID-19 podría haber sido desarrollado en un laboratorio, pero en este caso sin utilizar la ingeniería genética. Esto fue señalado por Nikolai Petrovsky, un investigador del Colegio de Medicina y Salud Pública de la Universidad Flinders en Australia del Sur. Petrovsky dice que los coronavirus pueden ser cultivados en platos de laboratorio con células que tienen el receptor humano ACE2. Con el tiempo, el virus obtendrá adaptaciones que le permitirán unirse eficientemente a esos receptores. A lo largo del camino, ese virus captaría mutaciones genéticas aleatorias que aparecen pero que no hacen nada notable. "El resultado de estos experimentos es un virus que es altamente virulento en los humanos, pero lo suficientemente diferente como para no parecerse más al virus original del murciélago. Debido a que las mutaciones se adquieren al azar por selección, no hay ninguna firma de algún jinete genético humano, pero este es aún claramente un virus creado por intervención humana."
Notas
(9) m.w.ho@i-sis.org.uk
Nota para los lectores: Por favor, reenvíen este artículo a sus listas de correo electrónico. Enlaces en sus blogs, foros de internet, etc.
Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos de estudio en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com. Es un colaborador frecuente de Global Research.
La fuente original de este artículo es Moon of Shanghai
Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020
Traducción: PEC


Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis