TRANSLATIONS

Will be accepted with gratitude

in all your native languages.

Please send them to: luisavasconcellos2012@gmail.com

Tuesday, October 13, 2020

SP -- LARRY ROMANOFF -- La Patología de la Competencia Americana -- September 24, 2020


          La Patología de la Competencia Americana

Por LARRY ROMANOFF– 24 de Septiembre, 2020

 


"Que el mercado decida" realiza hoy la misma tarea que "Que el rey, la Iglesia o Dios decida" hizo en el pasado.

Los ricos y los poderosos a menudo consiguen lo que quieren haciendo creer a la gente que un poder o una institución superior lo necesita.

Richard D. Wolff


La teoría de los libros de texto sobre economía nos dice que la competencia proporcionará mayores beneficios sociales, pero es lamentablemente escasa en pruebas que justifiquen tal afirmación. El único lugar donde la competencia podría tener valor social es en el caso de un monopolio, donde la empresa dominante abusa de su posición para cobrar precios inflados y ofrecer un servicio deficiente, razón por la cual se desalienta a los monopolios y por la que los gobiernos tienden a disolverlos; los fragmentos resultantes no tienen el mismo poder para abusar de la población. Pero esto no tiene nada que ver con la "competencia" en ningún sentido significativo de la palabra, sino que se relaciona con la tendencia natural de la codicia de los ejecutivos de las empresas a acercarse al infinito a medida que la regulación se acerca a cero. He perdido la fuente de esta cita, pero su contenido es importante:

"Los monopolios o cuasi-monopolios creados por las fusiones y adquisiciones son eficaces sobre todo para exponer al público a los peores excesos del capitalismo, excesos que no han cambiado mucho en los últimos 100 años. En 1911, hablando ante un Comité del Senado, el juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Louis Brandeis, dijo que las corporaciones americanas lograron prosperar sólo por sus sucias tácticas, y por fijar ilegalmente los precios y comprar o destruir a los competidores. Dijo que con un campo de juego equilibrado, "esos monstruos se derrumbarían". 

La interpretación más común del término "competitivo" es que los productos o servicios sean más o menos equivalentes en términos de precio y valor. Esta filosofía de la competencia supone que cierta cantidad de presión o dificultad nos obligará a crecer y quizás a hacerlo mejor. Si tenemos clientes exigentes, podemos esforzarnos por cumplir sus expectativas mejorando nuestro servicio a un nivel que de otra manera no hubiéramos ofrecido. Si tenemos dos mercados de verduras muy cercanos, los clientes frecuentarán el que consideren más atractivo o que ofrezca la mejor calidad o servicio. En esa medida, se mantienen honestos el uno con el otro y la perspectiva de perder clientes puede servir para mejorar el servicio o mantener precios razonables. Sin embargo, en todas las ciudades de todos los países hay muchas tiendas que ofrecen productos similares o idénticos, pero el servicio y los precios tienden a ser medios. China tiene más de 50 millones de empresas. Si eso no es suficiente competencia, no sé qué sería, pero con toda esta llamada competencia, ¿qué tenemos? Altos precios y un pésimo servicio, así que ¿dónde están los beneficios para los consumidores? La respuesta simple es: no hay ninguno, y la teoría económica de los beneficios de la competencia es un mito de los libros de texto. Pero en cierto sentido, esto es algo menor y no es en absoluto lo que los americanos quieren decir cuando hablan de la competencia, que sólo se relaciona con el logro de la dominación del mercado y la destrucción de otros proveedores en el mercado. 


No hay nada inherentemente bueno o justo en la "competencia". Se trata de una construcción capitalista americana, utilizada como una especie de varita mágica para justificar innumerables abusos graves y violaciones de la política social, y como herramienta de propaganda para controlar un debate centrándose en una premisa ampliamente difundida pero falsa. La competencia no es un objetivo. No es un valor. No es un absoluto. No es una religión. No es nada. No hay magia en la competencia, y son sólo los americanos los que dictan su agenda comercial en estos términos. La biblia corporativa americana nos dice que la competencia produce un mundo de maravillas socialmente benéficas, pero no hay ninguna evidencia de que haga tal cosa. El capitalismo americano, tal como se manifiesta hoy en día, es una patología que pertenece a los defectuosos morales y mentales, y no debería tener cabida en un mundo de seres humanos. Todo el concepto de la competencia americana debe ser examinado sin su cubierta de propaganda religiosa y consignado al cubo de la basura de la historia comercial donde pertenece.

Los americanos se esfuerzan mucho por hacer proselitismo sobre la necesidad de la competencia, pero se verían muy presionados para proporcionar casos en los que el estilo americano resultase beneficioso para cualquiera, excepto para las pocas empresas de ese mercado. Y por cada uno de estos que pudieran producir, podríamos encontrar cientos de ilustraciones de lo contrario. En otro artículo, examinaremos el mercado sanitario de los EE.UU. que es virtualmente 100% de propiedad privada y sin restricciones en la competencia, y buscaremos en vano los beneficios. Un sistema sanitario que es, con mucho, el más caro del mundo y que, sin embargo, proporciona el nivel más bajo de atención de todas las naciones civilizadas, con las tasas más altas de mala praxis médica, pero con hospitales enormemente rentables. Con toda esta competencia en la asistencia sanitaria de los EE.UU., ¿por qué es el sistema más caro y con el nivel más bajo de atención en el mundo civilizado? Pronto veremos también que el sistema educativo americano no es mejor y empeora cada año, proporcionando una educación cada vez más baja a precios cada vez más altos y llenando cada vez más los bolsillos de los pocos afortunados en el 1% superior. Con toda esta supuesta competencia que está surgiendo en el mercado educativo americano, ¿por qué el sistema no se adhiere a la teoría de la competencia americana y no mejora la calidad de la educación americana? Dios sabe que los EE.UU. lo necesitan. Buscaremos en vano los beneficios de la competencia en estos sistemas de los EE.UU., y descubriremos que no hay ninguno.

El ejecutivo americano de publicidad John Lyons escribió una vez que la estrategia de negocios es "un plan cuidadosamente diseñado para asesinar a la competencia". Afirmó además que cualquier premisa comercial que careciera de "un instinto asesino" no era una buena estrategia, ni siquiera una estrategia en absoluto. Esta es la típica competencia americana de la "ley de la selva". Cuando se traduce al lenguaje de la acción en el mercado comercial, significa que no necesito hacer buenos teléfonos móviles para dominar el mercado; sólo necesito matar a todas las otras compañías que hacen teléfonos. Si vivo en una zona rural con otros 100 agricultores que cultivan naranjas, no tengo que cultivar una variedad mejor o más dulce de naranja para dominar el mercado. Sólo necesito matar a los otros 100 granjeros que cultivan naranjas. No "competimos"; matamos. Usamos la fuerza bruta, ya sea económica, financiera, política o militar, para eliminar toda competencia. Esta es la manera americana. La hipocresía americana promulga una imagen de la competencia muy diferente a ésta, mucho más moral y elevada, "justa" e incluso altruista, loable en todos los aspectos.

Pero todo eso es sólo marketing americano. Según las fábulas del comercio americano, yo, como fruticultor, trabajaré muy duro, aplicaré todos los últimos métodos agrícolas, no utilizaré productos químicos nocivos, me concentraré en la genética del cruce de mi fruta, hasta que finalmente mi innovación e ingenio nativo americano cree una especie superior de fruta más dulce, momento en el que mi producto subirá a lo más alto y dominará el mercado debido a su (y mi) superioridad natural. Ese es el cuento de hadas del Sueño Americano, y nada podría estar más lejos de la verdad. En una categoría totalmente diferente en cuanto a las consecuencias, las empresas multinacionales americanas (y algunas otras) que comercian con productos básicos basados en recursos, como los minerales metálicos, a menudo invertirán enormes sumas de dinero para expulsar a los competidores del negocio, para disgusto de los inocentes que creen en los cuentos de hadas americanos sobre la acogida y la prosperidad de la competencia. En una época de precios bajos y en descenso del mineral, estas gigantescas empresas multinacionales aumentarán la producción hasta niveles muy altos e incluso con descuentos por debajo de las tasas de mercado ya bajas, para ejercer una presión cada vez mayor sobre sus rivales locales más pequeños y de mayor coste, lo que finalmente los llevará a todos a la quiebra. Después de esto, por supuesto, los depredadores compran a sus competidores ahora en quiebra por centavos, y los precios del mercado pueden ser empujados a niveles astronómicos para recuperar las pérdidas anteriores y garantizarse enormes beneficios indefinidamente en el futuro.

Para la mayoría de la gente, la idea de competencia le traería a la mente una circunstancia o un evento que implicara un desafío equitativo entre iguales, como en los Juegos Olímpicos, o tal vez una partida de ajedrez o una final mundial de tenis. Enfrentar a un campeón mundial contra un colegial aficionado difícilmente se consideraría una competencia digna, y pocas personas considerarían justa o razonable una situación tan asimétrica. Pero sin embargo, este es el verdadero mundo de la competencia americana, y cuanto más desigual e injusto es, más lo valoran las corporaciones americanas. 

Los americanos, a pesar de su confianza en sí mismos, son cobardes, y ya sea en las batallas bélicas o en la competencia comercial, siempre evitarán cualquier confrontación que ofrezca la posibilidad de una derrota. Los matones se aprovechan de los débiles, no de los fuertes. Examinaremos la historia de las empresas multinacionales americanas en China, donde su idea de competencia es utilizar su poder financiero para comprar y matar a todas las empresas populares que puedan suponer una amenaza comercial para sus propias marcas. Esto no es competencia en ningún sentido útil; es sólo un tipo de homicidio en el que matamos a las empresas en lugar de a las personas. En este llamado proceso competitivo no se piensa en el desafío equitativo o en la justicia; es simplemente una búsqueda de la magnificación de los beneficios por la fuerza bruta con una total ausencia de preocupación por el valor histórico y cultural de las marcas, empresas y productos que se destruyen en esta búsqueda de dominación del mercado. La versión americana de la competencia es una enfermedad, no una virtud.

Prácticamente todo el empuje americano de la "competencia" en China y en otros lugares no es para tener éxito ofreciendo mejores productos o servicios, sino para utilizar cualquier método posible para inhabilitar y eliminar permanentemente a todos los competidores. Este tipo de patología insana es peculiarmente americana. Los americanos repiten incesantemente el mantra religioso propagandístico de la competencia, presentándolo como un marco necesario en el que debe operar un mundo civilizado, pero como en toda la propaganda, intentan excluir no sólo la discusión sino el razonamiento de los conceptos subyacentes, porque esos conceptos no pueden soportar la exposición a la luz.

El tipo de competencia que los americanos pretenden predicar -pero nunca cumplir- es el que proviene de un mercado esencialmente fragmentado donde ninguna empresa es lo suficientemente grande para ejercer una cantidad significativa de control. La única forma de revelar la verdad de la demanda de los consumidores es dentro de un entorno de mercado tan fragmentado, porque sólo así el público puede tener suficiente influencia para exponer y comunicar sus necesidades y sus deseos. Pero a los americanos no les interesa ninguna de esas condiciones; lo que les interesa es la dominación con un mercado entero controlado por sólo unas pocas empresas muy grandes que puedan ejercer un control suficiente para lograr los fines que desean, y esto significa que no haya competencia en absoluto.

Cuando las empresas americanas comenzaron a entrar en China hace unos 30 años, el Gobierno chino aceptó su entrada de buena fe y permitió que las empresas entraran en numerosas empresas conjuntas con empresas nacionales, y también que compraran directamente muchas marcas chinas importantes. La suposición de buena fe fue en todos los casos un gran error. La entrada de capital americano en China se ha clasificado coloquialmente como "un proceso de tres pasos": Primero, establecer una empresa conjunta  (Joint-Venture, JV) prometiendo aplicar su extenso capital, conocimiento, experiencia internacional y sus increíbles habilidades de marketing para promover la marca local china. En segundo lugar, sesgar deliberadamente los departamentos de contabilidad, finanzas y marketing de la empresa conjunta para desangrar simultáneamente la JV con importantes pérdidas anuales consecutivas incurridas al desviar todos los beneficios a la matriz americana, hasta que las acciones de la JV china no tengan esencialmente ningún valor. Entonces, tercero, comprar el esqueleto y enterrarlo.

La empresa americana Pepsi-Cola compró ocho marcas de bebidas, incluyendo TianFu y Beibingyang, en estas JV de "buena fe", y acabó con todas ellas, marcas que eran líderes en el mercado chino. P&G recibió una licencia de 50 años para el detergente Panda, que era en ese momento la marca doméstica más prominente y con la mayor cuota de mercado. Dado que el único propósito de P&G era crear un mercado para su marca Tide, su primer acto fue aumentar el precio de venta al público de Panda en un 50%, matando efectivamente las ventas y destruyendo la marca, siendo su Tide más barata la única opción sensata para el consumidor. P&G también formó JVs con Li Ka-Shing's Hutchison Whampoa y la Guangzhou Lonkey Industrial Company, que poseía la fábrica líder de lavandería y limpieza en el sur de China, adquiriendo muchas más marcas de la misma manera, todas las cuales han desaparecido para siempre. No se puede escapar a la conclusión de que el propósito de P&G en las compras y en las JVs era entrar en China matando a todas y cada una de las marcas nacionales competidoras.

Nanfu había sido la marca de pilas alcalinas más vendida en China durante años, impidiendo que sus rivales extranjeros en China, Duracell y Energizer, obtuvieran una cuota de mercado nacional significativa, y también era la número tres o cuatro y crecía rápidamente en el mercado internacional en el que reemplazaría rápidamente a esos mismos rivales. La empresa estadounidense Gillette (propiedad de P&G) planeó una absorción mediante la adquisición solapada de la mayoría de las acciones de socios extranjeros, y luego cerró inmediatamente todas las líneas de producción de exportación y mató las ventas internacionales de Nanfu para evitar la competencia para su marca Duracell. La empresa estadounidense Pepsi ha hecho lo mismo con numerosas marcas chinas, entrando en cada caso en una JV con promesas de promocionar los productos chinos, pero de hecho, llevando a la quiebra a las JVs y matando a todas las marcas chinas para eliminar cualquier competencia nacional para Pepsi.

La panorámica de las marcas de cosméticos es la misma. Aunque sólo 500 de los 3.500 fabricantes de cosméticos en China son de propiedad extranjera, controlan una cuota de mercado del 80 por ciento, lograda principalmente comprando y matando las marcas nacionales de China. La marca de cosméticos Maxam de Shanghai Jahwa alcanzó una enorme popularidad y éxito financiero en el mercado interno de China y se esperaba que fuera un precursor en la naciente industria cosmética de China, tanto en términos de desarrollo de productos como de comercialización. Pero después de que el gobierno de Shanghai puso a Jahwa en una JV con la empresa estadounidense SC Johnson Wax en 1990, la marca quedó inmediatamente devastada, con ventas que cayeron repentinamente en un 98% y sus productos se evaporaron de las tiendas casi de la noche a la mañana.

Mini Nurse Skin Care era una amada marca china con un poderoso sistema de distribución, que se vendía en más de 250.000 puntos de venta de todo el país; L'Oreal entró en una JV porque quería que el sistema de distribución promocionara su marca Garnier, pero Garnier fracasó estrepitosamente en el mercado chino y Mini-Nurse es hoy un cadáver andante que muy probablemente desaparecerá a pesar de las protestas de L'Oreal. Las pruebas indican que no hay duda de que L'Oreal pretendía desde el principio matar la marca, pero no importa; como recompensa, pueden hacerlo de nuevo. La empresa recibió recientemente la aprobación del Ministerio de Comercio para comprar la empresa china de productos para el cuidado de la piel Magic Holdings International, de la que L'Oreal se jactaba que crearía "un crecimiento aún más rápido y sostenible" para sus dos marcas líderes, L'Oreal París y Maybelline Nueva York, dos marcas que deberían ser boicoteadas en China para siempre.

Las tarifas de tragaperras y medias son otra práctica americana viciosa que está eliminando cientos de marcas chinas del mercado. Se trata esencialmente de tasas de alquiler que se pagan a los supermercados por su espacio en las estanterías, y pueden llegar a ser de hasta un millón de RMB por supermercado por la colocación inicial, y decenas o incluso cientos de miles de RMB al mes en concepto de tasas de almacenamiento. Cuando llegué por primera vez a Shanghai en 2005, los supermercados tenían docenas de marcas de aperitivos chinos, patatas fritas por ejemplo. Hoy en día, vemos que el 90% o más de todo el espacio de los estantes contiene sólo la marca Lay's de Pepsi, y está claro lo que ha sucedido. Pepsi, con su gran financiación disponible, simplemente pagó precios más altos por el espacio de los estantes y forzó a todas las marcas nacionales a salir de los supermercados hacia un vacío donde lentamente morirán. Esta es una "competencia" financieramente sólida, que elimina la necesidad de la publicidad en los medios de comunicación, ya que los consumidores ya no pueden encontrar ninguna otra marca que comprar. 

La situación es la misma con artículos como el chocolate y las barras de caramelo; los supermercados antes tenían docenas de marcas chinas, pero hoy en día sólo encontramos Dove y Snickers, ambas propiedad de la empresa americana Mars. Los supermercados antes tenían docenas de marcas chinas de productos de limpieza para el hogar, pero hoy sólo vemos las de la empresa americana S. C. Johnson. Nada de esto es accidental, ni atribuible a algo que pudiéramos llamar un campo de juego equilibrado o competencia justa. En todos los casos, la intención no era promover la competencia, sino eliminarla, y hacerlo matando a todos los competidores. A la luz de todo esto, AmCham es famosa por decirle al gobierno de China, "la competencia sigue siendo el último incentivo para la inversión del sector privado (americano)". Podemos ver por qué.

Estos son ejemplos de la verdadera intención de la "competencia" al estilo americano, que en realidad es un vicioso capitalismo depredador y el verdadero propósito tras las quejas de los americanos sobre la apertura de los mercados por parte de China, y de que los americanos tengan lo que tan deshonestamente definen como "un campo de juego equilibrado". Los americanos nunca se han interesado en nada remotamente parecido a la competencia justa, y en la práctica recurrirán a cualquier nivel de trucos sucios y medidas desesperadas para eliminar a la competencia y destruir a los competidores en el proceso. En 2013, el fabricante de automóviles sueco SAAB se vio forzado a la quiebra, perdiendo una lucha desesperada por mantenerse en el negocio después de que el anterior propietario, General Motors, con sede en los EE.UU., bloquease los intentos de un fabricante de automóviles chino de comprar la empresa. GM mantuvo el control sobre la disposición porque era propietaria de algunas licencias de tecnología para Saab, y forzó a Saab a la quiebra para evitar que los competidores chinos obtuvieran cualquier tecnología útil.

El capitalismo nunca es una actividad contributiva; siempre es extractiva. Su único propósito es identificar y extraer flujos de ingresos dondequiera que los encuentre, y no se detiene por su propia naturaleza hasta que haya extraído toda la riqueza de una sociedad. El capitalismo es explotador por naturaleza, utilizando a los trabajadores y a los consumidores para servir sólo a sus propios deseos sin relación con las necesidades de una sociedad o una población, razón por la cual las sociedades capitalistas siempre consisten principalmente sólo en élites y (luego) en ciudadanos empobrecidos. Como señaló John Kozy, la competencia no fomenta la preocupación por los demás, sino el antagonismo. Escribió,

"El capitalismo es la mezquindad institucionalizada. Es el miasma primitivo que se manifiesta en la codicia. Es la enfermedad que hace a los seres humanos inhumanos, y es fatal. ¿Por qué entonces los de otras naciones miran a América y quieren emular su cultura de la mezquindad? ¿Por qué no se rebelan contra ello?"

Y tiene razón. El capitalismo funciona sólo bajo la "interferencia" del gobierno, donde sus excesos están muy controlados, como en China. Bajo el sistema que los americanos llaman falsamente "mercado libre", que es un capitalismo totalmente desregularizado, la sociedad luego se desintegrará -que es precisamente lo que vemos en América hoy en día-. En el momento de escribir este artículo había en China un debate sobre la fibra Wi-Fi y el acceso universal a Internet, con algunos defensores del lado de la infraestructura universal construida por el gobierno y otros del lado de la competencia del libre mercado americano. Debería ser obvio para cualquier persona pensante que este sistema es una parte crucial de la infraestructura de comunicaciones universales de una nación, y que debería ser diseñada y operada sólo en el mejor interés de la gente y de la nación, y que la "competencia de empresas privadas de libre mercado" al estilo americano debería estar prohibida.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos, AmCham, y muchas multinacionales americanas, promulgan la tesis de que las empresas públicas de China necesitan desesperadamente exponerse a la competencia, y que deben ser disueltas o vendidas al sector privado, pero sin definir nunca sus términos ni proporcionar una justificación para esta ideología. Las afirmaciones de que las empresas estatales de China inhiben la competencia son una tontería desde cualquier perspectiva significativa. Los americanos quieren que las empresas estatales estén fuera del cuadro porque no pueden competir, en el sentido real del significado de esa palabra, y porque esos sectores son rentables y los americanos quieren el dinero. Hacen lo mismo con las escuelas, los hospitales y con casi todos los sectores imaginables de la economía y la infraestructura de China, usando adjetivos florales sin sentido para describir los beneficios que fluirían a la nación y al pueblo si simplemente el gobierno de China aceptara sus sabios consejos. Pero aparte de esos adjetivos floridos, no hay nada. Las demandas americanas de competencia simplemente significan, "Déjenme entrar, porque huele a dinero".

Todas las ramas del gobierno americano, organizaciones como AmCham, las multinacionales estadounidenses, los medios de comunicación americanos y otros, afirman incesantemente que "China necesita más competencia", pero tienden a ser difusos en el apoyo a esa teoría porque los estadounidenses no quieren decir realmente que China necesite más competencia. En cambio, quieren que China les dé rienda suelta para hacerse cargo de más empresas, destruir o cerrar a más competidores y dominar más segmentos del mercado. No es "competencia" lo que quieren; es dominación. No quieren "competir", y en verdad y en realidad los americanos hacen todo lo posible para evitar la competencia real, porque normalmente pierden. Lo que quieren es destruir toda la competencia doméstica para no tener que competir nunca. Si los ideólogos occidentalizados del libre mercado se salen con la suya, China lo lamentará profundamente durante las próximas décadas. El mundo occidental está lleno de ejemplos trágicos.

Los americanos tienen un encaprichamiento patológico con una concepción mítica de la competencia, pero no es la competencia lo que los americanos aman. Lo que más veneran es una situación fuertemente asimétrica en la que sus enormes recursos financieros o la presión política disponible pueden asegurarles una completa dominación del mercado, destruyendo totalmente cualquier comercio y cultura doméstica en el proceso. Esta es la mentalidad de la "ley de la jungla" americana promulgada como una virtud teológica y forzada en naciones desprevenidas a través de la presión política y militar. Ofrezco aquí una solución ideal a las demandas corporativas americanas en China: Abrir todos los mercados de par en par a la entrada americana; sin restricciones, pero no permitirles comprar ninguna empresa china ni de otro tipo existente. Si los americanos quieren entrar en el mercado chino y "competir", déjenlos hacer eso, pero que empiecen todos sus negocios desde cero, y veamos qué tan bien lo hacen. Virtualmente todos ellos fracasarán, porque los negocios americanos casi nunca han sido competitivos en ningún "campo de juego" que estuviera realmente equilibrado. Sólo se les han abierto los mercados por la presión política y militar ejercida por el gobierno de los Estados Unidos, y utilizando vastos recursos financieros para destruir todos los mercados nacionales en los que han entrado. En ausencia de estas ventajas, las empresas americanas casi siempre han fracasado.

*

Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com.

Larry Romanoff es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología COVID-19 de Cynthia McKinney, "When China Sneezes".



Original article at Moon of Shanghai

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020

 

Traducción: PEC