CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE

Sunday, October 17, 2021

SP -- LARRY ROMANOFF -- Naciones construidas con mentiras -- Cómo se enriqueció Estados Unidos -- Parte 1


 

LIBRO UNO PARTE 1

 

Naciones construidas con mentiras

Volumen 1 - Cómo se enriqueció Estados Unidos

Parte 1

© Larry Romanoff, octubre, 2021

 Traducción: PEC

Parte 1 - Prefacio, Prólogo, Introducción

 

Prefacio

De: James Bacque

Fecha: Sábado, 5 de Enero, 2019 9:13 PM

 

Estimado Larry

Gracias por la información... como has adivinado, ya me he encontrado con gran parte de ella. Te deseo buena suerte... Sé tan moderado como puedas al expresar tus importantísimos hallazgos. Recuerda que casi nadie sabe tanto como tú y que algunos de tus hallazgos son muy molestos.

Te deseo lo mejor

Jim

 

 

 

Prólogo al Primer Volumen

Una breve historia de los Estados Unidos que no se aprende en la universidad


Uno de los mitos históricos más populares incrustados en la conciencia estadounidense por la maquinaria de propaganda se refiere a la migración de los colonos al Nuevo Mundo, la narración que detalla cómo cientos de miles de virtuosos oprimidos acudieron a los muelles en una carrera precipitada por la libertad y la oportunidad. Es posible que haya habido cinco o seis personas de ese tipo, pero un grupo mucho mayor estaba allí para escapar del verdugo y del carcelero, y una selección aún mayor eran traficantes de esclavos, prostitutas y estafadores capitalistas en ciernes que buscaban pastos más verdes. Si añadimos el gran número de personas que esperaban escapar de la persecución justificada por sus versiones del cristianismo pervertidas de brujería, los primeros americanos no eran modelos a seguir para una nueva nación. La evidencia está más claramente del lado de los criminales, los perdedores y los inadaptados, los chiflados religiosos y los oportunistas que de los míticos oprimidos. Y para que conste, no hay ninguna prueba de que los colonos emigraran a América en busca de "libertad" u "oportunidad", al menos no en el sentido actual de estas palabras.

La buena salud mental no era un requisito previo para los colonos europeos que emigraban al Nuevo Mundo. Nos gusta recordar que Australia estaba (y en su mayor parte sigue estando) poblada principalmente por asesinos, ladrones y pervertidos sexuales, pero los inmigrantes de América no eran notablemente mejores. De hecho, la inscripción de la Estatua de la Libertad decía, más o menos, lo correcto al referirse a "los miserables desechos de tu abundante costa". Mientras que los australianos tenían a sus asesinos en serie y a sus atracadores, los europeos iban más allá con sus extremistas cristianos que se pasaban los días de la semana quemando brujas y matando indios, y los domingos en la iglesia agradeciendo a Dios la oportunidad. Los australianos han mejorado ligeramente sus hábitos a lo largo de los siglos, mientras que los estadounidenses no lo han hecho.


Estados Unidos es ampliamente aceptado, e incluso se enorgullece de ello, de ser un país profundamente cristiano, con un 65% o más de la población que declara que la religión es importante en sus vidas. Esto estaría respaldado por la historia, ya que las principales migraciones al Nuevo Mundo consistieron en una larga lista de sectas religiosas extravagantes cuyo objetivo principal en la emigración era la oportunidad de construir una sociedad totalmente basada en esas herejías aislacionistas y extremistas. Probablemente se puede decir que la brujería de Salem fue el semillero en el que germinó y floreció la versión peculiarmente estadounidense de la teología cristiana, que también sirvió de introducción práctica a la histeria de masas que más tarde se aplicaría de forma tan útil a los conceptos del patriotismo y la democracia. Los ecos perdurables de esta ascendencia religiosa han sido muy influyentes en toda la historia estadounidense posterior.

El preámbulo de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos ("Las palabras más famosas de la lengua inglesa", si eres estadounidense; otra tarjeta de felicitación de Hello Kitty, si no lo eres), afirma: "Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres blancos fueron creados superiores y están dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, el más importante de los cuales es la esclavitud". En la historia reciente del mundo moderno, sólo dos naciones han abrazado tan profundamente la esclavitud como para haberla practicado a una escala inmensa durante cientos de años: los cristianos en América y los Dalai Lamas en el Tíbet. Y sólo estos dos grupos apreciaron tanto la esclavitud en sus corazones que libraron una guerra civil por el derecho a mantenerla. No es un argumento moral para vender que ambos grupos de fanáticos racistas perdieron la guerra, y mientras Mao limpiaba el Tíbet, el racismo y la intolerancia persistieron en Estados Unidos, a menudo de forma violenta durante otros 200 años, y aún hoy son ampliamente evidentes. La virtud cristiana no muere fácilmente.

A nivel internacional, el gobierno estadounidense y sus líderes funcionan con una amoralidad absoluta, impulsados principalmente por su darwinismo comercial, su filosofía de la ley de la selva y  el poder hace el bien. Sin embargo, individualmente, la mayoría de los estadounidenses aceptan todo esto como algo justo y agradable a los ojos de su dios. La vasta red de prisiones de tortura, los numerosos gobiernos derrocados, las innumerables dictaduras brutales instaladas y apoyadas, la esclavización comercial y militar de tantas poblaciones, los 10 a 20 millones de civiles masacrados, la constante intromisión en los asuntos internos de otras naciones, la tan frecuente desestabilización de gobiernos, el saqueo de los recursos de tantas naciones. Todo esto es excusado, justificado, perdonado, a menudo alabado, y luego rápidamente olvidado por estos cristianos morales. Puede que los estadounidenses se sientan cómodos con toda esta disonancia cognitiva, pero como escribió acertadamente Jiddu Krishnamurti, "no es una medida de (buena) salud estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma".

La hipocresía siempre ha sido una característica destacada, aunque no del todo entrañable, de los estadounidenses, y especialmente de su gobierno. Son los estadounidenses quienes predican la democracia y la libertad en casa mientras instalan brutales títeres dictadores en todo el mundo, quienes predican el libre comercio en casa mientras practican un salvaje proteccionismo mercantilista en el extranjero. Son los estadounidenses los que pregonan los derechos humanos en casa mientras construyen la mayor red de prisiones de tortura de la historia del mundo. Y, por supuesto, predican que la vida humana es preciosa en casa mientras asesinan a millones de personas en otras naciones en guerras de liberación inventadas. Sólo los estadounidenses se quejan de "la espantosa pérdida de 5.000 vidas americanas" en Irak mientras matan a un millón de iraquíes, la mitad de los cuales eran niños. Sólo los estadounidenses utilizan a la CIA, la NED, la USAID y la VOA para pagar y azuzar a individuos en otros países para crear disidencia política interna, y luego condenar a un gobierno por reprimir a "disidentes inocentes". Tal vez un día los estadounidenses pierdan el estómago por toda esta creación de inestabilidad mundial y tengan otra revolución estadounidense. Y no antes de mucho tiempo.

La mayoría de los estadounidenses sólo son vagamente conscientes de su sórdido pasado, situación que se ve favorecida por todas las páginas en blanco de los libros de historia. Las partes de la historia de Estados Unidos contenidas en esas páginas han sido en su mayoría extirpadas de la memoria histórica de los estadounidenses porque no encajan en el relato mítico. La mayoría de los estadounidenses creen fervientemente que su país se fundó sobre Dios y la virtud cristiana, la libertad, la democracia, los derechos humanos y el libre comercio, pero cuando escarbamos bajo la propaganda y el patrioterismo descubrimos que los Estados Unidos de América se fundaron sobre el extremismo religioso, el racismo, la esclavitud, el genocidio, un imperialismo brutal y una cepa virulentamente depredadora del capitalismo.

Esos volúmenes contienen una cápsula de la historia de los Estados Unidos de América con selecciones que no se encontrarán en ningún libro de historia, pero que sin embargo consisten en hechos que no se discuten. A partir de aquí veremos algunos detalles, empezando por cómo se enriqueció Estados Unidos. A partir de este punto, la ideología y la realidad estarán en constante conflicto, presentando crudos desafíos a nuestras desinformadas creencias.

 

Cuestionario sobre la historia de Estados Unidos

a. ¿Qué Secretario de Estado de EE.UU. tiene el récord mundial de ser el más prolífico asesino de bebés de la historia?

b. ¿Qué general estadounidense tiene el récord mundial de ser el mayor asesino patológico en masa de la historia moderna?

c. Fidel Castro figura en el Libro Guinness de los Récords por haber sobrevivido a 638 intentos de asesinato por parte del gobierno estadounidense. ¿Por qué fue castigado?

d. ¿El padre de qué reciente presidente estadounidense conspiró con un grupo de banqueros e industriales judíos en 1933, contratando a un famoso general para que reuniera un ejército de 500.000 soldados para derrocar al gobierno estadounidense e instalar una dictadura fascista en América?

e. ¿Cuántas veces ha invadido EE.UU. Canadá?

f. Estados Unidos ha sido una nación durante unos 245 años. ¿Durante cuántos de esos años ha estado en guerra?

g. ¿Cuántas democracias ha instalado EE.UU. en otras naciones durante su vida? ¿Cuántas dictaduras brutales ha instalado EE.UU. en otras naciones durante su vida?

h. Japón llevó a cabo abominables experimentos humanos en China durante la Segunda Guerra Mundial - la infame Unidad 731 de Shiro Ishii. ¿Por qué Japón se libró de los juicios por crímenes de guerra?

i. ¿A cuántos presidentes, primeros ministros y altos funcionarios de otros países ha asesinado Estados Unidos por desobediencia u obstrucción a la hegemonía?

j. ¿En qué país funciona la única Universidad de la Tortura del mundo?

k. Durante varios cientos de años, el comercio de esclavos fue el trabajo mejor pagado en Estados Unidos. ¿Cuál era el segundo mejor pagado?

l. ¿Qué gobierno pagó durante unos 100 años un salario vitalicio a cualquier ciudadano que pudiera robar patentes y procesos de otros países?

m. ¿Qué venerado juez del Tribunal Supremo de EE.UU. recomendó matar a todos los estadounidenses con bajo coeficiente intelectual?

n. ¿El gobierno de qué país silenció durante décadas a los disidentes políticos realizándoles lobotomías frontales y convirtiéndolos en vegetales?

o. ¿Qué famosa institución estadounidense recomendaba "asesinatos piadosos" de los económicamente incapaces, que se realizaban en cámaras de gas locales?

p. ¿Qué secretario de Defensa estadounidense reunió a 500.000 jóvenes con un coeficiente intelectual medio de unos 65 y los envió a Vietnam? ¿Cuántos regresaron? ¿Cuál fue su castigo?

q. ¿Qué médico militar estadounidense compareció ante el Congreso, y en qué año, pidiendo 10 millones de dólares para financiar la creación del virus del VIH? ¿Y recibió el dinero?

r. ¿Cuándo y dónde se inventó la Coca-Cola?

s. ¿Qué persona famosa inventó la bombilla incandescente? ¿Cuál el teléfono? El inventor estadounidense más famoso fue Thomas Edison. ¿Cuántas cosas inventó Edison?

t. Se dice que Alemania mató a unos 6.000 judíos durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Cuántos alemanes fueron asesinados en Alemania DESPUÉS del final de la Segunda Guerra Mundial?

u. ¿Qué famoso físico escribió a Roosevelt ofreciéndose a financiar todo el coste desconocido para la creación de la bomba atómica, afirmando que los fondos ya estaban confirmados?

v. ¿Qué famoso presidente estadounidense era hijo ilegítimo de un comerciante de esclavos judío?

w. La esposa de Abraham Lincoln era una empedernida adicta al opio. ¿Quién era su proveedor de opio?

x. ¿En qué año se abolió la esclavitud en Estados Unidos?

y. ¿Qué presidente de EE.UU. expuso a decenas de millones de ciudadanos estadounidenses a la radiación de las pruebas atómicas al aire libre, y luego dio instrucciones a los médicos para que informaran a las mujeres que sufrían leucemia, pérdida de cabello y abortos espontáneos de que padecían el "síndrome del ama de casa"?

z. ¿Qué famosa zapatilla diseñó Nike que puso a Phil Knight y Bill Bowerman en el camino de la fama y la gloria?

 

Respuestas

a. Madeleine Albright; Irak, 500.000.

b. Cutis LeMay; unos 20 millones, más o menos.

c. Expulsar a los judíos de Cuba.

d. George Bush.

e. Cinco hasta ahora.

f. 235.

g. Cero. Más de 50, y continuando.

h. Ishii y toda su unidad fueron transportados a los Estados Unidos para enseñar a los estadounidenses los placeres de las vivisecciones en vivo y otras atrocidades. Ishii fue profesor en la Universidad de Maryland hasta su muerte décadas después.

i. Más de 150, y continuando (incluyendo a Dag Hammarskjöld, Secretario General de la ONU).

j. Los Estados Unidos de América; la "Universidad de las Américas" en Fort Benning, Georgia.

k. Matar a los indios.

l. Los EE.UU. de América. Cantidades de 20.000 a 50.000 dólares, en el siglo XIX.

m. Oliver Wendell Holmes.

n. Los EE.UU. de América. (FBI).

o. Carnegie.

p. Robert McNamara. No muchos, pero el Departamento de Defensa se niega a publicar estadísticas. Fue nombrado presidente del Banco Mundial.

q. Dr. Donald MacArthur, Subdirector de Investigación e Ingeniería del Departamento de Defensa. 1969. Sí.

r. El pueblo español de Aielo de Malferit, 40 años antes de que Coke robara la patente.

s. Joseph Swan, Estados Unidos, cinco años antes de que Edison robara la patente. Antonio Meucci, Italia, cinco años antes de que Bell robara la patente. Ninguna. Todas las patentes de Edison fueron robadas, intimidadas, extorsionadas o compradas.

t. Entre 12 y 14 millones; algunos por ejecución, el grueso por inanición.

u. Albert Einstein, fondos ofrecidos por Rothschild y otros banqueros judíos europeos.

v. Abraham Lincoln; hijo de A. A. Springs(tein) y Nancy Hanks. Adoptado por la familia Lincoln.

w. Un traficante de drogas judío llamado John Wilkes Booth.

x. La esclavitud nunca fue abolida en los Estados Unidos. Sólo cambió de forma.

y. Eisenhower.

z. El Onitsuka Tiger japonés. Nike robó el diseño y empezó a fabricarlo en Estados Unidos. Los tribunales estadounidenses dictaminaron que Onitsuka y Nike podían "compartir" la patente.

 

 

Introducción a la serie

 

David Edwards fue citado en el Third World Traveler por haber escrito:

"Incluso las personas de mentalidad abierta a menudo se ven incapaces de tomar en serio a escritores como Noam Chomsky, Edward Herman, Howard Zinn y Susan George cuando se encuentran por primera vez con su trabajo; simplemente no parece posible que podamos estar tan equivocados en lo que creemos. El individuo puede suponer que estos escritores deben estar de alguna manera bromeando, exagerando el caso, paranoicos, o tienen algún tipo de hacha para moler. Podemos llegar a enfadarnos con ellos por decirnos estas cosas terribles sobre nuestra sociedad e insistir en que simplemente "no puede ser verdad". Hace falta un verdadero esfuerzo para seguir leyendo, resistirse a los mensajes tranquilizadores de los medios de comunicación y estar dispuestos a considerar de nuevo las pruebas".

Esta es la condición a la que nos enfrentamos al tratar con Estados Unidos y los estadounidenses hoy en día: una fe y una convicción ciegas basadas en un siglo de marketing inteligente y propaganda nacionalista que casi inevitablemente se contradice con los hechos. En realidad, hay muy poco sobre los Estados Unidos hoy en día que no esté basado en mitologías históricas fabricadas, historia soterrada, presentaciones sesgadas, hechos tergiversados de tal manera que a menudo son irreconocibles. Probablemente el 95% de lo que los estadounidenses "saben" sobre su nación, su historia y su conducta en los asuntos internacionales, es erróneo, y a menudo violentamente erróneo. No me preocupa tanto lo que los estadounidenses creen sobre su propio país, pero sí que este enorme compendio de ficción histórica se haya comercializado al resto del mundo como si fuera la verdad, y que los pueblos de muchas otras naciones crean los mismos cuentos de hadas que los estadounidenses y tengan a esa nación en un nivel de consideración que es como mínimo inmerecido, y a menudo peligroso por la ausencia de verdades.

Estas verdades son el contenido de estos libros, la historia de los EE.UU. tal y como era entonces y sigue siendo hoy, duras verdades demostrables y realidades documentadas sin la vasta cobertura de propaganda, patriotismo y desinformación que cubre la nación que conocemos como los Estados Unidos de América. Coincidiendo con lo que es realmente un volumen casi incomprensible de desinformación teñida de rosa sobre los Estados Unidos, hay un volumen igual de información teñida de negro sobre el mundo fuera de los Estados Unidos. En la misma medida en que los estadounidenses han sido sometidos a un siglo o más de propaganda positiva e imperdonablemente falsa sobre su propia nación, también han sido sometidos a una propaganda negativa enormemente falsa y a una desinformación sobre el mundo de fuera de sus fronteras.

Esta serie de libros fue, en gran medida, un accidente de las circunstancias que comenzó con mi prolongada estancia en China y la comprensión casi inmediata de que la voluminosa avalancha negativa sobre China, que emanaba persistentemente de los medios de comunicación sionistas occidentales y era totalmente falsa; la demonización y la propaganda en su peor cara, dando a los estadounidenses interpretaciones erróneas y malentendidos totalmente irreales y a menudo maliciosos sobre las realidades de China. Después de ver durante una década o más este ataque, y después de escribir muchas series de artículos para intentar corregir algunas de las falsedades más atroces, parecía que un libro podría ser un formato más apropiado. Pero entonces, durante diez años o más de investigación histórica, se hizo evidente que los estadounidenses habían sido objeto de una campaña de desinformación aún mayor sobre su propia nación que sobre China y otros países extranjeros.

Me pareció entonces que me enfrentaba a una doble tarea: corregir -a los ojos de los estadounidenses, y quizás de los occidentales en general- algunas de las informaciones erróneas más flagrantes sobre China, pero también corregir -a los ojos de los estadounidenses- las informaciones erróneas aún más flagrantes sobre su propio país. Para complicar aún más las cosas, poco a poco quedó claro que el mundo fuera de los Estados Unidos había estado tan contaminado por la mitología histórica, el patrioterismo y la propaganda estadounidenses que los extranjeros vivían en gran medida en el mismo país de las hadas, en lo que respecta a las realidades de los Estados Unidos, que los propios estadounidenses. Para aumentar la confusión, resultó que el poder estadounidense de los medios de comunicación, de la publicidad, de la propaganda y de la desinformación, había contaminado no sólo la visión estadounidense de otras naciones, sino también las opiniones de los pueblos de esas naciones, hasta el punto de que los rusos, los chinos o los vietnamitas habían estado excesivamente expuestos (gracias, en gran medida, a malignidades como la VOA y Radio Free Europe) tanto a las imágenes glorificadas pero falsas de Estados Unidos como a las imágenes comparativamente despectivas pero falsas de sus propias naciones, que el gobierno estadounidense y los medios de comunicación sionistas habían propagado tanto a sus propios pueblos. Un libro se convirtió así en cinco.

Estos libros sólo pretenden ofrecer un resumen de los temas relacionados. Se pueden escribir, y se han escrito, volúmenes completos sobre muchos de los temas de estos capítulos. Hemos visto muchos libros sobre la implicación de la CIA en el narcotráfico o en el Tíbet, volúmenes sobre las discrepancias en la versión oficial del 11-S o las prisiones de tortura del régimen de Bush, otros sobre los diversos fallos de la democracia estadounidense o del sistema educativo estadounidense. Pero estas ofertas individuales, por muy útiles que sean, tratan los segmentos como cuestiones esencialmente dispares y no relacionadas, cuando en realidad la mayoría de ellas son partes integrantes de un todo profundamente conectado. Mi propósito en estos volúmenes es presentar una imagen unificada que permita a los lectores ver todo el paisaje como un único lienzo y apreciar las interrelaciones de las partes. Es esta imagen unificada la que proporcionará una comprensión global de los acontecimientos mundiales y de las fuerzas que los impulsan.

 

Prefacio al Volumen Uno

 

Casi todas las personas o familias tienen lo que llamamos "esqueletos en el armario", una colección de sucesos tal vez embarazosos o incluso vergonzosos, acciones lamentables, miembros de la familia desagradables, pecados que cometimos y que preferiríamos no confesar en público, cosas en las que no insistimos y que preferiríamos olvidar, el reconocimiento no sólo de nuestras imperfecciones, sino el reflejo de la realidad de que no sólo cometemos errores, sino que a veces actuamos por motivos poco honorables.

En esta categoría se incluyen las mentiras que decimos. Muchas de ellas son lo que llamamos "mentiras piadosas", normalmente pequeñas evasiones de la verdad que a menudo se hacen por conveniencia o incluso por una buena causa. No cabe duda de que todos mentimos de vez en cuando, pero somos muy pocos para los que las mentiras constituyan la base de nuestra vida, en la que estamos en un sentido real "viviendo una mentira". Ocasionalmente nos encontramos con personas que mienten sobre sus credenciales educativas o su historial laboral, a veces exagerando enormemente sus logros, y en estos casos las mentiras pueden servir como una parte importante de la base de la vida de una persona, tal vez obteniendo un puesto muy bien pagado basado en credenciales totalmente falsas, una vida que en parte se desintegraría si se conocieran todas las verdades. A veces nos encontramos con esto en el caso de los estafadores, cuya propia existencia parece estar construida sobre un vasto e intrincado tejido de mentiras, con vidas que efectivamente se desintegrarían si las verdades se hicieran públicas. Estas últimas personas están, en cierto sentido, "viviendo una mentira".

Pasando de los individuos a las naciones, hay algunos países en el mundo que encajan en esta última categoría, uno de los cuales es los Estados Unidos de América: una nación y un pueblo que viven en todos los sentidos una mentira, con prácticamente todo el fundamento de las creencias, de las acciones, de la historia, del orgullo nacional, de la ciudadanía, basado en cosas que no sólo no son ciertas, sino que constituyen una red global de mitos históricos fabricados. Esta no es una afirmación ociosa, y no es una acusación que pueda hacerse contra muchos otros países. No conozco ningún lugar aparte de los Estados Unidos en el que podamos mirar y encontrar el paisaje plagado de falsedades y apoyado en un enorme andamiaje de mitos, medias verdades, hechos enterrados, historia audazmente revisada, propaganda nacionalista y magníficas mentiras descaradas. Es cierto que la mayoría de las naciones endulzan algunas partes de su historia, pero EE.UU. es casi único en el mundo por ser una nación realmente construida -casi en su totalidad- sobre una base de mentiras.

Con la mayoría de las otras naciones, si todas sus mentiras históricas y políticas fueran totalmente expuestas con todas las verdades abiertamente documentadas, todavía sobrevivirían. Pero para los estadounidenses, la amenaza existencial sería insoportable y no creo que los Estados Unidos pudieran sobrevivir como nación si todas sus verdades históricas fueran desveladas y confirmadas, de manera que los estadounidenses se vieran obligados a afrontarlas como un hecho, donde la negación no fuera una opción.

Como dos ejemplos menores, tenemos el hecho, ahora bien documentado, de que el gobierno estadounidense abandonó a varios miles de prisioneros de guerra en Vietnam, hombres retenidos por los vietnamitas a la espera de que los estadounidenses pagaran las reparaciones de guerra acordadas, que ascendían a varios miles de millones de dólares. El gobierno estadounidense no tenía intención de pagar el dinero y por ello se alejó de la mesa, dejando a esos hombres atrás. Muchos veteranos intentaron llamar la atención de la opinión pública, incluso testificando ante el Congreso; muchos tenían pruebas irrefutables de sus reclamaciones, pero el gobierno -y los medios de comunicación- los ignoraron hasta hace poco, cuando todos los detalles fácticos surgieron en sitios de noticias de Internet de segunda categoría y ya no pudieron evitarse. Una amenaza existencial mucho mayor reside en la verdad sobre Pearl Harbor, donde ya no es un secreto, excepto para los estadounidenses, que Roosevelt no sólo sabía del inminente ataque japonés (que había provocado cuidadosa y deliberadamente), sino que conocía con precisión la ubicación y el rumbo de la flota japonesa y la fecha y hora del ataque. Roosevelt y sus ayudantes ocultaron esta información a sus propios militares de alto nivel en Pearl Harbor, sacrificando esas vidas por el objetivo mayor de una entrada "justificada" en ambos teatros de la Segunda Guerra Mundial.

Creo que casi no hay estadounidenses con la capacidad emocional de enfrentarse a esta brutal verdad, ni filosófica ni emocionalmente, y sin embargo, pruebas similares prácticamente inundan las fuentes de información disponibles. Repetiría aquí las palabras de David Edwards de que "nos enfadaremos con ellos por contarnos estas cosas terribles sobre nuestra sociedad e insistiremos en que esto simplemente 'no puede ser verdad'". Sin embargo, estas cosas siempre han sido ciertas sobre el gobierno estadounidense. No hace mucho tiempo que los documentos desclasificados revelaron la Operación Northwoods, en la que la CIA propuso derribar un avión de estudiantes universitarios estadounidenses y el lanzamiento de un transbordador espacial de EE.UU., utilizándolos como justificación para invadir Cuba y eliminar a Castro. El gobierno de EE.UU. ha propuesto y ejecutado docenas de estas atrocidades a lo largo de los años, todas ellas ocultas a la mente y al corazón de los estadounidenses con la conformidad de los medios de comunicación. Pearl Harbor no fue, ni mucho menos, la peor de ellas, pero pocos estadounidenses serán capaces de enfrentarse a estas verdades de su nación.

Muchos otros acontecimientos son quizás menos brutales, pero no menos impresionantes en su deshonestidad. Todas las historias de cómo se enriqueció Estados Unidos, los mantras patrioteros de ingenio e innovación, de riqueza resultante de la libertad y la democracia, del trabajo duro y el juego limpio, son totalmente falsas, y repugnantes. Estados Unidos se enriqueció gracias a un programa de violencia organizada que abarcó cientos de años, a través de siglos de trabajo esclavo no remunerado, invasiones militares, y el acoso y saqueo de naciones más débiles. La propaganda de los beneficios del capitalismo al estilo estadounidense sigue este mismo patrón, pero los estadounidenses son alimentados con esta pulpa desde su nacimiento y ya no tienen la inteligencia para ver la verdad. Las estadísticas del gobierno estadounidense sobre temas como la inflación, el desempleo, el PIB y otros, son las más engañosas y deshonestas de todas las naciones hoy en día. La máquina de propaganda nos dice lo contrario, pero sólo hay que ver los hechos. Durante el último siglo, Estados Unidos ha sido el mayor perpetrador de espionaje en el mundo, actividad que incluye, de forma demostrable, el espionaje comercial a gran escala durante más de un siglo, pero la maquinaria de propaganda hace recaer esta acusación sobre otras naciones, al tiempo que alega el deseo de recopilar únicamente información sobre los terroristas. Una enorme mentira de una magnitud casi demasiado grande para comprender o refutar.

Thomas Edison, venerado en los libros de historia de Estados Unidos como uno de los inventores más prolíficos de todos los tiempos, nunca inventó nada. Las historias sobre él son mitos históricos inventados, al igual que las apreciadas leyendas de los hermanos Wright que realizaron el primer vuelo con motor o de Alexander Graham Bell que inventó el teléfono. Coca-Cola fue un producto español de fama mundial robado y patentado por el farmacéutico estadounidense John Pemberton, y el gobierno de Estados Unidos se negó a reconocer las patentes anteriores. Los cuentos sobre la inventiva y la propiedad intelectual estadounidenses están casi a 180 grados de la verdad, con pruebas sólidamente documentadas de que EE.UU. robó más propiedad intelectual de más países que cualquier otra nación, por órdenes de magnitud, pagando de 20.000 a 50.000 dólares a cualquiera que pudiera lograr tal robo, en una época en la que incluso 20.000 dólares era un salario vitalicio para una persona media. Este patrón es consistente en todas las áreas y en todos los campos de la sociedad estadounidense. Toda la historia de los Estados Unidos, tal y como se describe en los libros de historia y se repite incesantemente por todo el mundo, desde Hollywood hasta varios presidentes, es casi toda falsa, y las partes que no son falsas están casi siempre tergiversadas. La nación de Estados Unidos y toda su gente están realmente viviendo una mentira.

Todo el tema de la "democracia" y los "valores democráticos" es una de las mayores mentiras en serie jamás contadas. Los libros de historia estadounidenses, y las mentes de los estadounidenses, están llenos de cuentos de que EE.UU. "hace al mundo seguro para la democracia" luchando contra la tiranía en todas partes e instalando gobiernos democráticos, pero esto no ha ocurrido ni una sola vez. Mientras la máquina de propaganda inundaba el mundo imaginario con historias de democracias, EEUU inundaba el mundo real con brutales dictadores militares que permitían a las multinacionales y a los bancos estadounidenses saquear a sus países. Toda la teoría de la fabulosa democracia de EEUU, el gobierno por el pueblo, los controles y equilibrios, es falsa con la verdad a la vista, pero los americanos están tan adoctrinados que nadie parece capaz de verlo. Además, el gobierno estadounidense ha hecho ilegal la enseñanza de muchas de estas verdades en las escuelas públicas de los Estados Unidos.

Toda la propaganda de superioridad moral, de preocupación por los derechos humanos, son, como veremos, mentiras en su totalidad. Estados Unidos no sólo no es moralmente superior, sino que tiene el peor historial en derechos humanos de todas las naciones, excepto una, en los últimos siglos. Los estadounidenses tienen muchas historias -casi todas falsas- de que otras naciones cometieron atrocidades en tiempos de guerra, mientras su propio gobierno y sus militares cometían cosas mucho peores y censuraban fuertemente a los medios de comunicación para evitar que ese conocimiento se escapara. Casi ningún estadounidense conoce las vastas masacres cometidas por sus militares en Filipinas, Indonesia, Japón, Alemania e Irak. Las atrocidades contra los derechos humanos comenzaron desde los primeros días del desembarco de los colonos blancos en Norteamérica, y nunca han cesado. Desde que Estados Unidos subcontrató a otros países sus atrocidades contra los derechos humanos, se ha jactado ante el mundo de su rectitud moral en el liderazgo de los derechos humanos, pero todo se basaba en mentiras, engaños y marketing. La única "universidad de la tortura" del mundo, la infame Escuela de las Américas, las décadas de crueles e incluso salvajes atrocidades infligidas a tantas naciones del mundo, se han perdido en la propaganda estadounidense de la bondad.

EE.UU. promociona mucho su posición ficticia de policía del mundo, pero nunca ha actuado como tal. Ninguna nación ha sido nunca protegida o defendida de nada por los EE.UU., pero muchas docenas han sido en cambio asoladas y destruidas por este mismo ángel imaginario de la misericordia. Todo lo que se refiere a la protección por parte de los Estados Unidos de cualquier parte del mundo, es una mentira descarada. Las cabezas de los estadounidenses se llenan de cuentos sobre la bondad estadounidense que rescata a esas poblaciones de la tiranía, pero los cientos de intervenciones militares de EE.UU. se han llevado a cabo para golpear a las poblaciones indígenas que se rebelaban contra el imperialismo estadounidense, la pobreza y la muerte. El Registro del Congreso de Estados Unidos enumera estas intervenciones como "protección de los intereses estadounidenses", sin proporcionar detalles sobre qué intereses se estaban protegiendo, por qué medios se estaba infligiendo esa "protección", y lo que es más importante y en primer lugar, por qué Estados Unidos tenía algún "interés" en esas naciones.

El gobierno de Estados Unidos no sólo ha mentido sobre todas las guerras e intervenciones militares extranjeras, sino que la mayoría de las veces ha creado eventos de falsa bandera para acompañar a las mentiras y crear justificaciones ficticias para la acción beligerante. La entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial fue promovida por el que quizá sea el mayor tapiz de mentiras jamás creado, gracias a Lippman y Bernays, un proyecto que implicó literalmente millones de mentiras contadas a lo largo de un período de años, suficientes para lavar el cerebro de toda una población para que odiara a un país inocente. La promoción de la Segunda Guerra Mundial no fue mejor en ningún aspecto. Los estadounidenses han hecho esto desde la destrucción del buque de guerra Maine en el puerto de Cuba hace más de un siglo, y nunca han dejado de hacerse estas enormes heridas a sí mismos. Mentiras utilizadas para justificar más mentiras.

Ahora es bien sabido y no se discute que los funcionarios estadounidenses dijeron más de 900 mentiras distintas para justificar la invasión y la destrucción de Irak. Lo mismo ocurre con Libia y con Siria en la actualidad. Lo mismo ocurre con la destrucción de Yugoslavia, otra devastadora aventura militar basada al 100% en mentiras. Todas las llamadas "revoluciones de colores" y otras similares no se iniciaron para proteger a las poblaciones locales de los dictadores, sino para castigar a las naciones que no estaban dispuestas a resistir el brutal capitalismo de estilo estadounidense que estaba asolando sus costas. Ucrania, Rusia, China, Hong Kong, Taiwán, Corea del Norte, Irán, Cuba, Brasil, Venezuela, Nicaragua, y tantas otras naciones han sido atacadas por el gobierno estadounidense simplemente por resistirse a la colonización, pero las abortadas mentes americanas creen que son los representantes de Dios que presionan a "los malos". Cada parte de la política exterior estadounidense y la participación en el extranjero está cubierta con una alfombra de mentiras, los medios de comunicación ayudan en la subversión y el enterramiento de las verdades.

Sería útil recopilar un catálogo de las mentiras de los presidentes, secretarios de Estado y otros altos funcionarios estadounidenses, y publicarlas junto a los hechos reales. Consideremos esta declaración de George Bush realizada en 2003, justo cuando su vasto régimen internacional de secuestros y torturas funcionaba a toda velocidad: "Estados Unidos está comprometido con la eliminación de la tortura en todo el mundo y estamos liderando esta lucha con el ejemplo. Pido a todos los gobiernos que se unan a Estados Unidos y a la comunidad de naciones respetuosas con la ley para prohibir, investigar y perseguir todos los actos de tortura y para comprometerse a impedir otros castigos crueles e inusuales. Pido a todas las naciones que se pronuncien contra la tortura en todas sus formas y que hagan del fin de la tortura una parte esencial de su diplomacia". Diga el nombre de un presidente de cualquier país que haya dicho una mentira mayor que ésta de George Bush.

El gobierno de Estados Unidos y sus agencias se jactan ante el mundo de su libertad de expresión mientras condenan la censura en otras naciones, y sin embargo Estados Unidos es probablemente el país más censurado de todos. El hecho de que los medios de comunicación sean conspiradores voluntarios no cambia el hecho de que todas las noticias y el contenido público están fuertemente controlados, y que el 95% de lo que los estadounidenses "saben" sobre su propia nación y el mundo sea falso. Los medios de comunicación estadounidenses presentan invariablemente sólo un lado de los acontecimientos que hace proselitismo de la agenda política actual, dejando al pueblo estadounidense irremediablemente en la oscuridad sobre los verdaderos hechos. Esto es tan cierto que un columnista estadounidense señaló que sólo el 4% de los estadounidenses tiene conocimiento de la inmensa brutalidad perpetrada contra el pueblo de Palestina por el Estado de Israel durante los últimos 70 años. Los libros de historia estadounidenses y otros materiales educativos consisten en gran medida en mitos históricos, propaganda sobre la bondad de Estados Unidos, sobre la maldad de otras naciones, mentiras sobre la fundación y toda la historia de Estados Unidos en sí. Hollywood es uno de los peores criminales en este sentido, ya que prácticamente todas las películas con contenido histórico son poco más que una retorcida película de propaganda, que satisface una u otra ideología mientras engaña totalmente a los estadounidenses sobre las verdades de su propia nación. La reciente película "Lincoln", de Stephen Spielberg, es un ejemplo de ello, pero hay cientos más.

EE.UU., la única nación del mundo que afirma estridentemente estar libre de propaganda, lavado de cerebro y censura, es de hecho y en realidad la nación más abrumada precisamente por estos atributos. Veremos pruebas irrefutables de que los escolares estadounidenses están expuestos a un amplio adoctrinamiento prácticamente desde su nacimiento en términos de política, capitalismo, consumismo, patriotismo, superioridad moral, excepcionalismo estadounidense y mucho más. Veremos que este adoctrinamiento y lavado de cerebro son tan extensos que la visión estadounidense de sí misma y de su lugar en el mundo no tiene casi comparación con la realidad, hasta el punto de que este enorme abismo entre las creencias y la realidad constituye una enfermedad mental nacional. Dada la enorme disonancia cognitiva que existe hoy en día en Estados Unidos, sólo se puede concluir que los estadounidenses son el pueblo más engañado de la Tierra.

Y al final, esta es la razón por la que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos haya construido sus 800 centros de detención y haya comprado sus tres mil millones de balas, la misma razón por la que muchos columnistas (occidentales) están sugiriendo abiertamente que el abuso de poder desenfrenado, la corrupción arraigada y la alimentación del abrevadero público, el saqueo persistente y el terror de las naciones con víctimas civiles por millones, "se ha convertido en algo tan extendido, tan profundamente arraigado y cada vez más audaz, que el único remedio posible es una revolución". Los columnistas norteamericanos y europeos son cada vez más elocuentes a la hora de recomendar otra revolución norteamericana, convencidos de que sólo un levantamiento popular de la población actuando de forma concertada tendría el poder de revertir esta marea. Hasta entonces, Estados Unidos, a diferencia de casi todas las demás naciones del mundo, seguirá siendo una nación construida sobre la base de mentiras.


Próximamente: Parte 2 de 6 - Colonización, trabajo y esclavitud 

*

 Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 32 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes (Cuando China Estornuda — Cap. 2 — Tratar con Demonios)”.

Su archivo completo puede verse en 

https://www.moonofshanghai.com/

http://www.bluemoonofshanghai.com/

Puede ser contactado en: 2186604556@qq.com

 

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, Blue Moon of Shanghai, 2021

L.Romanoff´s interview

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis

 

 

CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE