Sunday, June 7, 2020

SP -- LARRY ROMANOFF -- COVID-19: la FEMA y el Mossad robando a Peter para pagar a Paul



* FEMA: Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.
* Mossad: Agencia de Inteligencia y Operaciones Especiales de Israel


4 de junio de 2020

Trump Furious at His Low Ranking in Threat to World Peace - The ...

Si los americanos necesitan impulso y justificación para una Revolución Americana final,
esta indignante traición de su propio gobierno parece merecerlo.


Mascarillas y Suministros Médicos

En primer lugar, aceptemos que la necesidad de mascarillas, respiradores y respiradores en marzo, abril y mayo de 2020 era urgente y real en todas las naciones, tanto que los EE.UU. estaban experimentando un enorme retroceso de la comunidad médica. Había demasiados informes en los medios de comunicación para enumerarlos, de trabajadores de la salud que se negaban a aceptar turnos sin equipos de protección personal (PPE), y de muchos que fueron despedidos por hacerlo. Los trabajadores de la salud organizaron múltiples huelgas y protestas, muchas fuera del horario para no afectar a la atención al paciente. El 1 de mayo, casi 100.000 enfermeras organizaron una protesta en cerca de 150 hospitales, (1) y este fue sólo uno de los muchos eventos de este tipo en respuesta a que a los trabajadores de la salud se les negara la compensación o el permiso por seguridad, se les negara el equipo de protección, e incluso se les obligara a trabajar después de dar positivo en las pruebas de COVID-19. La directora ejecutiva de la NNU, Bonnie Castillo, dijo: "Las enfermeras se emplearon para cuidar a sus pacientes. No se emplearon para sacrificar sus vidas en el frente de la pandemia del COVID-19". En realidad, las necesidades de suministros médicos, especialmente en los países más pobres, eran tan desesperadas que las chicas jóvenes en Afganistán estaban buscando piezas en los depósitos de chatarra, intentando fabricar respiradores con piezas de coches usados, y las chicas decían "Si salvamos una vida con nuestro dispositivo, estaremos orgullosas". (2)

El 20 de abril, la ABC publicó un reportaje titulado "¿Cómo es que EE.UU. se quedó tan corto en PPEs?", (3) afirmando que los expertos culparon a "la cadena de suministro", pero hubo literalmente cientos de informes en los medios de comunicación en todo EE.UU. que afirmaban que el gobierno simplemente "desperdició dos meses" esperando a que el sistema médico se rompiera antes de pensar en pedir los suministros que se harían tan necesarios. Por supuesto, gran parte de la culpa recayó en China porque las fábricas no podían fabricar durante el brote (aunque sí podían, y lo hacían). Y la culpa que no recayó en China fue cargada en la "historia", ya que el SARS no emigró bien a los EE.UU. y, por extensión, el COVID-19 también debería haberse quedado en China, adonde pertenecía. Politico publicó un excelente resumen titulado “Trump llamaba a las escaseces de PPE falsas noticias" (4), que requiere ser leído.

Tuvimos al Presidente Trump abriendo sus sesiones informativas descartando la escasez de mascarillas y de equipos, porque "Ahora estamos llenos. Y también hemos llenado esos hospitales". Esto, a pesar del hecho de que para abril, el CDC informó sobre cerca de 10.000 trabajadores médicos enfermos y decenas de muertes que ciertamente fueron un sub-conteo. (5) Trump también desmintió al gobernador de NY, Cuomo, (en Twitter, de entre todos los lugares), diciendo "No creo que necesites 40.000 o 30.000 respiradores". Según el Sr. Trump, los hospitales normalmente sólo tienen unos pocos, que no se usan, y de repente quieren 30.000. (6) En este mismo informe (y en muchos otros) el Sr. Trump también ejemplificó la asombrosa falta de liderazgo que hoy en día parece endémica en los Estados Unidos, diciendo que el gobierno de los Estados Unidos es "la segunda línea de ataque". La primera línea de ataque se supone que son los hospitales y el gobierno local y los estados, los propios estados". En otras palabras, hazlo tú mismo.

Había algo de surrealista en las afirmaciones que se hacían de "millones de piezas" de suministros de equipo médico que se distribuían, o estaban a punto de distribuirse, o ya se habían distribuido, sin que hubiera ninguna prueba de que dicha distribución hubiera tenido lugar realmente. El Sr. Trump, Jared Kushner, Mike Pompeo, la FEMA y otros afirmaron docenas de veces, en muchas conferencias de prensa e informes de los medios de comunicación, que se estaban entregando a los hospitales muchos millones de todo, pero sin que nunca se diera una confirmación pública de los supuestos destinatarios. (7)

Fue una sorpresa para el mundo que el Sr. Trump pusiera a la FEMA a cargo de la adquisición y distribución de suministros, la misma FEMA que, al enfrentarse al desastre del huracán Katrina en Nueva Orleans, finalmente causó más daños a Louisiana por su incompetencia que el propio huracán. Peter Gaynor, Gerente de Emergencias de la FEMA, "un Marine que nunca ha dejado de servir a nuestro país", cuando se le preguntó específicamente sobre los suministros, dijo "Quiero decir, son cientos de miles de millones de cosas las que estamos enviando de las reservas. No puedo dar detalles sobre lo que cada estado o ciudad está haciendo, pero les digo que lo estamos enviando de nuestra reserva nacional, estamos enviando de los proveedores, estamos enviando de las donaciones. Está sucediendo".(8) (9)

¿Cientos de miles de millones? El Presidente Trump también iba en este vagón, declarando literalmente docenas de veces que "millones" de mascarillas o de equipos de prueba o de respiradores estaban siendo enviados o ya habían sido distribuidos, pero sin que posteriormente hubiera pruebas de que se hubieran producido tales envíos. El epicentro de este vasto pero aparentemente imaginario tesoro de suministros fue algo llamado "Proyecto Puente Aéreo", (10) el hombre clave es el yerno del Sr. Trump, Kushner, apoyado por la fuerza aérea de la FEMA (que no existe) y el Departamento de Estado, sin ninguna indicación de por qué el Departamento de Estado estaría involucrado en el transporte de suministros, aunque esto puede estar más claro a medida que leamos. No obstante, el Sr. Kushner difundió que "Bajo la dirección del Presidente Trump hemos formado una histórica asociación público-privada sin precedentes para asegurar que sean traídas a los Estados Unidos cantidades masivas de mascarillas, de equipos y de otros PPE". (11)

Esto fue mucho más curioso de lo que parecía. Según ABC News, (12) "la FEMA dice que ha trabajado para asegurarse los PPE de cualquier lugar donde pueda encontrarlo, tanto en el país como en el extranjero . . . casi 70 vuelos del Proyecto Puente Aéreo han aterrizado, transportando 760.000 respiradores N-95, 44 millones de mascarillas quirúrgicas y 7 millones de batas de múltiples orígenes del extranjero. Hay programados otros 50 vuelos para el próximo mes". De acuerdo con este informe, la FEMA organizó un envío de casi 6 millones de mascarillas quirúrgicas que "acababan de hacer el viaje de 11.200 kilómetros desde Shanghai, las mascarillas descargadas del avión y "asignadas a los puntos calientes designados por la FEMA" o "insertadas de nuevo en la cadena de suministro de los EE.UU.", FEMA declinó decir exactamente dónde fueron realmente "insertados" los suministros, y no hay pruebas reales de que fueran insertados en ningún lugar, al menos no en los EE.UU.. De hecho, la única evidencia real fue la de algunos estados que recibieron -en 24 horas- pequeños envíos de suministros aparentemente sólo "cuando la solicitud ha sido hecha públicamente por sus aliados políticos". La representante demócrata de Colorado, Diana DeGettes, dijo que estaba "totalmente indignada" por la forma política en la que el gobierno federal estaba priorizando las solicitudes. (13)

Licitación

En este contexto, se hace difícil comprender cómo se puede categorizar a la sociedad americana y la relación del gobierno federal (si es que existe) con su gente. El Presidente Trump descartó el proceso de adquisición de suministros médicos vitales, diciendo que los Estados "deberían haber acumulado sus reservas", que salvar vidas era "su problema, y tienen que resolverlo", haciendo ofertas competitivas a los equipos médicos contra ellos mismos -pero también contra la FEMA- compitiendo con su propio gobierno federal por los suministros médicos. (14) Parece que los suministros de la FEMA, dondequiera que se obtuvieran, no se entregaban directamente a los hospitales o a los estados, sino que se introducían en "canales comerciales" (es decir, amigos de la Administración) donde los hospitales individuales o los estados tenían que hacer ofertas por ellos. El contralmirante John Polowczyk, líder del Grupo de Trabajo para la Estabilización de la Cadena de Suministros contra el Coronavirus, dijo que "así es como normalmente funcionan las cosas", defendiendo firmemente la decisión del gobierno federal de enviar al sector privado los suministros médicos necesarios en los esfuerzos de ayuda contra el coronavirus, diciendo "no estoy aquí para interrumpir una cadena de suministro". (15) (16)

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, criticó repetidamente el sistema utilizado para adquirir los EPIs (Equipo de Protección Individual), llamándolo un "eBay" con todos los estados, "y entonces la FEMA se involucra y la FEMA comienza a licitar". El Gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, le dijo al presidente en una videoconferencia el 19 de marzo que trató de hacer "tres grandes pedidos" de EPIs, pero perdió ante el gobierno federal. La respuesta de la FEMA fue decir que "si una empresa decide cancelar un contrato estatal a favor de [uno] federal, la FEMA trabajará con la empresa y con el estado para resolver el asunto de la manera que mejor sirva a su gente". Pero no lo hicieron. Hubo muchas historias de este tipo en los medios locales americanos, con ciudades y estados que se quejaron amargamente de que todos se vieron obligados a competir entre ellos y contra su propio gobierno federal por suministros médicos de vital importancia, y que perdieron. (17) (18) (19) (20)

Cuomo dijo que sus esfuerzos para detener el virus no habían funcionado por culpa del gobierno federal. Cuomo dijo que la FEMA ofreció enviar 400 respiradores a la ciudad de Nueva York cuando se necesitaban 30.000, diciendo en una reunión de prensa, "¿Qué voy a hacer con 400 respiradores? Cuando necesito 30.000. Escoge a las 26.000 personas que van a morir porque sólo enviaste 400 respiradores". (21) El Presidente Trump respondió a las críticas de Cuomo diciendo que el gobernador debería haber ordenado los respiradores él mismo, hace cinco años. El Sr. Trump afirmó entonces que Cuomo "tuvo la oportunidad de comprar, en 2015, 16.000 respiradores a un precio muy bajo y lo rechazó", afirmación que resultó ser falsa.

Confiscaciones

Había otro problema de abastecimiento médico, que era la cuestión de las confiscaciones generalizadas de equipos y suministros médicos de los almacenes estatales y directamente de los hospitales, por la FEMA o por alguna otra agencia del gobierno federal.

El Gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, dijo que fue confiscado por la FEMA un cargamento de 3 millones de mascarillas en el Puerto de Nueva York. Enfrentándose a esa clase de competencia brutal con su propio gobierno federal, Baker hizo un complicado acuerdo con el dueño de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Robert Kraft, y con el embajador chino, Huang Ping, para traer una "donación" de mascarillas directamente de China a Massachusetts, usando el 767 privado de los Patriot para el transporte. Este envío no pudo ser confiscado por la FEMA porque el avión fue recibido en el aeropuerto por la Guardia Nacional de Massachusetts y transportado a un lugar seguro. (22) (23) (24) Un representante del estado dijo, "Ellos cogen lo que nosotros encargamos".

A principios de abril, el LA Times publicó una historia que revelaba lo que muchos hospitales afirmaban, que "los federales están confiscando mascarillas y otros suministros del coronavirus sin decir una palabra". (25) Según el Times, "el gobierno federal está incautando silenciosamente los pedidos, dejando a los proveedores médicos de todo el país en la oscuridad sobre a dónde va el material y cómo pueden conseguir lo que necesitan para hacer frente a la pandemia del coronavirus". El artículo informó sobre entrevistas a funcionarios de hospitales en siete estados, describiendo las incautaciones, y la FEMA aparentemente no informa públicamente sobre las incautaciones ni adónde las re-dirige. Los hospitales afirman que no recibieron información sobre la disposición de sus suministros médicos ni sobre si tendrían acceso a ellos más adelante.

En Florida, un gran sistema médico vio cómo se le quitaba un pedido de termómetros. Y los funcionarios de un sistema en Massachusetts no pudieron determinar a dónde fue su pedido de mascarillas. Un funcionario de un hospital de California dijo: "No podemos obtener ninguna respuesta". "¿Están almacenando esas cosas? ¿Lo están distribuyendo? No lo sabemos". Un sistema hospitalario en tres estados preparó un elaborado programa de pruebas del virus sólo para que la FEMA incautara todo su cargamento de suministros de pruebas. El yerno del Sr. Trump, Jared Kushner, insistió en que estaban usando "un enfoque basado en los datos para adquirir suministros y dirigirlos a donde más se necesitan". La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) afirmó que la agencia había "desarrollado un sistema para identificar los suministros necesarios de los vendedores y distribuirlos equitativamente", pero se negó a dar detalles sobre las incautaciones o su disposición. (25)

A finales de Abril, el gobierno federal confiscó un cargamento de 1 millón de mascarillas faciales para los bomberos de Florida. (26WLRN, en Florida, informó de que muchos otros envíos de mascarillas destinadas a los municipios también fueron confiscados por el gobierno federal. La inexplicable respuesta de la FEMA fue que "llevar demasiados equipos de protección personal a los focos de coronavirus puede tener la "consecuencia involuntaria" de interrumpir las entregas de las cadenas de suministro a otras zonas del país". Los funcionarios dicen que no saben qué pasó con el pedido o dónde fueron las mascarillas.

También a finales de Abril, un proveedor de Delaware dijo que la FEMA le incautó 400.000 mascarillas de respiración N95 sin reembolsarle, dejándole con una pérdida de 4 millones de dólares y sin idea de la eventual disposición. Un ejecutivo de la compañía afirma que dos envíos fueron simplemente confiscados por la FEMA sin una palabra de explicación, y fue sólo después de que contrató abogados para llevar adelante el asunto cuando la agencia respondió con una demanda a posteriori, una orden escrita de la FEMA, ordenándole que entregara al gobierno federal "todos los respiradores con máscaras de filtro, incluyendo los respiradores N95 contenidos en el envío número 8994645378 que llegó al aeropuerto JFK", el 6 de abril. La FEMA emitió una especie de negación general, declarando que los suministros incautados estaban siendo distribuidos internamente y por lo tanto no 'incautados', y Peter Gaynor de la FEMA dijo que la agencia necesitaba "romper los mitos" sobre las incautaciones de equipos médicos, un esfuerzo que parecería tener pocas posibilidades de éxito. La FEMA se negó a responder más.(27)

Secuestro

En contraste con la ayuda de China con expertos y equipos médicos a más de 100 países, junto con la asistencia prestada por Rusia y Cuba en un número menor, los Estados Unidos dedicaron gran parte de su tiempo a robar envíos médicos destinados a otros países. (28) Alemania, Francia, Canadá, Cuba, Brasil y otras naciones se quejaron amargamente de la "piratería americana". Los Estados Unidos incluso llegaron a confiscar donaciones caritativas de suministros médicos destinados a otros países y que pasaban por los Estados Unidos. Por ejemplo, un avión cargado de equipos médicos cruciales, donados por la Fundación Jack Ma fue cancelado por su transportista en el último minuto debido a las bárbaras sanciones de EE.UU. contra Cuba.(29) (30) (31)

El 3 de abril de 2020, Alemania acusó a los Estados Unidos de confiscar varios cientos de miles de mascarillas que Berlín ya había pagado, calificándolo de "un acto de piratería moderna". La Deutsche Welle, la emisora internacional de Alemania, informó de que las mascarillas se fabricaban en China, pero los estadounidenses interceptaron el envío en Bangkok y lo confiscaron. El presidente del Parlamento de Berlín calificó el acto de "ilegal" y exigió al Gobierno Federal Alemán que lo investigara. (32)

Los políticos franceses también acusaron a los EE.UU. de comprar en China equipos de protección médica, incluyendo mascarillas, destinados a Francia. Según AFP, un funcionario del gobierno francés dijo que un cargamento de mascarillas fue arrebatado en el último minuto en el aeropuerto porque "los americanos hicieron una oferta más alta". "Los americanos pagan en efectivo sin ser vistos, lo que obviamente puede ser más tentador para las personas que sólo buscan ganar dinero con la angustia del mundo entero". (33 Varios funcionarios regionales franceses relataron historias similares, de americanos que pagaban en efectivo en las pistas de los aeropuertos por mascarillas destinadas a ser enviadas a Francia desde China. "En la pista de aterrizaje, los americanos llegan, sacan dinero en efectivo, y pagan tres o cuatro veces más por los pedidos que hemos hecho, así que realmente tenemos que luchar", le dijo el presidente de Grand Est, Jean Rottner, a RTL, una emisora de radio francesa. (34) En Francia la llaman "la guerra de las mascarillas", y un funcionario francés dijo que los americanos estaban a la "caza del tesoro mundial", y muchos gobiernos han dicho que los precios que se ofrecen son exorbitantes. (35)

La publicación francesa Le Figaro escribió: "En las crisis, como en las guerras, cuando caen las máscaras, surge el verdadero rostro de los estados y de los individuos... se pone el cuchillo en la espalda de los vecinos o de los amigos. Esta semana, la puñalada fue dada por los americanos, que secuestraron pedidos de mascarillas para Francia, comprándolas por mucho más dinero en la pista de un aeropuerto chino." (36) Parece que en total, Francia perdió 60 millones de mascarillas de China, que fueron secuestradas por los americanos con dinero en efectivo en la pista de un aeropuerto chino. (37 Los medios de comunicación estadounidenses eran muy conscientes de las múltiples circunstancias similares, pero pocos informes. La edición francesa del Huffington Post publicó una historia, (38) tanto en los EE.UU. como en Francia. (39)

Ni los franceses ni los alemanes olvidarán pronto el enfoque de América de "cada hombre para sí mismo". Por supuesto, el Presidente Trump descartó todos esos informes como "noticias falsas", y un portavoz del Departamento de Estado dijo a ABC News que EE.UU. está "trabajando en solidaridad con nuestros socios y aliados" y culpó a "las campañas de desinformación sin fuente ni atribución" de "los intentos generalizados de dividir los esfuerzos internacionales". (40) Otro portavoz del Departamento de Estado dijo que los EE.UU. estaban "trabajando a través de los canales apropiados para comprar "suministros excedentes" de otras naciones para satisfacer nuestras necesidades", y negó cualquier conocimiento de los EE.UU. sobre los envíos a Alemania o a Francia.

El gobierno brasileño también alegó que el dinero de los EE.UU. estaba succionando los suministros disponibles. El Ministro de Sanidad, Luiz Henrique Mandetta,  dijo, "De nuestras compras [de mascarillas], que esperábamos completar para poder re-abastecernos, muchas se cayeron". Añadió que los EE.UU. estaban enviando grandes aviones de carga a China para llevarse los equipos médicos de protección de Brasil para los EE.UU. "Lo mismo sucedió con los respiradores", dijo Mandetta. "Los habíamos comprado y nos entregaron la primera parte. La segunda, incluso con un contrato, todo firmado, con el dinero listo para pagar, dijeron que ya no los tenían: "No podemos hacer esa entrega". (41) Brasil también tenía otros problemas. A principios de abril, un cargamento de respiradores con destino al Estado de Bahía, a través de un distribuidor americano, fue interceptado por la FEMA en el aeropuerto de Miami, a Brasil le dijeron que el cargamento había sido "desviado". (42) Algunos brasileños culparon a China, pero un comprador de Nueva York ofreció precios más altos que los del Brasil y luego revendió las máquinas en los Estados Unidos.

Canadá

Luego, hubo extraños informes sobre aviones canadienses volando de regreso de China sin su esperada carga de suministros médicos. El CBC canadiense, siempre dispuesta a perdonar a los EE.UU. a expensas de China, atribuyó estos vuelos vacíos a "la congestión del suelo en el Aeropuerto Internacional de Pudong de Shanghai", (43) una declaración sin sentido, si es que alguna vez la tuvo, ya que los vuelos de salida siempre pueden permanecer en la pista hasta que se cargan. Mis contactos me informaron de que los cientos de toneladas de suministros médicos destinados a Canadá fueron comprados por los estadounidenses en la pista del aeropuerto, dejando a los aviones canadienses volver a casa vacíos. Los canadienses, gracias en gran parte a su Primer Ministro, Justin Trudeau-hijo, parecen ahora tan sucios y deshonestos como los americanos. El gobierno chino estaba muy enfadado por esas afirmaciones, diciendo firmemente que el avión podía haber estacionado indefinidamente en el aeropuerto de Pudong si los suministros no estaban listos. La razón por la que el avión volvió a casa vacío es porque los americanos e israelíes habían secuestrado los envíos.

Los lectores pueden recordar el evento de mayo de 2019, cuando la empresa estadounidense FedEx fue expuesta en los esfuerzos de recopilación de inteligencia para la NSA, desviando envíos de Huawei(44Dos de esos envíos -estos son de documentos corporativos confidenciales de Huawei- estaban siendo enviados por FedEx desde Vietnam a la oficina central de Huawei en Shenzhen, China. Un gerente de Huawei verificó el rastreo del envío y descubrió que los documentos habían sido desviados a los EE.UU. -y no a Huawei en los EE.UU. sino a la oficina central de FedEx en Memphis-. Pudo recuperarlos a tiempo. FedEx dijo que los paquetes "fueron desviados accidentalmente", por "un error de clasificación", pero era evidente en los registros de embarque que los envíos habían sido sacados físicamente de la cadena y re-etiquetados, acciones que no podían haber sido accidentales. Huawei tuvo dos incidentes idénticos con FedEx en Japón. Extrañamente, Internet no parece tener referencias de los medios chinos sobre estos incidentes, sólo informes del blanqueo de los medios estadounidenses.

Menciono esto porque parece que DHL parece estar tan sometido a la autoridad de los EE.UU. como lo está FedEx, en este caso con los envíos de suministros médicos. A principios de abril de 2020, un envío de 10 millones de mascarillas KN95 ordenadas por el gobierno de Quebec a China llegó al centro de DHL en St. Lambert, Quebec, pero luego fue repentinamente recargado y desviado al centro de DHL en Cincinnati. (45Las autoridades sanitarias trataron aparentemente en vano de obtener una explicación de DHL, alegando que "La comunicación con DHL falló hoy dos veces".

En Canadá, los doctores Elaine Chin y Manny Kapur querían comprar mascarillas de China para los médicos y los pacientes canadienses. Un importador les dijo que podían obtener las mascarillas, pero el pedido mínimo era alto, 5 millones. Chin y Kapur pidieron prestado dinero a los amigos, utilizaron sus líneas de crédito personales y pagaron un depósito de 500.000 dólares por cinco millones de mascarillas equivalentes a N95. Su pedido fue confirmado y entregado en el aeropuerto de Pudong de Shanghai para ser embarcado en un vuelo a Canadá. Esa fue la última vez que lo vieron. Su envío fue secuestrado una vez más en la pista por los sospechosos habituales dispuestos a pagar cuatro veces su precio. "Todo estaba funcionando bien. Luego todo explotó en el éter. Resulta que de repente nos superaron en la oferta. Fue desgarrador. Es como si alguien se detuviera con un camión, recogiera nuestros palés y los pusiera en otro avión y desapareciera, y nadie lo sabrá porque sólo era dinero cambiando de manos". (46)

En otro caso, el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, se sintió "preocupado" cuando una orden de compra de unas mascarillas llegaron "más pequeñas de lo esperado" (el 90%), la mayoría de ellas secuestradas por "un mejor postor". (47) Trudeau dijo lamentablemente: "Entendemos que las necesidades de los EE.UU. son muy extensas, pero pasa lo mismo en Canadá". No es fácil tratar con el matón del barrio.

En otro caso, un pedido del gobierno canadiense de tres millones de mascarillas de 3M fue confiscada en la frontera, con el Primer Ministro Trudeau diciendo igual de lamentablemente, "Sería un error crear bloqueos o reducir la cantidad de comercio de ida y vuelta de bienes y servicios esenciales, incluyendo bienes médicos, a través de nuestra frontera, y ese es el punto que le estamos dejando muy claro a la administración americana en este momento". (48)Por todo lo bueno que eso sería. Pero felizmente, se llegó a un "compromiso" entre Mike Pompeo y el Ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, y Canadá aceptó una muestra de 500.000 mascarillas, pero describiendo la transacción como "productiva y positiva".

Turquía

No era muy conocido, pero Turquía era uno de los principales proveedores de algunos tipos de equipos médicos de protección y también uno de los principales fabricantes de la malla soplada necesaria para las mascarillas y los respiradores. Y con la presión política de los EE.UU., el gobierno turco parece haber estado involucrado en disputas con muchos países sobre la liberación de equipos médicos a partir de abril.

A principios de abril, la Ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, dijo que en Turquía se había incautado un pedido de respiradores que ya había sido pagado.(49) La sugerencia era que el país necesitaba los suministros para sí mismo, pero la disposición no estaba en absoluto clara, y con el vago compromiso de proporcionar de tal vez algunos suministros a España en el plazo de algunas semanas. La CNN solicitó un comentario al gobierno turco, pero aparentemente sin respuesta. Luego hubo un episodio muy curioso el 4 de abril de 2020, que involucró a casi 100 toneladas de suministros médicos destinados al Reino Unido, (50) (51) que fueron repentinamente confiscados por el gobierno turco. En este caso, el cargamento fue liberado pero luego se convirtió en una farsa. Según el Telegraph, "Cada una de las 400.000 batas traídas de Turquía el mes pasado han sido confiscadas en un almacén fuera del aeropuerto de Heathrow después de que los inspectores encontraran que el equipo era "inútil" y no cumplía con los estándares del Reino Unido". (52)

A finales de abril, el subterfugio estaba desapareciendo con las pruebas de que Turquía finalmente había capitulado por temor a nuevas y más ominosas sanciones de los Estados Unidos, y los medios de comunicación informaron de que Turquía estaba desviando múltiples envíos de suministros médicos a los Estados Unidos. El 28 de abril, la embajada de EE.UU. en Ankara tweeteó felizmente en su cuenta oficial de Twitter, "¡Perfecto! Estamos profundamente agradecidos" por una "donación" ampliamente publicitada de un avión cargado de suministros médicos hacia los Estados Unidos.  (53) El embajador David Satterfield dijo: "Como indica esta entrega, la relación entre EE.UU. y Turquía es fuerte y es una de nuestras alianzas más importantes, la solidaridad de la OTAN durante esta pandemia pone de relieve la fuerza de nuestro vínculo transatlántico". Según Satterfield, los suministros serían "recibidos y gestionados" (y desaparecidos) por la FEMA. (54) Y Kay Bailey Hutchinson, el embajador de EE.UU. en la OTAN, twitteó "Un gran agradecimiento al pueblo de Turquía". No todas las naciones estaban igual de agradecidas. Hasta principios de abril, Turquía había enviado cargamentos médicos a más de 50 países, y estos se secaron a favor del nuevo "vínculo transatlántico" con los EE.UU., presumiblemente el mismo "vínculo" que convenció a Turquía de poner sus nuevos misiles rusos S-400 anti-norteamericanos en almacenamiento en lugar de desplegarlos.

Israel

Como se ha señalado anteriormente, el LA Times informó de que el gobierno de EE.UU. había estado "incautando silenciosamente pedidos, dejando a los proveedores médicos de todo el país en la oscuridad acerca de dónde va el material...". Hubo mucha especulación (en los medios no occidentales) de que grandes cantidades de los suministros médicos americanos iban a Israel. OpEd News escribió un artículo titulado "¿Iban a Israel las mascarillas que los federales robaban de los hospitales de EE.UU.?", (55 una pregunta justificada por algunos eventos interesantes.

"Cuando los trabajadores de la salud de EE.UU. arriesgan sus vidas sin el equipo de protección adecuado para tratar de salvar a los pacientes con COVID-19, y a los estadounidenses se les pide que confeccionen mascarillas con bufandas, filtros de café y camisetas viejas, ¿por qué EE.UU. enviaría valiosos suministros al ejército israelí? Cualquier papel de los EE.UU. en el suministro de mascarillas a Israel sería aún más notable dado que EE.UU. ha bloqueado la exportación de equipos de protección a otros países, incluyendo Canadá". El 5 de abril, Newsweek informó que el ejército de los EE.UU. había dicho a su personal que se hicieran sus propias mascarillas con camisetas u otro material, un artículo que Newsweek ha retirado desde entonces, pero MSN informó sobre esto (56), al igual que el Army Times.(57)

El 8 de abril de 2020, el Jerusalem Post publicó un artículo con el titular "El Departamento de Defensa de EE.UU. entrega 1 millón de mascarillas a las IDF para su uso en el coronavirus", declarando además que "Un avión con más de un millón de mascarillas quirúrgicas para las IDF aterrizó en el aeropuerto Ben Gurion el martes por la noche, en una operación dirigida por la Delegación de la Autoridad de Adquisiciones del Departamento de Defensa de los EE.UU.". El artículo sugería definitivamente que los EE.UU. estaban desviando a los israelíes suministros médicos incautados de los hospitales americanos. También fue tweeteado por el periodista de la radio del ejército israelí, Tsahi Dabush, diciendo "Reconocimiento para los delegados de compras del Departamento de Defensa de EE.UU.", y un reportero militar israelí publicó imágenes en su página de Twitter del envío de mascarillas a medida que llegaban. (58) La Iranian Press TV iraní cubrió la noticia en ese momento, afirmando además que "El Pentágono ha confirmado el envío, diciendo que había comprado y enviado a Israel decenas de miles de hisopos, mascarillas y trajes protectores en las últimas dos semanas"(59).

Después de que la historia recibiera una pequeña tormenta de indignación, incluso por parte del periodista palestino Ali Abunimah (60), el Jerusalem Post alteró su titular y su contenido, borrando toda mención a la participación de los Estados Unidos. (61) El titular del artículo fue revisado: "Israel trae un millón de mascarillas de China para los soldados de las FDI", declarando "Las mascarillas fueron adquiridas en China y enviadas a Israel para que las FDI puedan empezar a usarlas en pocos días". El JPost no dio ninguna explicación por el cambio, pero el titular original sigue siendo visible en el hipervínculo del artículo (lea el texto de la nota 2) y en las publicaciones de Twitter, y el tweet de Tsahi Dabush permanece, lo que sugiere que la historia original era correcta. Un grupo afirmó más tarde que la referencia en la historia original a los EE.UU. era simplemente "una traducción errónea", sugiriendo que el personal del JPost tradujo mal su propio hebreo, e insertó descuidadamente referencias en inglés al Departamento de Defensa de los EE.UU. donde no existía referencia alguna a los americanos en el original.

En el mismo artículo se citaba a Limor Kolishevsky, jefe de la División de Compras y Logística de Israel en Nueva York, diciendo: "En las dos últimas semanas hemos comprado y transportado a Israel decenas de miles de hisopos, mascarillas, trajes protectores para el personal médico y más", afirmando que otros suministros se habían "adquirido en China [y] transportado rápidamente a Israel". Todo esto estaba ocurriendo durante la oleada de incautaciones en los EE.UU. a la que se ha hecho referencia anteriormente. Estos hechos, aparentemente desconectados a primera vista, plantean dudas sobre la incautación de suministros médicos en las pistas de los aeropuertos de China y de otros países, así como sobre la disposición de los embargos que se producen en los Estados Unidos, especialmente teniendo en cuenta el extremo secreto de la FEMA en cuanto a la disposición de dichas incautaciones. Aún más preocupante es la falta de lo que debería ser una voluminosa evidencia documentada de entregas a miles de hospitales todo EE.UU., pero en su lugar sólo tenemos afirmaciones de eso, a pesar de la voluminosa evidencia documentada de los suministros que se incautaron de los hospitales en todo EE.UU.

Hubo otro asunto relacionado. Global Security afirmó (62) que la agencia de inteligencia israelí, el Mossad, había estado "llevando a cabo operaciones clandestinas para introducir a escondidas en los territorios ocupados los suministros médicos encargados por los países que luchaban contra el brote de coronavirus", el jefe del departamento de tecnología del Mossad dijo que Tel Aviv había ordenado al Mossad que adquiriera hasta 130.000 objetos relacionados con la lucha contra el brote de COVID-19 en Israel, que iban desde equipos de protección hasta kits de pruebas, medicamentos y respiradores. Dijo: "He supervisado muchas operaciones en mi vida, y nunca me he enfrentado a una operación tan compleja", afirmando que "los países están metidos en una batalla encubierta para tomar el control de un suministro limitado de respiradores, necesarios en medio de la pandemia de coronavirus".

A continuación de esto, el Jerusalem Post publicó un artículo el 30 de marzo de 2020, (63) en el que se afirmaba que el Mossad obtuvo otros 10 millones de mascarillas para Israel, además de respiradores y equipos de prueba, y se esperaba producir mucho más. El JPost dijo, "Debido a la sensibilidad de la información, el Post no pudo reportarlo hasta que llegaron a Israel el lunes. Pero sí apuntó... que estaban en camino nuevas adquisiciones significativas."

Según el artículo, el primer ministro israelí Netanyahu encargó al director del Mossad, Yossi Cohen, que se hiciera cargo de los esfuerzos del país "por comprar equipos médicos en el extranjero". Lo más curioso es que el JPost dijo que "los equipos se obtuvieron de países con los que Israel no tiene relaciones diplomáticas", y citó un informe de al Jazeera en el que se afirmaba que esos países "estaban en el Golfo Pérsico", afirmaciones que no tienen ningún sentido. Por un lado, Israel no tiene amigos en el Golfo Pérsico y, con las colegialas de Afganistán intentando fabricar respiradores que funcionen con piezas usadas de automóviles, ningún país de la región sacrificaría las vidas de sus propios ciudadanos vendiendo a Israel sus lamentables cantidades de suministros médicos que necesitan desesperadamente.

Dondequiera que el Mossad y las FDI obtuvieran esos suministros médicos, no fue en el Golfo Pérsico. Es difícil sacar conclusiones firmes sin vínculos documentados, pero la única teoría que encaja con todos los hechos conocidos conectaría a los americanos y al Mossad con todos los embargos de equipos médicos en los aeropuertos, así como con las incautaciones secretas en hospitales por parte de la FEMA. Parecería que América, gracias a la lealtad devota de Kushner, la ciega instrumentación de la marioneta Pompeo, y la estupidez narcisista de Donald Trump, es un país de "primero Israel" en más de un sentido.

Epílogo

Volvamos por un momento a Kushner, la FEMA, y a nuestros cientos de miles de millones de suministros médicos que aparentemente llegaron en al menos 150 vuelos, la mayoría de ellos desde Shanghai, y que luego de alguna manera se evaporaron. En un informe de ABC News sobre cómo sucedió la "escasez de EPPs", (64)  se nos dice que la FEMA confió en voluntarios sin experiencia para encontrar esos equipos de protección. "El esfuerzo federal por obtener equipos de protección para los trabajadores sanitarios ha dependido en parte de voluntarios de empresas de capital privado y de consultoras que [tenían] poca o ninguna experiencia en la sanidad, en el gobierno o en las adquisiciones . . ." Además, "se les dijo a los voluntarios que dieran prioridad de adquisición a los agentes de compra de "personalidades de los medios conservadores identificadas como parte de una lista VIP". Esos "agentes de compra" fueron aparentemente una pérdida de tiempo en su mayoría, al menos según el Washington Post (65) (que bien puede haber estado incluido en la 'lista VIP de personalidades mediáticas conservadoras'). ¿Tiene esto algún sentido? Por supuesto que no.

En primer lugar, el Proyecto Puente Aéreo encabezado por Kushner tenía la intención de utilizar el dinero de los contribuyentes para transportar suministros médicos desde el extranjero, en nombre de la industria que los revendería al mejor postor -una especie de programa social para las empresas de suministros médicos-, ((66)) Kushner declaró: "Este es un esfuerzo en el que el gobierno está haciendo cosas que normalmente no hace..." Eso también es bueno, pero no explica la continua escasez. Los Senadores Warren y Blumenthal escribieron en una carta: "Estamos preocupados por el proceso de la Administración Trump, que parece estar... impulsado por la política más que por la salud pública, y delega las decisiones sobre la distribución a empresas privadas con poca o ninguna transparencia sobre cómo se toman las decisiones de distribución...".

ABC publicó otra historia preguntándose por qué el programa de Kushner de fletar tal vez cientos de vuelos a expensas del gobierno dejó "hospitales que aún se enfrentan a la escasez", y la llamada reserva nacional aún con sólo el 1% de los suministros que necesitaba. (67) Parece que mientras el gobierno pagaba alrededor de 800.000 dólares por vuelo, la carga no se entregaba a los hospitales sino a Medline, la mayor compañía de suministros médicos, que era la única que decidía la distribución final. (68) Kushner dijo que su mandato era "derribar barreras para la FEMA", sin especificar cuáles eran esas barreras o los resultados de su eliminación, y las facturas comerciales de todos los vuelos permanecen clasificadas y secretas, incluso para el Congreso de los Estados Unidos.

Luego, en la primera semana de Mayo de 2020, ABC y el NYT informaron que la Casa Blanca estaba dando fin al grupo de trabajo sobre el coronavirus (69) aún cuando el número de nuevos casos seguía aumentando en unos 30.000 cada día, aunque debido a una enorme protesta, a esto luego se le dio marcha atrás en parte para "no desmantelar, sólo re-enfocar". (70) Esto no fue una pérdida aparente, ya que los únicos actos visibles del grupo de trabajo fueron sus reuniones informativas diarias a la prensa en las que se felicitaba a Trump, a Kushner y a Pompeo, y se desacreditaba a los demás. Lo que no se mencionó fue que el Proyecto Puente Aéreo también se había disuelto -una vez más-, mientras la nación seguía experimentando carencias de tal magnitud que las exportaciones estaban prohibidas incluso para los amigos como Canadá. General Motors amenazó con la condenación eterna por la falta de producción de respiradores, y la mayoría de los hospitales pedían ayuda a gritos.

¿Cómo explicamos todo esto? ¿Cómo explicamos los cientos de toneladas de suministros médicos comprados o embargados por el Mossad y la FEMA, los aparentes cientos de toneladas adicionales incautados por la FEMA en hospitales de todo el país, y la extrema escasez de los mismos en todo el país, y una reserva nacional aparentemente vacía? ¿Cómo explicamos que el JPost se jacte de los enormes volúmenes de suministros que llegan por cortesía del gobierno de los EE.UU.? Tal vez el Sr. Trump no puede ser culpado personalmente por algo de esto ya que, aunque ciertamente estaba al tanto de los eventos, es razonable asumir que se estaba asesorando por los Sres. Pompeo y Kushner, quienes a su vez recibían sus instrucciones de los poderes que hay detrás del trono.

Estos acontecimientos, aparentemente desconectados cuando se consideran de forma aislada, tienen completo sentido cuando se sitúan en su contexto, y plantean preguntas sobre el embargo por parte de los EE.UU. de los suministros médicos en las pistas de los aeropuertos de China y de otros países, así como la disposición de las incautaciones que se producen en los EE.UU., especialmente teniendo en cuenta el secretismo extremo de cada parte de esta aventura. Si los americanos necesitan impulso y justificación para una Revolución Americana final, esta indignante traición de su propio gobierno parece merecerlo.

Notas

(60) Mientras que los trabajadores de la salud estadounidenses piden PPEs, Trump acaba de enviar un millón de mascarillas al ejército israelí. https://t.co/2sVFLMteo9  — Ali Abunimah (@AliAbunimah) April 8, 2020  

*
Nota para los lectores: por favor, reenvíen este artículo a sus listas de correo electrónico, enlaces en su blog, foros de internet, etc.

Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com. Es un colaborador frecuente de Global Research.

La fuente original de este artículo es Global Research
Copyright © Larry Romanoff, Moon of Shanghai, 2020

Traductor: PEC



Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis