Tuesday, August 11, 2020

SP -- LARRY ROMANOFF -- Citibank - El Gran Robo de Oro -- August 11, 2020


 


Citibank - El Gran Robo de Oro

Larry Romanoff · 11 de Agosto, 2020

ENGLISH  ESPAÑOL

En sus promociones en China, el Citibank se jacta de haberse establecido por primera vez en China en 1902, y da testimonio de su devoción a China mostrando una foto de alguna moneda emitida en China por el National City Bank de Nueva York. Pero entonces, desde 1902 hasta la trepidante re-entrada del Citi en el remanso de Shenzhen en China a finales de los 80, no hay nada. Específicamente, no hay información sobre las actividades de el Citi durante este período, aparte de los nombres de una docena de ciudades con sucursales y una declaración velada de que el Citibank dejó China "por la guerra". Durante ese período sólo tenemos silencio. No sólo silencio, sino una extraña falta de palabras escritas. De hecho, en Internet, al menos las partes que pueden ser controladas han sido totalmente saneadas. Según todos los medios de comunicación y archivos históricos del mundo, Citibank no existió en China entre 1902 y 1949, es decir, desde el día en que llegó hasta el día en que se fue. Pronto sabremos por qué.

A principios del siglo XX, en la mayoría de los países los bancos centrales de los gobiernos no emitían moneda, dejando esta tarea a los diversos bancos colegiados, cada uno de los cuales estaba autorizado a emitir cantidades ilimitadas de moneda siempre que tuviera suficiente respaldo en oro o plata para responder al volumen de papel moneda que imprimía. Y en muchos países, los billetes de muchos bancos circulaban simultáneamente y eran libremente intercambiables, aceptados como dinero en efectivo sobre la base de la garantía del respaldo en metales preciosos. Esta condición también se cumplía en China, donde tanto los bancos chinos como los extranjeros emitían sus versiones de papel moneda.

En el caso del Citibank o, más correctamente, del National City Bank de Nueva York, se le concedió permiso para abrir sucursales en Shanghai y para emitir papel moneda basado en el requisito del respaldo en metales preciosos, una estipulación con la que el Citi cumplió. (1) Pero entonces, con la falta de controles debido a la presencia de Japón y la perturbadora interferencia en China por parte de las potencias occidentales, el Citi se volvió ambicioso y amplió su red de sucursales a catorce ciudades diferentes -sin permiso- y comenzó a emitir cantidades ilimitadas de moneda en todas ellas, pero sin el respaldo del oro o de la plata. El Citi estaba al borde de la bancarrota en ese momento y no tenía más activos que comprometer, por lo que el banco simplemente comenzó a imprimir y a emitir moneda china sin respaldo, suponiendo que sería aceptada por la población. (2) Esto era un "banco de maleta" auténtico, ya que se trataba simplemente de bancos ficticios ilegales sin activos y sin pruebas de capital registrado. No pude encontrar ningún registro definitivo del monto total de la moneda falsa que emitió el Citi, pero ciertamente habría sido de decenas de miles de millones de dólares, contribuyendo en gran medida a la inflación de China y produciendo enormes beneficios delictivos para el banco.

Pero había mucho más, los dueños del Citibank elaboraron y perpetraron lo que fue quizás el mayor robo fraudulento en toda la historia de los 5.000 años de China. El Citi no estaba satisfecho con las ganancias de la venta de papel moneda y por lo tanto ideó un plan para saquear el oro de los hogares chinos, oro que era mantenido por la mayoría de los ciudadanos como una forma tradicional de ahorro. El banco comenzó una campaña ampliamente promocionada para alentar a todos los chinos a llevar sus barras de oro al Citibank para almacenarlas en las bóvedas del banco, bajo la premisa de la seguridad, dándoles a todos los ciudadanos certificados del oro en papel como prueba de sus depósitos, certificados que podían ser canjeados en cualquier momento por el oro real.(3)  El gobierno chino hizo grandes esfuerzos para desalentar a sus ciudadanos a participar en este programa, ya que había quedado muy claro que no se podía confiar en los extranjeros.

Lamentablemente, muchos chinos optaron por hacer caso omiso de estas advertencias y entregaron confiadamente sus lingotes de oro al National City Bank de Nueva York para su custodia. Pero un día, cuando las bóvedas estaban llenas hasta rebosar y según los indicios, nuestros banqueros cambiaron de opinión. Transfirieron todo ese oro de sus bóvedas a los buques militares de los EE.UU. y lo enviaron a casa, a Nueva York. Luego el Citibank cerró sus puertas, dijo "Adiós, China", y regresó a casa. Por los informes que he visto, ese oro terminó finalmente en la FED de los EE.UU. Tal vez recuerden que en los años 70 la FED decidió repentinamente y sin incitación volver a fundir todas sus reservas de oro y refundirlas en barras de diferentes formas. Los funcionarios de la FED nunca fueron capaces de explicar la razón para una empresa tan costosa y de tan largo alcance, pero un resultado obvio sería destruir para siempre las marcas originales de todas esas barras, impidiendo cualquier futura reclamación de propiedad.

Curiosamente, los militares japoneses de ocupación pudieron confirmar esta secuencia de acontecimientos, de la que informó el New York Times, al sospechar del proceso e iniciar el hábito de inspeccionar los buques de guerra americanos antes de su salida de Shanghai, y en más de un caso ordenar a los americanos que descargaran el oro, parte del cual aparentemente "pertenecía" a los bancos Morgan y Chase. Pero parece que la mayor parte logró escapar, y una vez más el total fue ciertamente de decenas de miles de millones de dólares -y esto fue en la década de 1940-. Dados los casos probados y las moderadas estimaciones de los valores residuales, está muy claro que Citibank debe a los ciudadanos chinos mucho más que todo el valor del capital del banco hoy en día.

Según los informes en el momento de la evacuación del Citi, muchas personas llevaron sus certificados de oro a la sucursal del banco en Shanghai para su rescate, pero el personal los detuvo, y encontraron señales que indicaban que todos los negocios del Citibank habían sido liquidados, y los ciudadanos debían dirigirse al Banco de China. Más tarde se vio que el Citi se había estado preparando desde hacía mucho tiempo para su retirada de China, al no haber dejado prácticamente ninguna prueba de nada en sus oficinas, habiendo eliminado o destruido todas las pruebas de todos los acontecimientos de sus más de 40 años de historia delictiva en China. También parece evidente en los registros históricos que el Citibank estaba en una situación desesperada durante este período, habiendo perdido sus activos en Cuba y en América del Sur, en Rusia después de la revolución, en los EE.UU. durante la depresión, y estaba al borde de la insolvencia. Varios libros se han referido a este período, uno publicado por la Universidad de Harvard(4) (5) afirma que el milagroso desarrollo del Citibank se debió enteramente a su "rápida adquisición de activos" en China, algunos autores han documentado que los activos del Citi en China eran de unos 30.000 millones de yuanes en el norte de China y otros más de 10.000 millones en el sur, siendo estos "activos adquiridos" transferidos a los EE.UU.

Naturalmente, incluso hoy en día hay muchos chinos con toda su documentación histórica intacta que quieren recuperar su oro del Citibank. Muchos grupos de chinos han contratado a abogados, tanto en China como en los Estados Unidos, en un intento de presentar sus reclamaciones documentadas a varios tribunales y, como es natural, el Citibank hace todo lo que está en su mano para evitar que dichas reclamaciones se escuchen en cualquier tribunal de cualquier lugar. En China, la defensa del Citi es que operaba como una entidad jurídica diferente -el National City Bank de Nueva York- y por lo tanto no puede ser demandado en China ya que esa entidad ya no existe. Sin embargo, el enjuiciamiento sería admisible en los EE.UU., ya que el Citi es considerado el descendiente legal de ese banco anterior. Un grupo en particular presentó todas las pruebas de apoyo para documentar una demanda contra el Citibank por 250 millones de dólares. Finalmente, un tribunal de Nueva York aceptó admitir y escuchar el caso de estos demandantes chinos, con la extraña estipulación de que cada demandante tendría que comparecer en persona en los tribunales de los EE.UU. para dar su testimonio. (6) (7) (8) (9)

 

No hay problema hasta ahora.  (10) Pero cuando estos demandantes chinos acudieron a los consulados americanos en China para obtener sus visados de viaje, el Departamento de Estado de los EE.UU. se negó a aceptar cualquiera de las solicitudes y negó todos los visados de viaje a los EE.UU. Los americanos se negaron a ofrecer cualquier explicación, pero realmente no necesitamos una, ¿verdad? No hay visado de viaje, ni comparecencia personal en un tribunal de los EE.UU., no hay juicio, no hay reembolso de miles de millones en oro por el Citibank. No fue útil ni apreciado que los funcionarios del Departamento de Estado de los EE.UU. se burlasen de estos demandantes chinos diciéndoles que "prosiguieran sus demandas en China", sabiendo muy bien que eso no se podía hacer. No hay mucho que hacer, pero no escuchemos más historias sobre la independencia del poder judicial de los EE.UU., ni cuentos ideológicos sobre el estado de derecho. Por supuesto, incluso los abogados americanos dijeron que las acciones del Consulado de los EE.UU. en Shenyang (al negar los visados) eran ilegales, pero en China tienen inmunidad diplomática y no pueden ser acusados ni obligados a comparecer ante un tribunal.

Hubo otras liosas complicaciones. Un demandante, un tal Shao Lianhua, tuvo serias dificultades para encontrar un abogado americano que llevara su caso, alegando que los abogados americanos trataron a su parte con desprecio, declarando abiertamente que no ayudarían a ningún chino a sacarle dinero a los EE.UU. En un momento dado, cuando Shao se alojaba en un hotel de Los Ángeles, dos policías fuertemente armados entraron en su habitación y exigieron registrar sus pertenencias, lo que era ilegal según la legislación americana sin una orden de registro o un permiso expreso de la víctima, que no tenían. Sin embargo, la policía dejó claro que buscaban los certificados de oro que Shao iba a presentar a un tribunal al día siguiente. Afortunadamente Shao había tomado la precaución de esconder los certificados lo suficientemente bien como para que la policía no pudiera encontrarlos. Sin embargo, como era incapaz de impedir su búsqueda, Shao llamó a su abogado, y después de algunas discusiones prolongadas la policía se fue. Pero no eran policías. Por sus tarjetas y fotos los abogados los identificaron como agentes secretos del Tesoro de los EE.UU. (11) Podemos preguntarnos legítimamente por qué el Tesoro de los EE.UU., actuando bajo órdenes de la Casa Blanca, enviaría agentes armados a realizar un registro ilegal con el único propósito de confiscar una evidencia esencial del fraude del Citibank.

Hoy en día, muchos chinos siguen persiguiendo al Citibank por su oro, y cada vez más exigen que el Gobierno Central de China les ayude finalmente en su empresa, tal vez modificando las leyes para que coincidan con las de los EE.UU. y así permitir que el Citibank sea demandado en China. (12) (13)

Notas

[1] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference1.jpg

[2] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference2.jpg

[2] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference3.jpg

(4)https://www.amazon.com/Citibank-1812-1970-Harvard-Studies-Business/dp/0674131754

(5) https://www.goodreads.com/book/show/5545673-citibank-1812-1970 

[6] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference6.jpg

[7] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference7.jpg

[8] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference8.jpg

[9] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference9.jpg

[10] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference10.jpg

[11] *https://www.unz.com/wp-content/uploads/2020/08/Reference11.jpg

(12) http://news.cri.cn/gb/41/2004/03/31/107@114806.htm

(13)http://www.szhgh.com/Article/opinion/zatan/201401/42389.html                                                                                                                                    

*

Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos de estudio en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com.. 

 Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020

Traducción: PEC