Friday, November 13, 2020

SP — LARRY ROMANOFF — El Sistema Sanitario de los EE.UU. -- October 20, 2020


  

El Sistema Sanitario de los EE.UU.

Por Larry Romanoff – 20 de Octubre, 2020

 

ENGLISH   ESPAÑOL

 

Al igual que con la calidad de la educación de los EE.UU., la mayoría de lo que se dice sobre la superioridad del sistema sanitario americano es sólo falsa propaganda y marketing de marca. Los EE.UU. gastan más del doble que cualquier otra nación occidental en un sistema de salud considerado como el más disfuncional del mundo desarrollado y donde, a pesar del doble de los costes totales, gran parte de la población no tiene acceso a la atención médica. Muchos estudios han demostrado que los Estados Unidos tienen un enorme número de muertes evitables cada año debido únicamente a la naturaleza disfuncional de su sistema de atención sanitaria. La estimación más creíble fue un estudio realizado por los profesores de la Facultad de Medicina de Harvard, Himmelstein y Woolhandler, en 1997, en el que se llegó a la conclusión de que unas 100.000 personas morían en los Estados Unidos cada año por falta de la atención necesaria.(1) (2) (3) Y las estadísticas confirman que otros 50.000 americanos mueren cada año mientras esperan un tratamiento crítico porque no tienen seguro. (4) Pero estas cifras, por grandes que sean, son triviales comparadas con las de los pacientes que mueren después de ser admitidos en los hospitales americanos. Continúe leyendo.

Actualmente, en los Estados Unidos la esperanza de vida es la 50ª del mundo, justo por encima de Albania, y la mortalidad infantil la 46ª del mundo, peor que en Eslovenia, en todos los casos muy por debajo de todas las naciones desarrolladas y también muy por debajo de China. De los 17 países de altos ingresos estudiados por los Institutos Nacionales de Salud en 2013, los Estados Unidos tienen la mayor prevalencia de mortalidad infantil, enfermedades cardíacas y pulmonares, infecciones de transmisión sexual, embarazos en la adolescencia, lesiones, homicidios y discapacidades. Juntos, estos temas colocan a los EE.UU. al final de la lista en esperanza de vida.(5) (6) (7) (8) (9) (10) (11) En el año 2000, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó un extenso estudio de los sistemas de atención médica de unas 200 naciones. (12) (13) En ese estudio, el sistema sanitario de los Estados Unidos fue clasificado como el de más alto en coste, el 37º en desempeño general, y el 72º en nivel sanitario en general. Otro estudio del Fondo de la Commonwealth clasificó a los Estados Unidos como el país de lejos con menor calidad de atención médica entre todos los países similares, y como el más caro con diferencia. La revista Health Affairs realizó un estudio en el año 2000, en el que encontró que desde 1970 todas las demás naciones habían ganado unos seis años más de esperanza de vida que los Estados Unidos. Según la OMS y el Fondo de la Commonwealth, los EE.UU. gastaron más en atención médica per cápita, y más en atención médica del porcentaje de su PIB, que cualquier otra nación en 2011, pero se clasificó en último lugar en la calidad de la atención médica.


La causa fundamental es la convicción política de la Derecha de que el gobierno no tiene por qué financiar las necesidades sociales que, según afirma, son mejor atendidas por el sector privado, pero la verdadera razón es más comercial que ideológica: la determinación de unos pocos industriales ricos de acceder a la enorme corriente de ingresos procedentes de la atención sanitaria. Debido a las amplias presiones y al control virtual de los grupos de interés privado, elgobierno de los Estados Unidos ha abandonado en gran medida los servicios médicos en manos del sector privado, dejando que las empresas satisfagan las necesidades sociales de la sociedad sobre la base de la maximización de los beneficios. Por supuesto, existen enormes conflictos de intereses cuando las corporaciones privadas, impulsadas principalmente por el beneficio y el interéspropio, son responsables de la prestación de una necesidad social fundamental. Las dos principales manifestaciones de este enfoque capitalista son: a) gran parte del campo de los servicios médicos en los Estados Unidos, incluidos los hospitales y los consultorios médicos, funcionan como empresas con fines de lucro en lugar de formar parte de la infraestructura social de la nación, como ocurre en Canadá y en Europa, y b) la participación de las compañías de seguros como intermediarios que se benefician de las ganancias. Este es uno de los factores que agravan la creciente disparidad de ingresos de la nación. La inserción de especuladores privados en los servicios públicos sólo sirve para drenar la riqueza del público en general y concentrarla en cada vez menos manos en lugar de reciclarla a través del gobierno y la población en general.

 

SALTO DE PÁGINA

Es por eso que los americanos de hoy en día no tienen un sistema sanitario universal financiado por el gobierno, así como la razón principal por la que los EE.UU. tiene miles de organizaciones benéficas privadas que recaudan dinero para cada causa. Hay algunos beneficios sanitarios para los jubilados y para algunos de los muy pobres, pero todos los demás deben comprarle la cobertura a una compañía de seguros, que le cuesta a las familias americanas casi 25.000 dólares al año y se espera que aumente a más de 35.000 dólares, mientras que los individuos solteros a menudo pagan 7.000 dólares, todo por pólizas que no cubren muchas enfermedades o procedimientos médicos, y en las que tanto la cobertura del seguro como el pago de las reclamaciones son a menudo rechazados.

Por el contrario, las familias de Canadá pagan alrededor de 1.000 dólares al año por un sistema universal de pago único financiado por el gobierno, sin la participación de compañías de seguros, que cubre todo y a todos, sin suscripción y con pocos tratamientos rechazados. Las compañías de seguros y los capitalistas americanos constantemente se burlan de este tipo de sistema como una medicina socializada inmoral, y atacan a Canadá por preocuparse más por elpueblo que por las ganancias corporativas. A pesar de las críticas, Canadá tiene (o tuvo) uno de los mejores y menos costosos sistemas sanitarios del mundo, resultado de dos decisiones: a) el sistema es un servicio social de pago único operado por el gobierno y b) se ha eliminado a la empresa privada y a las compañías de seguros como intermediarios especuladores. Canadá tomó la decisión correcta; los Estados Unidos no.

 

Algunos Ejemplos de Costes

Una mujer americana visitó una sala de emergencias quejándose de dolor abdominal y habló largo y tendido con el médico que la atendía sobre sus síntomas y las opciones de tratamiento. Su condición era casi seguro un problema de vesícula biliar, lo que indicaba un examen de ultrasonido, pero el hospital no tenía una máquina de ultrasonido en funcionamiento ese día. El médico expresó sus dudas sobre la vesícula biliar e insistió en que la mujer se hiciera una tomografía computerizada. En realidad, el problema era la vesícula biliar, y la mujer recibió una factura del hospital de 4.000 dólares por la tomografía, que la compañía de seguros se negó a pagar alegando que ese tratamiento "no estaba indicado para las circunstancias" y que, debido a que el cargo era escandaloso, la tomografía estaba disponible en una clínica pública al final de la calle por sólo 250 dólares. El consenso fue que el médico, al no tener un aparato de ultrasonido, diagnosticó mal o tergiversó deliberadamente la condición de la mujer para poder vender una tomografía computerizada para el hospital.

En otro caso, a un americano se le cobró 153.000 dólares por una mordedura de serpiente de cascabel, de los cuales 40.000 dólares eran el cargo por 5 días en un hospital, y casi 85.000 dólares por la medicación que le costó al hospital menos de 10.000 dólares. (14) Otro americano necesitaba una cirugía ocular que le fue presupuestada en unos 2.500 dólares en Alemania, donde era un procedimiento común de 30 minutos de forma ambulatoria. En cambio, se la hizo en los EE.UU. a un coste total de 32.000 dólares.(15)

Un reemplazo de cadera cuesta entre 150 y 350 dólares, según el tipo y el país de fabricación, pero a los hospitales se les cobra entre 5.000 y 10.000 dólares, y las ventas de las importaciones están fuertemente restringidas para proteger las ganancias de los fabricantes americanos, y luego agregan enormes márgenes de ganancia a su coste; para un americano, un hospital típico de los Estados Unidos le exigía 78.000 dólares sin incluir los honorarios del cirujano. Al hombre se le reemplazó la cadera en un hospital privado de Bélgica por 13.660 dólares. Ese precio incluía no sólo la articulación de la cadera sino también todos los honorarios de los médicos, los gastos de la sala de operaciones, las muletas, los medicamentos, una habitación de hospital para cinco días, una semana de rehabilitación y un billete de ida y vuelta desde América. (16) (17) En cambio, escuchen a un canadiense: "Me hicieron dos reemplazos de cadera en Toronto, Canadá, en un hospital especializado en reemplazos de articulaciones. El único gasto que tuve fue el de un taxi hasta el hospital y el alquiler de un teléfono (4 dólares por día) mientras estaba en el hospital. Pagamos nuestra atención médica con los impuestos y nunca tenemos que preocuparnos por recibir atención médica".

Estos ejemplos son una perfecta ilustración de dos de los tres defectos más graves del sistema sanitario americano: el codicioso y deshonesto afán de lucro incorporado al sistema, y la libertad con la que las compañías de seguros se niegan a pagar las reclamaciones. El tercero, por supuesto, es la incompetencia profesional desenfrenada que impregna el sistema, como veremos pronto.

Un canadiense viajó a los Estados Unidos de vacaciones y le compró a una compañía de seguros americana una póliza que supuestamente pagaría todos los gastos médicos sufridos durante su breve viaje. El hombre sufrió un ataque al corazón mientras estaba en los Estados Unidos, pero la compañía de seguros, alegando que el hombre había cometido un error en su solicitud, se negó a pagar la reclamación. Después de dos semanas en un hospital de EE.UU., el hombre se enfrentó a facturas médicas por un total de 348.000 dólares. Era cierto que el hombre omitió un poco de información médica, pero eran detalles triviales de los que no tenía conocimiento y que no estaban relacionados con su reclamación, pero eso fue suficiente para negar el pago. Hay miles de historias similares, por lo que la mayoría de las quiebras personales en los EE.UU. resultan de la incapacidad de pagar los abrumadores costes médicos. Otro canadiense recibió un tratamiento similar de la compañía americana de seguros sanitarios, recibiendo una factura de casi 900.000 dólares después de un ataque cardíaco en los EE.UU. (17)

 

El Bebé del Millón de Dólares

Otro ejemplo perfecto es el de otra pareja canadiense que recibió una enorme factura médica al nacer su hija antes de lo previsto mientras estaban de vacaciones en Hawai. Naturalmente, compraron un seguro médico para su viaje a América y el empleado de la compañía de seguros les aseguró que estaban cubiertos para todas las eventualidades, incluyendo el embarazo. Pero la mujer, que estaba embarazada de seis meses en ese momento, tuvo la rotura de aguas mientras estaba en Hawaii y pasó varias semanas en un hospital antes de que su bebé naciera prematuramente. ¿La factura? 950.000 dólares: un bebé de un millón de dólares. Y, naturalmente, la compañía de seguros se negó a pagar la reclamación alegando que el hecho se debía a "condiciones preexistentes" que no estaban cubiertas por la póliza. Las garantías del propio empleado de la compañía de que el embarazo estaba cubierto fueron declaradas por la empresa como "inválidas y sin responsabilidad contractual". La pareja está ahora en proceso de venta de su nueva casa que compró en previsión de la nueva llegada, y se está preparando para declararse en quiebra. (18) (19) (20)

Por experiencia personal, me operaron de cataratas con láser en Shanghai. Podría habérmela hecho en Canadá, donde habría sido gratis, pero mi oftalmólogo me recomendó encarecidamente que me hiciera la cirugía en China porque el nivel de experiencia era mucho más alto que en Canadá o en los Estados Unidos, y me dijo que sus propios colegas viajaron a Shanghai para el mismo procedimiento. Y en el quirófano había cuatro médicos americanos observando y recibiendo instrucciones -de un cirujano chino- sobre cómo realizar el proceso correctamente. ¿Y el coste? En los Estados Unidos, la cirugía láser de cataratas puede costar fácilmente entre 5.000 y 7.000 dólares por ojo; la cirugía en China, realizada por el preeminente cirujano ocular de Shanghai, fue de menos de 2.000 dólares para ambos ojos. Y claramente no hay evidencia de la supuesta supremacía americana en la atención médica.

Debido a esta orientación extrema en los beneficios, la atención médica en los Estados Unidos es casi prohibitiva, y los procedimientos médicos suelen costar entre cinco y diez veces más que en Canadá o en la mayoría de los países europeos. Un día en un hospital de los EE.UU. cuesta un mínimo de 1.500 dólares, y puede costar entre 6.000 y 9.000 dólares por día para enfermedades complicadas. Una resonancia magnética cuesta 50 dólares en Shanghai, y menos de 300 dólares en Francia, pero más de 1.800 dólares en Washington. Un catererismo que cuesta 200 RMB en Shanghai costará 1.800 dólares en EE.UU. Los ingresos de los médicos se duplican o triplican artificialmente en comparación con otros países, mientras que los medicamentos y dispositivos cuestan mucho más en los
EE.UU. que en en cualquier otro sitio.

No es difícil entender por qué. Para cualquier sistema sanitario, el edificio del hospital es el mismo, los médicos son los mismos, los pacientes y sus tratamientos necesarios son los mismos. Las principales variables son que los hospitales privados americanos quieren un beneficio de explotación y una rentabilidad perpetua de su inversión de capital, mientras que las compañías de seguros cobran los gastos de administración, las reservas y los beneficios. Esto crea un sistema en el que a los pacientes se les cobra casi inevitablemente el doble de los costes reales de la prestación de la atención médica. En términos más simples, una estancia en un hospital puede costar 5.000 RMB, incluyendo los costes del médico, los medicamentos, etc. Pero si el hospital es una empresa privada con fines de lucro que exige un retorno de su inversión de capital inicial, más un alto beneficio operativo, el coste aumenta a 7.500 RMB. Y si insertamos una compañía de seguros en el medio, sus gastos generales, gastos de ventas, reservas y ganancias, empujarán el coste a 10.000 RMB. El capitalismo de libre mercado en la atención sanitaria duplicará sus costes para exactamente el mismo producto.

¿Cómo puede ser de otra manera? Debería ser evidente, incluso para un niño, que la inserción de estas entidades con fines de lucro en medio del sistema sólo puede resultar en costes mucho más altos para el público. Sólo los costes administrativos de los planes de seguros sanitarios privados en los EE.UU. son sustanciales. Los estudios realizados por McKinsey y muchos otros grupos estiman consistentemente que el exceso de gasto en "administración y seguro sanitario" representa entre el 20% y el 25% de los costes totales estimados.

Para aumentar aún más los costes, los Estados Unidos gastan mucho más per capita en productos farmacéuticos que cualquier otro país, en gran medida porque el control empresarial del gobierno de los Estados Unidos es tan completo que las empresas farmacéuticas americanas lograron que el Congreso aprobara una ley que prohíbe al Servicio Nacional de Salud negociar precios más bajos para los medicamentos, obligándolos a pagar los precios exorbitantes que las empresas exigen, y además es ilegal que los hospitales o los médicos prescriban medicamentos genéricos, incluso aunque estén disponibles. Sobornar a los médicos es tradicional en los Estados Unidos, pero se hace de manera diferente, porque pagar sobornos en efectivo es ilegal, mientras que dar descuentos no lo es. Las empresas farmacéuticas ofrecen descuentos de hasta el 90% a un médico o a un hospital en la compra de sus medicamentos, todos los participantes saben que los medicamentos se les facturarán al paciente o a Medicare al precio de venta al público completo, siendo efectivamente un soborno del 90% del valor de todos los medicamentos vendidos. (21) (22) (23)

La mayoría de los hospitales y de los médicos americanos reciben sobornos, pagos por debajo de la mesa, vacaciones gratuitas, regalos caros, viajes para jugar al golf, vuelos en jets privados, pagos elevados por estudios esencialmente falsos, y otras recompensas para impulsar medicamentos y productos más caros y dudosos, tanto que el problema ha alcanzado proporciones casi epidémicas. Una empresa privada de los Estados Unidos está tratando de crear una base de datos de todos los hospitales y de los médicos que reciben dinero de los fabricantes de productos farmacéuticos y suministros médicos, así como declaraciones de todo el dinero recibido, en un intento de ayudar a los pacientes a protegerse de prácticas médicas poco éticas y de tratamientos innecesarios y excesivamente costosos.

Otra razón importante del elevado coste de la atención sanitaria en los Estados Unidos es que, desde principios del siglo XX, la Asociación Médica Americana (AMA) ha ejercido presión sobre el gobierno para que limite estrictamente la formaciónde los médicos, lo que ha dado lugar a: a) una gran escasez de médicos, y b) a que los salarios de los médicos sean más del doble que los de Canadá o Europa. Otro factor es que a los médicos americanos se les paga por los procedimientos en lugar de por los resultados, lo que significa que no se les paga por atender a un paciente, sino que se les paga por todas y cada una de las pequeñas medidas adoptadas. Además, el agresivo cabildeo de la AMA y la AmCham ha creado muchas restricciones que obligan a los médicos a realizar procedimientos que podrían ser realizados fácilmente por enfermeras u otras personas, lo que, según muchos estudios, ha disminuido sustancialmente la calidad de la atención sanitaria, al tiempo que ha aumentado notablemente el coste.

 

La Gallina de los Huevos de Oro

Según un artículo en el WSJ, "Los hospitales escuela han sido durante mucho tiempo puntos de orgullo para las principales universidades [americanas]",pero se les describe más a menudo internamente como "gallinas de los huevos de oro", con algunos hospitales escuela ganando miles de millones cada año en cuidados médicos muy caros. Los Estados Unidos tienen alrededor de 120 de ellos, compuestos por hospitales docentes con estrechos lazos con las escuelas de medicina, que comprenden sólo alrededor del 5% de todos los hospitales pero producen alrededor del 25% de todos los ingresos hospitalarios de los Estados Unidos. (24) La mayoría de los hospitales americanos son sorprendentemente rentables: a modo de indicación, el hospital más rentable de los EE.UU., el Centro Médico Flowers de Dothan, Ala., registró "un increíble 53% de margen operativo", y el Centro Médico Del Sol de El Paso tuvo "un astronómico 45% de margen operativo". (25) (26) (27)

Durante la crisis económica de 2008, millones de familias americanas se declararon en bancarrota, principalmente debido a los altos costes médicos y a la falta de un sistema nacional de atención sanitaria. Y es cierto que la gran mayoría de las quiebras personales en los EE.UU. son causadas por los excesivos costes médicos.

En los últimos años, alrededor del 65% de los americanos que se declararon en bancarrota alegaron como causa los altos gastos médicos, y un nuevo estudio realizado en 2013 encontró que casi el 50% de todos los jubilados se ven obligados a vender o hipotecar fuertemente su casa para pagar las cuentas médicas, y que alrededor del 25% de todos los americanos jubilados se declaran en bancarrota debido a gastos médicos inasequibles.¿A dónde vas cuando tienes 75 años, estás enfermo y en bancarrota, sin casa y sin bienes?

El gobierno de los Estados Unidos y las empresas americanas de atención sanitaria suelen afirmar que todos los ciudadanos de los Estados Unidos tienen un seguro médico a su disposición, pero tal afirmación es una mentira descarada. Los americanos que buscan comprar un seguro médico deben someterse a una evaluación médica, y las compañías de seguros, al querer evitar las reclamaciones, examinan minuciosamente a los solicitantes para detectar condiciones preexistentes, rechazando a muchos de ellos y citando tasas inasequibles para otros, incluso para dolencias tan comunes como el acné, el exceso o defecto de peso de unos pocos kilos, y las antiguas lesiones deportivas. Muchos millones de americanos no pueden comprar un seguro debido incluso a condiciones preexistentes relativamente menores y tratables.

En uno de los estudios más condenatorios sobre atención la sanitaria en los Estados Unidos, el Fondo de la Commonwealth encontró que de todos los americanos de entre 20 a 65 años de edad que buscaban un seguro sanitario individual durante los tres años anteriores, el 65% no compró el seguro porque lo encontró inasequible, y sólo alrededor del 25% obtuvo realmente el seguro.

Con el sistema americano, primero debemos comprar un seguro médico, luego visitar el hospital, y luego presentar una solicitud a la compañía de seguros para la aprobación y el reembolso de nuestros gastos médicos. No debería ser una sorpresa que esta aprobación no siempre se produzca, porque tener un seguro no es una garantía de que tus facturas médicas sean pagadas. La razón es que toda compañía americana de seguros sanitarios tiene un gran departamento cuyo trabajo es examinar cada una de las reclamaciones de gastos médicos para buscar razones para negarse a pagar la reclamación, y muy a menudo tienen éxito. Un error ortográfico en un nombre, una omisión de un detalle, o una pequeña información de salud, cualquier cosa, es suficiente para que se nieguen a pagar tu reclamación. La mejor práctica americana en seguros, como en cualquier otra industria, es maximizar los beneficios, y la mejor manera de que una compañía de seguros haga esto es negarse a pagar las reclamaciones. Y estas reclamaciones denegadas no son anomalías infrecuentes. Los ejecutivos de AmCham y de las empresas sanitarias de los EE.UU., por supuesto, negarán estas acusaciones, pero sólo hay que hacer una breve búsqueda en Internet sobre los seguros sanitarios en los Estados Unidos para producir volúmenes de documentación e historias desgarradoras sobre esta realidad.

Y es aún peor que esto, porque casi la mitad de los americanos que obtienen un seguro médico sólo pueden permitirse una pequeña póliza que pague sólo por procedimientos simples y baratos. El profesor Navarro, de la Universidad Johns Hopkins, llamó la atención sobre este gran problema de las personas con un seguro insuficiente, refiriéndose a los muchos americanos que pueden obtener sólo una cobertura mínima que no paga los procedimientos más necesarios. De acuerdo con el estudio, cerca del 40% de los adultos americanos informaron que habían renunciado a la atención médica necesaria en el año anterior debido al coste. Además, numerosos estudios han documentado grandes desigualdades en el sistema entre ricos y pobres y por nivel educativo. El racismo también es prevalente, con repetidos hallazgos de que los negros y otros grupos minoritarios reciben menos atención médica que los americanos blancos, particularmente cuando la atención implica una tecnología costosa.

 

La Calidad de la Atención Sanitaria en América

Los EE.UU. experimentan constantes retiradas de medicamentos, equipos médicos y productos debido a la contaminación, mal funcionamiento físico, defectos de fabricación y mucho más, a menudo en situaciones que amenazan la vida. Tenemos catéteres que se desintegran al insertarlos, goteos salinos que no sólo están mal etiquetados sino que contienen contaminantes bacterianos y físicos, drogas y medicamentos mal etiquetados, falta de esterilidad generalizada, productos sanguíneos de transfusión contaminados, y otros defectos demasiado numerosos para mencionarlos. Sólo en los últimos diez años, el gobierno de los Estados Unidos ha impuesto multas por más de 20.000 millones de dólares a empresas médicas americanas por hacer afirmaciones falsas y engañosas sobre los medicamentos, por la comercialización ilegal de productos inseguros y de otro tipo, por la promoción de productos y medicamentos para usos no autorizados, por hospitales, médicos y compañías de seguros que defraudan sistemáticamente al sistema de Medicare con miles de millones de dólares en cargas falsas, y mucho más.

En 2010, la FDA de los EE.UU. hizo una visita de inspección a la principal planta de fabricación de J&J en Port Washington, que producía más del 50% de todas las medicinas para el resfriado en los EE.UU., además de la mayoría de los analgésicos y otros medicamentos. Se encontró con que la instalación estaba tan sucia y tan poco estéril, con tantos problemas serios, que en un día el gobierno ordenó el cierre de toda la planta. (28) (29) (30) Las áreas supuestamente estériles tenían agujeros abiertos en los techos que exponían completamente los medicamentos a la contaminación exterior, y se hicieron muchas declaraciones acerca de la producción y los métodos extremadamente negligentes y de baja calidad. Además, los procedimientos de J&J en sus instalaciones por todo EE.UU. eran de tan bajo nivel que la FDA emitió más de 50 retiradas de productos. A J&J se le impuso una enorme multa, pero tuvo la suficiente influencia para evitar que la FDA divulgara cualquier detalle del caso, y no se acusó a ningún ejecutivo. El gobierno permitió que la empresa reabriera sus instalaciones principales sólo con la presencia permanente de un enorme personal de inspectores de la FDA, que examinarían y verificarían cada pequeño lote de cada producto de J&J antes de permitir su envío.

Más recientemente se descubrió que la loción para bebés de J&J's contiene un aceite mineral nocivo, utilizado sólo porque era más barato que los aceites naturales utilizados anteriormente. Además, se descubrió que muchos productos para bebés de J&J contenían parabeno y formaldehído, sustancias químicas utilizadas en la conservación de momias y otros cadáveres. (31) Los productos para bebés de J&J producen el 75% del total de los beneficios de la empresa en cuanto a atención al consumidor, y más del 50% de los beneficios totales de la empresa. Con J&J, y como con casi todas las empresas americanas de hoy en día, las numerosas violaciones de la ética y la ley astutamente planificadas tienen una alta tasa de éxito y, si se descubren, suelen considerarse como problemas de relaciones públicas que deben tratarse mediante la manipulación de los medios de comunicación. J&J construyó su negocio durante casi 100 años de creación de marcas, utilizando los métodos de propaganda manipuladora de Bernays para crear un velo de confianza para sus productos para bebés en la mente de los consumidores, pero, como ocurre con la mayoría de las empresas y productos americanos, esa reputación es hoy en día bastante inmerecida.

Las autoridades federales hicieron recientemente una incursión en el Hospital del Sagrado Corazón de Chicago, así como en las instalaciones de su propietario, sus ejecutivos y sus médicos, por lo que las autoridades llamaron un plan de extorsión y soborno de "gran alcance" a Medicare que incluía procedimientos médicos innecesarios, invasivos y mortales. Los médicos sobremedicaban deliberadamente a los pacientes hasta que no podían respirar por sí mismos, y luego realizaban una traqueotomía innecesaria, por la que podían cobrarle a Medicare o a los sistemas de seguros 160.000 dólares a cada uno. El 25% de los pacientes sometidos a estos procedimientos murieron, pero el hospital era enormemente rentable. Edward J. Novak, el dueño del hospital, organizó un plan masivo de "caza de pacientes" para transferir innecesariamente a los pacientes de las residencias de ancianos, sin importar la necesidad médica, sólo para realizar este procedimiento, que era sólo uno de una larga lista de crímenes contenidos en una declaración jurada de cargos de 100 páginas. (32) Otros hospitales americanos han exhibido una criminalidad similar, que incluía la extracción y recolección ilegal de órganos, cirugía innecesaria de bypass cardíaco, prescripciones excesivas de medicamentos, tratamientos excesivamente costosos, y mucho más.

Los operadores de los asilos de ancianos americanos están en frenesí por haber un punto de apoyo en China, con sus sueños llenos de riquezas y flujos de ingresos, pero China, como muchas otras naciones, tendrá muchas décadas para lamentar su presencia si esta embestida tiene éxito. Uno de los peligros, por supuesto, es que muchas de las "mejores prácticas" americanas que comprenden su mantra de capitalismo de libre mercado nunca se enumeran en su Índice, y se descubren sólo después de que es demasiado tarde para deshacer el daño.

Una de estas prácticas, repugnante y antisocial como es la mayor parte del capitalismo americano, es el hábil impulso por tomar el control legal total de las cuentas bancarias y los activos de los internos de los asilos. En los EE.UU., y en muchos otros países, es posible ser nombrado tutor legal de una persona que puede tener una capacidad disminuida debido a la edad o a una enfermedad, dándole a uno un poder completo sobre los activos de esa persona, incluyendo la libertad para gastarlos como uno considere conveniente. Los propietarios de las residencias de ancianos americanas están ahora siguiendo esta vía en venganza, asegurándose de que consiguen agotar toda la base de activos de la víctima antes de su muerte. Cuando tienen éxito en la obtención de estas asignaciones, los honorarios mensuales de la casa de reposo a menudo se duplican inmediatamente en cuanto a los cargos por medicamentos y otros tratamientos. Por supuesto, es un abuso de una ley que tiene por objeto proteger a los ancianos de los lobos, pero en este caso son los lobos los que se convierten en guardianes. Por su parte, los propietarios de las residencias de ancianos afirman que se trata simplemente de una cuestión práctica de "cobro de facturas", de asegurar que la corriente de ingresos les llegue a ellos en lugar de a un competidor, pero esto se basa en el supuesto de que la corriente de ingresos es de su propiedad y que hay que protegerla, y la fuerza motriz es la codicia ciega, no la seguridad.

Además, el nivel de atención de los admitidos en muchos hospitales americanos es tan espantoso que hace tambalear nuestra imaginación. El famoso Centro Médico del Ejército Walter Reed se ha mantenido durante generaciones como el epítome de la atención médica de alta calidad, especialmente para los veteranos militares, pero como tantas otras cosas en los EE.UU., las historias eran mitos de propaganda. El Washington Post publicó una serie de artículos de investigación detallando casos severos de tratamiento insatisfactorio, negligencia en los pacientes y condiciones deplorables. Los soldados que sufrían lesiones cerebrales o con miembros amputados languidecían durante meses en habitaciones infestadas de bichos mientras esperaban la aprobación financiera del tratamiento. El artículo describía las instalaciones como infestadas de ratas y cucarachas, con alfombras manchadas, colchones baratos cubiertos de moho negro, el suelo cubierto de heces, a menudo sin calefacción ni agua disponible, y a menudo con traficantes de drogas encaramados en el exterior. Muchos soldados murieron por la exposición a esta institución médica americana de "mejores prácticas". (34) (35) (36)

Y Walter Reed no era de ninguna manera el peor de estos. El gobierno de los EE.UU. construyó un hospital médico muy caro en Afganistán, el Hospital Militar Nacional de Dawood, que resultó ser más crimen que la propia guerra afgana, si tal cosa fuera posible. Según los informes de los investigadores, "Los pacientes yacían en la suciedad, en algunos casos hambrientos y con grotescas llagas por la cama. Un paciente estaba al borde de morir de hambre". Se dejaba a los pacientes durante meses con heridas abiertas y sin tratar, se les dejaba durante semanas con vendajes infectados y sucios, se les operaba sin ningún tipo de anestesia o alivio del dolor, permaneciendo conscientes durante todo el proceso quirúrgico. Incluso en los quirófanos las condiciones nunca eran estériles, y muchos pacientes murieron. Hicieron fotografías de gusanos arrastrándose por las heridas abiertas de los pacientes, y baños abiertos de sangre drenando de las heridas de los soldados, los pisos cubiertos de heces. Muchos pacientes fueron abandonados hasta que apareció la gangrena u otras complicaciones, pero durante años los funcionarios se negaron a abordar cualquiera de los problemas, y muchas familias afganas vendieron sus granjas y se endeudaron fuertemente para obtener atención médica de "calidad americana" en el hospital Dawood. (37) (38) (39)

El Hospital Johns Hopkins de Baltimore, Maryland, es uno de los principales centros de atención médica de los EE.UU., clasificado como el número tres de la nación. Afirma ser uno de los centros médicos más importantes del mundo, uno que "establece los estándares de atención sanitaria en el cuidado de los pacientes y la investigación". Una de esas actividades de investigación de clase mundial parece ser la fotografía ginecológica. En 2014, el hospital acordó pagar 190 millones de dólares a más de 8.000 mujeres y niñas cuando se descubrió que uno de sus médicos había estado tomando fotos sexuales de las pacientes durante casi 15 años. Parece que las pacientes femeninas eran llamadas rutinariamente al hospital para exámenes vaginales (generalmente innecesarios), durante los cuales el médico utilizaba subrepticiamente una mini cámara de vídeo para fotografiar a sus más de 12.000 pacientes con exhaustivo detalle personal. La policía descubrió luego más de 1.200 vídeos y un gran número de imágenes fijas, lo que describieron como "una cantidad extraordinaria" almacenada en los ordenadores de su casa. Este no es de ninguna manera el único caso de este tipo en los Estados Unidos. (40) (41) (42) (43)

Las grandes empresas se han apoderado del gobierno de los Estados Unidos hasta el punto de que los delitos empresariales se consideran ahora separados de sus ejecutivos y directivos y no hay ninguna responsabilidad personal por parte de éstos. En los muchos casos como los que he detallado en otra parte, las empresas pagaron multas pero no se acusó a los ejecutivos, a pesar de la criminalidad y, a veces, las muertes masivas. Estos crímenes médicos y demandas legales se habían vuelto tan frecuentes en América que las grandes compañías farmacéuticas presionaron con éxito al gobierno de los Estados Unidos para obtener inmunidad de enjuiciamiento por sus crímenes. Hace unos años, la FDA -la misma FDA, cabe señalar, que las empresas americanas utilizan como "referencia de calidad" en materia de atención sanitaria y seguridad alimentaria- instituyó una nueva política federal en virtud de la cual la aprobación de la FDA anula la mayoría de las reclamaciones por daños contra los fabricantes de dispositivos médicos y los fabricantes farmacéuticos, dándoles plena protección frente a las demandas judiciales, incluso si se descubre que han presentado datos fraudulentos sobre ensayos clínicos a la FDA en sus solicitudes de aprobación. Los consumidores americanos que sufren graves consecuencias en su salud a causa de medicamentos inseguros o dispositivos médicos defectuosos tienen ahora pocos recursos.

Merck Pharma comercializó su medicamento Vioxx durante diez años sabiendo que estaba causando ataques cardíacos y matando quizás hasta a 500.000 pacientes, pero se negó a retirar el medicamento porque estaba produciendo miles de millones en beneficios. (44) La empresa americana Medtronic vendía su marcapasos defectuoso mucho después de que el fabricante supiera que era defectuoso y que había un gran riesgo de muerte para los pacientes. (45) (46) Medtronic también es famosa por el gigantesco fraude en su producto de fusión ósea llamado Infuse Bone Graft, en el que sus estudios clínicos ignoraron por completo o restaron importancia a las graves complicaciones adversas derivadas del uso del producto en la cirugía de fusión espinal. En total, 15 cirujanos publicaron 13 estudios clínicos para Medtronic en los que elogiaban el producto y no informaban de ninguna reacción adversa. La otra cosa que no mencionaron fue que Medtronic les había pagado a cada uno de ellos de entre 12 a 16 millones de dólares por cada estudio. Los conocedores de la industria han testificado que estas empresas a menudo corrompen sus propios datos experimentales, registrando resultados ficticios para justificar la comercialización de un producto rentable aunque tóxico, o incluso letal. (47) (48) (49)

En 2013 hubo informes persistentes de que hasta 100 millones de americanos podrían haber recibido vacunas contra la poliomielitis que estaban contaminadas con el cancerígeno Virus Simio 40. La información se publicó en los sitios web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos y luego se eliminó, pero parece que parte de la causa del gran aumento de los cánceres puede deberse a las vacunas contaminadas que, al menos en estecaso, permanecieron contaminadas durante unos diez años. (50) (51) (52) En un caso no relacionado, dos virólogos anteriormente empleados por Merck iniciaron una causa judicial en la que acusaron a la empresa de falsificar los datos de las vacunas durante más de una década y, por tanto, de obtener beneficios de cientos de millones de dólares mediante la venta de medicamentosinútiles a través del sistema sanitario. Los virólogos afirmaron en su alegato que Merck falsificó los datos, inyectó muestras de sangre con anticuerpos animales para crear la apariencia de respuestas del sistema inmunológico humano, destruyó las pruebas de sus acciones, y mintió a los investigadores de la FDA. También afirman haber sido amenazados por Merck con penas de prisión sim denunciaban el fraude a las autoridades. Pero a pesar de todo esto, parece ser que el gobierno de los EE.UU. evitó tomar medidas y simplemente ignoró la afirmación. (53) (54) (55) Hay muchos informes documentados de este tipo que emanan de la comunidad médica de los Estados Unidos, exponiendo todos colectivamente la mentira de las afirmaciones americanas sobre la supremacía médica.

En noviembre de 2014, Tom Blackwell escribió un útil artículo en el National Post de Canadá en el que detallaba el creciente número de alertas y retiros de medicamentos defectuosos de venta con receta que ha azotado a Canadá como una epidemia en los últimos años. (56) (57) (58) No mencionó específicamente la situación en los EE.UU., pero es peor allí que en otras naciones occidentales. Los dos defectos más comunes estaban relacionados con medicamentos empaquetados inestablemente que se degradaron mucho antes de su fecha de caducidad, y con contaminación bacteriana y de otro tipo. Muchos médicos han expresado su preocupación por el hecho de que esos medicamentos defectuosos pueden producir no sólo efectos secundarios graves e inesperados, sino que a menudo provocan la muerte. Dado que las empresas farmacéuticas americanas controlan una parte tan grande de la cadena mundial del suministro de medicamentos, y que están tan patológicamente impulsadas por la maximización de los beneficios, no es de extrañar que la calidad de estos productos americanos, al igual que la de todos los demás, se vea afectada negativamente en este proceso. Una acusación hecha a los fabricantes farmacéuticos indios -a menudo propiedad de empresas americanas- es que simplemente están exportando su basura. El panorama se vuelve aún más traicionero cuando los investigadores médicos descubren que esas mismas empresas farmacéuticas, así como sus gobiernos, están demasiado ansiosos por iniciar juicios masivos contra cualquiera que revele estos delitos al público.

 

El Juramento de los Médicos: Primero, no dañar

Una característica importante del panorama médico americano es el seguro de mala praxis, que todos los médicos americanos necesitan para cubrirlos cuando son demandados por hacerles algo ilegal o delictivo a sus pacientes, o cuando extraen el riñón equivocado o amputan la pierna equivocada, errores que ocurren más a menudo de lo que se puede imaginar. Las sentencias de los tribunales por estos graves errores médicos pueden ser grandes, así que no es una sorpresa que todos los médicos quieran un seguro de mala praxis. Lo que sí es una sorpresa es que este seguro puede costar fácilmente entre 300.000 y 400.000 dólares al año, si una compañía de seguros se lo ofrece. Seguramente una razón para el alto coste sean las grandes adjudicaciones de los tribunales, pero otro factor es la frecuencia de estas demandas contra médicos incompetentes y hospitales deshonestos, de los cuales hay incontables de miles en los EE.UU. cada año.

China está inundada de afirmaciones sobre que los estándares médicos americanos son de clase internacional, los mejores del mundo. ¿No es cierto que los médicos americanos cometen tantos errores que muchos de ellos ni siquiera pueden comprar un seguro? Pero es cierto, y parece que todos menos los chinos saben que es cierto. Los médicos americanos son tan descuidados, tan poco profesionales, incultos, negligentes y criminales, y tan propensos a cometer errores estúpidos como los médicos de cualquier otro país. En julio de 2014, el UK Independent informó de un suceso que de alguna manera nunca fue noticia en los EE.UU. Un paciente estaba demandando a los médicos y a un hospital en Birmingham, Alabama, por "partes del cuerpo desaparecidas". Parece que cuando despertó de la anestesia, después de lo que iba a ser un simple procedimiento de circuncisión, descubrió que su pene había sido amputado por error, y que nadie en el Centro Médico de Princeton podía explicar por qué. (59) El hospital se comprometió a "defenderse enérgicamente" contra la demanda, por motivos no inmediatamente claros.

Si piensas que eso es malo, considera el Hospital Duke, que está clasificado muy alto a nivel nacional y es el número 1 en Carolina del Norte, y está conectado con la mundialmente famosa Universidad de Duke que ahora está llevando sus "mejores prácticas" a China. El hospital fue demandado recientemente (2015) por mala práctica médica después de que el Dr. Christopher Mantyh, cirujano gastrointestinal jefe de Duke, extirpó una pequeña porción del intestino de una paciente como "tratamiento para el estreñimiento", pero luego de alguna manera conectó el intestino de la mujer a su vagina en lugar de a su ano. Fieles a la forma, los médicos de Duke sostuvieron que este evento "no cumplía los requisitos para una demanda por negligencia médica porque no se ajustaba a una doctrina legal que dice que... sólo un experto podría determinar si hubo negligencia". El tribunal no estuvo de acuerdo, afirmando que "no se requiere el testimonio de un experto para entender que las heces no están destinadas a ser excretadas por la vagina". Y, para encubrirlo aún más, Duke dijo que "el hospital tenía la mayor confianza en los médicos que operaban", ignorando la cuestión de si la paciente compartía esa confianza.

La situación de los errores y la mala praxis en los hospitales es tan mala que el sistema americano de Medicare tiene ahora una lista de varios miles de hospitales americanos para los que se niega a reembolsar los cargos y los gastos debido a la alta tasa de errores médicos descubiertos después del alta. Estos incluyen complicaciones quirúrgicas, tratamientos fallidos, problemas de medicamentos inapropiados, e incluso la muerte, todo ello como resultado de un error, incompetencia o negligencia del médico. Los problemas de errores médicos e incompetencia han alcanzado una etapa tan epidémica que a los pacientes que ingresen en los hospitales de los Estados Unidos se les negará el tratamiento a menos que primero firmen un contrato que les prohíbe legalmente revelar la existencia de errores médicos y de incompetencia por parte del hospital o del médico. Además, si usted es víctima de un error médico y solicita el pago de daños y perjuicios, los abogados de los hospitales exigirán como condición en cualquier acuerdo que usted nunca hable públicamente con nadie sobre sus lesiones derivadas de la incompetencia del médico y del hospital.

La tasa de "pacientes que regresan", es decir, pacientes que requieren ser readmitidos en el hospital poco después de ser dados de alta debido a un tratamiento defectuoso y a errores médicos, se ha convertido prácticamente en una epidemia en sí misma en América. Un estudio reciente documentó que en los EE.UU., el veinte por ciento de todos los pacientes volverán al hospital en el plazo de un mes. Según un experto americano en salud, este problema de readmisión (rebote) es alimentado por la brutal determinación de maximizar los beneficios de los hospitales privados con fines de lucro. Además de la atención médica descuidada y el personal incompetente, los hospitales deseosos de llenar sus camas y ganar más dinero a menudo dan deliberadamente el alta a los pacientes prematuramente, ya que reciben pagos adicionales por cada nueva readmisión.

Otra "mejor práctica" americana es la conocida como "Patient Dumping (Desecho de Pacientes)", un procedimiento que normalmente termina con un paciente que muere en el aparcamiento de un hospital por falta de tratamiento. La ley americana les prohíbe incluso a los hospitales privados con fines de lucro rechazar el tratamiento médico de urgencias a un paciente en apuros, independientemente de su capacidad de pago. Pero los investigadores elaboraronuna lista de más de 500 hospitales que violan regularmente la ley al "desechar" a sus pacientes, hospitales decididos a evitar una pérdida financiera, rechazando el tratamiento y "remitiendo" al paciente a otro hospital. La mayoría de los hospitales se negaron incluso a exámenes superficiales y a menudo engañaron a los pacientes sobre la disponibilidad de atención gratuita de urgencias. Como era de esperar, los resultados son a menudo trágicos, con mujeres que tienen abortos espontáneos en las salas de espera de los hospitales o en un taxi de camino a otro hospital, o pacientes que mueren de ataques cardíacos en las salas de espera mientras se les niega el tratamiento. Muchas mujeres han perdido a sus bebés o han visto morir a sus hijos mientras las trasladaban de un hospital americano a otro en busca de un médico humano que las tratara sin la tarjeta VISA.

Hay un lado aún más siniestro en esta práctica. Aparentemente ocurre con cierta frecuencia que a los pacientes que necesitan desesperadamente atención inmediata (pero costosa) se les da algunos analgésicos potentes y se les da de alta para que regresen a casa, donde a menudo mueren a la mañana siguiente como se esperaba. Por supuesto, se trata de una imprudencia criminal, si no de un asesinato total, pero los hospitales americanos no son organizaciones de beneficencia y normalmente pueden evitar la responsabilidad legal alegando la ignorancia del estado del paciente. La verdad es que en todo el territorio de los Estados Unidos, a miles de personas con condiciones potencialmente mortales se les niega los servicios médicos básicos en muchas, si no en la mayoría, de las salas de urgencias de los hospitales. En la mayoría de los casos, entran en un ciclo interminable de "remisiones" de un hospital a otro hasta que finalmente mueren en el aparcamiento o en el taxi. Esta es la verdadera cara del sistema médico americano con fines de lucro.

En 2012, un médico americano llamado Marty Makary escribió un artículo devastador sobre la calidad de la atención sanitaria en los Estados Unidos, titulado "Cómo evitar que los hospitales nos maten", en el que detallaba el descuido y la incompetencia profesional que invade el sistema, que se extiende a las instituciones médicas más conocidas. (60) (61) (62) He aquí un breve extracto de su artículo:

"Cuando hay un accidente de avión en los EE.UU., incluso uno menor, aparece en los titulares. Hay una investigación federal minuciosa, y la tragedia a menudo produce importantes lecciones para la industria de la aviación. Los pilotos y las aerolíneas aprenden así a hacer su trabajo de forma más segura. El mundo de la medicina americana es mucho más mortal: Los errores médicos matan a suficientes personas cada semana para llenar cuatro jumbo jets. Los cirujanos americanos operan en la parte del cuerpo equivocada hasta 40 veces por semana. Aproximadamente un cuarto de todos los pacientes hospitalizados serán dañados por algún tipo de error médico. Los errores médicos son la sexta causa de muerte en América". “Como médicos, juramos no provocar daños. Pero en el trabajo pronto absorbemos otra regla tácita: pasar por alto loserrores de nuestros colegas. Debido a esto, estos errores pasan en gran medida desapercibidos para el mundo en general, y la comunidad médica rara vez aprende de ellos. Los mismos errores evitables se cometen una y otra vez, y los pacientes se quedan en la oscuridad sobre qué hospitales tienen registros de seguridad significativamente mejores (o peores) que sus colegas".

Makary relató la historia de un hospital americano de renombre internacional que contaba con cirujanos cardíacos cuyas tasas de mortalidad de pacientes eran de una de cada seis, mientras que otros buenos hospitales sólo tenían una muerte por cada cien pacientes. Un estudio que apareció en el Journal of Internal Medicine afirmaba que cada año unos 200.000 pacientes americanos sufren un paro cardíaco mientras están hospitalizados y menos del 20% de ellos sobreviven hasta el alta, una tasa de mortalidad superior al 80%, por ataques cardíacos inducidos por el hospital o que se pueden prevenir de alguna otra manera. Un examen de los errores médicos y las tasas de mortalidad de los hospitales americanos revela enormes diferencias en la competencia del personal y la calidad de la atención general. En un caso se realizó un estudio sobre los riesgos de supervivencia a los ataques cerebrales en Atlanta (Georgia), en el que se llegó a la conclusión de que el riesgo de muerte de un paciente aumentaba unas 20 veces en los hospitales de mala calidad. Lamentablemente, los pacientes rara vez disponen de información suficiente sobre las tasas de mortalidad de los diversos hospitales.

Makary de nuevo:

"Encontré la inquietante cultura de puertas cerradas de la medicina americana en mi primer día como estudiante en uno de los prestigiosos hospitales de enseñanza afiliados a la Escuela de Medicina de Harvard. Llevando una bata blanca nueva, que aún estaba arrugada por su embalaje, caminé por los pasillos maravillado por los retratos de los médicos del pasado y del presente. En las rondas de ese día, los miembros de mi equipo de residentes se refirieron repetidamente a un cirujano conocido como "Dr. Hodad". No había oído hablar de un cirujano con ese nombre. Finalmente, pregunté. Resultó que "Hodad" era un apodo. Un compañero de estudios susurró: "Significa Manos de Muerte y Destrucción". Aturdido, pronto vi lo aterrador que era el trabajo de sus manos. Sus habilidades operativas eran precipitadas y descuidadas, y sus pacientes a menudo sufrían complicaciones. Este era un hombre al que simplemente no se le debería haber permitido tocar a los pacientes. Pero su trato con los pacientes era impecable (de hecho, trato de emularlo hasta hoy). Era encantador. Las celebridades le pedían operaciones. Sus pacientes le adoraban. Cuando se enfrentaban a un tiempo excesivo de cirugía y a hospitalizaciones prolongadas, simplemente atribuían sus desgracias al destino."

El doctor Makary prosiguió diciendo que, al rotar por otros hospitales durante su formación, descubrió que su experiencia en Harvard no era "ninguna aberración", y que muchos hospitales destacados tenían un "Dr. Hodad" en su plantilla, y a menudo varios de ellos. Pero también descubrió que delatar a los médicos incompetentes podía ser un movimiento que pusiera fin  a tu carrera, y escribió: "Así que, como novato, mantuve la boca cerrada". Como los demás aprendices, me dije a mí mismo que mis semanas de 120 horas eran para sobrevivir y llegar a ser cirujano algún día, no para arreglar la cultura de la medicina". Y señaló, como yo también lo he hecho, que los pacientes se ven cada vez más obligados a firmar una orden de mordaza antes de ser admitidos, prometiendo no decir nunca nada negativo sobre su médico, on line o en otro lugar, si demuestran ser víctimas de un error médico. Esto es Harvard, la supuesta institución de fábula que a los chinos les encanta amar, sin comprobar nunca los hechos.

En 2013, el Dr. John T. James, Ph.D., preparó un extenso informe de investigación sobre el sistema hospitalario americano titulado "Un nuevo cálculo basado en la evidencia de los daños al paciente asociados con la atención hospitalaria". (63) (64) Este estudio fue más creíble que la mayoría porque no tenía una fuente externa de financiación, lo que significa que los resultados no fueron, como en tantas otras de las llamadas "investigaciones" americanas, pagados por un patrocinador corporativo que dictase los resultados. La investigación del Dr. James fue sobre la medida en la que los pacientes sufren daños físicos y la muerte debido a errores y malas prácticas en el sistema sanitario americano. Se refirió a un estudio más antiguo realizado por el Instituto de Medicina en 1984, que indicaba que unos 100.000 americanos (y extranjeros) morían en los hospitales de EE.UU. cada año debido a errores médicos, tras lo cual reunió una enorme cantidad de nuevas pruebas y actualizó el estudio. Su metodología parecía ejemplar en el sentido de que examinaba todos los registros médicos en una búsqueda de resultados anormales de laboratorio, medicamentos u otros resultados que pudieran haber indicado "un acontecimiento adverso" que pudiera haber perjudicado a un paciente, y además realizaba entrevistas a los pacientes y obtenía la conformidad de los médicos con respecto a estos acontecimientos antes de introducirlos en el estudio como datos para su clasificación.

La evidencia más notable, y aterradora, producida por el estudio del Dr. James fue que "el verdadero número de muertes prematuras asociadas con daños evitables a pacientes se estimó en más de 440.000 por año" en los EE.UU., y además que el "daño grave" físico se hizo a pacientes en una tasa de diez a veinte veces este número. En otras palabras, 440.000 pacientes mueren cada año en los hospitales americanos debido a los errores y la incompetencia de los médicos, y entre cuatro y ocho millones de pacientes sufren "daños graves no letales". Afirmó además que estas cifras no incluyen las decenas de millones de "cuasi accidentes" que podrían haber matado a los pacientes, pero afortunadamente no lo hicieron. El Dr. James declaró sin rodeos en su estudio que para poner esta cifra de muertes evitables en la perspectiva correcta, "esto es aproximadamente una sexta parte de todas las muertes que ocurren en los Estados Unidos cada año". ¿Qué acusación más condenatoria podríamos tener del sistema médico americano que ésta: que entre el 15% y el 20% de todas las muertes que ocurren en los Estados Unidos cada año son el resultado de un tratamiento médico incompetente?

También declaró que en este estudio, "los investigadores sólo encontraron los errores que los pacientes sabían que habían ocurrido", y que ciertamente había muchos más errores graves que no estaban documentados y que eran desconocidos para los pacientes. En otro estudio similar, Weismann descubrió que no se conocían las pruebas de muchos eventos adversos serios porque los registros médicos no estaban disponibles para los médicos y la mala práctica "sólo salió a la luz durante las autopsias", lo que reveló que las muertes fueron el resultado de un completo diagnóstico erróneo de las condiciones de los pacientes en hasta un 40% de todos los casos. En particular, James culpó abiertamente a los médicos y a los hospitales americanos por haber causado de manera atroz unas 100.000 muertes prematuras sólo por insuficiencia cardíaca cada año, simplemente por una negligencia en la prescripción de los medicamentos necesarios.

Su conclusión fue que las crecientes demandas de "producción" en el sistema hospitalario americano con fines de lucro habían creado "una epidemia de daños a los pacientes" que, según él, era en gran medida ignorada y que "debía ser tomada mucho más en serio" si se quería reducir esta epidemia. Insistió en que los pacientes, y tal vez sus abogados, debían estar "plenamente comprometidos" durante su atención, hasta el punto de entrevistar a cada paciente para identificar los errores que de otro modo podrían quedar ocultos, y que debía instituirse una política nacional de "responsabilidad transparente por los daños". Afirmó que el panorama se complicaba por "la falta de transparencia y la limitada responsabilidad por los errores que perjudican a los pacientes". Llegó a la conclusión de que el aspecto lucrativo del sistema hospitalario americano estaba impulsando en gran medida el aumento del riesgo de accidentes médicos y muertes evitables, y que estos hechos evitables eran "terriblemente comunes" en lo que describió como "esta industria pobremente integrada".

Más execrable aún, el Dr. James citó una encuesta nacional que mostraba que "los médicos a menudo se niegan a informar de un acontecimiento adverso grave a cualquier persona con autoridad". Afirmó que los cardiólogos eran el grupo que más veces se negaba a informar, y que "dos tercios admitieron que recientemente se habían negado a informar por lo menos sobre un error médico grave del que tenían conocimiento de primera mano". Dijo "Es razonable sospechar que las pruebas claras de esos errores médicos no comunicados a menudo no se incorporaron a los registros médicos de los pacientes que resultaron perjudicados". También han surgido pruebas sustanciales de fraude médico y jurídico por ocultar esos "errores y accidentes" médicos por parte de los hospitales americanos. El Dr. James escribió que había habido muchos relatos anecdóticos de "alteración de datos u omisión de datos críticos" cuando se alegaban errores médicos o mala praxis, y declaró que esta epidemia de errores y mala praxis médicos y hospitalarios "debe emerger de detrás del 'Muro del Silencio'" y salir a la luz.

Como ejemplo, "En un estudio que rompió el "muro de silencio" de los errores médicos que faltaban en los registros médicos, Weissman constató que, de 6 a 12 meses después de su alta, los pacientes podían recordar 3 veces más eventos adversos graves y evitables que los que se reflejaban en sus registros médicos. Para empeorar las cosas, la mayoría de los hospitales americanos aparentemente borran todos los registros de muertes y lesiones graves causadas por su incompetencia y su mala práctica, hasta el punto de que sólo el 14% se introdujeron alguna vez en el sistema de notificación de incidentes de los hospitales. Si esto no está claro, los estudios documentaron que en todos los casos de errores, equivocaciones, accidentes y otros acontecimientos derivados de descuidos, incompetencia y mala praxis, más del 85% de los registros de los pacientes fueron falsificados, ya sea borrando los acontecimientos por completo o alterando el registro de los hechos. Esto fue tan cierto que los pacientes identificaron tres veces más accidentes graves evitables que los registrados en sus expedientes médicos, habiéndose eliminado el 85%, y sin que los pacientes tuvieran conocimiento en absoluto de todos los errores médicos que les produjeron.

El Dr. James declaró que muchos médicos han hecho saber al Congreso de los Estados Unidos que "el sistema de revisión por pares de los hospitales tiene fallos generalizados que permiten una atención negligente por parte de los médicos", y concluyó que la única seguridad y protección para los pacientes en el sistema hospitalario americano era (1) la plena participación del paciente en todos los aspectos de su atención, de modo que los propios pacientes pudieran "tomar la iniciativa" en la reducción de los riesgos de errores fatales para ellos mismos, y (2) que los pacientes participaran en "investigaciones de seguimiento rigurosas" después de su atención, a fin de identificar estos errores y sus causas. Esto es realmente trágico, cuando un médico importante le dice al público americano que su única protección contra un tratamiento médico incompetente y una negligencia descarada es que los pacientes (tal vez con la presencia de su abogado) asuman la plena responsabilidad de su tratamiento, incluida "una investigación rigurosa" de cualquier detalle desfavorable de ese tratamiento. El Dr. James concluyó que los hospitales americanos "simplemente no van a curar" sin esta atención sistemática a sus pacientes dañados "o a sus supervivientes".

Para añadir leña a este fuego de incompetencia salvaguardada, que durante tanto tiempo ha alejado a los médicos y a los hospitales de la responsabilidad de sus actos, está el hecho de que hace 40 años California impuso un límite máximo bajo para el pago de indemnizaciones a los pacientes que hubieran sufrido lesiones graves o muerte por errores médicos y mala praxis. Este tope se creó principalmente para proteger a las compañías de seguros de lo que habría sido un aluvión masivo y creciente de reclamaciones, pero también para limitar las primas que los médicos y los hospitales tendrían que pagar por el seguro de mala praxis. A finales de 2014, Ralph Nader escribió un excelente artículo sobre lo que llamó la epidemia de "negligencia e incompetencia médica mortal y destructiva" que asolaba al estado, y animó a los votantes a eliminar este tope financiero. Se citó al Gobernador de California, Jerry Brown, quien culpó a la "avaricia de las compañías de seguros" y afirmó que las leyes tenían "un efecto arbitrario y cruel sobre las víctimas de mala praxis". Afirmó además que eso "no había reducido los costes de la atención sanitaria, sino que sólo había enriquecido a las aseguradoras y colocado a los médicos negligentes o incompetentes fuera del alcance de la responsabilidad judicial".

La nueva legislación propuesta contenía otra acusación devastadora al sistema médico americano, la de la incompetencia médica debida al consumo de alcohol y de drogas por parte de los médicos, que se identificó como un "factor grave de negligencia médica desenfrenada". En otras palabras, los médicos que realizan operaciones estando borrachos, drogados o, al menos, con el juicio afectado por las drogas o el alcohol. La nueva ley de California proponía la realización de pruebas rigurosas de drogas y alcohol al azar a todos los médicos que trabajasen en un hospital o tuviesen privilegios de admisión. Lo que es aún más preocupante, inmediatamente después de descubrir cualquier error médico, los hospitales tendrían que realizar pruebas obligatorias de drogas y alcohol a todos los médicos que hubieran atendido a ese paciente durante las 24 horas anteriores. La legislación proponía aumentar la indemnización a las personas "perjudicadas por proveedores de servicios de salud descuidados o imprudentes" y "proteger a los pacientes contra los médicos que abusan de las sustancias". Esta es la verdadera imagen del entorno del sistema médico americano hoy en día, muy lejos de las absurdas y patentemente falsas afirmaciones de AmCham de "mejores prácticas" y procedimientos médicos "de vanguardia". Y, como es lógico, las corporaciones que controlan todas las ramas del gobierno americano tuvieron un gran apoyo de los medios de comunicación al condenar estas propuestas de legislación para proteger al público, ya que el LA Times afirmó que las medidas legales propuestas para proteger a los pacientes de los médicos y de los hospitales criminalmente negligentes eran "demasiado defectuosas para ser promulgadas como ley".

 

Si no Mueres en el Aparcamiento, Puede Muy Bien que Mueras en el Hospital.

El número de muertes innecesarias y evitables en los hospitales americanos ha alcanzado proporciones epidémicas. Las muertes evitables en los hospitales, debido a simples errores, pura negligencia e incompetencia de los médicos, son ahora la principal causa de muerte en América. Un popular artículo afirmaba, con cierta documentación, que los médicos y los hospitales mataban a casi 800.000 personas cada año.(65) En él se afirmaba que un americano medio tiene 65 veces más probabilidades de ser asesinado por un médico que por un arma de fuego, una estadística bastante sorprendente, ya que en los Estados Unidos sólo hay 700.000 médicos, pero 350 millones de armas de fuego. Incluso la muy cautelosa ProPublica declaró que el mínimo de tales muertes es por lo menos bastante más de entre 200.000 a cerca de 450.000 por año. (66) La verdad es que nadie lo sabe con certeza porque nunca se ha hecho un recuento real del número de pacientes en los EE.UU. que sufren daños prevenibles, dadas las constantes y a menudo graves inexactitudes en los registros médicos y la renuencia de los médicos y hospitales a informar de los errores. En la investigación declarada se decía que "los sistemas de notificación de los hospitales y la revisión por sus homólogos captan sólo una fracción del daño causado a los pacientes o de la atención negligente".

Por supuesto, se trata de un área difícil de investigar, ya que pocos médicos, cuando rellenan un certificado de defunción, entran en la sección "Causa de la muerte": "Cometí un error", o "le quité el corazón en lugar del riñón", y de hecho se sabe que los errores de los médicos y los hospitales se denuncian muy poco, por lo general para desviar la responsabilidad financiera y evitar el enjuiciamiento penal. Por consiguiente, los investigadores deben reunir y examinar una gran cantidad de detalles (que
no siempre están disponibles) sobre cada muerte y hacer evaluaciones independientes. El artículo de Allen terminaba con un ejecutivo médico que decía que debatir las cifras precisas no tenía sentido, porque el verdadero problema es que "incluso las estimaciones más bajas exponen una crisis" en la asistencia sanitaria de los Estados Unidos, y que "demasiadas personas están siendo perjudicadas por errores médicos no intencionados y es necesario corregirlos". En 2014, el UK Guardian publicó un artículo titulado "Licensed to Kill" (Con licencia para matar), refiriéndose a las llamadas "leyes de escudo" en gran parte de los EE.UU. que liberan a los hospitales de la responsabilidad legal por los errores de los médicos peligrosos y sus 'errores' fatales. La situación es que los hospitales en los EE.UU. normalmente no pueden ser considerados responsables de las muertes de los pacientes, a menos que se pueda probar que le ordenasen a un médico matar a un paciente. (67)

Además, los llamados efectos secundarios de los nuevos medicamentos poco conocidos están provocando cada vez más muertes en la población de los países occidentales, especialmente en los Estados Unidos y Canadá. Estos sucesos se denominan ahora "reacciones adversas a los medicamentos" o, de forma más inocente, "ADR", y se estima que causan más de 100.000 muertes al año sólo en los EE.UU., lo que los convierte en una de las principales causas de muerte en ese país. Según la revista de la Asociación Médica Americana, la incidencia de "reacciones adversas graves y mortales a los medicamentos se consideró extremadamente alta". Investigadores de la Universidad de Toronto realizaron un análisis de los estudios realizados en los hospitales de los Estados Unidos durante los últimos 30 años, para determinar la frecuencia de los efectos nocivos y no deseados de los medicamentos, y descubrieron que casi el 10% de todos los pacientes hospitalizados experimentaban por lo menos uno de estos sucesos cada año, lo que haría de esta la cuarta causa de muerte en el país. Los investigadores señalaron que sus estimaciones son conservadoras, sin tener en cuenta la administración de los medicamentos u otros fallos terapéuticos. En otras palabras, las muertes no se debieron a un error del médico o del farmacéutico, a la prescripción de un medicamento equivocado o a una sobredosis accidental, sino simplemente a los efectos secundarios ya conocidos y a menudo mortales.

Los americanos, aparentemente sin vergüenza, introducen frecuentemente la cuestión de la ética médica, dándoles a los chinos una charla sobre la necesidad de la confianza pública y los peligros para la salud y la vida de los pacientes que entrañan las prácticas no éticas. Están ansiosos por informarnos de que, al adoptar sus recomendaciones, China estaría siguiendo las "reglas claras y los códigos de conducta de la industria que existen en los mercados desarrollados como los Estados Unidos", donde las decisiones médicas se basan únicamente en "los mejores intereses de los pacientes". En uno de los informes anuales de AmCham se afirmaba solemnemente que las empresas americanas están "sujetas a las reglamentaciones de los Estados Unidos" y que ello "obliga a las empresas americanas a observar un alto nivel de conducta mientras operan en China, algo que las empresas nacionales chinas no necesariamente siguen". Cuando leí esto, no sabía si reír o llorar.

Sugerir que las compañías médicas de los EE.UU. tienen un estándar de conducta más alto que las empresas chinas, es ser un mentiroso de proporciones verdaderamente extrañas. Para cualquier americano, pero especialmente para una organización como AmCham, que sabe la verdad sobre la ética médica americana, tener la desfachatez de promulgar tal basura es casi demasiado surrealista para comprenderlo. En un asunto tan crítico como la atención sanitaria, mentiras de esta magnitud rozan la irresponsabilidad criminal y deberían ser castigadas con fuertes multas y con prisión.

Los americanos nos dicen, y creo que demasiados chinos tienen tendencia a creerse, que muchas ciudades chinas carecen de servicios médicos de calidad, al menos en comparación con los Estados Unidos. Es cierto que en las grandes ciudades de los EE.UU. la atención médica de alto nivel está disponible para cualquiera con suficiente dinero para pagarla. No hay discusión al respecto. Pero puedo hacer la misma afirmación sobre cualquiera de las ciudades más grandes del mundo, incluyendo las de China. En todos los países, la atención médica en las ciudades muy grandes es siempre mejor que en cualquier ciudad pequeña, pero esta afirmación no tiene sentido, ya que los americanos invariablemente comparan lo mejor de lo suyo con lo peor de China, afirmando esencialmente que su nivel más alto de cualquier cosa existe universalmente en toda América, mientras que implica que lo peor de China existe uniformemente en toda China.

Para disipar la tontería de esta noción, me encantaría llevar a un grupo de
funcionarios chinos de gira por algunos de los pequeños pueblos de América o a los barrios pobres de ciudades como Nueva Orleans, Detroit o Chicago, y mostrarles la diferencia entre lo mejor de China y lo peor de América, en términos de atención médica.

Los americanos hacen alarde de su supremacía insinuando que todo en China -al menos todo lo que los americanos podrían ver como fuente de beneficios- es de alguna manera de menor calidad, y que sólo permitiendo a los americanos dar rienda suelta a sus prácticas y normas, China podrá sobrevivir. Hace mucho que ha pasado el tiempo de exponer esta tonta ideología americana por lo que es: propaganda deshonesta y egoísta destinada a poner a China a la defensiva y obtener aún más libertad para que los americanos saqueen la nación. Que China produjese para sus propios ciudadanos el incompetente y destructivo sistema de salud con fines de lucro de propiedad privada americana, constituiría un perverso castigo colectivo a la población china. Es imprudente e irresponsable hacer que el pueblo chino pague el precio de la estúpida y equivocada adoración por las cosas americanas.

Como con todo lo demás americano, la imagen de una atención sanitaria superior es una mentira, un producto de la propaganda y el marketing de marca. Los americanos no comparan todas las partes de su sistema médico con el mundo real de los hechos, acciones y resultados, sino con otro ideal utópico que sólo existe en su imaginación, y es este ideal con el que hacen proselitismo para sí mismos y para el mundo. No sólo se ignoran los hechos y las acciones, sino que la máquina de propaganda no escatima esfuerzos para promulgar montones de mitología ficticia en la que los americanos y otros basan su visión de los Estados Unidos. Uno de esos mitos fue creado y publicado en China por el despreciable y sedicioso portavoz occidental Caixin Global News, para alentar a los chinos ricos a viajar a los Estados Unidos para sus tratamientos médicos (generalmente costosos, pero a menudo fatales).

La historia era encantadora, una comparación bellamente ilustrada del nivel trágicamente primitivo de la medicina china con los poderes curativos casi sobrenaturales de los médicos y hospitales americanos. En la historia, una
hermosa y cuidadosa esposa china se angustió al saber que tanto su marido como su mejor amiga habían contraído una grave enfermedad que amenazaba su vida al mismo tiempo. Su amiga, que tenía algo de dinero pero era imprudente y tacaña, eligió entrar en un hospital chino para un tratamiento que duró un año entero. Durante la mayor parte de ese año, la pobre mujer sufrió terriblemente debido a la negligencia de los incompetentes médicos chinos que repetidamente diagnosticaron mal su enfermedad, y a menudo no podían hacer nada mejor que compensarlo con un exceso de medicamentos que dejaron a la pobre chica apenas coherente, tumbada en su cama como un zombi, parte animal y parte vegetal, flotando dentro y fuera de la conciencia y constantemente atormentada por el dolor.

Pero esta encantadora y cariñosa mujer y su marido tuvieron la suerte de tener no sólo dinero sino también sabiduría, así que ella, inteligente y cariñosa como era, decidió arriesgar sus ahorros en una atención médica de calidad americana. Una vez tomada esta decisión, empacó a su amado esposo y lo envió a uno de los muchos hospitales americanos "internacionalmente reconocidos", donde fue inmediatamente cubierto con el cuidado amoroso de bonitas enfermeras y apuestos doctores. Su condición fue diagnosticada con precisión la primera vez y, aunque su enfermedad era realmente mortal, los profesionales americanos altamente cualificados y aún más dedicados nunca se apartaron de su lado. Para animarlo, le contaban historias y le cantaban canciones, celebraron su cumpleaños con un genuino pastel de Mickey Mouse, y nunca le dieron ni una sola vez la medicación equivocada. Finalmente, no es sorprendente, fue declarado curado y se le permitió volver a casa después de un año. Es cierto que era más pobre en 36 millones de yuanes, más o menos, pero lo importante era que estaba vivo y sano de nuevo. Y entonces, en una coincidencia realmente notable del destino, esta amante mujer china y su amado marido celebraron su primer día de buena salud en China asistiendo al funeral de la mejor amiga de la mujer, que finalmente había pagado el precio por confiar en la atención médica china.

Bonita historia. Lástima que nunca haya sucedido. Los americanos son expertos en producir este tipo de tonterías ideológicas y luego pagar a un reportero y a un periódico mucho dinero por debajo de la mesa para que publiquen la historia. Lo hacen en casa, lo hacen en Canadá, en Hong Kong, y ciertamente lo hacen en China. Y lamento decir que hay demasiada gente en China que leerá esta basura, se limpiará las lágrimas de sus ojos, y resolverá ir directamente al aeropuerto a la primera señal de dolor de cabeza. Y ninguno de ellos parece que pensará en considerar la credibilidad de la historia, para comprobar los hechos o seguir el rastro del dinero. Caixin parece haber tenido un considerable entrenamiento en la promoción en China del turismo médico para beneficio de sus patrocinadores americanos/sionistas.

A pesar de todo lo anterior, los americanos y los propietarios de los medios sionistas (que también son dueños o controlan gran parte de la escena de la asistencia sanitaria de los EE.UU.) están muy ocupados publicando falsa propaganda que alaba a los EE.UU. mientras denigran a China, como un artículo en el WSJ, "El sistema de asistencia sanitaria de China está plagado de médicos poco profesionales", (68) afirmando que los pacientes en China son una "gallina de huevos de oro" e informándonos de que "China necesita instalar una brújula moral en sus médicos". Y otro titulado "Cayendo a través de las grietas del sistema sanitario de China", diciéndonos que "Millones de trabajadores migrantes no pueden pagar sus facturas médicas o aprovechar los beneficios del seguro", omitiendo mencionar los incontables miles de muertes en los aparcamientos de los hospitales americanos porque no tienen seguro médico o tarjeta VISA. (69)
El artículo se queja de que en un caso, "A pesar de toda una vida de trabajo, la camarera de 26 años no pudo pagar [un transplante de médula ósea]". Tal vez estoy siendo quisquilloso pero, para una chica de 26 años,
su "vida de trabajo" se extendería probablemente a unos dos años después de la graduación. No es mucho tiempo para ahorrar los 30.000 dólares necesarios, pero el autor (sin nombre) del artículo se olvidó de mencionar que el coste de un procedimiento de este tipo en los Estados Unidos es de unos 800.000 dólares y casi nunca está cubierto por el seguro, lo que nos lleva a preguntarnos cuántos estadounidenses podrían haber ahorrado tanto "a pesar de toda una vida de trabajo".

Hay demasiados chinos que están demasiado ansiosos por creer que todo lo que se hace en Occidente debe ser de alguna manera superior a lo que se hace en China. No son superiores; esta avalancha de propaganda americana se está volviendo odiosa y peligrosa, y necesita ser silenciada. China lidera el mundo en muchas prácticas médicas, y es igual a cualquier nación occidental en la mayoría de las áreas. En las vastas praderas médicas de América, sólo hay dos montañas: una es una pila de dinero, y la otra es una pila de cadáveres. Todo lo demás en el paisaje son pequeñas colinas como las que se ven en todas partes.

*

Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Sus escritos se han traducido a más de 20 idiomas y están disponibles en más de 100 sitios web en idiomas extranjeros en todo el mundo.  Se puede contactar con él en: 2186604556@qq.com

 

Notas

(1) https://pnhp.org/news/lack-of-health-insurance-and-u-s-mortality/

(2) https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28655034/

(3) https://www.washingtonpost.com/posteverything/wp/2017/01/23/repealing-the-affordable-care-act-will-kill-more-than-43000-people-
annually/

(4) https://www.reuters.com/article/us-usa-healthcare-deaths-idUSTRE58G6W520090918

(5) Americans without
health insurance; https://www.cnbc.com/2018/01/16/americans-without-health-insurance-up-more-than-3-million-under-trump.html

(6) Infant
Mortality; http://www.cdc.gov/reproductivehealth/MaternalInfantHealth/InfantMortality.htm

(7) U.S. Infant
Mortality Rate 1950-2019; https://www.macrotrends.net/countries/USA/united-states/infant-mortality-rate

(8) Adult Obesity
Facts; CDC; https://www.cdc.gov/obesity/data/adult.html

(9) America’s
sexually transmitted disease rates are out of control;

https://www.msn.com/en-us/health/medical/americas-sexually-transmitted-disease-rates-are-out-of-control/ar-AAIAW4M

(10) U.S.
Antidepressant Use Jumps 65 Percent in 15 Years;

https://consumer.healthday.com/mental-health-information-25/antidepressants-news-723/u-s-antidepressant-use-jumps-65-percent-in-15-years-725586.html

(11) Opioid Crisis
Statistics | HHS.gov; https://www.hhs.gov/opioids/about-the-epidemic/opioid-crisis-statistics

(12) 2000, WHO study
of health care systems in 200 nations - 2000 https://www.who.int/whr/2000/en/whr00_en.pdf?ua=1

(13) WHO World Health
Report https://www.who.int/whr/2000/en/whr00_en.pdf?ua=1

(14) http://www.washingtonpost.com/blogs/wonkblog/wp/2015/07/20/this-153000-rattlesnake-bite-is-everything-wrong-with-american-health-care/

(15) http://www.nytimes.com/2013/08/04/health/for-medical-tourists-simple-math.html?pagewanted=all

(16) https://toronto.ctvnews.ca/mississauga-man-owes-800k-in-medical-bills-after-travel-insurance-claim-denied-1.4617920

(17) https://www.ctvnews.ca/canada/man-faces-six-figure-hospital-bill-after-insurance-claim-denied-1.2119764

(18) https://www.rt.com/news/207227-canadian-couple-premature-bankruptcy/

(19) https://globalnews.ca/news/1679588/dream-vacation-in-hawaii-turns-into-financial-nightmare-for-saskatchewan-couple/

(20) https://www.msnbc.com/msnbc/canadian-woman-gives-birth-america-gets-1m-hospital-bill-msna462991

(21) https://www.cnn.com/2019/04/30/health/mallinckrodt-whistleblower-lawsuit-acthar/index.html

(22) https://www.nytimes.com/2020/07/01/business/Novartis-kickbacks-diabetes-heart-drugs.html

(23) https://thesuffolkpersonalinjurylawyer.com/pharmaceutical-companies-bribing-doctors-prescribe-dangerous-medications/

(24) http://www.wsj.com/articles/universities-get-second-opinion-on-their-hospitals-1429725107

(25) https://www.forbes.com/2010/08/30/profitable-hospitals-hca-healthcare-business-mayo-clinic_slide.html

(26) https://www.forbes.com/forbes/2010/0927/outfront-health-care-flowers-rochester-america-most-profitable-hospitals.html

(27) https://www.beckershospitalreview.com/hospital-management-administration/forbes-lists-25-most-profitable-hospitals.html

(28) https://money.cnn.com/2011/03/10/news/companies/johnson_mcneil_fda_action/index.htm

(29) https://lancasteronline.com/business/local_business/lancaster-johnson-johnson-plant-back-in-compliance-fda-says/article_8e2847e4-2b10-11e5-9393-379c0ad85ec4.html

(30) https://money.cnn.com/2010/12/01/news/companies/tylenol_plant_new_problems/index.htm

(31) https://www.ndtv.com/india-news/carcinogen-formaldehyde-found-in-johnson-johnson-baby-shampoo-official-2016224

(32) https://abc7chicago.com/sacred-heart-hospital-kickbacks-guilty/565198/

(33) https://www.justice.gov/usao-ndil/pr/sacred-heart-hospital-owner-executive-and-four-doctors-arrested-alleged-medicare

(34) https://www.nytimes.com/2013/09/30/booming/and-this-was-called-care-the-walter-reed-story.html

(35) https://www.npr.org/series/8896683/failures-in-medical-care-for-returning-troops

(36) https://www.c-span.org/video/?196933-1/conditions-walter-reed-army-medical-center

(37) https://www.buzzfeednews.com/article/rebeccaelliott/horror-hospital-the-most-shocking-photos-and-test

(38) https://www.mic.com/articles/12003/dawood-national-military-hospital-kabul-scandal-should-end-war-in-afghanistan

(39) https://www.wsj.com/articles/SB10001424053111904480904576496703389391710

(40) https://www.nydailynews.com/news/national/pelvic-exam-pics-cost-johns-hopkins-190m-lawyers-article-1.1874623

(41) https://www.houstonchronicle.com/news/nation-world/nation/article/Johns-Hopkins-pays-190-million-in-pelvic-exam-5636851.php

(42) https://www.cbsnews.com/news/johns-hopkins-agrees-to-pay-190-million-to-patients-of-gynecologist-who-secretly-videotaped-women/

(43) https://www.washingtonpost.com/news/local/wp/2014/07/21/190-million-settlement-proposed-to-patients-secretly-videotaped-by-

doctor/

(44) https://www.unz.com/runz/chinese-melamine-and-american-vioxx-a-comparison/

(45) https://www.upi.com/Health_News/2018/02/27/Medtronic-recalls-faulty-implanted-cardiac-defibrillators/8841519741440/

(46) https://www.yourlawyer.com/defective-medical-devices/medtronic-pacemaker-battery/medtronic-pacemakers-defective-batteries/

(47) https://www.yourlawyer.com/defective-medical-devices/medtronic/infuse/

(48) https://www.nationalinjuryhelp.com/defective-products/medtronic-infuse-adverse-events/

(49) https://www.schmidtandclark.com/medtronic-infuse-side-effects

(50) https://www.cureyourowncancer.org/cdc-admits-98-million-americans-received-polio-vaccine-in-an-8-year-span-when-it-was-contaminated-with-cancer-virus.html

(51) https://www.vaccines.news/2015-09-23-cdc-admits-98-million-americans-were-given-cancer-virus-via-the-polio-shot.html

(52) https://wakeup-world.com/2013/07/24/cdc-admits-98-million-americans-received-polio-vaccine-in-an-8-year-span-when-it-was-contaminated-with-cancer-virus/  

(53) https://ahrp.org/former-merck-scientists-sue-merck-alleging-mmr-vaccine-efficacy-fraud/

(54) https://www.wsj.com/articles/BL-270B-2044

(55)https://www.syracuse.com/health/2017/11/su_mumps_outbreak_whistleblowers_say_vaccine_ineffective.html

(56) https://nationalpost.com/health/prescription-drug-recalls-triple-in-less-than-10-years-this-is-a-threat-to-every-canadians-life

(57) https://nationalpost.com/health/blackwell-on-health-drug-firm-ordered-to-pay-9-million-in-pricing-case/

(58) https://nationalpost.com/health/international-experts-call-for-independent-probe-of-canadian-research-linking-fluoride-and-lower-iq

(59) https://www.nydailynews.com/life-style/health/alabama-man-penis-mistakenly-amputated-circumcision-lawsuit-article-1.1879437

(60) https://hms.harvard.edu/news/how-stop-hospitals-killing-us

(61)https://www.wsj.com/articles/SB10000872396390444620104578008263334441352

(62) https://www.ncnp.org/journal-of-medicine/1684-dr-marty-makary-how-to-stop-hospitals-from-killing-us.html

(63) http://www.patientsafetyamerica.com/wp-content/uploads/A_New_Evidence_based_Estimate_of_Patient_Harms.2.pdf

(64) https://www.researchgate.net/publication/249966125_A_New_Evidence-Based_Estimate_of_Patient_Harms_Associated_with_Hospital_Care

(65) https://www.naturalnews.com/038889_doctors_guns_statistics.html

(66) https://www.propublica.org/article/how-many-die-from-medical-mistakes-in-us-hospitals

(67) http://www.theguardian.com/world/2014/may/02/texas-legal-doctor-lawsuit-christopher-duntsch

(68) https://www.wsj.com/articles/BL-CJB-26402

(69) http://www.wsj.com/articles/falling-through-the-cracks-of-chinas-health-care-system-1420420231

 

Larry Romanoff es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología COVID-19 de Cynthia McKinney "When China Sneezes (Cuando China Estornuda)".

 


 

Copyright© Larry Romanoff, Moon of Shanghai, 2020

 

Traducción: PEC

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis