L.Romanoff´s interview

Friday, March 26, 2021

SP –- LARRY ROMANOFF – Parte 1 de 5 -- Bernays y la Propaganda – February 06, 2021

 

Bernays y la Propaganda

Por Larry Romanoff para el Saker Blog

6 de Febrero, 2021

Traducción: PEC

  • Bernays y la Propaganda

EPÍLOGO – Capitán América – El hombre con dos cerebros – 21 de marzo de 2021
Parte 5 de 5 — La Propaganda Sigue Sin Cesar – March 11, 2021
Parte 4 de 5 — La Transición a la Educación y el Comercio – March 01, 2021
Parte 3 de 5 –El Control de la Democracia – February 21, 2021
Parte 2 de 5 — El Marketing de la Guerra – February 15, 2021
Parte 1 de 5 — February 06, 2021
Introdución — Si América se disuelve… January 31, 2021

 



“En cada acto de nuestras vidas diarias, ya sea en el esfera de la política o de los negocios, en nuestra conducta social o en nuestro pensamiento ético, estamos dominados por un número relativamente pequeño de personas... que son los que mueven los hilos que controlan la mente del público.”

Edward Bernays

 

Hace muchos años, el comentarista político judío-americano Walter Lippmann se dio cuenta de que la ideología política podía ser completamente fabricada, utilizando los medios de comunicación para controlar tanto la presentación como la conceptualización, no sólo para crear creencias falsas profundamente arraigadas en una población, sino también para borrar por completo las ideas políticas indeseables de la mente del público. Este fue el comienzo no sólo de la histeria americana por la libertad, la democracia y el patriotismo, sino de toda la opinión política fabricada, un proceso que ha estado operativo desde entonces. Lippmann creó estas teorías de persuasión masiva del público, utilizando "hechos" totalmente fabricados y profundamente inducidos en las mentes de un público crédulo, pero hay mucho más en esta historia.


Un judío austriaco llamado Edward Louis Bernays, que era sobrino del psicoanalista Sigmund Freud, fue uno de los alumnos más precoces de Lippmann y fue él quien puso en práctica las teorías de éste. Bernays es ampliamente conocido en los Estados Unidos como el padre de las relaciones públicas, pero sería mucho más preciso describirlo como el padre del marketing bélico americano, así como el padre de la manipulación masiva de la mente del público.


Bernays afirmaba que "si entendemos el mecanismo y los motivos de la mente grupal" será posible "controlar y reglamentar a las masas según nuestra voluntad sin que lo sepan". Llamó a esta técnica científica de moldear la opinión "ingeniería del consentimiento", y para lograrlo fusionó las teorías de la psicología de las multitudes con las ideas psicoanalíticas de su tío Sigmund Freud. Bernays consideraba que la sociedad era irracional y peligrosa, con un "instinto de rebaño", y que si el sistema electoral multipartidista (que fue fabricado por un grupo de élites europeas como mecanismo de control de la población) debía sobrevivir y seguir sirviendo a esas élites, era necesario manipular masivamente la mente del público. Estas élites, "personas invisibles", tendrían, a través de su influencia en el gobierno y su control de los medios de comunicación, el monopolio del poder para moldear los pensamientos, los valores y las respuestas de la ciudadanía. Su convicción era que este grupo debía inundar al público con información errónea y propaganda cargada de emociones para "fabricar" la aquiescencia de las masas y así gobernarlas. Según él, este consentimiento fabricado de las masas, creando una conformidad de opinión moldeada por la herramienta de la falsa propaganda, sería vital para la supervivencia de la democracia. (1) (1a) (2)


Bernays escribió: "La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados en las masas es un elemento importante de la sociedad democrática. Los que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país." Afirmó que en América, la gente es gobernada, sus mentes moldeadas, sus gustos formados, sus ideas sugeridas, en gran parte por hombres de los que nunca han oído hablar. Afirmó que "esto es un resultado lógico de la forma en que está organizada nuestra sociedad democrática. Un gran número de seres humanos debe cooperar de esta manera. En casi todos los actos de nuestra vida cotidiana estamos dominados por un número relativamente pequeño de personas que comprenden los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Son ellos los que mueven los hilos que controlan la mente del público". (3)


En su obra principal titulada "Propaganda", (4) (4a) que escribió en 1928, Bernays argumentó que la manipulación de la opinión pública era una parte necesaria de la democracia, en la que los individuos eran intrínsecamente peligrosos (para la rapacidad de las élites) pero podían ser aprovechados y canalizados por estas mismas élites para su beneficio económico. Escribió además que "ningún sociólogo serio cree ya que la voz del pueblo exprese ninguna... idea sabia. La voz del pueblo expresa la mente del pueblo, y esa mente está compuesta por ... aquellas personas que entienden la manipulación de la opinión pública. Se compone de prejuicios heredados y de símbolos y clichés y fórmulas verbales que les suministran los dirigentes. Afortunadamente, el ... político es capaz, mediante el instrumento de la propaganda, de moldear y formar la voluntad del pueblo". Claramente creía que el control prácticamente total de una población era posible, y quizás fácil de lograr: "Es tan grande el número de mentes que pueden ser reglamentadas, y tan tenaces son cuando lo están, que (producen) una presión irresistible ante la cual los legisladores, los editores y los maestros están indefensos".


Y no sólo las masas públicas eran "intrínsecamente peligrosas", sino que los líderes de una nación también encajaban en esta descripción, por lo que también requerían manipulación y control. Bernays se dio cuenta de que si se puede influir en los líderes de una nación, ya sea con o sin su cooperación consciente, se puede controlar el gobierno y el país, y ahí es precisamente donde puso sus miras. Bernays de nuevo: "En algunos departamentos de nuestra vida cotidiana, en los que nos imaginamos como agentes libres, estamos gobernados por dictadores que ejercen un gran poder. Hay gobernantes invisibles que controlan los destinos de millones de personas. Generalmente no se sabe hasta qué punto las palabras y las acciones de nuestros hombres públicos más influyentes son dictadas por personas astutas que operan entre bastidores. Ni, lo que es aún más importante, hasta qué punto nuestros pensamientos y hábitos son modificados por las autoridades". Continuó diciéndonos que "El gobierno invisible tiende a concentrarse en manos de unos pocos debido a lo costoso que resulta manipular la maquinaria social que controla las opiniones y los hábitos de las masas." Y en este caso, los "pocos" son las élites ricas, sus banqueros aún más ricos, y sus correligionarios que controlan los medios de comunicación, las editoriales y las industrias del entretenimiento.


El presidente americano Wilson estaba desesperado por cumplir sus obligaciones con sus superiores metiendo a los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial como ellos deseaban, pero tenía poco éxito con la opinión pública en su país; pocos americanos querían entrar en la guerra europea. En 1917, Wilson fundó el llamado Comité de Información Pública, del que Bernays se convirtió en un miembro estrella. Fueron los vastos planes de propaganda de Bernays y su influencia en la promoción de la idea claramente falsa de que la entrada de EE.UU. en la guerra tenía como objetivo principal "llevar la democracia a toda Europa", lo que tuvo tanto éxito en la modificación de la opinión pública sobre la guerra. Gracias a Edward Bernays, el marketing de guerra americano nació y nunca moriría.


Hasta la Primera Guerra Mundial, estas teorías de crear una opinión pública totalmente falsa basada en la desinformación, y luego manipularla para el control de la población, eran todavía sólo teorías, pero el asombroso éxito de la propaganda de Bernays y su grupo durante la guerra puso al descubierto las posibilidades de controlar perpetuamente la mente del público en todos los asuntos. Los "astutos" diseñadores del "gobierno invisible" de Bernays desarrollaron una técnica estándar para lo que era esencialmente propaganda y control mental, o al menos el control de la opinión, y la infiltraron en todo el gobierno de los Estados Unidos, sus departamentos y sus agencias, y sus líderes políticos. Coincidiendo con esto, practicaron la infección de los líderes de todos los grupos identificables -fraternales, religiosos, comerciales, patrióticos, sociales- y animaron a estos hombres a infectar igualmente a sus seguidores.


Al parecer, Bernays se quedó atónito ante el extraordinario éxito de su eslogan de la democracia y la campaña de odio para influir en la opinión pública a favor de la guerra, por lo que inmediatamente comenzó a aplicar su modelo a las empresas en tiempos de paz. "Al aplicar las teorías freudianas de su tío para tratar las concepciones del público, Bernays se dio cuenta de que provocar el miedo al comunismo y luego manipular las emociones del público hacia él, podía ser una receta segura para el éxito en la ingeniería generalizada de la opinión popular y el control de la población. Esta teoría era tan poderosa que se convirtió en un arma propia durante la guerra fría". El término "propaganda" había adquirido una mala reputación, así que Bernays creó y promovió el término "Relaciones Públicas", pero por supuesto sus procesos no eran tal cosa. La ética de las relaciones públicas de Bernays implicaba la manipulación psicológica y el control de la mente del público a través de una propaganda ingeniosamente elaborada -y completamente falsa-.


Bernays tiene la culpa de algo más que de la entrada de los Estados Unidos en las dos guerras mundiales, ya que ha contribuido a allanar el camino para la canibalización y la colonización militar de gran parte del mundo por parte de los Estados Unidos, así como para la instalación y el apoyo de docenas de brutales dictaduras militares en todo el mundo. Su primer proyecto internacional fue ayudar a diseñar el derrocamiento por parte de los Estados Unidos del gobierno popular electo de Jacobo Arbenz en Guatemala. En aquel momento, la United Fruit Company de los Rockefeller y varias élites americanas y financieros internacionales eran propietarios de la mayor parte de Guatemala, incluido el 70% de toda la tierra cultivable, las instalaciones de comunicaciones, el único ferrocarril y el puerto de embarque, y controlaban la mayor parte de las exportaciones.


Cuando Arbenz comenzó las expropiaciones y la redistribución de tierras, Bernays desarrolló una campaña de propaganda masiva que pintó a Arbenz como comunista, terrorista, enemigo de la democracia, una mancha en la humanidad y mucho más, hasta el punto de que la opinión pública americana apoyó una farsa escandalosa y una de las violaciones más brutales de los derechos humanos en la historia de los Estados Unidos. La plantilla de Bernays se ha utilizado unas 70 veces con las invasiones de los Estados Unidos a esa cantidad de naciones, lo que es una fuente de la gran desconexión entre lo que el pueblo americano cree que su gobierno ha hecho y lo que realmente ha hecho. Como nota al margen, Guatemala apeló a las Naciones Unidas para detener la injerencia masiva de los americanos en su país, una súplica que fue recibida con simpatía por el Secretario General de la ONU, Dag Hammarskjold, quien resultó ser problemático para los Estados Unidos. Volvería a hacerlo unos años más tarde, y sería asesinado por la CIA por su problema.


Ya he hablado antes de la mentalidad de blanco y negro que impregna Estados Unidos. Gran parte de esto se apoya en las versiones de caza de brujas del cristianismo que los americanos han abrazado, pero gran parte de la culpa debe atribuirse a los métodos de propaganda de Bernays. El propio Bernays afirmaba que la propaganda podía producir respuestas emocionales rápidas y fuertes en el público, pero que el rango de estas respuestas era limitado porque la carga emocional inherente a su propaganda crearía una especie de mentalidad binaria, forzando finalmente a la población a un mundo programado en blanco y negro -que es precisamente lo que vemos en los Estados Unidos hoy en día-. Esto no es difícil de entender. En una discusión sobre una opción paisajística para nuestro jardín, podríamos tener una gama de respuestas desapasionadas que van desde la antipatía hasta la adoración, pero cuando Bernays inundó al público con historias inventadas de alemanes que mataban a bebés, la gama de respuestas potenciales no era desapasionada sino totalmente emocional y se limitaría a la aversión o quizás al bloqueo de la información. En cierto sentido, nuestro interruptor emocional se verá forzado a una posición de "encendido" o "apagado", sin otras opciones razonables.


Lo vemos en los debates sobre temas como el calentamiento global, donde las posiciones no se corresponden con las circunstancias educativas o laborales, ni con la experiencia, sino que tienden a ser respuestas fuertemente emocionales a lo largo de las líneas ideológicas y políticas, precisamente con el tipo de mentalidad binaria que predijo Bernays.


Es interesante observar que los manipuladores acabaron convirtiéndose en los manipulados. Wilson, en su afán por manipular a la opinión pública a favor de la guerra, no se dio cuenta de que él mismo estaba siendo manipulado por sus manipuladores, por esos mismos propagandistas de la élite cuyas ambiciones bélicas estaba cumpliendo, así como por otros planes que ya habían sembrado en su mente. El titiritero se convirtió en la marioneta, y la práctica se hizo permanente. Los pocos de la élite, como los llamó Bernays, se dieron cuenta pronto del potencial de control de los gobiernos, y en cada administración americana posterior, el Presidente y su personal de la Casa Blanca, los políticos, los líderes de las agencias militares y de inteligencia, todos cayeron presa de esta misma enfermedad de astuta manipulación. El "intenso deseo de guerra" (5) (6) (7) de Roosevelt en 1939 fue resultado de este mismo proceso de infección, y una vez infectado, por supuesto aprobó la infección de toda la población americana. George Bush, con Irak, y Obama, con Libia y Siria, no son diferentes. Walter Lippmann y Edward Bernays tuvieron éxito más allá de sus expectativas.


Bernays tenía mucha razón al afirmar que la capacidad de una sociedad para participar en una democracia dependía de lo bien informada que estuviera la sociedad, pero los americanos no aprecian que es la ignorancia y no el conocimiento o la educación lo que protege la existencia de los sistemas políticos multipartidistas. Por eso, los dirigentes americanos, controlados por el mismo "gobierno invisible" y con unos medios de comunicación propiedad de la élite que se muestran totalmente complacientes, han tergiversado intencionadamente sus políticas y acciones actuales ante el público, mientras que sus "élites" se especializaban en el revisionismo histórico masivo, especialmente en la historia americana en el mundo y en los efectos de esa historia en otras naciones. Al mantener a los americanos ignorantes y desinformados, con sus mentes llenas de mitos tontos y falsos, y siempre distraídos por irrelevancias, los líderes americanos y sus maestros-marionetas han utilizado las teorías de Bernays para controlar la opinión pública y las creencias con mentiras, religión, patriotismo y propaganda emocional. Se trata de una "ignorancia artificial" creada por un programa continuo de desinformación, manipulación y engaño, una subversión astutamente planificada del público americano.


La casi abrumadora niebla ideológica político-religiosa que impregna hoy a los Estados Unidos se debe a generaciones de engaño y propaganda institucionalizados, y es la causa directa de gran parte de la reconocida ignorancia del pueblo americano. Su ideología capitalista también está arraigada en conceptos económicos erróneos y en falsa propaganda, con el resultado de que casi ningún americano tiene hoy en día ninguna comprensión de las razones reales (y en gran medida criminales) del éxito económico de su nación. El asombroso alcance de la polarización binaria de la política y el gobierno es otro ejemplo, y sin embargo pocos americanos comprenden su condición. Como señaló un autor: "Los ricos de los Estados Unidos han creado un sistema intrínsecamente desequilibrado que puede ser explotado por los ricos y que trabajan mediante el uso de la propaganda y la desinformación para convencer a los americanos de que el sistema es justo o, en todo caso, injustamente desviado hacia los pobres". Y de nuevo: "El sistema económico que los Estados Unidos ha desarrollado depende de la explotación de países extranjeros y de la adquisición de recursos extranjeros, por lo que (Estados Unidos) persigue una estrategia de preeminencia mundial." Continuó afirmando que la política exterior de la derecha americana se ha desarrollado a través de una amplia propaganda y de la exageración de amenazas extranjeras para mantener las condiciones de apoyo público y justificar la supresión de la disidencia.


He escrito antes que ningún gobierno de Derechas podría sobrevivir a plena luz del día con todas las verdades expuestas, porque la mayoría de estas verdades son amargamente antisociales y están diseñadas sólo para crear un flujo de la riqueza de una nación hacia los relativamente pocos miembros de las élites y los financieros. Para poder funcionar, un gobierno de derechas como el de los EE.UU. debe ser cada vez más secreto y depender cada vez más de Bernays y de su propaganda para producir en la población tanto su consentimiento como su ignorancia, sin los cuales una democracia no podría sobrevivir. Esto es tan cierto que, después de la Segunda Guerra Mundial, el ejército americano restringió fuertemente el control de los medios de comunicación en la Alemania y en el Japón ocupados, porque reconocía que los medios de comunicación podían educar fácilmente a los ciudadanos sobre los peligros de la presencia americana tanto en casa como en Europa.


Este velo de secretismo se ha llevado hasta el punto de que las élites americanas e internacionales han creado lo que un escritor denominó un marco masivo de mentiras que funciona como un escenario dentro del cual las ideas propagandísticas deseadas se presentan al pueblo americano como información, pero en el que la realidad es muy diferente a la que funciona el liderazgo americano. El mismo escritor dijo perfectamente: "Dentro de este marco de mentiras, el mundo parece ser un lugar simplista de bien y de mal. El sentimiento de los americanos de que somos las personas más exitosas de la tierra, y de que los Estados Unidos es el país más exitoso, se utiliza para apoyar la idea de que las políticas de los Estados Unidos son inherentemente altruistas, porque nuestra cultura nos dice que el éxito es la medida de la bondad. Sin embargo, lo que ocurre en realidad es que Estados Unidos tiene éxito precisamente porque la política americana no es altruista".


El siguiente ensayo de esta serie describirá en detalle los inicios -y los resultados devastadores- de los esfuerzos iniciales de Bernays.


*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases del último año del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney "When China Sneezes" (Cuando China Estornuda).

Su archivo completo puede verse en
https://www.moonofshanghai.com/  y
http://www.bluemoonofshanghai.com/

Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com

*

Notas


(1) https://www.amazon.com/Engineering-Consent-Edward-L-Bernays/dp/B0007DOM5E;

(1a) https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/1/1b/The_Engineering_of_Consent_%28essay%29.pdf

(2) http://classes.dma.ucla.edu/Fall07/28/Engineering_of_consent.pdf

(3) https://www.goodreads.com/quotes/203430-the-conscious-and-intelligent-manipulation-of-the-organized-habits-and

(4) https://www.amazon.com/Propaganda-Edward-Bernays/dp/0970312598; (4a) http://www.historyisaweapon.com/defcon1/bernprop.html

(5) https://famguardian.org/Subjects/Scams/FDR/fdr.htm

(6) https://www.chroniclesmagazine.org/article/wikileaks-1941/

(7) https://mises.org/library/roosevelt-nobody-knows


*

  • Bernays y la Propaganda

EPÍLOGO – Capitán América – El hombre con dos cerebros – 21 de marzo de 2021
Parte 5 de 5 — La Propaganda Sigue Sin Cesar – March 11, 2021
Parte 4 de 5 — La Transición a la Educación y el Comercio – March 01, 2021
Parte 3 de 5 –El Control de la Democracia – February 21, 2021
Parte 2 de 5 — El Marketing de la Guerra – February 15, 2021
Parte 1 de 5 — February 06, 2021
Introdución — Si América se disuelve… January 31, 2021

Este artículo apareció por primera vez en Saker Blog


Copyright © Larry Romanoff, Moon of Shanghai, Blue Moon of Shanghai, 2021

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis