CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE

Monday, July 26, 2021

SP — LARRY ROMANOFF — ¿Cómo Evalúa y Elige China a sus Líderes? Comprender el Sistema Universitario Chino — July 18, 2021



¿Cómo Evalúa y Elige China a sus Líderes? Comprender el Sistema Universitario Chino

Por Larry Romanoff, 23 de Noviembre, 2019

Traducción: PEC 

 


CHINESE   ENGLISH  NEDERLANDS   PORTUGUESE  SPANISH


Muchos occidentales conocen mínimamente el Gaokao de China, el sistema de exámenes anuales de acceso a la universidad, al que se presentan unos 10 millones de estudiantes cada año. Este conjunto de exámenes es bastante rígido y quizás incluso duro, ya que abarca muchas asignaturas y ocupa tres días. 

Las pruebas exigen una amplia comprensión, un profundo conocimiento y una gran inteligencia, si se quiere obtener buenos resultados. Estos exámenes están totalmente basados en el mérito y es imposible el favoritismo. Los estudiantes que obtienen las mejores notas en estos exámenes están en el 1% superior de un conjunto de 1.500 millones de personas.


Pocos occidentales saben que China también tiene un sistema de exámenes de abogacía que todo abogado graduado debe aprobar para poder ejercer en China. Estos exámenes son aún más severos, ya que exigen no sólo una gran inteligencia, sino un profundo conocimiento de las leyes y una amplia comprensión de todos los asuntos legales, siendo estos exámenes tan difíciles que muchos se niegan incluso a intentarlo. De unos 250.000 abogados titulados que se presentan al examen, sólo unos 20.000 aprueban y obtienen la cualificación para ejercer realmente la abogacía en China. Si conoce a un abogado chino, puede estar seguro de que está tratando con alguien del 1% de ese mismo grupo de 1.500 millones de personas.


Menciono estos dos puntos sólo para introducir un tercero: los Exámenes de la Administración Pública.



Los exámenes del servicio civil Imperial se diseñaron hace muchos siglos para seleccionar a los mejores funcionarios administrativos para la burocracia del Estado. Duraban hasta 72 horas y exigían una gran profundidad y amplitud de conocimientos para aprobarlos. Era un sistema eminentemente justo en el sentido de que el examen en sí no tenía calificaciones. Casi cualquier persona, incluso de la familia menos instruida del pueblo más pobre, podía presentarse al examen y, si lo hacía lo suficientemente bien, podía entrar en la administración pública y llegar a lo más alto. El sistema de exámenes de la administración pública moderna evolucionó a partir del imperial, y hoy en día millones de licenciados los realizan cada año. Son extremadamente difíciles. De unos dos millones de candidatos, sólo unos 10.000 consiguen aprobar. Y ese aprobado no te da un puesto de trabajo; lo único que te da es una entrevista.


Cuando se conoce a alguien que ha entrado en la función pública del gobierno central de China, se puede tener la seguridad de que se está hablando con una persona que no sólo está excepcionalmente bien educada y asombrosamente informada sobre una amplia gama de asuntos nacionales, sino que se encuentra en el 0,1% de un conjunto de 1.500 millones de personas. Los funcionarios del gobierno chino son todos ingenieros, economistas, sociólogos y científicos altamente formados, a menudo con un nivel de doctorado. Hay que tener en cuenta que los chinos suelen obtener un 10% más de puntuación en las pruebas estándar de coeficiente intelectual que los occidentales caucásicos. Si unimos esto al proceso chino de eliminación de todos los candidatos, excepto el 0,1%, y añadimos la posibilidad de realizar la selección de un grupo de 1.500 millones de personas, cabe esperar que los miembros del Gobierno Central de China estén mejor cualificados que los de la mayoría de los demás países. Y lo están.


Y el examen es sólo el comienzo de 30 o 40 años de acumulación de los conocimientos y la experiencia necesarios para llegar a ser miembro del Gobierno Central de China, el 1% más alto de este minúsculo grupo formará entonces el Politburó, y uno de estos pocos se convertirá en Presidente de China. Estas personas que han superado las oposiciones y se convertirán en los altos funcionarios y servidores públicos del gobierno nacional de China, han entrado en una carrera de por vida en una formidable meritocracia en la que el ascenso y la responsabilidad sólo pueden obtenerse por la capacidad demostrada.


Hay quien le dirá que las conexiones familiares en China pueden producir un puesto en el gobierno para algún hijo favorecido, una afirmación que puede ser cierta para puestos menores a nivel local, aunque extremadamente difícil más allá de eso e imposible a nivel nacional. Ninguna cantidad de conexiones llevará a nadie a puestos superiores o a la cima del poder de decisión, esos lugares reservados a personas de gran experiencia y capacidad demostrada. También cabe destacar que la riqueza y la influencia familiar no juegan ningún papel en estos nombramientos. Del máximo órgano de gobierno de China, el Politburó, compuesto por 25 miembros, sólo siete proceden de algún entorno de riqueza o poder. El resto, incluidos el Presidente y el Primer Ministro de China, procedían de entornos que no ofrecían ventajas especiales y llegaron a la cima sólo por sus méritos.


A diferencia de Occidente, el sistema chino no puede producir incompetencia en la cima porque en una población de 1.500 millones de personas hay demasiados candidatos disponibles con credenciales asombrosamente impresionantes, y que se evalúan en función de los resultados reales y no de la popularidad pública o el carisma televisivo. Estos candidatos se seleccionan no sólo por su inteligencia y competencia demostrada, sino que se evalúan por su capacidad para unificar las distintas facciones sociales que existen en cada nación, y para crear un consenso sobre una visión realizable para el país. Además, deben desarrollar un amplio conocimiento y comprensión de la economía, de la nación, de los asuntos exteriores, de la sociedad china y de sus problemas, y de los mejores métodos para lograr la estabilidad y un rápido progreso social y económico.


Compare esto con el sistema occidental, en el que los políticos no suelen tener una educación útil ni una formación o experiencia relevante, y de hecho el liderazgo político de cualquier nación occidental no tiene ningún requisito de credenciales, ciertamente no en educación, experiencia o inteligencia.


Uno de los últimos Primeros Ministros de Canadá, Stephen Harper, sólo tenía un título universitario menor y su único empleo era trabajar en la sala de correo de una empresa cuando se unió a la rama de un partido político, se convirtió en el líder del partido y finalmente en el Primer Ministro. Su sucesor, Justin Trudeau, era un maestro de escuela cuyo padre había sido Primer Ministro de Canadá muchos años antes, y cuya única credencial parecía ser un talento para trabajar en el sistema político. En la provincia canadiense de Alberta, un reciente Primer Ministro era un antiguo reportero de noticias de televisión, conocido más por ser un borracho habitual que por su inteligencia o capacidad de gobierno. El presidente de los Estados Unidos, George Bush, era famoso por presumir de no haber leído nunca ningún libro, siendo casi tan penosamente poco inteligente como Ronald Reagan, cuya única credencial era haber sido un actor de cine de serie C.


Ninguno de estos hombres tenía un currículum suficiente para ser gerente de un SevenEleven y ninguno demostró signos de inteligencia o capacidad de gobierno, y sin embargo un sistema político ridículo y absurdo les permitió convertirse en directores generales de naciones y de provincias. La disparidad entre la calidad de los políticos elegidos en los países occidentales y los funcionarios análogos del gobierno de China, especialmente a nivel nacional en el Gobierno Central, es de una discrepancia tan grande que las comparaciones carecen en gran medida de sentido. Lee Kuan Yew, el padre fundador de Singapur, elogió al presidente chino Xi Jinping como "un hombre de gran amplitud" y lo situó en "la clase de personas como Nelson Mandela", diciendo que "ese hombre tiene hierro en su alma", y Xi ha sido ampliamente elogiado (excepto en Estados Unidos) como un hombre que "se convertirá en el primer líder verdaderamente global". No son cumplidos que vayamos a hacerles a los políticos occidentales.


Un examen de los antecedentes y las credenciales de los políticos de cualquier nación occidental revelará en su mayor parte una colección de inadaptados con ambición política que carecen de cualidades positivas. No es de extrañar que los políticos occidentales estén peor valorados que las prostitutas, los vendedores de coches usados y las serpientes en términos de moralidad y fiabilidad. En una reciente encuesta pública en los EE.UU., los políticos de ambas cámaras del Congreso de EE.UU. fueron calificados como menos populares que las cucarachas y los piojos. (1) Se acepta como una verdad de perogrullo que todos los políticos occidentales, después de ser elegidos, abandonan libremente los compromisos adquiridos con el pueblo inmediatamente antes de ser elegidos, la duplicidad y la astucia políticas se aceptan como normales en todas las sociedades occidentales. Esto es tan cierto que un comentarista estadounidense comentó recientemente que "por supuesto, todos los políticos necesitan mentir, pero los Clinton lo hacen con tanta facilidad que resulta preocupante". Algo así es inaudito en China. Mentir abiertamente al pueblo sería fatal, pero en Occidente la deshonestidad de los políticos se acepta sin rechistar.


Hay otro factor a tener en cuenta, el de la educación y la formación. En Occidente, los altos funcionarios del gobierno -los políticos- rara vez tienen fama de competentes y casi nunca tienen experiencia útil. Además, a estos políticos occidentales que ejercen el poder de decisión para dar forma a un país, no sólo no se les exigen credenciales, sino que, de hecho, no hay educación ni formación para gobernar. Todo es una especie de sistema de "ganar mientras se aprende". Pero en China, la entrada es imposible sin credenciales extremas y, una vez en el sistema, la educación y la formación son interminables.

 

La Universidad Número Uno del Mundo


No es muy conocido en China, y en absoluto en Occidente, que en Pekín se esconde la mejor universidad del mundo, una que no se parece a ninguna otra y cuyas cualidades de concepción y ejecución avergüenzan a todas las universidades occidentales. Esta universidad, a la que a veces se le llama "la escuela más misteriosa de China", es la Universidad del Partido Central, con una selección tanto de estudiantes como de profesores que está un orden de magnitud por encima de universidades como Harvard, Cambridge o la Sorbona. Decir que las calificaciones de entrada son extremas, sería un eufemismo. No se trata de un lugar como Harvard, en el que una donación de 5 millones de dólares a un fondo de dotación permitirá que su hijo o hija sean admitidos.




Fundada originalmente en 1933, su objetivo es formar y madurar a las personas que han superado las oposiciones y prepararlas tanto en su desarrollo profesional como en las responsabilidades de gobernar la nación más poblada del mundo. Es el lugar de formación de los futuros líderes del país, y cuyo director suele ser el Presidente de China. (3) Hasta la fecha, esta universidad ha formado a unos 100.000 líderes gubernamentales y altos funcionarios. La escuela no suele estar abierta al público en general, pero en las últimas décadas esta universidad ha ofrecido algunos programas de postgrado y doctorado de muy alto nivel para unos 500 estudiantes no oficiales, centrados en filosofía, economía, derecho, política e historia.


El frondoso campus de 100 hectáreas es extremadamente tranquilo y aquí, a diferencia del resto de las universidades de China, no vemos bicicletas, sino que las carreteras fuera de los edificios de la escuela están flanqueadas por Audis negros. Las puertas están custodiadas por personal armado las 24 horas del día, los siete días de la semana, la seguridad necesaria para quienes estudian allí: gobernadores y ministros provinciales, funcionarios jóvenes y de mediana edad, sus conferenciantes invitados y, a veces, los principales dirigentes del país.


No sólo los estudiantes admitidos son los mejores y más brillantes del 0,1% superior, sino que los profesores y catedráticos de esta Universidad Central del Partido son únicos en el mundo, muy lejos de los profesores adjuntos a tiempo parcial de la mayoría de las universidades americanas. Los profesores de aquí son los más competentes del país. Entre los profesores invitados se encuentran a veces funcionarios chinos de alto nivel, y en temas importantes de debate, la escuela no duda en traer a los expertos más reputados de cualquier país sobre todo tipo de temas, desde economía y finanzas internacionales hasta política social, política exterior, política industrial e incluso asuntos militares. Además, estos conferenciantes invitados suelen ser líderes nacionales de otros países y otros dignatarios extranjeros de alto nivel, lo que les permite a los funcionarios chinos no sólo adquirir los conocimientos y habilidades necesarios para gobernar China, sino también ampliar su horizonte y comprender mejor las diferentes culturas, valores y sistemas políticos.


La piedra angular de la política educativa de la escuela es que todo está sobre la mesa. No hay temas prohibidos, e incluso las posturas reaccionarias, revolucionarias o simplemente descabelladas se discuten, analizan y debaten hasta su resolución. Todo tipo de planificaciones, problemas, soluciones y alternativas, serán discutidas, examinadas, debatidas, explicadas, con cualquier número de destacados expertos disponibles como material de referencia. Una vez concluidas estas sesiones, todos los estudiantes tendrán un nivel de MBA o superior en toda la materia. Y éste es sólo uno de los muchos temas que se encontrarán.




Si se tiene en cuenta que estos funcionarios entraron en el gobierno con un nivel de educación ya elevado, y con un nivel de comprensión ya demostrado y una inteligencia excepcional, estas capas adicionales de formación y educación no pueden sino producir un impresionante nivel de conocimiento y capacidad general en todo el gobierno. En Occidente no existe nada parecido a este sistema, por lo que los altos funcionarios de la mayoría de los países occidentales suelen mirar a sus políticos-líderes con una mezcla de desdén y desprecio por su falta de conocimientos y capacidad.

El proceso general consiste en que los funcionarios jóvenes y de mediana edad más prometedores asisten a esta universidad hasta durante un año cada vez, para ampliar sus conocimientos y su comprensión de todas las cuestiones relacionadas con China y el gobierno, a lo que suele seguir un ascenso. Las estancias en la Universidad Central del Partido se alternan con destinos rotativos en todo tipo de departamentos gubernamentales a nivel local, provincial y nacional, así como con destinos en diversas empresas comerciales de propiedad estatal. En la mayoría de los casos, estos destinos de trabajo y de experiencia se alternan con el tiempo de clase en esta universidad, los estudiantes asimilan lo que han aprendido en su destino anterior y reciben preparación para su siguiente destino.

Una persona podría rotar por una pequeña administración local, un departamento financiero de una empresa, trabajar como ejecutivo de la sanidad local o jefe de educación provincial, convertirse en alcalde de una pequeña ciudad, jefe de otro departamento de la empresa, alcalde de una ciudad más grande, gobernador de una provincia, alto ejecutivo o director general de una gran empresa estatal, y así sucesivamente, quizá volviendo cada vez a la universidad para recibir más educación y formación.

En cada etapa, con cada puesto en el gobierno o en la empresa, los titulares son evaluados según una amplia gama de criterios. Los que siguen brillando seguirán avanzando hacia puestos de mayor visión y responsabilidad. Los que parezcan haber llegado a su límite serán apartados. No serán destituidos ni despedidos, pero se les asignarán puestos acordes con sus capacidades, por encima de los cuales no podrán ascender. Por todo ello, China tiene el único sistema de gobierno del mundo que garantiza la competencia en la cima.

Pensemos en el alcalde de una ciudad de un país occidental. Después de un mandato, ¿quién evalúa a esta persona? El público en general, que no tiene ni la formación ni la experiencia necesarias para realizar tales evaluaciones. El "público" no entiende el trabajo o sus requisitos, y no tiene los hechos en los que basar una evaluación inteligente, lo que resulta en lo que se convierte esencialmente en un concurso de popularidad, siendo las superficialidades los factores decisivos. En el sistema chino, el alcalde de esta ciudad es evaluado por sus superiores, hombres que probablemente fueron alcaldes de ciudades pequeñas y grandes antes de que él naciera, hombres que comprenden a fondo todos los aspectos de su trabajo y a los que no se les puede engañar.

Pocos occidentales se han molestado en conocer incluso lo más básico sobre la forma de gobierno de China, prefiriendo en su lugar repetir como un loro las tonterías de que China es una dictadura o, como dijo recientemente un escritor, "un régimen profundamente tiránico". Por supuesto, no es así, y el nivel de ceguera ideológica e ignorancia voluntaria de Occidente es simplemente espantoso. China tiene un gobierno de partido único, que los ideólogos occidentales denuncian como una herejía, pero que presenta enormes ventajas. Con un gobierno de partido único, la toma de decisiones no es un deporte sin principios en el que mi equipo tiene que ganar. Es simplemente un grupo de personas con diversos puntos de vista que trabajan juntos para obtener un consenso para la política y la acción por el bien general de su nación. Aquí no hay una separación forzada de funcionarios en función de la ideología política. Todo el espectro social de China está representado en el gobierno del mismo modo que en la sociedad china o en cualquier otra. No hay luchas partidistas. El sistema chino busca el consenso, mientras que los sistemas políticos occidentales se basan en el conflicto.

El gobierno chino también cuenta con una "oposición", pero este órgano presenta dos grandes diferencias con respecto a los gobiernos occidentales. En primer lugar, su función no es la de "oponerse", sino la de consultar, con la responsabilidad de considerar no sólo las orientaciones y políticas del gobierno, sino también de idear alternativas y hacer recomendaciones. Y el gobierno debe, por ley, considerar y responder a todas estas consultas, cosa que hace. En segundo lugar, no se considera que este grupo de la oposición esté formado por los perdedores políticos marginados, como en los sistemas occidentales, sino por un segundo nivel de personas extremadamente competentes que no fueron seleccionadas para los principales puestos de gobierno. Y en lugar de perder toda esta experiencia, este grupo secundario se creó para contribuir al desarrollo de su país.

Los beneficios de este sistema pueden verse en sus resultados. China ya ha superado con creces a las naciones subdesarrolladas que adoptaron gobiernos electorales multipartidistas occidentales, y sin duda tiene un futuro más brillante que la mayoría de ellas. Muchos observadores extranjeros están admitiendo por fin abiertamente que la forma de gobierno de China muestra signos de superioridad sobre los sistemas occidentales, y que es responsable en gran medida de la eficiencia de China, de su rápido desarrollo y de su rapidez de respuesta. El "mundo libre" podría aprender mucho del sistema de gobierno de China. Funciona a las mil maravillas. Ha transformado la economía y ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza. Ha puesto hombres en el espacio, ha construido los trenes más rápidos del mundo, los túneles submarinos más largos, los puentes más largos del mundo, las presas más grandes. Está creando rápidamente la mayor clase media auténtica del mundo. Y apenas han empezado.

 

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos prácticos de asuntos internacionales a las clases del último año del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney "When China Sneezes" (Cuando China estornuda), Cap. 2 "Tratar con Demonios".

Puede verse su archivo completo en
https://www.moonofshanghai.com/  and 
http://www.bluemoonofshanghai.com/  

Puede contactarse con él en: 2186604556@qq.com

 

*

Notas

(1) https://www.washingtontimes.com/blog/inside-politics/2013/jan/8/poll-congress-less-popular-root-canal-cockroaches/

(2) Por Li Jing y Peng Yining (China Daily); 01-06-2011

  

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai
Blue Moon of Shanghai, 2021

 

 



L.Romanoff´s interview

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis

 

 

CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE