CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE

Monday, August 9, 2021

SP — LARRY ROMANOFF — Estadísticas Económicas de los Estados Unidos: “Cifras poco Fiables” — August 08, 2021



Estadísticas Económicas de los Estados Unidos: "Cifras poco Fiables"

Por Larry Romanoff,

Traducción: PEC 

                                                                               



El gobierno americano y los medios de comunicación occidentales disfrutan acusando a China de producir cifras poco fiables, pero es ampliamente reconocido que no hay estadísticas económicas nacionales en el mundo tan deliberadamente poco fiables y engañosas como las de Estados Unidos. Sin embargo, otra característica de la Gran Transformación fue la innovación del gobierno americano en la fabricación de estadísticas que elevaron la desinformación económica a una forma de arte.

        · El desempleo es más del doble de lo declarado                            oficialmente,

        · la inflación más de tres veces, y

        · el PIB es menos de dos tercios de las cifras publicadas.

        · Lo mismo ocurre con las estadísticas sobre salarios,                      vivienda y demás.

Muchos investigadores han publicado estudios que demuestran que las estadísticas económicas oficiales de EE.UU. en casi todos los ámbitos están muy distorsionadas para pintar un panorama positivo muy distinto de la realidad.

Como señaló un comentarista,

"Las cifras de empleo son fraudulentas, la tasa de desempleo es engañosa, las medidas de inflación están infravaloradas y la tasa de crecimiento del PIB está sobrevalorada. Los americanos viven en una matrix de mentiras".

Con los medios de comunicación obedientes que controlan la narrativa, pocos americanos tienen idea del verdadero estado de su economía o de las consecuencias personales de estas manipulaciones estadísticas.

 

PIB


No hace falta ser economista para apreciar las dificultades que entraña la comparación de las tasas del PIB nacional ni las oportunidades de engaño que ofrece su recopilación.


Por ejemplo, si nuestros dos países y economías son idénticos pero el tuyo tiene una tasa de divorcio más alta, las tasas legales y otros costes del proceso de divorcio se añadirán a la producción económica de tu nación y tu país tendrá un PIB más alto. Eso no significa que tu gente sea más rica, ni que tu país sea un lugar mejor para vivir. Del mismo modo, si tu país es tan rabiosamente litigante como EE.UU., todos esos miles de millones en honorarios legales de los juicios se añadirán a su PIB. Pero, de nuevo, eso no significa que tu gente sea más rica. De hecho, excepto los abogados, todos son más pobres, y casi seguro que no es un lugar mejor para vivir.


La educación y la sanidad son similares. Si mi país tiene un sistema sanitario patrocinado por el gobierno y escuelas y universidades públicas, éstas se registrarán en mis cálculos del PIB por su bajo coste. Si tu país, como Estados Unidos, tiene sistemas sanitarios y educativos de propiedad privada y con ánimo de lucro, los costes mucho más elevados se registrarán en sus estadísticas del PIB como reflejo de una producción económica mucho mayor. Pero eso no significa que tu pueblo sea más rico que el mío, y de hecho es mucho más pobre porque debe gastar un alto porcentaje de sus ingresos en la sanidad y la educación.


Si tu país, como EE.UU., gasta más de un billón de dólares en su ejército cada año, esos gastos se incluirán en sus estadísticas nacionales y esto por sí solo haría casi imposible que compitiéramos en base al PIB. Pero todo ese gasto militar no hace rico a tu pueblo, sino que lo empobrece, y toda esa matanza no hace de tu país un lugar mejor que el mío, incluso aunque lo haga para que el mundo sea seguro para la democracia.


A partir de los ejemplos anteriores, debería ser evidente que hay muchas categorías de transacciones que sirven para inflar enormemente las cifras del PIB, pero que no indican riqueza en una nación, y de hecho pueden ser indicios de pobreza.


Debería ser evidente que algunos sectores del PIB de una nación sirven para enriquecer sólo a unos pocos individuos, mientras que la gran mayoría de la población se queda más pobre. La sanidad es un ejemplo obvio, donde por la experiencia, los propietarios de las compañías de seguros y farmacéuticas, los hospitales y las clínicas con ánimo de lucro, son efectivamente más ricos, mientras que prácticamente toda la población es más pobre. El ejército es otro ejemplo claro, en el que sólo los fabricantes de armas y los banqueros son más ricos después de una guerra, mientras que la población empobrecida puede estar pagando el coste durante generaciones.


También debería ser obvio que una nación como EE.UU. que ha privatizado la mayor parte de la infraestructura física y social producirá un PIB más alto que un país como China, donde la infraestructura básica es propiedad del gobierno.


El sistema penitenciario americano es un buen ejemplo de un servicio que les costó a los contribuyentes 20.000 millones de dólares antes de la privatización y 80.000 millones después. Eso sirvió para aumentar el PIB en 60.000 millones de dólares, pero sólo unas pocas personas se enriquecieron con el proceso, mientras que millones se empobrecieron y la sociedad no mejoró de forma apreciable.


El PIB de EE.UU. estará inflado por todos los aeropuertos, autopistas, ferrocarriles, centrales eléctricas, escuelas y universidades, y mucho más, que se han vendido a inversores del sector privado. Pero ese PIB ampliado es en realidad un indicador preciso del aumento de la pobreza entre la población, ya que la cantidad exacta de ese PIB aumentado debe extraerse de los bolsillos de la población.


La contabilidad básica nos dice que si alguien recibe dinero, alguien debe haberlo pagado, porque el dinero realmente no crece en los árboles. En el caso de la privatización, todos los ciudadanos deben pagar a las empresas privadas tasas y cargos mucho más elevados que los que pagaban antes al gobierno, y son precisamente esas tasas y cargos incrementados los que desangran la cuenta bancaria de cada ciudadano y los que crean el aumento del PIB.


También debería ser evidente que si China vendiera sus hospitales y su sistema ferroviario de alta velocidad a inversores privados (como los americanos tanto desean que haga China), el PIB, la tasa de pobreza y la disparidad de ingresos de China aumentarían de forma considerable. Cuando Kunming vendió su mejor hospital infantil a propietarios privados, las tarifas que se cobran a los pacientes ya van camino de duplicarse; ese enorme aumento de los costes incrementará el PIB de China, pero muchas miles de familias de Kunming serán ahora más pobres.


El aumento de las tarifas por parte de las empresas privadas incrementará el PIB, mientras esa misma cantidad se exprime del poder adquisitivo de todos los ciudadanos y se concentra en unas pocas manos. Esto es aritmética de tercer grado. No puede ser de otra manera.


Del mismo modo, la economía americana está tan financiada que casi la mitad del PIB declarado consiste simplemente en anotaciones contables que transfieren dinero de una cuenta a otra, lo que no es comparable en modo alguno con la producción real de manufacturas o la prestación de servicios reales. Cuando eliminamos los aspectos de financiación de las cuentas, el PIB real de EE.UU. se reduce en casi un 50% y la renta nacional per capita cae a unos 15.000 dólares.


De lo anterior se desprende que el tamaño del PIB de una nación puede ser en gran medida irrelevante para la riqueza y la prosperidad de la misma, y que comparar naciones en función del PIB está plagado de dificultades y argumentos. El PIB solía ser una simple medida de los bienes y servicios producidos en una nación, y probablemente fue un indicador preciso en algún momento del pasado, pero poco a poco se convirtió en una forma de registrar la puntuación en un juego de "el mío es más grande que el tuyo". Así que, además de los problemas reales señalados anteriormente, también tenemos a EE.UU. tratando constantemente de mover la portería para aumentar sus goles encontrando formas cada vez más creativas de aumentar las cifras del PIB.


Un ingenioso truco del gobierno de EE.UU. es algo llamado "alquiler imputado", lo que significa que si usted es dueño de una casa, el gobierno agrega al PIB la cantidad que habría tenido que pagar en alquiler (pero no lo hizo), sobre la base de que si usted no fuera dueño de esa casa habría tenido que pagar ese alquiler. Sólo esta partida añadió alrededor de 1,6 billones de dólares, es decir, el 15% del PIB estadounidense. Además, el PIB se ajusta (a la baja) por la inflación, por lo que, como se verá en un momento, EE.UU. subestima gravemente su tasa de inflación anual, lo que automáticamente infla su PIB en unos 2,3 billones de dólares más, es decir, un 20%. Estos dos elementos por sí solos significan que el PIB de EE.UU. está falsa y artificialmente inflado en un 35%.


Según el esquema de alquileres imputados anterior, usted, como propietario que vive en su casa, es tratado como dos personas, una como inquilino, que paga un alquiler "imputado" (de cuento), y la otra como propietario que dirige una pequeña empresa que posee y alquila la casa. Usted, como inquilino, paga un alquiler ficticio que entra en el PIB ficticio, y usted, como propietario, tiene unos ingresos ficticios por alquiler que entran en la Renta Nacional per capita ficticia del país. Los economistas americanos afirman que esta "teoría de la renta imputada puede parecer más natural si se imagina el caso extremo de una sociedad en la que todo el mundo cría sus propios alimentos y construye sus propias casas; sin la imputación, el PIB sería cero". Los economistas del gobierno americano han dado otras explicaciones más largas y confusas sobre por qué esta renta imputada es adecuada y realista. Si esto fuera cierto, el PIB y la Renta Nacional de la nación deberían aumentar también por el hecho de que tu casa sea un restaurante y tú un cliente, y también cuando tienes sexo con tu mujer en lugar de ir a un burdel.

 

Renta Per Capita


La cifra que vemos más a menudo para la renta media per capita de EE.UU. es de unos 47.000 dólares, una cifra que viene directamente de Fantasilandia. En primer lugar, el "alquiler imputado" que he mencionado anteriormente se introduce no sólo en el PIB, sino también en las cifras de la renta nacional media, lo que significa que los ingresos de cada propietario están inflados por sus inexistentes "ingresos por alquiler". La eliminación de esta única cantidad ficticia reduce la renta per capita real de EE.UU. a unos 30.000 dólares, es decir, aproximadamente al mismo nivel que Grecia o Eslovenia, un nivel que no ha dejado de disminuir desde 2008. Otras cantidades ficticias la reducen aún más.


Como escribía un inteligente cartel de Internet,

"Como muchas otras cosas sobre Estados Unidos, la riqueza de la nación y los altos ingresos anuales son un mito más, y de repente mucha de la información disonante que recibimos sobre Estados Unidos empieza a tener sentido: las historias documentadas de la pobreza rampante en toda la nación, los hogares de clase media que tienen que vivir a crédito para mantener su deteriorado nivel de vida, las jubilaciones aplazadas, las bancarrotas."

Exactamente correcto. A una minoría cada vez más pequeña de la población estadounidense le va bien, mientras que una mayoría cada vez más grande vive en la pobreza y en barrios marginales, se arruina, no encuentra trabajo, no puede permitirse la jubilación, depende para su supervivencia diaria de las limosnas del gobierno y ya no puede permitirse ir al médico. Pero la maquinaria de propaganda persiste en promulgar una falsa imagen de una brillante mansión en una colina.

 

Tasa de Inflación

 



 

Un autor señaló que:

"Si la inflación en Estados Unidos se calculara hoy con los mismos métodos estadísticos utilizados antes de la década de los 80, la verdadera tasa sería casi un 10% más alta que la declarada en la actualidad por el gobierno estadounidense".

 

Y eso es correcto, pero este grave error de cálculo del IPC es fraudulento en más de un nivel. En primer lugar, engaña gravemente a los americanos en cuanto al estado de la economía, desviando la culpa de la FED y del gobierno hacia la gente. Después de desencadenar la destrucción económica masiva a principios de la década de los 80, la FED no quería que el público supiera lo malamente que la había destrozado y saqueado, por lo que inmediatamente implementó la producción de estadísticas económicas cada vez más fraudulentas con mentiras que han aumentado cada año.


Estas falsas estadísticas también implican un enorme fraude financiero, el robo de incontables miles de millones de dólares al pueblo americano por parte de su propio gobierno. La razón es que todos los pagos de la Seguridad Social, las ayudas sociales y alimentarias y otras partidas están vinculadas a la tasa de inflación y se legisla para que aumenten cada año para cubrir los incrementos reales del coste de vida. Pero como el gobierno de EE.UU. subestima deliberadamente la tasa de inflación en aproximadamente un 10%, todas las prestaciones de la Seguridad Social han sido subestimadas y subpagadas en esta cantidad, compuesta anualmente, por lo que la Seguridad Social, muchas pensiones y otros pagos deberían ser aproximadamente un 70% más altos de lo que son actualmente.


En el cálculo de la inflación y del índice de precios al consumo (IPC), los americanos han sido tan innovadores que han tenido que crear categorías separadas para contener todos sus cálculos fraudulentos. He aquí algunas:


(1) Exclusiones:

Los funcionarios de EE.UU. se dieron cuenta de que la forma más fácil de reducir el IPC citado era simplemente dejar cosas fuera, así que inventaron una medida que llamaron "inflación básica". Eso debería significar las partes centrales o más importantes de los aumentos de precios, las más críticas para los consumidores, pero no. La definición estadounidense excluye precisamente estos elementos críticos como los alimentos y el combustible, eliminando los elementos más importantes de las estadísticas de inflación, creando así una imagen totalmente falsa. Medir la inflación sin los alimentos y la energía es casi lo mismo que medir la inflación después de restar toda la inflación.


(2) Sustitución:

Luego, los americanos encontraron otra forma de dejar las cosas fuera, habiendo imaginado lo que denominaron un "efecto de sustitución", lo que significa que cuando los precios de la carne de vacuno suban el público dejará de comprar carne de vacuno y comprará pollo en su lugar. Esa parte es cierta, pero lo inteligente es su conclusión de que, como ya no compramos carne de vacuno, pueden eliminarla de los cálculos de la inflación. Así que ahora, cuando el precio de algo sube, el Departamento de Trabajo de EEUU simplemente lo elimina de los cálculos y lo sustituye por algo más barato. Voilà, no hay inflación. Pero, por supuesto, todo es una gran mentira. La Oficina Agrícola de EE.UU. mide el aumento de los precios de la misma cesta de la compra y la diferencia es grande: De 2007 a 2008, el Departamento de Trabajo reportó una inflación de sólo el 4,1%, mientras que la inflación real reportada por la Oficina Agrícola fue del 11,3%.


(3) Ponderación Geométrica:

Otro truco inteligente consiste en reducir arbitrariamente la gravedad de las subidas de precios cuando algunos precios aumentan rápidamente, como suele ocurrir con los precios del petróleo. El gobierno dictaminó que si el precio de un artículo sube "demasiado rápido", la gente lo utilizará menos, por lo que ante cualquier aumento rápido de los precios, el gobierno americano reduce su ponderación en el cálculo del IPC. Por ejemplo, la sanidad representa alrededor del 17% del PIB, pero se le dio una ponderación de sólo el 6% porque los costes reales de la sanidad están aumentando. Esto por sí solo reduce el IPC americano en varios puntos porcentuales. En ambos casos, debería quedar claro que el gobierno americano no está registrando los aumentos reales de los precios -es decir, la inflación real-, sino que está registrando un comportamiento ficticio de los consumidores ante el fuerte aumento de los precios.


(3) Hedonismo:

Esta maquinaria realiza ajustes arbitrarios para las supuestas mejoras de calidad de los bienes y servicios. Por ejemplo, un electrodoméstico puede tener un precio de 400 dólares, pero ha experimentado una pequeña mejora en un año posterior. Los funcionarios asumieron arbitrariamente que la mejora valía 150 dólares y que el electrodoméstico básico costaba ahora sólo 250 dólares, y luego utilizaron esa cifra para calcular el IPC, mostrando una disminución del 40% en los precios de los electrodomésticos cuando en realidad el precio no había cambiado. Este tipo de ajuste se aplica ahora a casi el 50% de todos los artículos incluidos en el cálculo del IPC de EE.UU.

 

Desempleo

 


 

En julio de 2013, Mortimer Zuckerman escribió un artículo reflexivo e informado para el WSJ titulado "El Escándalo a Tiempo Completo de la América a Tiempo Parcial" (1) en el que, con demasiada delicadeza, devastó las estadísticas de desempleo del gobierno estadounidense al señalar que los casi 300.000 "nuevos empleos" creados en junio de ese año eran en su mayoría humo, ya que los empleos a tiempo completo se desplomaron en mucho más de 500.000 mientras que el trabajo a tiempo parcial aumentó en unos 800.000, una distinción que la Oficina de Trabajo consideró indigna de mencionar. Los puestos de trabajo mal pagados representan ahora casi la mitad del crecimiento del empleo y, aun así, menos del 60% de los americanos tienen un trabajo de cualquier tipo. En un mes, el gobierno de EE.UU. enumeró un gran número de nuevos puestos de trabajo en el comercio minorista, pero eso era claramente imposible cuando los principales minoristas como J.C. Penny, Macy's, Sears y las cadenas de tiendas de dólar estaban todas en problemas y cerrando tiendas, y los centros comerciales estaban tan desesperados por tener inquilinos que estaban alquilando espacio por días o por horas. Zuckerman señaló que después de que la ley de asistencia sanitaria de Obama obligara a proporcionar un seguro médico a todos los que trabajaban más de 30 horas a la semana, las empresas redujeron inmediatamente las horas de los trabajadores a menos de 30, a menudo dividiendo un trabajo a tiempo completo en dos (trabajos) a tiempo parcial, para evitar el coste de esa prestación.


Dave Kranzler escribió que "el informe de empleo de EE.UU. es probablemente el informe más engañoso producido por el Gobierno". (2) El gobierno de EE.UU. ha hecho contorsiones cada mes desde 2008, intentando engañar a la población sobre una inexistente "recuperación" que, según afirma falsamente, se produjo en 2009. A pesar de todo el bombo y platillo, la verdad es que la economía estadounidense sigue sentada en el fondo más o menos donde estaba en 2008, sin recuperación de ningún tipo y sin creación de nuevos puestos de trabajo netos. La publicidad sobre la creación de "puestos de trabajo en el sector servicios" y "puestos de trabajo en el sector sanitario" está encubriendo el empleo mal pagado de los dependientes del comercio minorista y la atención a domicilio de los ancianos, y las estadísticas de desempleo han sufrido el mismo tipo de creatividad que el IPC: si una categoría resulta molesta o embarazosa, el gobierno simplemente la omite de los cálculos.


El gobierno estadounidense no tiene reparos en manipular y reordenar las cifras y las categorías para obtener resultados, por inexactos y deshonestos que sean, que sitúen a Estados Unidos a la cabeza. En noviembre de 2014, Glenn Kessler informó en el Washington Post de la afirmación de Obama ante los líderes del Congreso de que "cuando viaje a Asia para la Cumbre del G-20, voy a poder decir que realmente hemos creado más puestos de trabajo aquí en Estados Unidos que todos los demás países avanzados juntos", una afirmación que, por supuesto, era falsa. (3) Su definición de países avanzados omitió a todos aquellos que realmente estaban creciendo en lugar de retraerse, naciones como China, Rusia, Brasil, India, Indonesia y México. Tal vez su postura más deshonesta fue omitir el hecho de que el empleo profesional y de clase media a tiempo completo para personas con estudios ha desaparecido a un ritmo alarmante, creándose únicamente puestos de trabajo de oficinista a tiempo parcial poco atractivos, con los que las familias no pueden sobrevivir sin asistencia social y cupones de alimentos. Kessler señaló que su afirmación de que Estados Unidos ha creado 6 millones de "nuevos" puestos de trabajo se compara con el hecho de que sólo China ha creado más de 50 millones de nuevos puestos de trabajo desde 2010. Terminó su artículo con el comentario de que "uno tiene que maravillarse de los inteligentes economistas de la Casa Blanca que se las arreglaron para rebanar y diseccionar los números para llegar a (estos "hechos")."


Jim Clifton, director general de Gallup, en una entrevista en la CNBC, calificó de "gran mentira" las cifras de desempleo del gobierno estadounidense, explicando que:


"Si realizas un mínimo de una hora de trabajo a la semana y te pagan al menos 20 dólares... no se te cuenta oficialmente como desempleado. Si tienes una licenciatura en química o matemáticas y trabajas 10 horas a tiempo parcial porque es lo único que puedes encontrar... el gobierno no te cuenta".


Para subrayar aún más el peligroso estado de la economía y el panorama laboral de Estados Unidos en la actualidad, sólo el 60% de los trabajadores empleables en Estados Unidos tienen trabajo. Según las propias estadísticas del gobierno, un 40% de todos los ciudadanos en edad de trabajar no tienen empleo, pero los funcionarios siguen afirmando que la tasa de desempleo es de sólo el 6%. Para agravar la catástrofe laboral, se ha informado de que el segmento de la mano de obra estadounidense que más rápido crece es el de las personas de 65 a 75 años, personas que deberían estar jubiladas pero que no pueden vivir con sus escasas pensiones y una asistencia sanitaria inasequible, y deben sacrificar sus años de jubilación y volver a ser mano de obra para sobrevivir.


Supongo que este comentario no estaría completo sin una referencia a las cifras de China, al menos desde el punto de vista americano. Para cualquier país, pero especialmente para China, las estadísticas económicas son aceptables si a los americanos les gustan las cifras, de lo contrario son "poco fiables", la acusación que sustituye a la prueba.


Mientras que Vietnam, Laos y Camboya afirman que hubo más de 5 millones de muertos durante la guerra de Vietnam, los americanos sólo admiten un millón, ya que "las estadísticas vietnamitas son notoriamente poco fiables". Tenemos el mismo problema con las estadísticas económicas de China: a los americanos no les gustan las cifras y por ello tachan a los estadísticos chinos de "poco preparados" y sus estadísticas de "poco fiables", sustituyendo una vez más las acusaciones por pruebas. Señalemos aquí que la FED estadounidense (y otros economistas notables) realizaron su propio análisis de las estadísticas económicas de China y confirmaron que el crecimiento real del país coincidía con las cifras oficiales.


Los estadísticos chinos elaboran sus cifras para los chinos, no para los americanos, por lo que no se molestan en explicar su metodología y dejan así a los americanos en la oscuridad, anhelando muchos detalles jugosos de la economía china que no pueden deducirse fácilmente de las cifras estadísticas brutas. Y cuando los americanos llaman, nadie responde a sus preguntas, así que acusan a los chinos de ser "poco fiables", de falsear las cifras, de exagerar, de tener quizá "dos juegos de libros" para que el gobierno pueda saber "lo que realmente pasa" con la economía. Según Mark Magnier, del Wall Street Journal (¿dónde si no?), una nueva serie de buenas cifras "ha suscitado nuevas dudas sobre la fiabilidad de las propias estadísticas chinas", y el Citibank se ha sumado a ellas con un "crecimiento probablemente exagerado", y algunos "investigadores" occidentales imparciales han afirmado que las cifras estaban infladas en casi un 100%. De nuevo, las acusaciones equivalen a las pruebas.


Pero el verdadero propósito de estos ataques fue iluminado por un profesor de economía de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, Carsten Holz, un hombre que incluso escribió un artículo sobre "la calidad" de las estadísticas del PIB de China, quien dijo que las estadísticas chinas sufren de "una atroz falta de transparencia". Esa afirmación se traduciría vagamente como "Queremos saber más, pero no nos lo dicen porque 

(1) creen que no es de nuestra maldita incumbencia y 

(2) piensan que encontraremos la forma de utilizar sus cifras en su contra". 

Correcto en ambos casos.

 

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos prácticos de asuntos internacionales a las clases del último año del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney "When China Sneezes" (Cuando China estornuda), Cap. 2 "Tratar con Demonios".

Puede verse su archivo completo en
https://www.moonofshanghai.com/  and 
http://www.bluemoonofshanghai.com/  

Puede contactarse con él en: 2186604556@qq.com

 

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai
Blue Moon of Shanghai, 2021


L.Romanoff´s interview

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis

 

 

CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE