CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE

Tuesday, August 17, 2021

SP — LARRY ROMANOFF — Patentes, Robo de Propiedad Intelectual (PI), Piratería de Productos y Relaciones entre Estados Unidos y China — August 11, 2021



Patentes, Robo de Propiedad Intelectual (PI), Piratería de Productos y Relaciones entre Estados Unidos y China

Por Larry Romanoff, 17 de Diciembre, 2019

Traducción: PEC 



CHINESE   ENGLISH  NEDERLANDS  PORTUGUESE   SPANISH

Hay un factor que ha contribuido en gran medida a la riqueza de América en la actualidad y que los libros de historia de los Estados Unidos parecen ignorar. El gobierno y las empresas estadounidenses producen hoy volúmenes de propaganda en los que acusan a China de copiar los productos o las ideas americanas, de no respetar la propiedad intelectual de ese país, pero los americanos han sido durante 200 años o más los maestros mundiales del robo de propiedad intelectual y la piratería de productos.

Durante la mayor parte de la existencia inicial de la nación, las empresas americanas copiaron libremente y sin compensación todo lo que se fabricaba en Europa. No sólo copiaban libremente, sino que el gobierno americano erigió barreras arancelarias imposiblemente altas contra los productos extranjeros, de modo que los originales de Europa tuvieran un precio demasiado alto para venderse en los Estados Unidos, mientras que los fabricantes de las copias locales, por supuesto, prosperaban. Además, ya a finales del siglo XIX, el gobierno estadounidense ofrecía a menudo recompensas en metálico de entre 20.000 y 50.000 dólares -tanto como las ganancias de varias vidas- a quien pudiera robar y copiar tecnología extranjera, como ocurrió con las máquinas de tejer telas que fueron la columna vertebral de la industria británica durante un siglo.

Cuando el gran americano Thomas Jefferson era embajador de Estados Unidos en Francia, conspiró para robar y sacar de contrabando de Italia una variedad de “arroz milagroso” cuya exportación y venta a extranjeros estaba prohibida. Jefferson fue un hombre valiente, porque a pesar de la inmunidad diplomática, el robo se castigaba con la muerte si le pillaban. Este proceso de robo se produjo con casi todos los artículos imaginables. Muchos autores ingleses se desesperaban por poder vender alguna vez en Estados Unidos sus populares obras escritas, debido a las regulaciones de importación y a los elevados aranceles, pero al viajar a América se llevaban una gran sorpresa al descubrir que sus libros estaban a la venta en todas las tiendas. Cuando Charles Dickens descubrió el alcance de la piratería de sus obras en EE.UU., escribió un libro en el que condenaba a los americanos por ladrones, libro que fue inmediatamente pirateado y puesto a la venta en todos los Estados Unidos.

Durante la mayor parte de 200 años, Estados Unidos ignoró la propiedad intelectual, las patentes y los derechos de autor de cualquier persona o empresa de cualquier nación. La verdad es que los americanos, como americanos, nunca han inventado casi nada, sus únicas creaciones nacionales han sido el hardware que podía matar a más gente más rápido y desde una mayor distancia. Pero ahora, al ser el maquinista del tren de la propiedad intelectual, las empresas americanas se han vuelto repentinamente religiosas y se han vuelto santamente posesivas, condenando a los demás precisamente por las mismas cosas que ellos hicieron tan libremente durante tanto tiempo.




Stephen Mihm escribió un excelente libro en el que trata extensamente los 200 años de violaciones de patentes y derechos de autor en Estados Unidos y el robo generalizado de la propiedad intelectual. Reconoce con perspicacia que una “marca de comercio rápida y libre” es simplemente una etapa en el desarrollo de una nación, una etapa que Estados Unidos experimentó de la misma manera que Japón hace 30 años y que China está haciendo hoy. Es sólo el cristianismo moralista que impregna la sociedad americana lo que lleva a los americanos a condenar hoy a China por algo que ellos hacían tan libremente no hace muchos años, y que siguen haciendo hoy en día. En realidad, Estados Unidos ha sido, con mucho, el ladrón más rampante de todas las naciones en la historia del mundo. (1) (2)

Un columnista americano escribió que si fuera Europa o Asia la que produjera todas esas películas de Hollywood, EE.UU. encontraría rápidamente la forma de reproducirlas en su país sin pagar derechos de autor ni reconocer ningún derecho de propiedad intelectual. Hay pruebas más que suficientes de que Estados Unidos, incluso hoy, copia libremente todo lo que quiere, ignorando las reclamaciones de derechos de autor o patentes de otras naciones.

Esta es otra de las principales razones por las que Estados Unidos se convirtió en una nación rica: porque durante dos siglos copió, robó o tomó por la fuerza gran parte o incluso la mayoría de los inventos, recetas, patentes y procesos del mundo, mientras se negaba a permitir las importaciones en condiciones razonables o justas, permitiendo así que Estados Unidos y sus corporaciones prosperaran a expensas del mundo. Hay poco de lo que enorgullecerse en cuanto a la inventiva o la innovación de Estados Unidos. Hoy en día, pocos americanos son conscientes de esta parte de la historia de su país, porque la mayoría de los autores ya están muertos y porque sus libros de historia han sido muy bien saneados, limpios de todos los hechos de piratería, robo por la fuerza y trucos sucios que forman parte del legado americano.

Los medios de comunicación estadounidenses han acusado constantemente a los chinos de utilizar software americano copiado o sin licencia, pero aunque algunas afirmaciones eran sin duda válidas, la imagen de que Estados Unidos es un semillero de moralidad mientras el resto del mundo está formado por ladrones es claramente falsa. La copia de software se originó en los Estados Unidos, no en China, y puedo atestiguar que el software comercial sin licencia siempre ha sido de uso generalizado por parte de empresas y gobiernos en Norte América. Microsoft y muchas otras empresas han tenido este problema incluso con muchas ramas del gobierno de EE.UU. y del ejército, y con corporaciones estadounidenses de todos los tamaños que instalan muchas decenas de miles de copias de software sin licencia y sin pagar los derechos de licencia. Los medios de comunicación estadounidenses ignoran estas historias y prefieren escribir sobre China.



Como un ejemplo entre muchos, en noviembre de 2013, una empresa estadounidense llamada Apptricity planeaba demandar al gobierno de los Estados Unidos por 300 millones de dólares por la copia e instalación sin licencia del software de la empresa. Apptricity suministra al ejército estadounidense un software de logística utilizado para rastrear la ubicación de las tropas y los envíos en misiones críticas. Los derechos de licencia ascienden a 1,35 millones de dólares por la instalación en cada servidor, y otros 5.000 dólares por cada ordenador que utilice el software. Pero, al parecer, el gobierno estadounidense había instalado este software en casi 100 servidores y casi 10.000 ordenadores individuales sin avisar a la empresa y sin pagar los derechos de licencia necesarios, y lo había estado haciendo durante más de diez años (3). La pérdida total de la empresa, sólo en concepto de tasas, fue de más de 300 millones de dólares, pero los militares la intimidaron para que aceptara un acuerdo de sólo 50 millones de dólares. Según la empresa, “como en cualquier otro tema conocido, los pronunciamientos americanos de superioridad moral no son más que hipocresía”.

Además, los americanos no se avergüenzan de atribuirse el mérito de los inventos de otros. Hay cientos de ejemplos, uno de los cuales es el avión militar invisible al radar del que los americanos están tan orgullosos, y al que se refieren repetidamente como prueba de su capacidad de innovación superior. Pero la tecnología de invisibilidad al radar es sólo una cosa más que los americanos robaron, en este caso de Alemania. Al final de la Segunda Guerra Mundial, las tropas americanas llegaron a Berlín mucho antes que las demás fuerzas aliadas y no perdieron tiempo en saquear la nación de todos los secretos comerciales y militares. Cuando los aliados llegaron a Berlín, el ejército y el gobierno americanos habían empaquetado y enviado a casa más de 1.600 toneladas de documentos sobre ciencia y física, energía nuclear, innumerables patentes y procesos comerciales, y la investigación del ejército alemán sobre tecnología de aviones invisibles al radar.

Los aviones invisibles de EE.UU. de hoy son una copia virtual de lo que los alemanes diseñaron e inventaron hace 70 años, desde la forma y la configuración del fuselaje, hasta los revestimientos, la colocación de los motores, todo. Los motores, por supuesto, son modernos y diferentes, pero toda la ciencia y la tecnología, y la mayoría de los conocimientos técnicos, fueron simplemente robados de Alemania. Del mismo modo, el avión F-86 Sabre se construyó utilizando principios de diseño robados de la investigación aerodinámica alemana. Fue la propiedad intelectual alemana, y no la inventiva americana, la que permitió a los americanos presumir de que este famoso avión ostentaba los récords mundiales de velocidad durante años. Además, gran parte de la tecnología aeronáutica americana actual se tomó del Avro Arrow canadiense, que fue el primer avión supersónico de su clase. Hoy en día, muchos americanos afirman que parte de esta tecnología era americana, pero la verdad es que los canadienses de la época no tenían túneles de viento y habían contratado hacer sus pruebas aerodinámicas en Estados Unidos, tras lo cual los americanos copiaron -y robaron- todo ello.

Todo el programa espacial de Estados Unidos fue el resultado de la información robada a Alemania y de la importación de miles de alemanes en la posguerra, muchos de los cuales eran conocidos criminales de guerra. Werner von Braun y un número incontable de personas como él, que habían inventado toda la tecnología de misiles de Alemania, fueron llevados a Estados Unidos con todos sus conocimientos sobre cohetería y misiles, para ayudar a poner a Estados Unidos en el espacio. Es absolutamente cierto que EE.UU. nunca podría haber logrado ninguna de esas hazañas sin la tecnología y los conocimientos técnicos robados a Alemania. La inventiva americana es, en su mayor parte, un mito patriotero creado por la maquinaria de propaganda americana.



Estados Unidos hizo lo mismo con Alemania tras la Primera Guerra Mundial. Como parte de las condiciones de rendición establecidas en el Tratado de Versalles, Alemania se vio obligada a ceder todas sus patentes a EE.UU., en todos los ámbitos comerciales y militares, desde los tejidos hasta las tintas de impresión, desde los cohetes y misiles hasta los tanques y los vehículos. Gran parte de todo lo que Alemania sabía, diseñaba y creaba hasta entonces, fue cedido al ejército y a las empresas comerciales americanas. Innumerables patentes alemanas, incluyendo cosas tan comunes como la aspirina Bayer, fueron confiscadas por los americanos. Esto es copiar y robar -por la fuerza militar- a una escala muy grande nunca antes vista por ningún país. EE.UU. hizo lo mismo tras el colapso de la antigua Unión Soviética, acercándose a las antiguas naciones satélites soviéticas como camaradas de armas con el propósito de saquear todo lo disponible, especialmente todo lo que tuviera valor militar.

Puede que Kodak y Polaroid sean empresas americanas, pero su propiedad intelectual era prácticamente toda alemana. Sin esos robos de PI bien podrían haber desaparecido hace generaciones. Creo que Intel también se benefició enormemente de la investigación alemana sobre semiconductores. Los fabricantes de aviones americanos, como Boeing, también deben gran parte de su existencia a la propiedad intelectual alemana robada. Curiosamente, los fabricantes de automóviles americanos estaban tan ocupados vendiendo accesorios de moda que aparentemente no se les ocurrió robar PI extranjera hasta que fue demasiado tarde.

Un ejemplo de otra categoría es el medicamento antiviral Tamiflu, que controla la propagación de la gripe, y que fue patentado por Hoffman LaRoche. El ingrediente activo del Tamiflu se extrae del anís estrellado, que sólo crecía en China y se utilizaba allí desde hacía varios miles de años como prescripción de la MTC (Medicina Tradicional China). Hubo mucha gente descontenta con esa patente farmacéutica, ya que se consideró que efectivamente entraban en China, copiaban una medicina china y reclamaban los derechos mundiales sobre ella. Lo mismo ocurrió con la efedrina, un fármaco vegetal muy utilizado ahora para el tratamiento de los resfriados, que fue común en China durante muchos siglos y que se introdujo en Occidente hace muy poco tiempo, pero que ahora está patentado por farmacéuticas occidentales.

La Coca-Cola, originalmente llamada Kola Coca, se inventó hace más de 140 años en un pequeño pueblo de España. Los creadores de la fórmula del refresco más vendido del mundo fueron engañados con su propiedad y con miles de millones de dólares. El proceso era un secreto bien guardado en aquella época y rápidamente se convirtió en un producto de fama mundial, ganando decenas de medallas de oro internacionales y otros premios. Desgraciadamente, Bautista Aparici, uno de los fundadores de la empresa, asistió a una feria comercial en Filadelfia y dio una muestra y una breve descripción del proceso a un americano que encontró por casualidad, y poco después el farmacéutico americano John Pemberton cambió el nombre por el de Coca-Cola y patentó el producto y el proceso, ya que el gobierno americano se negó a reconocer la patente española original.

Nike es otra famosa marca americana con un pasado pintado con aire, basada en una forma de robo de propiedad intelectual similar a la de Coca-Cola, y que se beneficia igualmente del gobierno y el sistema judicial americanos. Phil Knight era un corredor de la Universidad de Oregón, con Bill Bowerman como entrenador, ambos en busca de zapatillas de correr de mejor calidad. Knight estaba de gira por Japón cuando descubrió las zapatillas de correr Onitsuka Tiger, un producto muy superior a todo lo que había en Estados Unidos en aquella época. Knight y Bowerman pidieron un préstamo y realizaron un pedido de 8.000 dólares que se agotó rápidamente. Los dos hombres empezaron entonces a fabricar las zapatillas de Onitsuka en Estados Unidos, vendiendo los diseños como propios. Un ejecutivo de Onitsuka, en una visita sorpresa a EE.UU. y a las instalaciones de Nike, se sorprendió al descubrir los diseños de su firma en el almacén con una marca americana. Naturalmente, se produjo un importante proceso judicial, en el que los tribunales americanos, siempre comprometidos con el juego limpio y siguiendo religiosamente el imperio de la ley, dictaminaron que Knight y Bowerman no habían hecho nada malo y que las dos empresas podían “compartir” las patentes, la propiedad intelectual y la marca.

Las empresas americanas no siempre robaban a Europa o Asia; a veces se robaban entre ellas. Hoy en día, Microsoft podría ser sólo un actor secundario si no hubiera robado directamente los conceptos de “windows” y del ratón a Apple, y no hubiera tenido suficiente respaldo financiero para pagar los litigios hasta que Apple fue finalmente derribada y perdió.

CHINESE   ENGLISH  NEDERLANDS  PORTUGUESE   SPANISH

    A pesar de todo el ruido hipócrita que se hace hoy sobre China, EE.UU. sigue siendo uno de los peores violadores de PI en el mundo, creando sus propias reglas para beneficiar a las corporaciones americanas e ignorando obstinadamente la legislación y las prácticas de PI de otras naciones. Los americanos inventaron más o menos la publicidad de marca y guardan celosamente sus marcas, pero hay categorías enteras de nombres famosos, productos y procesos patentados que se originan en otros países y que los americanos se niegan a reconocer aunque estén totalmente protegidos en el otro 96% del mundo.

    No se trata de descuidos; el gobierno de EE.UU. establece deliberadamente sus propias normas sobre qué tipos de PI respetará y cuáles ignorará, y las normas siempre están diseñadas para beneficiar únicamente a las empresas americanas. Cualquier propiedad intelectual que no se ajuste a la ideología política y comercial de Estados Unidos será simplemente ignorada. Estos nombres y procesos están protegidos por leyes y tratados en todas las naciones desarrolladas y en la mayoría de las no desarrolladas desde hace más de 100 años, excepto por los americanos, que se niegan rotundamente a firmarlos a pesar de las reiteradas peticiones que se remontan a más de un siglo.


    Entre estos productos están el champán y el coñac franceses, los vinos de Borgoña, Ródano y Chablis, el Chianti italiano, el Oporto y el Madeira portugueses, el Jerez español y el Tokay húngaro. También están la carne de Kobe de Japón y el queso parmesano de Italia, y por supuesto el aceite de oliva virgen. Hay más de 600 de estos derechos de autor registrados especializados por los que Estados Unidos permite a sus empresas violar todas las leyes internacionales de derechos de autor y beneficiarse ilegalmente del uso de nombres famosos. Champagne, según la legislación francesa e internacional, es un nombre que sólo puede aplicarse a un vino producido por un método concreto en la región francesa de Champagne. Pero no según Estados Unidos, cuyos bodegueros venden alegremente “champán” americano, en clara violación de sus supuestas normas y de las leyes internacionales. Por otro lado, cualquiera que imprima “Florida Orange Juice” en un producto que no sea de Florida, se encontrará con toda la fuerza de la ley americana. Las patentes europeas sobre el vino o el queso no son válidas en los Estados Unidos.

    Uno de los quesos más famosos del mundo es el Parmigiano (Parmesano), de la región italiana de Parma. El queso, las vacas, los ingredientes, los métodos y procesos, incluso la alimentación de los animales, están patentados, registrados y protegidos por la legislación italiana e internacional, excepto en Estados Unidos. Las empresas americanas producen una versión patéticamente inferior de este queso y lo comercializan como “original” cuando no lo es, sus violaciones están protegidas por su propio gobierno.

    Bloomberg hizo un estudio reciente de los quesos rallados, y de muchas marcas, entre ellas Kraft, y comprobaron que tenían un alto contenido de celulosa, es decir, queso hecho de madera. Michael Mullen, portavoz de Kraft, dijo: “Seguimos comprometidos con la calidad de nuestros productos”. Una empresa cuyo queso resultó tener un alto contenido de celulosa dijo: “Creemos firmemente que no hay celulosa presente en nuestro queso”. Otra empresa con alto contenido de celulosa dijo: “Creemos que la prueba podría haber sido un falso positivo”.

    Había una empresa llamada Castle Cheese en Pensilvania que comercializó quesos falsos durante 30 años antes de que la FDA les diera caza y descubriera que su “parmesano italiano” era en realidad una imitación de queso que contenía celulosa de árboles americanos y restos de cortezas y recortes de otros quesos americanos falsos. Pero la American Cheese Association afirmó que “la salubridad de nuestros productos lácteos es una parte muy apreciada de nuestra historia”, y un informe de los medios de comunicación escribió, increíblemente, que “los proveedores de parmesano [americano] han estado etiquetando erróneamente los productos llenándolos con “demasiada celulosa”, hecha de pulpa de madera, en lugar de utilizar cheddar más barato”. Si estamos hablando de queso parmesano, yo habría pensado que cualquier cosa por encima de cero sería demasiado cheddar, por no hablar de la celulosa, pero claro, esto es América y las cosas son diferentes aquí. Así que, auténtico queso parmesano italiano, hecho en Wisconsin con pulpa de madera de árboles de Idaho. No hay problemas de propiedad intelectual aquí. Y no hay adulteración de alimentos como tenemos en China.

    El aceite de oliva es una de las delicias culinarias del mundo, algo que se produce desde hace siglos en el sur de Europa y Oriente Medio, con procesos que han demostrado desde hace tiempo que producen el mejor producto. El aceite más valioso, que llamamos “aceite de oliva virgen” o “aceite de oliva virgen extra”, se produce mediante un suave prensado físico en frío de las aceitunas realizado de una manera particular. El aceite que sale de este “primer prensado” es bastante más espeso, tiene un color verde oscuro y es el más fragante y sabroso, además de ser el más saludable. El aceite de oliva virgen tiene un valor económico considerable.

    Pero los Estados Unidos también tienen sus propias reglas. Las especies americanas de aceitunas no pueden cumplir las normas internacionales, ya que se cultivan en un clima no especialmente adecuado para este fruto, y sólo producen un aceite amarillo pobre, que casi siempre está adulterado con aceites vegetales o de semillas inferiores y sobrantes. Por ello, los comercializadores americanos afirman que “el color es irrelevante” en el aceite de oliva. Reconociendo que mucha gente se niega a creer en la propaganda del “color irrelevante”, los productores americanos embotellan su aceite de oliva en botellas de vidrio verde oscuro, lo que, por supuesto, hace imposible ver exactamente lo que uno está comprando. La historia americana es que el vidrio oscuro -siempre verde, como el color del aceite virgen- es para proteger el aceite de los estragos de la exposición a la luz solar. Seguramente se le ocurrirá a la gente pensante que los aceites de cocina y de ensalada se almacenan normalmente en un armario oscuro de la cocina y rara vez se dejan en el aparcamiento totalmente expuestos a la luz solar cegadora, y por lo tanto no requieren realmente protección de la luz solar. Pero esto es América, y tal vez las cosas sean diferentes aquí.

    Pocos de nosotros recordamos que los pistachos solían teñirse de un bonito rojo, con un colorante alimentario en polvo que se transfería alegremente a las manos y a la ropa, pero todavía los vemos a veces en Navidad, teñidos festivamente de rojo, verde y blanco. La maquinaria americana de marketing nos dice que Irán tiñe sus pistachos porque las cáscaras contienen manchas poco apetecibles procedentes de los primitivos y atrasados métodos de recolección iraníes, y que estos terroristas musulmanes cubren sus pecados tiñéndolos. Nunca se presentaron pruebas de esta acusación, pero luego California produce grandes volúmenes de pistachos y nueces pecanas que tienen cáscaras naturalmente manchadas (y sin sabor) y que los americanos han peroxidado, hipoclorado, clorado y teñido durante generaciones, y todavía lo hacen hoy día, para disfrazar su apariencia poco atractiva. Así que cuando los patrióticos, trabajadores y temerosos de Dios americanos tiñen los pistachos, simplemente están empleando las mejores prácticas agrícolas modernas mientras hacen que el mundo sea seguro para la democracia, pero cuando Irán tiñe los pistachos es precisamente el tipo de conducta engañosa que esperaríamos de esos primitivos cabezas de trapo no cristianos. Los americanos son como un grano en el trasero.

    *

    Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos prácticos de asuntos internacionales a las clases del último año del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes” (Cuando China estornuda), Cap. 2 “Tratar con Demonios”.

    Puede verse su archivo completo en
    https://www.moonofshanghai.com/  and 
    http://www.bluemoonofshanghai.com/  

    Puede contactarse con él en: 2186604556@qq.com

    *

    Notes

    (1archive.boston.com/news/globe/ideas/articles/2007/08/26/a_nation_of_unlaws

    (2) https://history.uga.edu/directory/people/stephen-mihm

    (3) https://www.se7ensins.com/articles/us-government-caught-pirating-military-software.1052


    L.Romanoff´s interview

    Larry Romanoff,

    contributing author

    to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

    'When China Sneezes'

    When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis

     

     

    CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

    What part will your country play in World War III?

    By Larry Romanoff, May 27, 2021

    The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

    READ MORE