CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE

Tuesday, October 12, 2021

SP -- LARRY ROMANOFF -- Cambiar los Valores Culturales -- October 01, 2021



Cambiar los Valores Culturales


Por LARRY ROMANOFF – 19 de Septiembre, 2020

Traducción: PEC 


CHINESE  ENGLISH  NEDERLANDS  PORTUGUESE  SPANISH



La mayoría de los productos nacionales son producto y contienen gran parte del patrimonio cultural y de los valores tradicionales de una nación. Puede ser difícil encontrar mucha cultura en un bolígrafo, pero los pasteles de luna chinos son todo cultura. Las marcas y los productos que se hacen famosos, populares, e incluso queridos, en una nación se ganan esa posición por el patrimonio cultural intrínseco que llevan incorporado. Resuenan con la cultura, las tradiciones y los valores del pueblo. Y en la compra y venta del comercio internacional, estos innumerables productos cruzan los océanos y viajan por los continentes del mundo llevando consigo su bagaje cultural, con ese bagaje descargado en cada otra nación y asimilado en parte o en su totalidad por esas sociedades a partir de una adopción consciente o inconsciente de sus valores culturales inherentes.

Gran parte de ese bagaje cultural es neutro en el sentido de que no resta valor a los elementos culturales autóctonos, sino que puede añadirse a ellos, quizá incluso en un sentido positivo. Los occidentales han adoptado los palillos, el dim sum y las carreras de barcos del dragón, mientras que los chinos han adoptado el día de San Valentín y los adornos navideños, pero se trata de adaptaciones superficiales de costumbres extranjeras encantadoras y atractivas que no sustituyen a la cultura local y, de hecho, las tradiciones culturales subyacentes ni siquiera se comprenden, y mucho menos se adoptan. Los americanos pueden disfrutar de las danzas de los leones chinos y de los petardos durante las fiestas del Año Nuevo chino, pero sólo se aprecian por su colorido atractivo visual, ya que se han despojado de los valores que los sustentan, y la cultura y la filosofía subyacentes no tienen ningún significado. Lo mismo ocurre con la Navidad en China, apreciada sólo por su colorido atractivo visual y por los regalos que se hacen a los amigos, mientras que las vastas tradiciones culturales y religiosas subyacentes son ignoradas e irrelevantes. La inserción de estos artículos en la cultura local es sólo superficial, y ha sido realizada instintivamente por la sociedad local de una manera no intrusiva que no hace daño y no pretende sustituir a la cultura local.

A veces, los valores y actitudes extranjeros son adoptados localmente si la población los reconoce como superiores en algún sentido u ofrecen una utilidad práctica adicional. El yoga podría ser un ejemplo de un producto extranjero adoptado voluntariamente por personas de muchas culturas y que, al menos en parte, incorpora la filosofía y los valores subyacentes, un proceso realizado por asimilación natural más que por promoción. Algo similar ocurre con la adopción de la medicina tradicional china en Occidente. Pero la entrada de empresas extranjeras en los mercados de una nación también entraña riesgos, ya que estos elementos culturales poseen una poderosa capacidad para alterar y controlar los valores sociales nacionales, a menudo de forma perjudicial. Como solemos decir, "el diablo está en los detalles", en este caso en el marketing.



Hay tres grandes diferencias entre el bagaje cultural americano, los valores incrustados en los productos americanos, y los de otras naciones. La primera es que los valores culturales americanos son falsos. No existen en la vida real, sino que, como ya hemos visto, son simplemente ideales utópicos que no guardan ninguna relación con la realidad en el mundo de los Estados Unidos. La segunda es que los valores americanos están fuertemente politizados, basados en los mitos fabricados que subyacen a la vasta ideología político-religiosa americana. La tercera es que son depredadores, agresivos y beligerantes.

Los valores culturales de los productos americanos no sólo son falsos y profundamente políticos, sino que están en una especie de misión de "búsqueda y destrucción". No entran en otras naciones, sino que las invaden como un virus, con intención de genocidio. Los americanos no promulgan sus creencias culturales para compartirlas contigo, sino que quieren que su cultura y sus creencias suplanten a las tuyas. Quieren que rechaces tus creencias, tu cultura y tus valores, y que adoptes los suyos, incluidas las ideas evidentemente falsas de la supremacía y la superioridad moral americana, que están incorporadas en los valores culturales de todos los productos, políticas y sistemas americanos.

Los americanos están tan impregnados de la creencia en su superioridad natural y en el excepcionalismo otorgado por Dios que se niegan a aceptar la validez o incluso el derecho a existir de otras culturas. Estas convicciones falsas y profundamente implantadas, combinadas con su beligerancia natural y completamente infectadas con una superioridad moral evangélica primitiva y retorcida, dan como resultado no sólo un desprecio abierto por otras culturas sino una determinación temeraria e incluso religiosa de eliminarlas. Debido a su intenso adoctrinamiento y programación político-religiosa, los americanos simplemente no pueden soportar una cultura o un sistema político-económico diferente al suyo y, en términos sencillos, convertirán o matarán todo lo que sea diferente a ellos. El concepto de "vive y deja vivir" no existe en los corazones y mentes de los americanos cuando tratan con el mundo fuera de sus propias fronteras. El comercio y la religión americanos son tan depredadores, tan agresivos y tan ansiosos de conquistar y colonizar como el ejército americano.

El bagaje cultural ligado a los productos comerciales americanos es peligroso para otras naciones y sociedades precisamente porque es político, supremacista blanco, depredador y busca agresivamente la colonización. Estados Unidos es el único país que practica esta política depredadora, por lo que la mayoría de las naciones consideran que los productos y valores americanos son tóxicos. La Matrix americana destruye toda cultura que toca. Este proceso no es accidental, sino deliberado y cuidadosamente programado. No es resultado de un discurso descuidado el que un ejecutivo de una asociación industrial americana afirmara recientemente en nombre de los americanos que "colonizaremos China a través de los productos". El hombre sabía precisamente lo que estaba diciendo. El político neoconservador judío-americano Robert Kagan admitió abiertamente que el objetivo de Occidente es hacer colapsar al gobierno de China. Escribió: "Abriendo a los chinos, exportando nuestras costumbres occidentales a través de nuestros productos occidentales, los haremos caer". Estas afirmaciones no son ociosas, y no se puede ignorar el elemento de desestabilización y control político que contienen.

Un americano escribió lo siguiente: "China tiene una opción: puede aceptar los valores occidentales, o puede tratar de forjar una esfera en el Este de Asia para aislarse de ellos. Esta última opción provocaría un conflicto no sólo con Estados Unidos, sino también con otras potencias asiáticas. Por lo tanto, el mejor futuro posible para China pasa por aceptar las normas occidentales y tratar de darles un toque de "características chinas"". Este punto de vista está afirmando esencialmente que no hay otras alternativas posibles, que los chinos pueden elegir convertirse en americanos y aceptar todos los "valores" americanos, o arriesgarse a que Estados Unidos le declare la guerra a China por negarse a asimilarlos.

A través de su inmenso poder de marketing, estas empresas intentan convertir el mundo en una masa homogénea de clones americanos, todos con los mismos deseos sin valor, superficiales y fabricados. Hay graves peligros en esta colonización subrepticia de una nación mediante la inculcación de valores extranjeros fabricados, con la intención de cambiar la forma de pensar de los ciudadanos de una nación, para hacerles desechar su propia herencia, silenciar su propio sentido común y adoptar valores extranjeros, a menudo insensatos, y casi siempre vacíos. El comercio americano no quiere ser rentable en China; quiere dominar los mercados de China. El comercio americano no entra en China para hacer negocios, sino para colonizarla, para arrollar y dominar todos los segmentos del mercado, para controlar el mercado, los productos y los precios y, finalmente, la cultura. Se trata todo ello de supremacía y dominación.

Ya he hablado en algún otro lugar de la colonización americana de Filipinas, donde los americanos empezaron por imponer su idioma a la población, y luego siguieron con la literatura, la historia falsa y la propaganda, y finalmente con productos americanos. Pasaron décadas determinando la mejor manera de propagar a toda una nación de personas para que olvidaran su propio pasado, veneraran su actual estatus colonial y aprendieran a adorar a los americanos. A continuación, los americanos reescribieron los libros de historia para borrar de la conciencia a los héroes, las tradiciones y las esperanzas de liberación del imperialismo americano de esas naciones. Decir que los americanos tuvieron éxito sería quedarse muy corto. Resulta casi desgarrador leer hoy en día los comentarios de los americanos sobre Filipinas, en los que prácticamente clasifican a esa nación como un Estado fallido, identificando la falta de progreso y la aparente ausencia de cohesión social, y culpando a la cultura de la nación de esos fallos.

Hace unos años, James Fallows escribió un artículo asombrosamente insensible e ignorante sobre Filipinas titulado "A Damaged Culture" (Una cultura dañada) que, para mí, era la típica ideología americana ciega y supremacista blanca disfrazada de perspicacia y sabiduría. Fallows comentaba "las sombrías perspectivas" de esa nación con la clásica arrogancia de culpar a la víctima. Estados Unidos hizo todo lo posible por destruir y sobrescribir toda la cultura de esa nación, pero Fallows no ve nada de eso con su repugnante superioridad moral. A principios de 2014 apareció otro artículo, escrito por Richard Javad Heydarian y titulado "Por qué fracasó Filipinas", que tenía más o menos la misma actitud, culpando al pueblo y a su cultura. Nos dice que otras naciones "se sacudieron los malos hábitos" y siguieron prosperando, pero no fueron los malos hábitos los que se sacudieron esas naciones, sino la presión de la colonización cultural americana. Japón tiene éxito hoy en día porque es japonés y no "americano", al igual que Corea y otras naciones mencionadas. Ambos culpan a todo lo imaginable excepto a la verdadera causa: el brutal intento americano de colonización cultural de Filipinas y el esfuerzo deliberado y concertado por destruir y sobrescribir su patrimonio cultural.

El mismo proceso ocurrió en Estados Unidos y en Canadá con las poblaciones nativas: intentos ignorantes, imprudentes e inhumanos de sobrescribir la cultura de un pueblo, todo lo cual fracasó estrepitosamente, dejando los restos de un pueblo antes independiente y orgulloso como nada más que borrachos quemados. La antigua cultura fue destruida en gran medida, pero la nueva versión no cuajó, dejando a toda una nación de personas desprovistas de parte de su alma de una forma irreparable. Los australianos hicieron lo mismo con sus pueblos aborígenes, recurriendo rápidamente a matarlos cuando se hizo evidente que la cultura occidental no sería absorbida adecuadamente. Sólo la buena fortuna impidió que estos pueblos fueran totalmente exterminados. Nueva Zelanda lo hizo mejor, afrontando la realidad y viviendo con ella, pero casi ningún pueblo occidental ha estado dispuesto a hacerlo.

Seguramente debe ser obvio para la gente pensante de algún lugar que la cultura de una nación no puede ser sobrescrita sin dañar permanentemente la psique nacional de manera que quizás nunca pueda ser reparada. Los Estados Unidos invadieron el alma de Filipinas como no lo hicieron en ninguna otra nación, un experimento grotesco que fracasó estrepitosamente, y ahora echan toda la culpa a los defectos de la "cultura del pueblo". Los chinos y los rusos, los alemanes y los italianos, los holandeses y los vietnamitas, son personas totalmente diferentes en su esencia, debido a su cultura. Como muestra de las profundas raíces y los sutiles valores arraigados en la cultura de una nación, es un axioma que los ingleses afirman que sólo empiezan a entender a sus esposas francesas después de 25 años de matrimonio.

Intentar sobrescribir a la fuerza la cultura italiana con la alemana, o la china con la americana, dejaría una psique nacional que no es más que un lío social esquizofrénico que quizá nunca se arregle. La gente sobreviviría, pero nada sería natural o normal para ellos. En términos sencillos, no sabrían qué camino es el de arriba, y finalmente la sociedad dejaría de funcionar con normalidad. Y sin embargo, esto es lo que los americanos y sus homólogos sionistas les hacen tan deliberada y desmesuradamente a otras naciones, impulsados por la codicia y por su infernal superioridad moral que alimenta sus ansias de dominación. Aún peor, la verdadera tragedia es que los americanos no tienen cultura. Intentan sustituir por la fuerza un patrimonio cultural real de una nación real por un brebaje utópico ficticio que es totalmente falso, superficial e hipócrita, con supuestos "valores" que los propios americanos ignoran totalmente en la práctica. Los británicos hicieron lo mismo con la India, y por eso tenemos el lío esquizofrénico en ese país, los indios no saben ahora si son occidentales u orientales, y ése es uno de los principales problemas de Hong Kong en la actualidad.

Una reseña en Amazon.com del libro de Ethan Watters, "Locos como nosotros: la globalización de la psique americana", afirmaba que "La consecuencia más devastadora de la expansión de la cultura americana por el mundo no han sido nuestros arcos dorados ni nuestros cráteres de bombas, sino nuestro arrasamiento de la propia psique humana... Al enseñar al resto del mundo a pensar como nosotros, hemos homogeneizado la forma en la que el mundo se vuelve loco". Y en su largo tomo “Tragedia y Esperanza”, Carroll Quigley escribió:

"El impacto destructivo de la civilización occidental sobre tantas otras sociedades se basa en su capacidad para desmoralizar su cultura ideológica y espiritual tanto como en su capacidad para destruirlas en sentido material con armas de fuego. Los americanos son especialistas en hacer ambas cosas. Cuando una sociedad es destruida por el impacto de otra sociedad, la gente queda en un despojo de elementos culturales derivados de su propia cultura destrozada así como de la cultura invasora. Estos elementos suelen proporcionar los instrumentos para satisfacer las necesidades materiales de estas personas, pero no pueden organizarse en una sociedad que funcione debido a la falta de una ideología y una cohesión espiritual. Estos pueblos perecen o se incorporan como individuos y pequeños grupos a alguna otra cultura, cuya ideología adoptan...".

Quigley debería haber afirmado más claramente que en este proceso, la propia sociedad es destruida, sin posibilidad de resurrección. También debería haber dicho claramente que esta destrucción planificada de las culturas de las naciones es un modelo diseñado por los sionistas judíos europeos e impuesto al mundo a través (al principio) del poder de los militares británicos y luego de la diplomacia de artillería de los Estados Unidos. 

Menciono esto aquí por un motivo adicional, que trataré con más detalle en un artículo posterior relacionado con Hong Kong, donde los británicos hicieron con los chinos de allí precisamente lo que los americanos hicieron con la población de Filipinas: intentaron colonizar las almas de la gente y fracasaron. El principal factor que subyace a muchos de los problemas y síntomas actuales de Hong Kong, sobre todo los elementos políticos, fue este programa de genocidio cultural de un siglo de duración que dejó tras de sí una angustia emocional esquizofrénica, que el gobierno de Estados Unidos está ordeñando hoy por todo lo que vale. Los británicos siguieron las enseñanzas de Lippman y Bernays tan a fondo como los americanos, primero forzando el cambio del idioma nacional, y luego haciendo todo lo posible para obligar a la población de Hong Kong a olvidar su propio pasado, venerar su estatus colonial y aprender a adorar al Imperio Británico. Hong Kong tuvo un escollo para los británicos que los americanos evitaron en Filipinas, que fue la guerra civil de Hong Kong a finales de la década de 1960, resultado directo de su salvaje destrucción cultural del pueblo chino. Hay muchos chinos ancianos en Hong Kong que pueden contar que se les acercaban niños blancos pequeños, les escupían y les llamaban "sucio perro amarillo". Fue la indignación contenida de un siglo de humillaciones y agresiones culturales la que estalló en una guerra de ocho meses que dejó a Hong Kong incontrolable y con tropas chinas concentradas en la frontera para evitar un desbordamiento hacia el continente.

Poca gente en Hong Kong, y ninguna joven, conoce esta parte de su historia, porque los británicos hicieron lo mismo que los americanos: quemaron todos los libros de historia y reescribieron la historia de Hong Kong en un intento de borrar su sórdido pasado de la conciencia de los hongkoneses. En la actualidad, la mayoría de los habitantes de Hong Kong creen que su guerra civil no fue más que un "disturbio" creado por "izquierdistas" de la China continental, una de las muchas mentiras que les han contado sobre su propia historia. Resulta desgarrador mirar a Hong Kong hoy en día, ver tanto la causa como los efectos, y la falta de comprensión del pavor existencialista que infecta a esa ciudad, la incertidumbre, la ansiedad y el miedo que se manifiestan en manifestaciones políticas pueriles incitadas y financiadas por Estados Unidos, el racismo e incluso el odio a los chinos continentales, el odio a su propio pueblo, a sí mismos, el desbordamiento esquizofrénico de un siglo de reprogramación psíquica en su mayoría fallida. En aras de un beneficio político barato, los americanos y los medios de comunicación de propiedad judía están presionando mucho a Hong Kong en su conjunto para que abandone su propia civilización e identidad nacional y adopte unos valores americanos repugnantemente falsos. Los hongkoneses de hoy no entienden casi nada de esto, y se les empuja a tomar decisiones que al final les destrozarán emocionalmente. Todo para dar a los internacionalistas una plataforma desde la que puedan apuñalar a China desde abajo.

Como he señalado en otro lugar, el sistema educativo americano es uno de los principales conductos para la transmisión de estos valores tóxicos a los ciudadanos de otras naciones, incluso el propio sistema de exámenes. A finales de 2014, una entrenadora china del SAT, Kelly Yang, escribió que "el nuevo examen (SAT), con su fuerte énfasis en el conocimiento de los documentos fundacionales del país y las libertades civiles, tiene el potencial de cambiar la mentalidad y la visión del mundo de toda una generación de jóvenes chinos". Tiene toda la razón en su valoración, y me parece muy preocupante que mucha gente decida ignorar advertencias informadas como la suya. En particular, Wang Xiangbo, un vicepresidente del College Board, intentó tontamente desestimar las preocupaciones de que el rediseño del SAT adoctrinaría a los estudiantes chinos, afirmando que "uno de los requisitos básicos de estas pruebas de evaluación 'es no mostrar ningún sesgo'", una afirmación tan obviamente deshonesta que resulta ofensiva. Pero lo que es peor, todo el currículo educativo americano, ya sea en Estados Unidos o a través de instituciones educativas americanas residentes en China, está tan cargado de ideología política que a menudo resulta difícil respirar.

Esta es una de las razones por las que empresas americanas de sondeos como Pew, Gallup, Edelman y Nielsen realizan encuestas e investigaciones públicas en China; se les contrata para que busquen las claves que produzcan la resonancia cultural más eficaz. Pew y Edelman realizan especialmente encuestas periódicas en China, intentando descubrir cualquier punto débil en el sentimiento público chino para que las agencias gubernamentales americanas puedan saber mejor hacia dónde dirigir sus flechas de colonización. Interrogan repetidamente a los chinos sobre sus esperanzas en el futuro, sobre su lealtad a su país, su satisfacción con el gobierno de China, su percepción de la educación, la lealtad a la familia, la seguridad social, la atención médica, como objetivos potenciales de asimilación cultural. No hay que subestimar esto, y no hay que participar en ninguna de sus encuestas, porque si lo haces les estarás dando la cuerda que utilizarán para ahorcarte.

Estas empresas americanas de encuestas no realizan este tipo de investigaciones en todas las naciones, sino casi exclusivamente en países como China y Rusia, la razón es que tanto China como Rusia son objetivos de desestabilización y de colapso, y estas empresas tienen la tarea de encontrar los puntos débiles. Este es un resultado más de los descubrimientos y enseñanzas de Lippman y Bernays. Al igual que hizo P&G con sus Pampers, innumerables departamentos, agencias y ONGs del gobierno americano están buscando los miedos o puntos débiles ocultos, para luego fabricar temas clave que resuenen en la población china y promover los "valores americanos" para sobrescribir los propios valores y cultura de China. Firmas como Bain & Company y Kantar Retail hacen algo parecido, recopilando información de los chinos locales para decir a las empresas americanas lo bien que lo están haciendo al excluir los productos nacionales de gran consumo y otros productos de su propio mercado. Una vez más, no hay ninguna necesidad de que los ciudadanos chinos participen en estas encuestas personales realizadas por las empresas americanas, porque las implicaciones políticas rara vez están ausentes. 

En 2014, la UCLA publicó un estudio sobre el examen de los cambios en los valores culturales de China durante los últimos 40 años, y la evaluación del grado de americanización de los chinos. Los autores del estudio, la profesora de la UCLA Patricia Greenfield, y Zeng Rong, estudiante de posgrado de la Universidad Normal de Pekín (China) e investigador visitante en la UCLA, utilizaron el Ngram Viewer de Google, una herramienta que escanea libros digitalizados en busca de la frecuencia de las palabras, para examinar casi 300.000 libros que habían sido publicados en chino, para determinar la creciente frecuencia de términos como "elegir, tomar, competir, privado, innovación", equiparando la frecuencia de uso de estas palabras como equivalente a que el pueblo chino se está volviendo más individualista, materialista, capitalista y menos preocupado por la sociedad, la familia y el bien general de la nación. En otras palabras, que están experimentando un cambio dramático en sus valores personales hacia el modelo americano de consumo-asesino. Esto podría ser menos preocupante si el propósito fuera un estudio puramente académico, pero en Estados Unidos todo está muy politizado, y los resultados de este estudio llegarán al mundo de la publicidad, al Departamento de Estado y a la CIA, a las ONGs y a muchos otros lugares de interés.

Cualquiera que sea la intención de esta investigación, al final se utilizará como herramienta de evaluación del éxito de la propaganda americana que está inundando China con el único propósito de cambiar los valores culturales del país. Esto no es poca cosa. Hay que destacar la seriedad y determinación de estos americanos, al haber examinado más de medio millón de libros chinos, y luego haber seleccionado, escaneado y examinado casi 300.000 de ellos, en un intento de conocer hasta qué punto los valores chinos están cambiando para coincidir con los deseados por los americanos. Zeng debería haber sabido que no debía participar en algo así, que sólo sirve como herramienta para exponer aún más a China a la colonización cultural americana.

Pocas personas, incluso dentro de China, se dan cuenta de la profundidad a la que llega esto. Los americanos observan y graban cada palabra pronunciada por todos los líderes chinos, y luego buscan palabras clave para evaluar la eficacia de su propaganda dentro de China. Graban y publican, por ejemplo, cada vez que un dirigente chino utiliza las palabras "innovar", o "reestructurar", o "reequilibrar", o "privatizar", y hacen lo mismo con los medios de comunicación chinos para determinar hasta qué punto llegan sus mensajes propagandísticos. Cuentan las palabras y comparan los totales con los del mes y el año anteriores. Mientras tanto, prácticamente todos los americanos en China están llenando los oídos de todos los funcionarios gubernamentales disponibles sobre la necesidad de detener el desarrollo de China y convertirse en un clon americano.

Neilson ha realizado recientemente una encuesta (probablemente para Citibank) en China que muestra que sólo el 13% de los chinos ha tenido alguna vez un préstamo bancario, siendo el principal obstáculo que a los chinos "no les gusta la sensación de estar endeudados". Además, los chinos son reacios a pagar intereses por la deuda, ya que muchos piden préstamos sin intereses dentro de la familia. No hace falta ser muy inteligente para imaginar el ángulo publicitario que utilizará el Citibank para aumentar los beneficios de sus préstamos. La primera tarea consiste en cambiar tu sistema de valores para glorificar la deuda, volviéndola a presentar como "libertad" e "independencia", y "estar a cargo de tu vida". Pero todo lo que tienes que hacer es pensar. Nadie que esté endeudado es "libre". Una cosa es deber dinero por una casa u otro activo que aumentará de valor y en el que la deuda es una pequeña parte del valor total. Sigues sin ser 'libre', aunque estás a salvo. Pero al hacer caso a Citibank y pedir dinero prestado para el consumo, como para un coche, o utilizar una tarjeta de crédito al máximo, ¿dónde está la 'libertad'? Los bienes comprados a crédito se consumen o no tienen valor residual, y el valor de reventa del coche cae como una piedra, dejando sólo pasivos sin activos correspondientes. ¿Cómo representa eso, exactamente, la libertad o la independencia, o todas las demás buenas palabras de Citibank?

El Diario del Pueblo publicó un artículo sobre esta encuesta, repitiendo como un loro las palabras del director general de Neilson, diciéndonos que "el éxito requiere una aguda comprensión del cambio de los hábitos del consumidor". Sí, pero no son los "hábitos" de los consumidores los que se cambiarán, sino los valores culturales de China, y los americanos, gracias a Bernays, tienen en efecto "una aguda comprensión" de cómo cambiar tus valores. A continuación, el artículo afirma tontamente que "los consumidores chinos tendrán una nueva comprensión de los préstamos y su consumo se verá estimulado". Tengo dos violentas excepciones a esta afirmación. La primera es que se insinúa que los chinos no son lo suficientemente sofisticados como para apreciar adecuadamente el valor americano de la deuda como forma de vida, por lo que hay que enseñarles a "entender" los beneficios religiosos de deber más dinero del que pueden devolver. La segunda es la afirmación de que, habiendo aceptado la deuda como un nuevo "valor", los chinos pedirán préstamos hasta el límite y gastarán el dinero en inútiles bienes de consumo americanos. En respuesta, creo que es necesario decir sin rodeos que pedir prestado dinero para invertir puede ser sensato; pedir prestado dinero para consumir, y eso incluye los coches, suele ser un ejercicio de mal juicio. El artículo terminaba con el esperanzador consejo de que si los chinos son lo suficientemente tontos como para dejarse seducir por la promoción americana del endeudamiento personal para el consumo como un valor social, "acelerará la transformación económica de China", como de hecho ocurrirá, a una sociedad sin techo orientada al consumo inútil como la americana. ¿Es esto lo que quieres para el futuro de tus hijos o para China? Me decepcionó mucho el Diario del Pueblo, no tanto por publicar el artículo como por la asombrosa demostración de ignorancia ingenua.

El personal de Citibank ha investigado la composición psicológica de los jóvenes chinos, especialmente los de 25 a 35 años de la "clase acomodada emergente", habiendo llegado a la conclusión de que su mentalidad es "yo soy el rey", y que estos jóvenes constituyen la generación del "yo, yo, yo" y piden "más, más". Según Citibank, su prestigio no se basa en poseer cosas, sino en vivir experiencias que los demás no tienen, y eso significa darles "un elevado sentido de estatus premium" con las tarjetas de crédito. La "visión clave" de Citibank sobre estos jóvenes es que quieren ser reconocidos y respetados, de ahí el eslogan: "Estás preparado para el mundo y el mundo está preparado para ti". Las salas VIP de todo el mundo están listas para recibirte. Los mejores restaurantes gourmet están listos para sentarte. Todas las aerolíneas están listas para llevarte a bordo. El mundo te conoce antes de que tú lo sepas. Todo lo que necesitas es... coger tu tarjeta de crédito Citi y sumergirte en él". Citibank se prepara para llenar la cabeza de los jóvenes con la encantadora tentación de que "hoy te lo mereces todo", y de que "el mundo te está esperando".

Por mucho que me duela estar en desacuerdo con Citibank, no te mereces tenerlo todo hoy. No lo mereces hasta que trabajes por ello y ahorres el dinero para pagarlo. Y lo que es aún más decepcionante, el mundo no te está esperando. El mundo ni siquiera sabe que existes, y si lo supiera no le importaría. No sólo eso, una tarjeta de crédito no te convierte en un VIP, no importa lo que te diga Citibank. No eres más que otro niño tonto con una tarjeta de crédito, y hay otros 300 millones en China como tú. Esa es la verdad. Vive con ello.

Citibank y las empresas de financiación de automóviles sólo quieren tu dinero, y si te vas a la quiebra o pierdes tu casa en el proceso, es una pena. Antes del colapso económico y social de 2008, Citibank estaba en la vanguardia de animar a los americanos a extraer y gastar el valor aumentado de sus casas, que es en gran parte la razón por la que decenas de millones perdieron sus casas cuando los precios del mercado se derrumbaron. Ese era el plan de Citibank en Estados Unidos, y es el plan de Citibank en China. En Estados Unidos, los banqueros y los propagandistas tuvieron éxito hasta el punto de que los americanos son el pueblo más endeudado del mundo, debiendo varias veces sus ingresos anuales en tarjetas de crédito y otras deudas de consumo.

Consideremos el hábito chino del ahorro. Los medios de comunicación occidentales nos dicen que los chinos ahorran dinero sólo porque la "red de seguridad social" aún no es lo suficientemente fuerte, pero eso es falso e interesado. El ahorro es una virtud casi incrustada en el ADN chino. Pero el Citibank, incluso con su (hasta ahora) menor exposición pública, ya está promulgando uno de los tres valores más preciados de Estados Unidos, el de vivir perpetuamente endeudado. Aunque a la mayoría de los chinos les desagrada la sensación de estar endeudados, estos pensamientos pueden arraigar fácilmente en un público inexperto, y con el tiempo pueden provocar cambios culturales drásticos en detrimento de toda la sociedad. Por supuesto, los departamentos de marketing y relaciones públicas de los bancos se burlarán de estas afirmaciones, pero basta con observar la cultura derrochadora de Estados Unidos y Canadá para comprender el éxito de estos planteamientos de marketing. Las estadísticas recientes demuestran que la familia media americana tiene una deuda hipotecaria de unos 175.000 dólares, préstamos estudiantiles de casi 50.000 dólares, préstamos para automóviles de casi 30.000 dólares y deudas de tarjetas de crédito de más de 15.000 dólares. Canadá y el Reino Unido están más o menos en la misma situación. Y si China escucha a los americanos y les permite sobrescribir esta parte fundamental de la cultura china, todos podemos adivinar dónde estará China dentro de diez años. La solución es no escuchar, entender cuáles son sus valores fundamentales y no permitir que codiciosos banqueros extranjeros los cambien.

Ya vemos esta colonización cultural en muchos ámbitos. Las empresas extranjeras de cosméticos, como L'Oreal, son especialmente culpables, sobre todo por sus ingeniosas campañas de promoción de productos de maquillaje y cuidado de la piel para los jóvenes. Un chico que piensa que una piel bonita es una virtud necesita tener una larga charla con su padre, y pronto. Otro ejemplo son las empresas farmacéuticas extranjeras que venden sus productos en China. Según una de ellas, las píldoras anticonceptivas no sirven para prevenir embarazos no deseados, sino que tienen que ver con la "libertad" y el "poder" y "el control de tu cuerpo" y otros "valores" americanos sin sentido. Esto es culturalmente peligroso, el intento de colonización de una nación mediante la difusión de valores extranjeros, y en este caso insensatos, para cambiar la forma de pensar de la gente de una nación.

Para que no piensen que exagero sobre las amenazas a la sociedad y los valores, permítanme relatar una historia de Canadá. Hace unos años, los principales bancos canadienses se confabularon y concibieron lo que en su opinión era un camino real hacia la riqueza al obtener (ilegalmente) información personal de todos los estudiantes universitarios del país, incluidas las direcciones postales, y enviaron a cada estudiante una tarjeta de crédito. Esto se hizo sin que los estudiantes lo pidieran, sin una solicitud y sin comprobaciones de crédito; sólo tarjetas de crédito gratuitas de los bancos que aparecían en el buzón como un regalo del cielo. Pueden imaginar el resultado. Innumerables miles de chicos, jóvenes, inmaduros e irreflexivos, sin experiencia financiera, sin educación sobre el manejo de la deuda, y sin supervisión o vigilancia. Y muy rápidamente incontables miles de jóvenes estudiantes y graduados que comienzan sus carreras en el tribunal de la banca rota, con una calificación crediticia destrozada y, con demasiada frecuencia, la cancelación de sus estudios. Este sería un buen caso de estudio del capitalismo de libre mercado y de "dejar que el mercado decida".

A medida que los resultados se hicieron públicos, el gobierno canadiense intentó sin éxito que los bancos frenaran lo que era claramente un proceso socialmente destructivo que no sólo estaba alterando perjudicialmente la cultura y los valores de toda una nueva generación, sino que estaba devastando un gran número de vidas jóvenes. Entonces, en un asombroso alarde de cordura y responsabilidad, el gobierno aprobó una ley que establecía que cualquier tarjeta de crédito que se recibiera sin una petición y una solicitud debidamente firmada podría utilizarse hasta el límite máximo, sin que el usuario tuviera ninguna responsabilidad de reembolso de la deuda. Todas las tarjetas de crédito para estudiantes fueron canceladas por los bancos y desaparecieron de la noche a la mañana, y la vida volvió lentamente a la normalidad. Hoy en día, este acto gubernamental "socialista" sería una hazaña imposible, porque ningún político occidental tendría el valor de adoptar una postura tan agresivamente desafiante contra los grandes bancos o las grandes multinacionales. Serían acosados, sobornados, comprados, intimidados y amenazados con la destrucción personal mucho antes de que se presentara cualquier propuesta de este tipo en una legislatura.

Me asusta ver que esto ya está ocurriendo en China con los automóviles. Los jóvenes estudiantes y graduados chinos están siendo cada vez más perseguidos y persuadidos para que abandonen sus sueños culturales de comprar una casa para prepararse para el matrimonio, por la tentación de ser un ciudadano del mundo moderno y "tenerlo todo ahora" comprando un coche hoy, y en su mayoría con deuda. Esta es la pauta habitual de los Estados Unidos hoy en día, donde entre el 80% y el 90% de todos los automóviles se compran en su mayor parte o en su totalidad con dinero prestado, y la presentación es realmente tentadora para casi todos los jóvenes con su primer trabajo y dinero, porque son inmaduros. Las empresas automovilísticas americanas impulsan la financiación de la deuda para la compra de automóviles porque es muy lucrativa. GM gana tres veces más dinero con la financiación que con la venta de sus coches. Los automóviles extranjeros en China ya están muy sobrevalorados, y la financiación añadirá otro 20% más o menos al coste, con la mayoría de los esquemas de financiación de automóviles que sólo están al borde de la legalidad y que consisten principalmente en publicidad fraudulenta. La práctica de empujar al endeudamiento a los consumidores, principalmente a los jóvenes de China, que tienen poca o ninguna experiencia en materia de endeudamiento, debería estar fuertemente controlada o prohibida por completo, sin tener en cuenta en absoluto a los prestamistas, ya que el endeudamiento de los consumidores es uno de los "valores" americanos más depredadores y socialmente destructivos. Es especialmente preocupante que los concesionarios de automóviles se centren en los estudiantes universitarios, que son los más inconscientes y vulnerables, los más propensos a mostrar un juicio pobre y los más fáciles de engañar.

En un informe en los medios de comunicación, Cao Xiang, director general de Shanghai Fande Automotive, un concesionario de las marcas BMW y Mini, dijo que al menos cuatro de cada 10 coches que vende su empresa están financiados. "La financiación de automóviles parece atractiva para los consumidores más jóvenes y más conscientes de las tendencias internacionales. Estas personas, o bien no tienen suficiente tiempo para ahorrar, o quieren gestionar el movimiento de efectivo de forma más flexible". Eso no es cierto. No es la financiación de automóviles lo que "parece atractivo" para los jóvenes, sino el propio automóvil, y este atractivo no es el resultado de estar más "al tanto de las tendencias internacionales", sino de ser joven y tonto y no tener dinero. Afirmar que un estudiante universitario o un recién graduado que se compra su primer coche, es tan sofisticado como para emplear la deuda porque quiere "gestionar el flujo del dinero de una manera más flexible", según los "sofisticados estándares internacionales", es una mentira que debería ser castigada con la flagelación pública. A ningún estudiante chino se le debería permitir graduarse en una universidad hasta que pueda demostrar que aprecia plenamente el hecho de que los términos "concesionario de automóviles" y "ladrón común incorregible" son sinónimos intercambiables. Del mismo modo, no debería permitirse a ningún estudiante chino graduarse sin demostrar que entiende que la deuda de los consumidores es una enfermedad, no una cura.

Uno de los más importantes conjuntos de valores en China ha sido el relacionado con la familia extensa, pero los valores familiares y las actitudes hacia la familia son muy diferentes en Estados Unidos y en gran parte del mundo occidental. En los países occidentales, ni los padres ni los familiares suelen ayudar a sus hijos a comprar una casa. Cuando los hijos se van de casa después de graduarse, están solos y se espera que se cuiden lo mejor que puedan. Una familia rica puede ayudar a sus hijos con dinero, pero esto es poco común en otros círculos. En EE.UU. y en la mayor parte de Occidente, nunca esperaríamos, y casi nunca pediríamos, que nuestros padres, hermanos, tíos o primos nos prestaran dinero para ayudarnos a comprar una casa. No prestamos dinero a los miembros de la familia, como tampoco lo haríamos con amigos o desconocidos. Si necesitas dinero, acude al banco. Del mismo modo, somos responsables de nuestros propios hijos y la familia extensa no participa en el proceso. Los padres rara vez se involucran en el cuidado de nuestros hijos, tal vez lo hagan ocasionalmente durante algunas horas o días, pero hacerlo más sería inusual.

Esto suele implicar la contratación de una niñera a tiempo completo o llevar al niño a una guardería, a menudo desde los pocos meses de edad para que la madre pueda volver a trabajar. Nuestros hijos suelen ser criados por desconocidos que pueden ser o no buenas madres, y que a menudo pueden tener actitudes o valores muy diferentes a los nuestros. Estas guarderías, que son empresas y no servicios sociales, normalmente contratan la mano de obra más barata disponible, a menudo de nuevos inmigrantes, refugiados y de la clase más baja. Los peligros y las dificultades son evidentes. En los países occidentales de habla inglesa, es muy raro que las familias vivan juntas o que los padres vivan con sus hijos, ya que el asunto está en parte ligado a cuestiones de soberanía e individualismo, rasgos que en sí mismos son responsables en gran medida de la diferencia de valores familiares. Este tipo de arreglos casi siempre conduciría al antagonismo y al conflicto. Además, el sentido occidental de la responsabilidad hacia los padres o abuelos es muy diferente a la tradición china de que los hijos atiendan y apoyen a sus padres ancianos, un área en la que los valores culturales americanos serán destructivos para los chinos.

Las empresas sanitarias americanas están promocionando intensamente las residencias de ancianos en China debido a los enormes beneficios potenciales. Pero para tener éxito en China, primero deben embarcarse en un programa para cambiar los valores de los jóvenes chinos hasta el punto de que abandonar su responsabilidad ante sus padres sea la mejor manera de cumplirla. Si consideramos las ambiciones de las empresas americanas en China y examinamos críticamente su enfoque, veremos audaces intentos de colonización cultural a gran escala, y casi todo ese bagaje cultural será tóxico para China y devastador para la cultura y las familias chinas. Estas tradiciones y actitudes, que no existen en gran parte de Occidente, forman parte del tesoro de la cultura china y son una parte importante de su patrimonio. Son precisamente estos valores familiares los que las corporaciones americanas quieren atacar y destruir, porque no habrá beneficios mientras existan estas lealtades familiares. Los ejecutivos de las corporaciones americanas conocen bien los valores culturales chinos y han obtenido mucha ayuda de psicólogos y de otros sobre cómo atacar y cambiar los valores de una sociedad. Presentarán su producto sobre la base de la responsabilidad y la "libertad", todo ello en términos de valores americanos que necesitan que adoptes e interiorices antes de esperar que compres sus valores culturales y el "estilo de vida americano". Y lo conseguirán, si se lo permites.

En julio de 2014, los medios de comunicación chinos informaron de un ejemplo perfecto de colonización cultural tóxica: un plan de "casa por pensión" que animaba a los chinos de edad avanzada a transferir la plena propiedad de su casa a una empresa privada buitre a cambio de un poco de dinero extra en sus manos y el "derecho" a seguir viviendo en la casa, pero con la responsabilidad de su mantenimiento y de las pérdidas. En Shangai, Pekín, Guangzhou y Wuhan se puso en marcha un proyecto piloto en el que participaron compañías de seguros y que, según se dice, obtuvo el "rechazo absoluto" que tanto merecía. Debo decir que la lectura de este plan me enfadó. Un hogar es el principal activo y seguridad para todos los chinos, y es un legado para sus hijos después de su muerte. Difícilmente puedo imaginar un ataque más frontal a las tradiciones y la cultura chinas, o una mayor traición al pueblo chino, que promover un plan tan estúpido. Es imposible que esta abominación se haya originado en China; se trata de una actitud muy judía, en la que los buitres y los vampiros rodean a los vulnerables, buscando una fuente de ingresos en cualquier lugar que puedan encontrar, sin importar los costes sociales o humanos.

Cualquier propietario puede obtener una hipoteca bancaria sobre un valor parcial de la vivienda, con mucho menos coste y sin riesgo, en comparación con lo que se proponía. Y la mayoría de las veces, si necesitan dinero en efectivo, podrían hacerlo dentro de la familia, sin coste y sin riesgo. Esto es realmente una traición al pueblo chino, y un buen ejemplo de que los financieros chinos han sido infectados de forma terminal por los valores americanos de codicia y capitalismo antisocial. Las compañías de seguros de China tienen suficientes formas de obtener beneficios sin tener que aprovecharse de los ancianos. Como dijo una vez Warren Buffet: "Hay suficiente dinero para encontrarlo en medio del camino. No hay que buscar en las cunetas". Las personas que incubaron este huevo olvidado por Dios, incluidos los chinos que participaron, deberían haber sido arrestados por cargos de traición, y luego fusilados, junto con los funcionarios del gobierno que lo aprobaron.

Las infecciones culturales tóxicas nunca terminarán mientras los americanos y los judíos estén en China. En China se venden automóviles americanos de mala calidad como accesorios de moda que contienen mágicamente "libertad" e "independencia". Las compañías farmacéuticas americanas les dicen hoy a las jóvenes chinas que los anticonceptivos orales no sirven para prevenir embarazos no deseados, sino que son, mágicamente, un billete para la misma "libertad" e "independencia", con los beneficios añadidos de estar "empoderada" y "tomar el control de tu cuerpo". Siempre es lo mismo: la superioridad moral, la religión política, el sueño americano y el darwinismo social, el chisporroteo sin una realidad subyacente.

Una de las características más destacadas de los homicidios culturales americanos en lo que respecta al comercio es que las empresas americanas se negarán rotundamente a entrar en un país extranjero, determinar los productos o tipos de productos que apreciaría el mercado local, y luego fabricarlos y comercializarlos. Este sería el camino lógico, pero nunca ocurre. Los americanos insistirán en intentar vender sólo los productos que ya fabrican, y si son rechazados por la población local, gastarán entonces cantidades ilimitadas de tiempo y de dinero para cambiar los valores culturales de la nación para que sus productos sean aceptados. Una empresa que se jacta abiertamente de su capacidad para hacer esto en China es P&G, que con su marketing cargado de valores psiquiátricos, creó la percepción de que la caspa era un problema de salud vergonzoso y un estigma social que merecía y requería atención urgente. Afortunadamente para China, P&G tenía un producto para resolver el "problema", y las ventas del producto se dispararon. Por ello, hay que reconocer una vez más el mérito de Bernays, quien argumentó que el marketing debía evitar apelar a la racionalidad presentando las verdaderas virtudes de un producto, y en su lugar encontrar una forma de alimentarse de las debilidades humanas. Y encontró una manera, utilizando la psicología en la publicidad:

"alimentar sentimientos de culpa e inseguridad profundamente arraigados, y utilizar estos sentimientos fabricados para crear vínculos emocionales con los productos. Esta proyección de las necesidades psicológicas en un producto comercial era para crear una especie de idolatría de un bien comercial, una forma de retorcer las emociones humanas fundamentales para adorar un producto depositando en él la esperanza de la propia realización espiritual o social".

Intente entender completamente lo que esto significa. La premisa fundamental de Bernays -comunicada a P&G, que fue su primer cliente publicitario- era evitar la comercialización de un producto por sus méritos y, en cambio, aprovecharse de la debilidad humana. Su enfoque consistía en despertar en los clientes sus miedos e inseguridades más profundos y tácitos, y asociar el alivio de éstos a un producto específico. Era una forma totalmente despreciable de atraer a consumidores inocentes y desprevenidos para que casi adorasen un producto, con la secreta creencia de que su compra podría eliminar esos profundos temores y colmar nuestras secretas esperanzas. Esta es la razón por la que la gente compra los iPhones de Apple y los zapatos de Nike, los bolsos de LV y tantos otros productos, pero P&G llevaba ventaja y se convirtió en maestro de esta forma de engaño despreciable. Su comercialización de Pampers en China es un excelente ejemplo. Las madres chinas no solían utilizar pañales, y en todo caso preferían los pañales de tela lavables, resistiendo fuertemente los esfuerzos de marketing de P&G para lo que se consideraba un producto caro, derrochador e innecesario. En 2010, la revista Forbes publicó un artículo titulado "Cómo Procter And Gamble cultiva clientes en China", a partir de una entrevista con el entonces director general de P&G, Robert McDonald.

"Una de las cosas que me interesan de los numerosos mercados de China... es observar cómo las empresas occidentales de bienes de consumo toman un producto probado en el extranjero y lo introducen en un mercado emergente sin conocimiento previo de su uso o existencia... Me refiero a coger un producto y cambiar literalmente el comportamiento del consumidor para crear un mercado para él".

En ese artículo, Forbes escribía que P&G realizó entonces "algunas investigaciones para identificar las cualidades que podrían hacer atractivo un pañal desechable en China", pero esa afirmación es una enorme mentira destinada a disfrazar la verdad esencial. Lo que P&G hizo en realidad fue llevar a cabo una amplia investigación psicológica y psiquiátrica para tratar de identificar los miedos y debilidades ocultos de las madres chinas y así poder apoderarse de ellas. Y encontraron lo que necesitaban: la preocupación de las madres por la salud de su bebé y su desarrollo y éxito en la vida a largo plazo. P&G creó entonces un escenario basado en la afirmación de que un mayor número de horas de sueño no sólo mejoraría la salud del bebé, sino que daría lugar a un "mejor desarrollo cognitivo y rendimiento académico", lo que presumiblemente garantizaría riqueza y una carrera de éxito. El segundo paso fue producir supuestos "estudios" con "resultados científicos" que eran palpablemente fraudulentos, con datos fabricados o escogidos al azar, afirmando que los bebés chinos que usaban Pampers se dormían un 30% más rápido que los bebés que usaban pañales de tela, y además que su sueño mientras usaban Pampers experimentaría "un 50% menos de interrupciones".

Para aumentar el atractivo, P&G añadió la insinuación de que los padres también dormirían mucho más, transformando así el poder adquisitivo de una familia de clase media baja. Así que, si su bebé lleva mis pañales, no sólo obtendrá tanto sueño extra que sus ingresos se duplicarán mágicamente, sino que su bebé será tan inteligente que obtendrá un doctorado en una universidad de élite. Como madre, ¿cómo puede negarse? P&G estaba muy orgullosa de esta manipulación. En un vídeo promocional interno del personal de P&G, un responsable de la marca Pampers se jactaba de su fraude psicológico diciendo: "Realmente teníamos que cambiar la mentalidad y educar [a las madres chinas] en que el uso de un pañal no es una cuestión de comodidad para ti, sino que se trata del desarrollo de tu bebé". ¿Está claro? P&G estaba "educando" a las madres para que creyeran que el uso de pañales desechables mejoraría drásticamente el desarrollo mental de sus hijos. Y presumiendo de ello. Esto no es marketing inteligente; es manipulación malvada.

Hay una cuestión oculta aquí, fundamental para su comprensión. Este tipo de marketing es propaganda psicológica, y como toda propaganda, funciona y sobrevive sólo en la oscuridad, lo que significa que los principios básicos no pueden ser declarados abiertamente. Consideremos el ejemplo de Pampers: si P&G afirmara abiertamente, como he dicho antes, que el uso de pañales desechables aumentaría el coeficiente intelectual de su hijo y garantizaría su futuro y sus ingresos, la afirmación es tan obviamente tonta que sería abiertamente ridiculizada. Así que P&G, y todos los vendedores, se cuidan de despertar sólo los miedos, para luego asociar independientemente su producto con una solución, y permitir que los consumidores conecten los puntos por sí mismos.

Esta es la más reprobable de todas las formas de marketing. Por eso la gente pobre se gasta sumas inasequibles de dinero en un bolso LV o en un par de zapatillas Nike promocionadas por alguna estrella del baloncesto. Es la razón por la que la gente compra iPhones y por la que los americanos compran coches americanos y beben Coca-Cola. Es la razón por la que la gente paga diez veces su valor por los champús y productos de cuidado personal de P&G. Es la forma en que se comercializa hoy la mayor parte de la leche en polvo para bebés en China, tergiversando de forma reprobable la preocupación de una madre por su hijo para que compre un producto lácteo extranjero con un precio excesivo y a menudo de calidad inferior. Por eso Nestlé tuvo tanto éxito en la comercialización de su leche en polvo para bebés en África, incluso a costa de la muerte de millones de bebés.

Casi todos nosotros, en nuestros momentos de tranquilidad, reconoceremos nuestra vulnerabilidad en un mundo muy grande y a veces aterrador, y quizá sin dar voz a nuestros sentimientos, nos preguntaremos: "¿Qué me pasará? ¿Me querrán alguna vez? Si la gente me conociera de verdad, ¿les seguiría gustando? ¿Qué pasará con mi hijo? ¿Soy realmente una buena madre?". Gracias a Bernays, los anunciantes de marcas utilizan frases e imágenes ingeniosas para despertar estos miedos y anhelos más profundos, exponiendo nuestra vulnerabilidad emocional, para luego ofrecer rápidamente la salvación y el cumplimiento de los sueños. Nuestras esperanzas y temores más profundos y vulnerables son vergonzosamente manipulados para hacernos creer que un zapato deportivo, un champú, un bolso, una crema facial, una marca de leche para bebés, un automóvil, nos harán felices, populares, admirados y queribles, y de alguna manera llenarán ese pozo de dudas y vacíos que llevamos dentro. Las religiones cristianas hacen precisamente lo mismo de la misma manera, e incluso de forma más vergonzosa.

Si compras esta crema facial, serás tan bella y popular como yo. Si compras este bolso, serás admirada, envidiada y respetada. Si compras este vestido y este par de zapatos, te sentirás segura de ti misma y empoderada, y tu popularidad se disparará. Si compras nuestra leche para bebés, serás una madre excelente y tu hijo será hermoso, inteligente y exitoso. Si gastas los ahorros de toda tu vida para que tu hijo pueda asistir a esta escuela americana, tu hijo se convertirá en un rey y cumplirá todas tus aspiraciones. Si compras nuestros pañales Pampers, tus ingresos se duplicarán y tu hijo obtendrá un doctorado. Si compras este coche americano de ingeniería patética, estarás "empoderado" y serás "libre", y tu vida estará llena de aventuras, en su mayoría causadas por la pregunta de cuándo decidirá apagar su interruptor de encendido en la autopista tu coche de General Motors, matándote a ti y a tu familia en el proceso.

Sin embargo, hemos tenido al menos un éxito en el rechazo a los "valores" americanos, lo que indica que hay algunos iconos americanos que los chinos no aceptarán. La Barbie de Mattel ha muerto. "Después de dos años de vivir en su mansión de 4.000 metros cuadrados y seis pisos en Shanghai, la muñeca Barbie de Mattel se marcha. La casa de los sueños ha cerrado oficialmente, y según los analistas se debe a que Barbie no acaba de cuajar entre los compradores chinos de la gran ciudad". Mattel gastó muchísimo para abrir esa tienda insignia que ahora ha cerrado sus puertas. Y qué alivio. La gente dice que a los chinos les gusta guardar las apariencias, pero escuchen a Mattel: la carísima tienda de Barbie en Shanghái "sólo pretendía establecer la marca Barbie en China". Lo hizo con mucho éxito, así que es hora de seguir adelante".

Para los que no lo sepan, Barbie nunca estuvo destinada a los niños. Barbie era un juguete sexual llamado "Lili" que se creó en Suiza en la década de 1950 y que era popular principalmente entre los hombres solteros pervertidos de Europa. En aquella época, una mujer judía-americana llamada Ruth Handler, que junto con su marido era propietaria de la entonces pequeña empresa de juguetes Mattel, estaba de vacaciones en Alemania y, al parecer, se enamoró de esta muñeca, la llevó a EE.UU. y empezó a comercializarla como un juguete "más maduro" para niñas que "exploraban la feminidad". La mayoría de las madres se sintieron perturbadas u horrorizadas por ello, especialmente porque el cuerpo "maduro" de Barbie estaba esencialmente "al borde de la pornografía" y se consideraba un grave peligro y "potencialmente dañino para la psique de las niñas". Esta opinión la siguen manteniendo con fuerza millones de madres de todo el mundo, que han prohibido esta muñeca en sus hogares. Mis amigos de Shanghai me dicen que a ellos también les molesta la apariencia excesivamente sexuada de esta muñeca, y que Barbie afecta negativamente a la imagen que sus niñas tienen de sí mismas. Pero Handler, como todos los comerciantes judíos, trajo a psiquiatras para saber cómo cambiar los valores de las madres americanas para comercializar esta muñeca. El consejo fue instruir a las madres para que consideraran a Barbie como "una herramienta para enseñar a sus hijas la importancia de la apariencia y la feminidad". Y la importancia del sexo promiscuo como forma de vida. Justo lo que toda niña de 3 años necesitaba para ayudarla a convertirse en una joven sana: una muñeca de plástico con grandes pechos y un coche deportivo. Siempre he odiado a esa muñeca. Según un reciente artículo del Wall Street Journal, Barbie y Mattel se suman a una creciente lista de marcas americanas que tienen problemas en China. Gracias a Dios.

Cabe preguntarse por qué ocurre esto. Incluso la obstinación americana en los aspectos comerciales no es en absoluto tan simple como que la codicia desplace a la ética. Hay algo mucho más profundo aquí. Los americanos y los judíos están en China con toda su energía intentando cambiar por la fuerza los valores familiares de China, el sistema legal del país, la política de transporte, las actitudes hacia la atención sanitaria y la educación, y mucho más. ¿Por qué? ¿Por qué se esfuerzan tanto en presionar a China para que renueve por completo su sistema jurídico? ¿Por qué los americanos se preocupan por la forma en que China administra sus leyes? En agosto de 2016, los medios de comunicación chinos informaron de que los tribunales chinos estaban adoptando, a modo de prueba, la práctica americana de negociar los delitos. Este es el primer paso en la disolución de todo el sistema judicial chino, y la destrucción de uno de los pilares más importantes del "socialismo con características chinas" de China. La razón es simple: el proceso de negociación de los cargos garantiza que la mayor parte de las pruebas de un caso quedarán enterradas, sin ver nunca la luz del día, y todo el proceso de presentación de pruebas, determinación de la culpabilidad y determinación del castigo queda ahora totalmente alejado de la sala de justicia y del control de los jueces, y se pone en manos de los abogados, que dirán y harán lo que se les pague por decir y hacer. Y al igual que en el sistema americano, aquí es donde se subvierte la justicia y el sistema se corrompe.

Esto no es nada. Los americanos y los judíos no se fijarán en absoluto en la cultura de un país extranjero e intentarán crear productos que se adapten a esa cultura, sino que en casi todos los casos utilizarán la psiquiatría, la psicología, el engaño de marketing y los trucos para forzar un cambio en esa cultura extranjera para que acepte los productos que las empresas americanas quieren fabricar; en otras palabras, intentarán infligir los valores, las actitudes y los productos americanos a todas las naciones del mundo. Esto es el imperialismo comercial en su peor forma, ya que este proceso resulta naturalmente en la eventual destrucción de la mayoría de las atesoradas marcas nacionales de cada país, y la correspondiente destrucción de la propia cultura. Los americanos tuvieron tanto éxito en Filipinas que ya no queda ninguna marca nacional en ese país, lo que ha dado lugar a la destrucción y pérdida permanentes de una parte fundamental del patrimonio cultural de ese país. Los americanos hicieron lo mismo en Canadá, con el resultado de que han sobrevivido muy pocas marcas canadienses y las pocas que quedan se venden de nuevo a los americanos para que las destruyan.

Una de las pocas naciones que escapan a esta red imperialista es Japón, cuyos ciudadanos se niegan a permitir que los americanos corrompan o diluyan su cultura y, en consecuencia, se niegan a comprar productos americanos. El iPhone de Apple es un completo perdedor en Japón, cuyos habitantes lo rechazan en favor de sus propias marcas preferidas. Apple nunca podrá competir en Japón porque los ejecutivos de la empresa, al ser americanos, no están dispuestos ni son capaces de reconocer siquiera la existencia de una cultura japonesa, y mucho menos están dispuestos a encajar en esa cultura diseñando productos para ella. Todas las multinacionales americanas están decididas a imponer los valores y los productos americanos a todas las naciones. Es muy importante que el pueblo chino construya este nivel de orgullo en su propio país, que también rechazará todos los productos y valores americanos como inferiores.

La propaganda que tan hábilmente desarrollaron Lippman y Bernays consistía en crear respuestas emocionales binarias a las declaraciones y propuestas presentadas al público, de la misma manera que Starbucks quiere crear una respuesta emocional para ofrecerte una "experiencia". El marketing es lo mismo, busca crear una respuesta emocional a una marca, y para ello debe basarse en la chispa más que en el filete, presentando imágenes falsas que produzcan una resonancia emocional. Por ello, las marcas y el branding son propuestas filosóficas que involucran la cultura, los estilos de vida y los valores, asociando una marca o un producto con los valores culturales que los mercadólogos quieren que se adopten. Cambiar los valores de una sociedad sigue el mismo proceso, despertando los miedos e intentando crear una respuesta emocional positiva lo suficientemente fuerte como para sobrescribir los valores culturales que ahora se tienen. Los valores chinos del ahorro y de no endeudarse serán ridiculizados como anticuados, atrasados y poco refinados, carentes de la sofisticación necesaria en un mundo moderno, y serán sustituidos por falsas imágenes de "bienestar", de libertad, confianza, seguridad en sí mismo, independencia y una vida feliz que resultará cuando hipoteques tu casa, uses más tarjetas de crédito, y gastes hasta el último céntimo que tengas en cosas que no necesitas. Y no se trata sólo de la deuda y el consumo; los valores familiares de China son igualmente atacados, al igual que cosas como la educación, la atención sanitaria, la crianza de los hijos, la compra de automóviles y mucho más.

Las principales armas en este asalto cultural son la publicidad y las películas americanas, ambas industrias totalmente judías y controladas por judíos, y deben ser vistas con sospecha y precaución, y se debe hacer un esfuerzo deliberado para aislar e identificar la propaganda que cambia los valores y que está hábil y deliberadamente incorporada en ellas. Es importante apreciar que la cultura y los valores americanos consisten principalmente en mitos históricos y sociales que son "valores de ingeniería" asimilados en la cultura comercial y ahora proselitizados en todo el mundo como verdades, lo que rotundamente en su mayoría no son. Y así es como las empresas americanas creen que tendrán éxito en la colonización de China con productos: mediante una transferencia de valores culturales a través de la identificación con las marcas.

La gente de otros países sólo conoce los mitos y rara vez la realidad de lo que es Estados Unidos, por lo que la imagen que se presenta al mundo de Estados Unidos es esencialmente una gran mentira, no muy diferente de las "experiencias" artificiales que Starbucks quiere crear, largas en la ficción y cortas en la realidad. Algunos chinos se lamentan de que China no produzca películas al estilo americano y, aunque se admite generalmente que Hollywood produce algunas buenas películas, no son en ningún sentido películas "americanas" y no son los americanos quienes las producen. Son los judíos los que producen esas películas, siendo Hollywood una entidad totalmente judía. Todos los grandes estudios de Hollywood son propiedad de judíos y un porcentaje muy alto de todos los actores y actrices de todas esas películas son también judíos. En sí mismo, eso no es malo. Los judíos, como pueblo, son buenos animadores y parecen tener la capacidad de hacer grandes películas. El problema no es la gente que hace las películas, sino los valores políticos y de otro tipo que están incorporados en esas películas, que sirven para dos propósitos principales: mantienen a los americanos irremediablemente ignorantes sobre su propio país y su historia mientras se sienten bien por ser americanos, y a menudo son excesivamente políticos mientras tergiversan groseramente la verdad histórica y transmiten vacíos "valores" americanos al resto del mundo. La televisión es lo mismo, con comedias y programas de serie americanos que transmiten los mismos valores falsos.

El punto que quiero subrayar es que las marcas y los valores americanos no son más que una exageración; son mitos e ilusiones sin sustancia. El gobierno americano, las élites, las grandes corporaciones y los medios de comunicación han creado una vasta colección de mitos que han comercializado con éxito a los americanos y que intentan comercializar cada vez más al resto del mundo. No me preocupa mucho el "resto del mundo", pero sí me preocupa China, porque los americanos están propagando un engaño a una escala inmensa, un engaño que afecta cada vez más a todas las partes de la vida cotidiana. Todo lo que emana de Estados Unidos está contaminado con los llamados "valores" americanos, la mayoría de los cuales están muy politizados, todos son utópicos y no reales, y todos son destructivos y culturalmente tóxicos. La maquinaria propagandística de EE.UU. marca todo lo americano con lo que parece ser altos valores y prestigio, pero que en realidad es sólo el mito apenas velado de una superioridad moral blanca y racista. Lo diré de nuevo: no es posible adoptar los valores americanos sin adoptar también una supremacía americana de facto y aceptar la superioridad moral americana. Piense por un momento en un anuncio de televisión de zapatillas Nike o de algún producto similar, en el que suele aparecer un jugador de baloncesto negro americano demostrando alguna destreza sobrehumana mientras gotea de frialdad. Todo el mensaje que contiene ese anuncio es: "Soy mejor que tú", y eso se traduce en "Soy moralmente superior a ti". Si examina cualquier anuncio de cualquier producto americano, o ve cualquier película o programa de televisión americano, ese mismo mensaje de superioridad moral americana está incrustado en alguna parte. El mensaje es falso, la idea misma de la superioridad moral americana es ridícula, pero así es como se comercializan los valores americanos al mundo.

Un problema grave es que, a medida que las empresas americanas compran y eliminan un número cada vez mayor de marcas chinas, no sólo eliminan permanentemente partes importantes de la cultura y del patrimonio chinos, sino que cuando una empresa extranjera obtiene un nivel de control del 30% aproximadamente en cualquier mercado, pasa a controlar prácticamente toda la base cultural de todos los productos de ese mercado. Un 30% de dominio extranjero de un mercado de productos o de un sector industrial es suficiente para sobrescribir gradualmente una cultura nacional con una extranjera, y por este medio cambiar gradualmente los valores básicos de una nación, y así el control del mercado comercial se convierte en una colonización cultural de facto. Esto es lo que ya ha sucedido con los cosméticos, gran parte de la ropa, algunos productos electrónicos, productos de gran consumo y de cuidado personal, y muchas otras áreas dentro de China, y el ritmo no disminuye. Hasta hace poco, P&G controlaba cerca de la mitad del mercado de champús en la China urbana, requisito necesario para una colonización cultural efectiva, una de las razones por las que el dominio del mercado es importante para ellos. Pero, y este es un mensaje que repetiré constantemente, la agenda comercial americana es principalmente de naturaleza política, el verdadero impulso es hacia la dominación política, no el éxito comercial.

En un artículo en Counterpunch en noviembre de 2014, Gary Leech escribió que el mundo necesita una revolución contra los Estados Unidos, para eliminar los brutales resultados autoritarios e imperialistas de la política exterior americana contra el otro 96% de la población mundial. Escribió que las fronteras nacionales son repetidamente diezmadas en nombre del capitalismo de libre mercado tan violentamente practicado por los americanos y sus amigos banqueros europeos que afectan a las vidas de casi todos en el planeta. Afirmó que no todas las naciones son iguales, y que EEUU ha adoptado el viejo papel colonial europeo con una cantidad desproporcionada de poder militar y político que no duda lo más mínimo en utilizar. Con este fin, EEUU ha derrocado a los gobiernos de más de 50 naciones para instalar a un títere dispuesto a saquear su nación. En palabras de Leech,

"Cuando los gobiernos llegan al poder y desafían los intereses americanos, Washington responde inevitablemente con sanciones económicas, apoyo a un golpe militar y, si es necesario, con una intervención militar directa. El objetivo es garantizar que el modelo capitalista sea el modelo social dominante en todo el mundo. Y para que este modelo sea aceptado como legítimo es crucial que las poblaciones de todo el mundo interioricen los valores liberales occidentales. La aceptación de los valores liberales occidentales es esencial para la perpetuación del capitalismo, y muchos de estos valores individualistas [americanos] contravienen algunos de los valores colectivistas que se encuentran en [otras naciones]." Piense en ello.

Y piensen en la cita anterior de Robert Kagan, en su declaración abierta de que el objetivo de Occidente es hacer colapsar al gobierno de China, donde escribió: "Abriendo a los chinos, al exportar nuestras formas occidentales a través de nuestros productos occidentales, los haremos caer". Esto es lo que está ocurriendo hoy en China. Las señales están por todas partes para cualquiera que se preocupe de mirar. Mucha gente en China tacha estas preocupaciones de exageradas, pero la mayoría de los chinos no tienen ni idea de la profundidad y amplitud de las influencias americanas en el país que se dedican a occidentalizar los valores del pueblo chino, y no principalmente para vender productos de consumo, sino con la intención de colapsar el sistema de gobierno de China y "hundir a China". Como he señalado en otro lugar, el gobierno americano gasta más de 300 millones de dólares dentro de China cada año en esta propaganda política "basada en valores".

Hay otro aspecto aún más siniestro. Ya escribí antes que, como chino, no debería participar nunca en ninguna de las encuestas realizadas por empresas americanas como Pew, Gallup, Edelman y Nielsen, porque éstas realizan principalmente sus "estudios de mercado" en naciones que son objeto de desestabilización, y se encargan de encontrar los puntos débiles. Si usted participa, les estará dando la cuerda que utilizarán para ahorcarle. Debo señalar aquí que estas empresas de encuestas y otros grupos similares ya han trazado un mapa de China en estos términos políticos, identificando las áreas precisas de cada provincia donde se puede encontrar una mayoría con una perspectiva política conservadora. En abril de 2015, la revista Foreign Policy publicó un artículo sobre un trabajo elaborado por los investigadores Xu Yiqing, del MIT, y Jennifer Pan, de Harvard, en el que mapeaban las tendencias ideológicas políticas dentro de la población china. Sus datos permiten identificar las zonas en las que la gente apoya el actual sistema político socialista de China pero, lo que es más importante, las zonas en las que los "ideales" occidentales se consideran más favorables y en las que la gente podría tender a proporcionar apoyo a la promulgación de reformas de "libre mercado" por parte de Estados Unidos y a las propuestas de sustituir el gobierno de China por un modelo occidental. De hecho, las conclusiones que ya se han formado entre los analistas políticos americanos del Departamento de Estado es que la sociedad china podría dividirse según las líneas ideológicas de los partidarios del confucianismo y los afines al capitalismo occidental. Si esto no le asusta, debería hacerlo, porque estas divisiones ideológicas son la forma en que los occidentales y nuestros amigos banqueros europeos provocan todas las disensiones y revoluciones internas. Puede estar seguro de que estos planes ya están en marcha, y no puede permitirse ser tan ingenuo como para subestimar su intención destructiva.

Los ataques y presiones mediáticas y políticas que se ejercen sobre otras naciones, incluyendo especialmente a Rusia y China en la actualidad, se deben a los desafíos que estas naciones representan para "la implementación de los valores liberales occidentales esenciales para la globalización capitalista". Los valores y las prácticas culturales occidentales son vitales para el éxito de la forma de capitalismo antisocial americano-europeo (judeocristiano), que es lo que ha llevado a Estados Unidos a apoyar a todos esos regímenes corruptos durante el último siglo. Toda la retórica sobre la injerencia por la libertad y los derechos humanos es propaganda y humo amargamente falsos; la verdad es que sólo se trata del dinero y el control. Los derechos humanos y las libertades siempre han sido irrelevantes en este contexto, como lo son hoy. El capitalismo internacional de libre mercado da prioridad al dinero sobre los seres humanos, haciendo que las poblaciones de todos los países sean totalmente desechables si se niegan a aceptar esta forma de capitalismo.

Para aceptar el capitalismo occidental, es necesario adoptar los valores americanos, desde la retorcida y deformada superioridad moral hasta el recorte de los servicios sociales y la privatización y el saqueo de los activos de la nación, y la inmunidad de los ejecutivos de las empresas a los cargos penales. Estos son los verdaderos "valores" que se promueven hoy en China. No tienen nada que ver con la democracia, las libertades, el estado de derecho y todos los demás patrioterismos moralistas que los americanos difunden tan libremente. En su lugar, se trata de abrir la nación de par en par para el saqueo de todas las fuentes de ingresos posibles, y de engañar a la población de que esto es algo bueno enmascarando los ataques (y son ataques) con una moral que suena muy bien. En pocas palabras, la tarea consiste en obtener el control financiero y político total de una nación para saquearla al máximo, y la herramienta principal para esta invasión es la propagación de los llamados "valores americanos". Ignorar esta advertencia es estar realmente ciego.

Al igual que los dirigentes chinos se empeñan en preservar un sistema de gobierno nacional de socialismo con características chinas, también deben empeñarse en que los productos del mercado chino no sólo tengan características chinas, sino que contengan valores culturales chinos. Y eso significa preservar y proteger las marcas chinas y su cultura incrustada, y rechazar la mayoría de las marcas y productos americanos por esta misma razón: los valores culturales tóxicos incrustados. Canadá fracasó estrepitosamente tanto en la previsión de esta arremetida cultural depredadora de Estados Unidos como en sus intentos de hacerle frente. Y hoy, Canadá es en muchos aspectos un clon de Estados Unidos, habiendo sido colonizado subrepticiamente -en un sentido real- por los productos y valores americanos.

El Presidente Xi Jinping hizo algunas observaciones muy importantes en una conferencia internacional para conmemorar el 2.565º aniversario del nacimiento de Confucio. Dijo que China debe preservar y desarrollar su cultura y promover los intercambios entre civilizaciones para hacer del mundo un lugar mejor. En sus palabras,

"La cultura es el alma de una nación. Si un país no valora su propio pensamiento y cultura, si su gente pierde su alma, sin importar qué país o qué nación, no podrá mantenerse en pie".

Nunca se dijeron palabras más ciertas. Y debo decir que me alegré cuando en enero de 2015 leí en las noticias que el ministro de Educación de China prometía que los "valores occidentales" nunca se permitirían en las aulas del país. En un informe del Financial Times sobre este asunto, Jamil Anderlini, el famoso modelo de ropa interior semidesnudo, afirmó que esto se debía a un esfuerzo por "consolidar el gobierno autocrático y evitar las demandas de democracia y derechos humanos universales". Pero no es así. Se trataba de un intento de evitar que los niños chinos fueran pervertidos por los supuestos valores de Anderlini y de gente como él.

Los extranjeros en China se dan cuenta rápidamente de que la mayoría de los chinos tienen una amplia red de amigos y conocidos a los que recurren para que les ayuden a realizar tareas grandes y pequeñas. No importa lo que necesitemos hacer, siempre conocemos a alguien que conoce a alguien que puede ayudarnos a conseguirlo. En Occidente no hay nada parecido, y mucho menos en los países de derechas como Estados Unidos. Al discutir esto con una americana, su respuesta fue que (1) los americanos eran independientes por naturaleza y podían funcionar sin una red de contactos, y (2) los americanos, de todos modos, no necesitaban muchos contactos porque tenían buenas reglas y un sistema dentro del cual podían hacer las cosas por sí mismos. Pero eso está a 180 grados de la verdad. Las leyes y las normas se desarrollan en respuesta a la mentalidad y las actitudes de una población. Estados Unidos desarrolló un sistema de procedimientos claro y en blanco y negro porque los americanos no tenían una red de contactos y se veían obligados a hacer las cosas por sí mismos. Por el contrario, China siempre ha contado con amplias redes de amigos y contactos, y un sistema en blanco y negro de normas y políticas no era tan importante, por lo que la sociedad china funciona tan bien en su ausencia. Estas redes chinas consisten en amigos y asociados con vínculos emocionales reales y exclusivamente chinos. La comprensión americana de esto es ridículamente superficial. Los occidentales que vienen a China esperan ver los mismos procesos sencillos que tienen en su país, y se quedan totalmente desconcertados cuando se enfrentan al laberíntico sistema chino. Se quejan de que China es demasiado complicada, demasiado difícil, demasiado misteriosa, cuando en realidad no es nada de eso. Es simplemente China. En su ignorancia, los americanos condenan a China por estar atrasada o por tener políticas confusas y no tener un estado de derecho. Están completamente equivocados, pero nunca lo entenderán. No tienen el bagaje cultural necesario para trabajar en el sistema chino, y son demasiado ideológicos y rígidos para adaptarse.

Lo mejor que pueden hacer es arremeter contra China, condenar el sistema y exigir que China recalcule todas sus leyes, métodos y políticas de manera que los americanos se sientan más cómodos. Bueno, ¿por qué debería hacer eso China? Desde luego, Estados Unidos no va a modificar nada para hacer la vida más cómoda a sus inmigrantes, sean chinos o no. En EE.UU., o lo haces a mi manera, o puedes morir en el aparcamiento. Pero los americanos, con sus pequeñas mentes moralmente superiores y llenas de propaganda, creen que su manera es la única correcta y, en su arrogancia, exigen que rediseñen su país a su imagen. Pero su manera no es la "correcta" -excepto para ellos- y deberían mantenerla en casa, donde debe estar. En tu casa, haces las cosas como quieres. En mi casa, yo pongo las reglas y tú haces las cosas a mi manera.

China no puede permitirse el lujo de destruir su propio patrimonio y cultura en un intento erróneo y tonto de emular o complacer a los americanos. Hacerlo sería un crimen imperdonable contra el pueblo chino. Ya está ocurriendo demasiado de esto. Esto se aplica a las leyes, a los procedimientos judiciales, a la mecánica de la formación y el registro de empresas, a la compra y el alquiler de viviendas, al trabajo y el empleo, a las vacaciones y los hospitales, a los viajes en avión y tren, a las finanzas y la banca, a miles de métodos y procesos grandes y pequeños que forman parte de la cultura china de 5000 años. Un estribillo que todos los chinos deben aprender, y aprender pronto, es éste: "Si quieres vivir aquí, hazlo a mi manera". Si eres chino, esto puede sonar duro y poco complaciente, pero es la única forma de tratar con los americanos porque es lo único que entenderán. Si eres chino, debes quitarte de la cabeza la idea tonta y desinformada de que los métodos y la cultura occidentales, y especialmente los americanos, son moralmente superiores a los tuyos. No lo son. De nuevo, en mi casa se hacen las cosas a mi manera. Si no te gusta, ya sabes dónde está la puerta.

 

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos prácticos de asuntos internacionales a las clases del último año del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney "When China Sneezes" (Cuando China estornuda), Cap. 2 "Tratar con Demonios".

Puede verse su archivo completo en
https://www.moonofshanghai.com/  and 
http://www.bluemoonofshanghai.com/  

Puede contactarse con él en: 2186604556@qq.com

 

Copyright © Larry RomanoffMoon of ShanghaiBlue Moon of Shanghai, 2021

 


 

 

 


L.Romanoff´s interview

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis

 

 

CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE