Saturday, May 9, 2020

SP -- COVID-19: Toda verdad tiene tres etapas -- March 19, 2020

Global Research, March 19, 2020
Fuente: L’HORA




Primera, se ignora.
Segunda, es ampliamente ridiculizada.
Tercera, se acepta como algo evidente.
Con el Covid-19, hemos entrado en la Etapa 2. Al principio, los medios de comunicación ignoraron las afirmaciones y el análisis de que el virus podría haberse originado en los Estados Unidos. Pero la difusión de la información y la reafirmación de las pruebas de todas partes, incluso en los propios Estados Unidos, se ha vuelto demasiado intensa y ahora las afirmaciones están siendo abiertamente ridiculizadas en los medios de comunicación occidentales.
Brevemente, los virólogos chinos descubrieron de manera concluyente que la fuente original del virus no era China, ni Wuhan, ni el mercado de mariscos, sino que se había rastreado hasta Estados Unidos, siendo un posible escenario que el virus podría haberse originado en el laboratorio de armas biológicas de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Fort Detrick (que fue cerrado por el CDC en julio debido a los brotes), y traído a China durante los Juegos Militares Mundiales en octubre de 2019.
Además, los virólogos japoneses y taiwaneses llegaron independientemente a la conclusión de que el virus podría haberse originado en Estados Unidos.
Los estadounidenses hicieron todo lo posible desde antes del comienzo para desviar la culpabilidad elaborando cuentos de murciélagos, serpientes, pangolines, el mercado de mariscos, la Universidad de Wuhan como instalación de armas biológicas (que no lo es), y el cuento de la CIA filtrado a través de la VOA y Radio Free Asia de que el virus se filtró desde esa universidad. Declararon (de hecho) que investigadores chinos habían participado (hace 7 años) en una investigación similar sobre el virus financiada por los NIH (Institutos Nacionales de Salud) de Estados Unidos, insinuando así de alguna manera la culpabilidad china, ignorando que la investigación anterior era irrelevante para los acontecimientos actuales.
Debo decir que los estadounidenses han demostrado ser muy hábiles en agarrar el micrófono primero para crear una narración “oficial” de un acontecimiento actual, mientras inundan los medios de comunicación con suficiente información para evitar que un público crédulo tenga tiempo de montar lógicamente las piezas por su cuenta.
Ignoraron el hecho muy real de que pocas naciones crearían o soltarían un arma biológica que ataca principalmente a ella misma. También ignoraron la probabilidad geopolítica de un “fin del juego”: que un virus es un arma poderosa de guerra económica, capaz de hacer a la economía de China lo que una guerra comercial no podría hacer.
Los lectores ocasionales tienden a ignorar el hecho de que en la mentalidad estadounidense hay muchas razones geopolíticas sólidas para atacar a China, Irán e Italia, y el resto de los países constituyen simplemente un desafortunado daño colateral.
Muchos artículos sobre virus que contienen esta y otras informaciones similares han sido publicados por sitios de noticias de Internet de segundo nivel, algunos artículos han obtenido un enorme número de lectores con cientos de miles de descargas y muchas re-publicaciones. Muchos de estos artículos han sido traducidos a 6 o 7 idiomas y publicados en sitios web de todo el mundo. Simultáneamente, se hicieron muchos comentarios en los medios sociales chinos especulando sobre las extrañas circunstancias y la larga cadena de coincidencias inusuales que llevaron al brote del virus en Wuhan.
Uno de los artículos mencionados anteriormente fue traducido y publicado en los medios sociales chinos y reunió 76.000 comentarios en las primeras 8 horas. Finalmente, los principales medios de comunicación chinos hicieron las mismas afirmaciones, que el virus podría haberse originado en Estados Unidos y que los estadounidenses estaban haciendo un encubrimiento masivo.
Luego, Zhao LiJian, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, hizo oficial la historia a través de una serie de publicaciones en los medios sociales de Estados Unidos. Un importante artículo de los medios de comunicación, este en el New York Times, señaló que “las observaciones de Zhao se difundieron en la plataforma de medios sociales más prominente de China, Weibo, y fueron vistos más de 160 millones de veces, junto con capturas de pantalla de las publicaciones originales de Twitter.
Parece que los mensajes de Twitter de LiJian, siendo esencialmente una fuente oficial que no podía ser fácilmente ignorada, afirmando que el virus fue traído a China desde Estados Unidos durante los Juegos Militares, y exigiendo una explicación de Estados Unidos, estaban recibiendo demasiada atención pública para ser ignorados. Todo lo anterior creó suficiente presión política para obligar a los medios de comunicación occidentales a responder. Y por supuesto respondieron ignorando los hechos del mensaje y destrozando al mensajero.
El 12 de marzo, el UK Guardian publicó una historia afirmando que China estaba “impulsando la propaganda” de que el virus venía de Estados Unidos.(1) El 13 de marzo, el New York Times publicó una historia similar de una “conspiración de coronavirus de China” de falsas afirmaciones sobre la fuente del virus.(2) Luego, el 14 de marzo, ABC News publicó una historia titulada “Falsas afirmaciones sobre las fuentes del coronavirus provocan una disputa entre Estados Unidos y China”, en la que ridiculizó a China y las afirmaciones de un virus de Estados Unidos.(3)
El Seattle Times publicó una versión de la historia, declarando que “China está impulsando una nueva teoría sobre los orígenes del coronavirus: Es una enfermedad estadounidense… introducida por miembros del ejército de Estados Unidos que visitaron Wuhan en octubre. No hay ni una pizca de prueba que lo apoye, pero la noción recibió un respaldo oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, cuyo portavoz acusó a los oficiales estadounidenses de no aclarar lo que saben sobre la enfermedad”.(4) The UK Independent publicó su propia versión de la “Teoría de la conspiración de China”(5), al igual que la CNN(6).
El artículo de la ABC afirmaba que “el secretario asistente David Stilwell dio al embajador [chino] Cui Tiankai una muy severa representación de los hechos”, afirmando que Cui estaba “muy a la defensiva” ante este asalto “oficial” estadounidense. Se cita al Departamento de Estado de Estados Unidos diciendo: “Queríamos poner al gobierno [chino] sobre aviso de que no vamos a tolerar [teorías de  la conspiración] por el bien del pueblo chino y del mundo”.
Después de eso, el Washington Post, Bloomberg, y media docena de otros cables de prensa y medios de comunicación han contactado a este autor para entrevistas, deseosos de tener la oportunidad de destruir esta “teoría de la conspiración” en su origen. La embajada de Estados Unidos en Beijing también “contactó” al autor “para hablar de ello”.
Si la campaña de información pública y la presión política resultante pueden continuar, eventualmente entraremos en la tercera etapa donde los medios comenzarán a admitir primero la posibilidad, luego la verosimilitud y finalmente el hecho de que Estados Unidos sea la fuente del virus “China”.
Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos de estudio en asuntos internacionales a las clases senior del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados principalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com. Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG)
Notas
Fuente: Global Research