Saturday, May 9, 2020

SP -- COVID-19: ¿Apuntando a Italia y Corea del Sur? – “La cadena de transmisión de la infección” -- March 21, 2020




Fuente: L'HORA
Global Research, March 21, 2020
Un virólogo italiano de alto nivel, Giuseppe Remuzzi, ha publicado artículos en la revista Lancet y otros artículos en los que expone hechos hasta ahora desconocidos.(1)
El médico declaró que los médicos italianos recuerdan ahora haber visto:
“Una muy extraña y muy severa neumonía, particularmente en personas mayores, en diciembre e incluso noviembre [2019]. Esto sugiere que el virus estaba circulando, al menos en Lombardía, y antes de que tuviéramos conocimiento de este brote en China”.(2)
Las autoridades médicas chinas han determinado el mismo fenómeno subyacente, que el virus había estado circulando entre la población durante tal vez dos meses antes de que finalmente saliera a la luz.
Además, según el Servicio Nacional de Salud italiano (ISS):
“No es posible reconstruir, para todos los pacientes, la cadena de transmisión de la infección. La mayoría de los casos notificados en Italia indican un vínculo epidemiológico con otros casos diagnosticados en Lombardía, Emilia-Romaña y Véneto, las zonas más afectadas por la epidemia”.(3)

La declaración anterior es de importancia crucial, ya que apoya en sí misma la afirmación de varios grupos de infección simultáneos y varios “pacientes cero”. Hay casos en Lombardía que no podrían ser colocados en una cadena de infección, y esto también debe ser cierto para otras áreas. Dado que el virus se propagó por separado en regiones dispares de Italia, podemos esperar la identificación de grupos infecciosos independientes en esas regiones también. Eso significaría que Italia fue golpeada por al menos varias “semillas” individuales del virus.
El brote de mayor importancia en China fue principalmente en la ciudad de Wuhan pero con múltiples fuentes en la ciudad y múltiples pacientes cero, con un brote menor en Guangdong que fue fácilmente contenido. China tenía múltiples agrupaciones en Wuhan.  No había una sola fuente, y no se ha identificado ningún paciente cero que sea similar a los de Italia.
El misterio del “Paciente nº 4” de Italia
¿El brote italiano fue causado por infecciones procedentes de China? Sí y no.
Antes del 20 de febrero de 2020 sólo hubo tres casos de infección por coronavirus en Italia, dos turistas de Wuhan, China, confirmados el 30 de enero, y un italiano que regresó a Roma desde Wuhan el 6 de febrero. Estos fueron claramente casos importados, con Italia sin experimentar nuevas infecciones durante las dos semanas siguientes.
Entonces, de repente aparecieron nuevas infecciones que no estaban relacionadas con China. El 19 de febrero, la Región de Salud de Lombardía emitió un comunicado en el que se diagnosticaba a un hombre italiano de 38 años el nuevo coronavirus, convirtiéndose en el cuarto caso confirmado en Italia. El hombre nunca había viajado a China y no tenía contacto con los pacientes chinos confirmados.
Inmediatamente después de que este paciente fue diagnosticado, Italia experimentó un brote importante. En un día, el número de casos confirmados aumentó a 20 y, después de poco más de tres semanas, Italia tenía 17.660 casos confirmados.
Los italianos no se quedaron de brazos cruzados en la búsqueda de su paciente cero. Cambiaron el nombre del “paciente 4” por el de “italiano nº 1”, e intentaron saber cómo se infectó. La búsqueda fue aparentemente infructuosa, el artículo afirmaba que “la pandemia estadounidense del siglo se ha convertido en objeto de sospecha por parte de los italianos”.(4)
El misterio del “Paciente nº. 31” de Corea del Sur
La experiencia de Corea del Sur fue inquietantemente similar a la de Italia y también a la de China. El país había experimentado 30 casos importados que comenzaron el 20 de enero, creo que todos ellos fueron rastreados hasta el contacto con Hubei y/o Wuhan.
Pero entonces Corea del Sur descubrió a una “Paciente nº 31”, una mujer surcoreana de 61 años a la que se le diagnosticó el nuevo coronavirus el 18 de febrero. Esta paciente “local” no tenía vínculos con China, no había tenido contacto con ningún chino, y ningún contacto con ninguno de los surcoreanos infectados. Su infección fue una fuente surcoreana.
Al igual que en Italia, el brote en Corea del Sur estalló rápidamente tras el descubrimiento del Paciente 31. Al día siguiente, 19 de febrero (Italia era el 21 de febrero, para comparar), había 58 casos confirmados en Corea del Sur, llegando a 1.000 en menos de una semana. Después de poco más de tres semanas, Corea del Sur tenía 8.086 casos confirmados. Ahora parece probable (aún por corroborar) que Corea del Sur e Italia podrían haber sido “sembrados” aproximadamente al mismo tiempo.
Al igual que los italianos, Corea del Sur realizó una búsqueda masiva de la fuente de la infección de su “coreano número 1”, peinando el país en busca de pruebas, pero sin éxito. Descubrieron que los casos confirmados en Corea del Sur se concentraban principalmente en dos grupos separados en Daegu y Gyeongsang North Road, la mayoría de los cuales -pero no todos- podían estar relacionados con el “Paciente 31”. Al igual que en Italia, los múltiples grupos y las múltiples infecciones simultáneas se propagan como un incendio forestal, y sin la ayuda de un mercado de mariscos que vende murciélagos y pangolines.
Tanto para Italia como para Corea del Sur, también podría añadir que no existe ningún supuesto “laboratorio de armas biológicas” en ningún lugar al alcance (como se afirmó para China), pero eso no sería exacto. De hecho, hay laboratorios de armas biológicas fácilmente al alcance de las zonas afectadas tanto en Italia como en Corea del Sur, pero pertenecen a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.
Corea es particularmente notable en este sentido porque se demostró que el MERS fue el resultado de una fuga en la base militar estadounidense de Osan. El relato oficial de Occidente sobre el brote de MERS en Corea del Sur fue que un hombre de negocios coreano se infectó en Oriente Medio, y luego regresó a su casa en la provincia de Gyeonggi y propagó la infección. Pero nunca hubo ninguna documentación o evidencia que apoyara esa afirmación, y hasta donde sé, nunca fue verificada por el gobierno de Corea del Sur.
Lo pertinente en esta historia es que según el Servicio de Noticias Yonhap de Corea, al comienzo del brote unos 100 militares surcoreanos fueron puestos repentinamente en cuarentena en la Base Aérea de Osan de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. La base de Osan es el centro del programa biológico militar JUPITR ATD que está estrechamente relacionado con el laboratorio de Fort Detrick, MD, ambos son laboratorios de investigación de armas biológicas del ejército de Estados Unidos.
También hay un (muy secreto) Instituto Internacional de Vacunas patrocinado por la OMS en las cercanías, que es (o al menos fue) administrado por personal militar de armas biológicas de Estados Unidos. En ese momento, y dada la cuarentena mencionada anteriormente, la secuencia de eventos aceptada como la más probable fue la de una fuga de un proyecto de bioguerra de JUPITR.(5) (6)
El camino de Corea es similar al de Italia. Si miramos un mapa de las áreas afectadas por el virus en Italia, hay una base militar de Estados Unidos a casi un tiro de piedra de todas ellas. Esto es, por supuesto, sólo un caso de circunstancias que despierta sospechas, y de ninguna manera constituye una prueba de nada en absoluto.
Sin embargo, hay un punto importante que no puede ser pasado por alto, a saber, el hecho de brotes simultáneos de un nuevo virus en tres países diferentes, y en los tres casos no hay una epidemiología clara, y la incapacidad de identificar la fuente original o un paciente cero.
Múltiples expertos en armas biológicas coinciden unánimemente en que los brotes en una población humana de un patógeno nuevo e inusual en múltiples lugares simultáneamente, sin una idea clara de la fuente y los casos sin vínculos probados, es prácticamente una prueba prima facie de un patógeno liberado deliberadamente, ya que los brotes naturales casi siempre pueden resolverse en un solo lugar y un paciente cero. La posibilidad de una fuga deliberada es tan fuerte en Italia y Corea del Sur como en China, las tres naciones aparentemente comparten las mismas suspicacias.
Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos de estudio en asuntos internacionales a las clases senior del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados principalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com. Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG)
Notas
A) Esto es un inciso. Italia ha experimentado una tasa de mortalidad casi el doble que la de Wuhan, pero puede haber un factor externo que contribuya a ello. Se ha observado que, en la mayoría de los casos, especialmente entre los ancianos de Italia, el ibuprofeno se utiliza ampliamente como analgésico. The Lancet publicó un artículo en el que se demostraba que el uso del ibuprofeno puede facilitar notablemente la capacidad del virus para infectar y, por consiguiente, aumentar el riesgo de infección grave y mortal.(YY) https://www.thelancet.com/journals/lanres/article/PIIS2213-2600(20)30116-8/fulltext
(B) “La edad media de los que han muerto en Italia es de 81 años y más de dos tercios de estos pacientes tenían… problemas de salud subyacentes, pero también cabe señalar que tenían el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) causado por… neumonía SARS-CoV-2, necesitaban soporte respiratorio y “no habrían muerto en caso contrario”. https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)30627-9/fulltext?dgcid=raven_jbs_etoc_email#seccestitle10
Fuente: Global Research



Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis