Tuesday, August 11, 2020

SP -- LARRY ROMANOFF -- Revolución de Color instigada por los Americanos en 1989


 

Plaza de Tiananmen: El Fracaso de una Revolución de Color instigada por los Americanos en 1989

 

Por Larry Romanoff -- 24 de Septiembre 24, 2019




ENGLISH  ESPAÑOL PORTUGUÊS

 

Hay pocos lugares en China que parezcan más grabados a fuego en la conciencia de los típicos occidentales que la Plaza de Tiananmen, y pocos eventos más comúnmente mencionados que las protestas estudiantiles de 1989. Pero las historias son erróneas en diversos niveles. Los medios de comunicación occidentales nunca informaron de que hubo dos eventos separados que ocurrieron en Beijing el 4 de junio de 1989. Uno fue una protesta estudiantil que culminó con una sentada de varios miles de estudiantes universitarios en la Plaza de Tiananmen, que duró varias semanas y finalmente terminó el 4 de junio. El otro fue la huelga de trabajadores de un día que ocurrió (quizás no por casualidad) también el 4 de junio, cuando un grupo de trabajadores descontentos con su suerte en la vida organizó su propia protesta independientemente de los estudiantes, y en un lugar diferente. Por razones que se harán evidentes, la protesta de los trabajadores es el foco necesario para entender los eventos de esa fecha, así que empezaré por ahí.

 

La revuelta de los trabajadores

 

Un grupo de trabajadores se reunió y puso barricadas en varias calles de Muxidi, una zona de Beijing a cinco o seis kilómetros de la Plaza de Tiananmen, donde asistieron varios centenares de trabajadores, en su mayoría adultos, con unos cuantos jóvenes de un número indeterminado. Sin embargo, había presente un tercer grupo bastante grande que, hasta donde yo sé, nunca ha sido claramente identificado, aunque es evidente por las fotos que no eran trabajadores y ciertamente no eran jóvenes estudiantes. (1) Matones o anarquistas podría ser un adjetivo apropiado, pero los hechos parecen apoyar la conclusión (y mi propio juicio personal) de que eran mercenarios. (2)

 

El gobierno envió autobuses llenos de soldados, acompañados por unos pocos APC (camiones blindados) para limpiar las barricadas y reabrir las calles al tráfico. (3) La violencia comenzó cuando el tercer grupo atacó a los jóvenes que intentaban limpiar las barricadas. Estaban bien preparados, armados con al menos cientos y quizás miles de bombas de gasolina, e inmediatamente incendiaron docenas de autobuses y los pocos APC, con los soldados todavía dentro. Muchos soldados en ambos tipos de vehículos escaparon, pero muchos otros no lo hicieron, y muchos murieron quemados. Hay innumerables fotos de soldados muertos quemados hasta morir, algunos colgados de las farolas por los matones, otros tirados en la calle o en las escaleras o aceras donde murieron, otros colgando de las ventanas de los autobuses o de los APC, habiendo escapado sólo parcialmente antes de ser vencidos por las llamas. Hay informes documentados y fotos que muestran que el grupo de matones logró controlar un APC, y lo condujo por las calles mientras disparaban las ametralladoras de la torreta. (4) Sólo entonces el gobierno envió soldados armados y equipo militar.





 

Los informes gubernamentales y el personal de los medios de comunicación independientes afirman en general que hubo un total de 250 a 300 muertes de civiles antes de que amainara la violencia, pero ya se había matado a un número similar de soldados. Cuando la policía o el ejército son atacados de esta manera, seguramente usarán la fuerza para defenderse y no se les puede culpar por ello. Si usted o yo fuéramos el comandante militar de la escena, viendo a nuestros hombres ser atacados y quemados hasta morir, habríamos hecho lo mismo. Por todo lo que sé, no puedo encontrar ninguna culpa aquí.




 

He aquí un informe de un testigo ocular que estuvo allí, un extracto del libro 'La Luna de Tiananmen': (5)

 

"Había un nuevo elemento del que no me había dado cuenta antes, jóvenes gamberros sin duda con poca apariencia de ser estudiantes. En lugar de diademas y camisas firmadas con alfileres universitarios, usaban ropa de poliéster barata y mal ajustada, y cazadoras holgadas. A nuestras luces, sus ojos brillaban con malicia, y revelaron descaradamente cócteles molotov ocultos. ¿Quiénes eran estos punks en pantalones cortos y sandalias, que llevaban bombas de gasolina? La gasolina está fuertemente racionada, por lo que no pudieron haber inventado estas cosas espontáneamente. ¿Quién les enseñó a hacer bombas con botellas y para quiénes eran los dispositivos incendiarios?



 

Alguien gritó que otro APC se dirigía hacia nosotros. Mi paso se aceleró al acercarme al vehículo parado, infectado por el regocijo tóxico de la muchedumbre, pero entonces me contuve. ¿Por qué me precipitaba hacia los problemas? ¿Porque todos los demás lo estaban haciendo? Bajé la velocidad del trote al verme en una estruendosa manada con una mente de masa. Rompiendo con la manada, dejé de correr. Alguien lanzó un cóctel molotov, prendiendo fuego al APC. Las llamas se extendieron rápidamente por la parte superior del vehículo y se derramaron en el pavimento. Pensé, hay alguien todavía dentro de eso, ¡no es sólo una máquina! Debe haber gente dentro.

 

Alguien me apartó protectoramente antes de unirse a un puñado de estudiantes con bandas en la cabeza que buscaban ejercer algo de control. Gastando el poco capital moral que su camisa saturada de firmas de huelga de hambre aún ejercía, habló por el soldado. "Dejad salir al hombre", gritó. "¡Ayudad al soldado, ayudadlo a salir!" La agitada congregación no estaba de humor para la misericordia. Voces enojadas y espeluznantes rebotaron a nuestro alrededor. "¡Matad a ese hijo de puta!", dijo uno. Luego otra voz, aún más escalofriante que la primera, gritó: "No es humano, es una cosa". "¡Matadlo, matadlo!" gritaban los espectadores, el entusiasmo sangriento ahora se elevó a un tono más alto. "¡Alto! ¡No le hagáis daño!" suplicó Meng, dejándome atrás mientras intentaba razonar con los vigilantes. "¡Alto, es sólo un soldado!" "No es humano, matadlo, matadlo!" dijo una voz. "¡Atrás, atrás!" alguien gritó a todo pulmón. "¡Dejadlo en paz, los soldados no son nuestros enemigos!" Después de que los cuerpos inertes de los soldados fueran puestos en una ambulancia, los matones atacaron a la ambulancia, arrancando casi las puertas traseras en un intento por sacar al soldado quemado y acabar con él. Después de eso, los cuerpos carbonizados de los soldados fueron colgados de un poste de la luz, y una gran cantidad de munición fue tomada del APC." (6)



De un informe del gobierno sobre el motín de los trabajadores:

 

"Los alborotadores bloquearon los vehículos militares y otros vehículos antes de que los aplastaran y los quemaran. También se apoderaron de armas, municiones y transmisores-receptores. Varios alborotadores se apoderaron de un camión blindado y dispararon sus armas mientras lo conducían por la calle. Los alborotadores también asaltaron instalaciones civiles y edificios públicos. Varios alborotadores incluso condujeron un autobús público cargado con bidones de gasolina hacia la torre de Tiananmen en un intento de incendiarla. Cuando un vehículo militar se averió repentinamente en la avenida Chang'An, los alborotadores lo rodearon y machacaron al conductor con ladrillos. Los alborotadores golpearon salvajemente y mataron a muchos soldados y oficiales. En Chongwenmen, un soldado fue arrojado por el paso elevado y quemado vivo. En Fuchengmen, el cuerpo de un soldado fue colgado al revés en la balaustrada del paso elevado después de haber sido asesinado. Cerca de un cine, un oficial fue golpeado hasta la muerte y su cuerpo fue colgado en un autobús en llamas.




 

En la rebelión se quemaron o dañaron más de 1.280 vehículos, entre ellos más de 1.000 camiones militares, más de 60 coches blindados, más de 30 coches de policía, más de 120 autobuses y trolebuses públicos y más de 70 vehículos de otro tipo. Las tropas de la ley marcial, tras haber sufrido numerosas bajas, se vieron obligadas a disparar al aire para despejar el camino hacia adelante. Durante el contraataque, algunos alborotadores murieron, algunos espectadores fueron alcanzados por balas perdidas y algunos fueron heridos o muertos por rufianes armados. Según estadísticas fiables, más de 3.000 civiles resultaron heridos y más de 200, incluidos 36 estudiantes universitarios, murieron. También, más de 6.000 oficiales de policía y soldados resultaron heridos y decenas de ellos muertos". (Los cables de la embajada de EE.UU. en Beijing confirmaron lo básico de este informe, así como las estimaciones de las víctimas). (4)

 

Aunque las pruebas directas concluyentes son todavía escasas, parece seguro que la revuelta tuvo una considerable ayuda externa. Además de la curiosa coincidencia temporal, hay demasiada evidencia de la preparación anticipada de la violencia y del suministro del armamento utilizado. La gasolina estaba fuertemente racionada en ese momento, y no estaba disponible en el volumen requerido para este evento. Manos negras arreglaron las líneas de suministro y dieron las instrucciones para la fabricación y el uso de las bombas de gasolina, que eran casi inauditas en China antes de ese momento.

 

También hay demasiadas señales de incitación externa en el tercer grupo aún no identificado, cuyas acciones violentas no representan en modo alguno el sentimiento del público asistente. La enormidad de la violencia desatada en Muxidi requiere una considerable programación emocional previa y no podría haberse originado espontáneamente en una simple huelga de trabajadores, lo que casi es garantía de interferencia externa. Los ciudadanos descontentos de cualquier país pueden desfilar y protestar por agravios reales o imaginarios, pero quemar a jóvenes soldados hasta la muerte y colgar sus cuerpos carbonizados de las farolas no son actos de estudiantes ingenuos que quieren "democracia", ni de trabajadores que protestan por un contrato social inadecuado. (7) Casi siempre son el resultado de una incitación sustancialmente programada entre bastidores, generalmente dirigida hacia un cambio de régimen.

 


 

La protesta estudiantil

 

En pocas palabras, los estudiantes se congregaron en la Plaza y esperaron la oportunidad de presentar varias peticiones relacionadas con la política social, la corrupción percibida, el idealismo, de hecho las mismas cosas que nosotros como estudiantes teníamos en nuestra lista de cambios que queríamos hacer en el mundo. Como el gobierno no respondió inmediatamente, los estudiantes acamparon en la plaza y esperaron. Los funcionarios del gobierno mantuvieron conversaciones con los estudiantes durante varias semanas, y finalmente fijaron el 4 de junio como fecha límite para la evacuación de la plaza. Los soldados fueron enviados a la plaza el día anterior, pero estaban desarmados y sólo llevaban porras. Según todos los informes, no había animosidad entre los estudiantes y los soldados. Tampoco había una disputa filosófica con el otro, ni se veían como enemigos. De hecho, las fotos y los informes muestran a los estudiantes protegiendo a los soldados de espectadores enojados.



 

Los estudiantes y los soldados debatieron en repetidas ocasiones durante la tarde y la noche. Casi todos los estudiantes fueron persuadidos de dejar la plaza durante la noche, y el escaso resto se fue a la mañana siguiente. Tanques y excavadoras entraron en la plaza a la mañana siguiente, aplastando todas las tiendas y la basura que se habían apilado durante las tres semanas anteriores, empujando la basura en enormes montones y prendiéndoles fuego. Este fue el origen aparente de las afirmaciones de que "miles de estudiantes" fueron aplastados por los tanques que atravesaban la Plaza, pero esto fue sólo el equipo de limpieza, y los estudiantes ya se habían ido cuando llegaron las excavadoras y la maquinaria pesada. Hay abrumadoras pruebas documentadas por una multitud de fuentes acreditadas (12)(8-15) de que no hubo violencia en la Plaza, de que no se mató a ningún estudiante y de que nunca hubo ninguna "Masacre en la Plaza de Tiananmen". Aparentemente se oyeron disparos a lo lejos, pero los pocos informes de disparos desde la propia Plaza fueron desacreditados rápidamente y, como ya se ha mencionado, los soldados de la Plaza no estaban armados. (16)

 


 Subtitled in CH, DE, EN, FI, FR, HZ, NL, PT, RO, SI, SP, RU

https://www.moonofshanghai.com/2020/09/blog-post_80.html



La siempre presente 'Mano Negra'

 

Parece plausible que el movimiento estudiantil en China durante los últimos años de la década de 1980 pueda, en su origen, haberse generado espontáneamente, pero no faltan pruebas de que todo el movimiento fue rápidamente secuestrado por agencias del gobierno de los EE.UU. mucho antes de que los estudiantes se reunieran en la Plaza de Tiananmen. Ha llevado algún tiempo abrir puertas cerradas y averiguar los detalles, pero ya no se discute que los líderes del movimiento estudiantil chino fueron entrenados en Hong Kong y Guangdong por el Coronel Robert Helvey, oficial de la Agencia de Inteligencia de Defensa del Pentágono que pasó 30 años instigando revoluciones en toda Asia en nombre de los militares y de la CIA. (17)

 

Hay pocas razones para cuestionar la afirmación de que una gran parte de la política exterior de los EE.UU. entonces, como hoy, se basaba en los intentos de desestabilizar a China y tal vez instigar una revolución masiva que abriese la puerta a la influencia y al control de los EE.UU. Cada vez está más claro hoy que el movimiento estudiantil de 1989 fue una parte importante de esa estrategia, orquestada por el Departamento de Estado de los EE.UU. con la plena aprobación del entonces Presidente George Bush. (18)

 

Yo vivo en China y durante muchos años fui el editor de un boletín de noticias muy leído, lo que me dio acceso de confianza a unos 2.500 ejecutivos corporativos de nivel medio y alto, que eran estudiantes universitarios en China durante el período en cuestión, muchos de los cuales estuvieron involucrados en el movimiento estudiantil, y algunos de ellos estuvieron en la Plaza de Tiananmen. He hablado con muchos de ellos extensamente sobre el movimiento estudiantil y los eventos de la época. Además de confirmar mis observaciones y conclusiones, sus comentarios y testimonios sugieren firmemente que la idea misma de un enfrentamiento masivo con el gobierno, y la elección de la Plaza de Tiananmen como lugar de celebración, no se originó en ellos sino que fue orquestada "desde algún lugar exterior".

 

Es necesario comprender que el movimiento estudiantil de China en 1989 no fue categóricamente un "movimiento pro-democracia". En su origen, la protesta estudiantil fue principalmente cívica y pragmática, y en segundo lugar, culturalmente china. Los estudiantes se veían a sí mismos como manifestantes intelectuales, no como activistas políticos, sin pensamientos de que su gobierno copiase la estructura política de Occidente. De mis discusiones con muchos ex-estudiantes, las referencias a la "democracia" les fueron impuestas por sus manipuladores de la CIA como el mejor método para realizar sus fines prácticos y culturales. Y estos fines culturales no eran necesariamente muy profundos. Wu'er Kaixi, uno de los líderes estudiantiles, respondió a las preguntas sobre su participación diciendo (con diferentes palabras) "Porque queremos llevar marcas occidentales y llevar a nuestras novias a los bares como hacen los americanos".

 

Muchos de los estudiantes con los que hablé, en particular los que estaban presentes en la plaza, me hablaron de los suministros que les proporcionaron varias fuentes del gobierno de los EE.UU. Mencionaron especialmente los innumerables cientos de estufas Coleman de campaña, que en ese momento eran demasiado caras para que los estudiantes en China las adquirieran, y muchos comentaron las bien establecidas líneas de suministro de estos y otros artículos. A los suministros para estudiantes se añadieron manuales, instrucciones, entrenamiento, estrategia y tácticas, y la retórica pacientemente incendiaria de las transmisiones de la VOA (La Voz de América) desde Hong Kong. No es posible negar sensatamente la afirmación de que los titiriteros eran los americanos.

 

Según un informe del gobierno, muchos americanos estaban muy activos en el manejo del escenario de los líderes estudiantiles, en violación de los decretos de la ley marcial que operaban en partes de Beijing en ese momento. John Pomfret, ahora en el Washington Post, era corresponsal de AP en Beijing, y un importante conducto de información para los cabecillas, y Alan Pessin, corresponsal de la VOA en Beijing en ese momento, violó las restricciones con su cobertura ilegal de noticias de la VOA, y repetidamente envió informes distorsionados, difundiendo falsos rumores y alentando tanto la rebelión como la violencia entre los estudiantes. (19)


John Promfet

Alan Pessin

 

Lo que sucedió realmente en la Plaza de Tiananmen hace 25 años

 

La mayoría de los estudiantes universitarios de ese día te dirán la influencia de la VOA y el cuadro que pintó de "libertad y democracia". Cuentan que escuchaban la VOA en sus dormitorios hasta altas horas de la noche, construyendo en su imaginación un mundo feliz de libertad y de luz.

 

La Voz de América: "La fuente más fiable de noticias e información de los Estados Unidos y del mundo".

 

También confirman que la VOA estaba transmitiendo a los estudiantes las 24 horas del día desde su estación de Hong Kong durante las semanas de la sentada en la Plaza de Tiananmen, ofreciendo estímulos provocadores y dando consejos sobre estrategia y tácticas.

 

Uno de los participantes originales en la sentada de los estudiantes escribió esto:

 

"Nos establecimos y continuamos con nuestros estudios. Quedábamos, nos reuníamos con seres queridos, y muchos buscaban irse al extranjero. Cuando nos graduamos casi no hubo discusión sobre el movimiento estudiantil y ya no escuchábamos la VOA. Una cosa que he estado pensando es sobre el papel de la VOA. Muchos estudiantes eran fanáticos de la estación de radio antes, durante y poco después del movimiento estudiantil. Incluso cuando estábamos en la plaza, muchos estudiantes escuchaban sus programas como si ellos pudieran decirnos lo que estaba pasando. Recuerdo que en un momento dado... Me di cuenta de lo estúpido que (yo) estaba siendo..."

 

Otro estudiante hizo estos comentarios:

 

"Pero era cierto que el movimiento estudiantil de 1989 estaba siendo manipulado por alguien, ¿no? Los estudiantes no tenían nada más que emociones y un conocimiento superficial de la política. Comenzamos a exigir la limpieza de la corrupción de los funcionarios, sin embargo, los lemas fueron de alguna manera fueron transformados en "exigir democracia".

 

“Hay una enorme diferencia en la implicación política entre estas dos clases de demandas. Entonces, ¿qué era la democracia? ¿Qué tipo de democracia se practicaba en Occidente? ¿Qué tipo de democracia se adaptaría a China? Francamente, no tenía ni idea. En otras palabras, no sabía lo que quería realmente. Simplemente tenía ese... impulso que daba salir a la calle y gritar eslóganes. Era como si participara sólo por participar, y me conmovió el simple hecho de experimentar un movimiento estudiantil. Y entonces las cosas se salieron de control. Pero como los líderes estudiantiles se negaron a cambiar de postura, los estudiantes no se echaron atrás. Así que todo el asunto se prolongó. Sin embargo, ocurrió un milagro, esos "líderes" de alguna manera lograron escapar ilesos. Durante muchos años, desde 1989, me he resistido a aceptar que yo y los demás estudiantes fuéramos en realidad tan estúpidos e ingenuos como para ser realmente manipulados por otros detrás de la escena".

 

La percepción en Occidente, y también en China, siempre ha sido que la congregación de estudiantes en la Plaza de Tiananmen fue espontánea, idealista y, sobre todo, pacífica. Puede que en su origen fuera idealista, pero no fue en absoluto espontánea y, para mayo y junio, la tranquilidad subyacente estaba llegando rápidamente a su fin. En 1995, dos cineastas americanos del Grupo Longbow, la Dra. Carma Hinton y Richard Gordon, estrenaron en la Plaza de Tiananmen un documental ya famoso titulado "La Puerta de la Paz Celestial". (20) Chai Ling, la autoproclamada "Comandante Suprema" de los estudiantes de Tiananmen, presentó durante años demandas contra la compañía cinematográfica (21), principalmente porque el documental incluía un vídeo incriminatorio del 28 de mayo de 1989, de ella en una entrevista con el periodista americano Philip Cunningham:

 

"Los estudiantes no dejaban de preguntarse, '¿Qué debemos hacer ahora? ¿Qué podemos lograr?´. Me siento muy triste, porque ¿cómo puedo decirles que lo que realmente esperábamos era un derramamiento de sangre, en el momento en que el gobierno no tuviera más remedio que masacrar descaradamente a la gente (es decir, los estudiantes: Ed.). Sólo cuando la Plaza esté inundada de sangre, el pueblo de China abrirá los ojos. Sólo entonces estarán realmente unidos. Pero, ¿cómo puedo explicar esto a mis compañeros? No puedo decir todo esto a mis compañeros. No puedo decirles directamente que debemos usar nuestra sangre y nuestras vidas para llamar a la gente a levantarse. Por supuesto, los estudiantes estarán dispuestos. ¡Pero todavía son unos niños tan jóvenes! Y lo que es realmente triste es que algunos estudiantes, y famosos bien conectados, están trabajando duro para ayudar al gobierno, para evitar que tome tales medidas. Por el bien de sus intereses egoístas y de sus tratos privados están tratando de hacer que nuestro movimiento se derrumbe y nos saque de la plaza antes de que el gobierno se desespere y tome medidas".



Por si esto no está claro, Chai Ling está declarando abiertamente su intención de provocar al gobierno a una solución militar violenta, llenando la Plaza de Tiananmen con la sangre de los estudiantes, con el propósito expreso de "unir al pueblo" para incitar una revolución política generalizada. Ella luego lamenta que (1) no pueda revelar a los estudiantes que sus vidas están destinadas a ser sacrificadas por esta causa, y (2) "lo que es verdaderamente triste" es que algunas personas, "por el bien de sus intereses egoístas", están tratando de evitar el derramamiento de sangre evitando que el gobierno recurra a medidas violentas, y tratando de disolver las protestas de los estudiantes antes de que ellos mismos se vuelvan violentos.

 

Cunningham entonces preguntó: "¿Vas a quedarte en la plaza tú misma?" "No, no lo haré". "¿Por qué?" Chai respondió: "Porque mi situación es diferente. Quiero vivir. . . . Creo que otros tienen que continuar el trabajo que yo he empezado. ¡Un movimiento democrático no puede tener éxito con una sola persona!" Y por último, "Podría también decir, tú, chino, ¡No te mereces mi lucha! ¡No te mereces mi sacrificio!"

 

En el vídeo se hace una referencia condenatoria a la sangre fría americana al dirigir las protestas estudiantiles, una confesión literal de Chai Ling de que, después de que los estudiantes ya hubieran votado poner fin a su protesta y abandonar la plaza, sus adiestradores de Hong Kong todavía la empujaban a ella y a los estudiantes a permanecer en la plaza y seguir agitando hasta provocar su propio derramamiento de sangre, alentándolos a sacrificar sus vidas como única forma de atraer la atención y la simpatía del mundo que, de alguna manera, se había convertido ahora en crucial para su causa. Las transcripciones y el vídeo de toda su entrevista, junto con los comentarios de los lectores, están disponibles en línea. (22)

 

El plan americano era incitar a los estudiantes no sólo para irritar, sino para enfurecer al gobierno chino lo suficiente como para provocar una violenta represión contra los estudiantes, con la expectativa de que esto a su vez provocara a la población en general una "revolución de color" que resultara en el derrocamiento del gobierno y el colapso de China. De acuerdo con este plan, los estudiantes fueron empujados a empezar a exigir "democracia", seguido rápidamente por demandas insistentes e inviables de que el gobierno renunciara. Como parte del proceso, los estudiantes recibieron detalles sobre la construcción de una enorme estatua de papel maché de la "diosa de la democracia" en la plaza. En un informe de inteligencia preparado para el entonces Secretario de Estado de los Estados Unidos, James A. Baker, con fecha 2 de junio de 1989, se señaló la esperanza de que la estatua "enojara a los principales líderes y provocara una respuesta", afirmando que los estudiantes (o, más probablemente, el gobierno de los Estados Unidos) esperaban que el levantamiento de la estatua provocara "una reacción exagerada de las autoridades (y) diera nueva vida a su flaqueante movimiento". (23) En todos los casos, en todos los países, los estudiantes y los jóvenes son elegidos en un intento de cambio de régimen por parte de los Estados Unidos. Los occidentales puede que no valoren fácilmente que Beijing en 1989 no fue diferente en ningún aspecto material.

 

Después de que el Gobierno declarase la ley marcial, los titiriteros estadounidenses de Chai Ling intensificaron rápidamente su ofensiva, haciendo que ella distribuyera folletos que incitaban a la rebelión armada contra el Gobierno, llamando a los estudiantes y al público en general a "organizar fuerzas armadas y oponerse al Partido Comunista y a su gobierno", llegando incluso a hacer una lista con los nombres de los funcionarios del Gobierno que planeaban matar, animando a los estudiantes a obtener armas de fuego para ello. Afirmó que nunca se rendirían y que "lucharían hasta el final" contra el gobierno, maquinando hasta el final para provocar un sangriento incidente en la Plaza de Tiananmen.

 

China se salvó de una catástrofe nacional principalmente gracias a la postura paciente y no amenazadora del gobierno, que sirvió para atenuar la retórica incendiaria que surgió de la VOA y de sus manipuladores en Beijing, y la insistencia en el derramamiento de sangre de sus directores de escena en Hong Kong. El resultado fue que, cuando se acercó la fecha límite para la evacuación de la Plaza, los estudiantes abandonaron a su "Comandante Suprema" y acordaron irse pacíficamente, lo que significa que a los americanos simplemente se les acabó el tiempo. Mi sensación es que China estaba protegida por la Providencia, porque el fantasma de la violencia y el derramamiento de sangre puede haber estado muy cerca. (24)

 

Se habían hecho intrincados planes de antemano para sacar a los líderes estudiantiles de China cuando comenzase el esperado derramamiento de sangre. La Operación Yellowbird (25) fue un plan de la CIA con sede en Hong Kong para ayudar a los líderes de las protestas estudiantiles y de la violencia en Muxidi a escapar del arresto bajo la protección diplomática de la Embajada Americana, ofreciéndoles asilo político mediante la emisión anticipada de pasaportes americanos y organizando su escapada de China. La CIA fue central en esto, pero el MI6 del Reino Unido y las agencias de inteligencia francesas también estuvieron involucrados. Cuando las protestas fracasaron y los estudiantes se dispersaron, los principales líderes huyeron primero a Hong Kong, y luego a los EE.UU. (26) Algunos de los líderes de la violencia en Muxidi fueron ayudados a huir, mientras que otros se refugiaron en la Embajada Americana de Beijing, los americanos se negaron a entregarlos a las autoridades chinas. (27)

 

Además, por sus esfuerzos para destruir su propio país, estos líderes estudiantiles fueron recompensados generosamente por los americanos con prestigiosos títulos universitarios, buenos trabajos y salarios de la CIA por continuar incitando la inestabilidad política en China. Chai Ling recibió un título honorario en ciencias políticas de la Universidad de Princeton y un trabajo en la consultoría de gestión de Bain & Co., además de ser la jefa asalariada de una ONG creada especialmente para ella y encargada de condenar la política de entonces de un solo hijo en China. Wu'er Kaixi, que en realidad era un Uigur problemático e inestable llamado Uerkesh Daolet, fue recompensado con un acceso gratuito a la universidad de Harvard. Liu Xiaobo permaneció en China con un estipendio de la CIA de 30.000 dólares al año, con la tarea de irritar al gobierno chino bajo la dirección del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

 

 

El camino hacia adelante

 

Los americanos tuvieron éxito, quizás más allá de sus más salvajes expectativas, con la violencia inflamada en Muxidi, pero fracasaron miserablemente en su principal esfuerzo, que era la provocación del derramamiento de sangre en la Plaza de Tiananmen, que ofrecía el posible premio de una revolución y el derrocamiento del gobierno.

 

El problema más inmediato al que se enfrentó el Departamento de Estado de los EE.UU. fue que su éxito en Muxidi no fue una victoria particularmente útil desde el punto de vista político, ya que no tenía ningún valor propagandístico a largo plazo. Nadie en Occidente, especialmente al ver las fotos de la carnicería producida, tendría mucha simpatía por una revuelta obrera en un país lejano, y habría dejado de ser noticia en un día o dos. Lo que los americanos querían, y necesitaban con urgencia, el premio que esperaban, eran fotos de cuerpos de estudiantes muertos y sangre de estudiantes en las calles, ya que éstas infaliblemente provocarían una condena universal. Pero con la resolución pacífica de la Plaza de Tiananmen, éstas no existían, así que reunieron las fotos de la carnicería y los cadáveres de Muxidi y las presentaron al mundo como evidencia de una masacre de estudiantes en la Plaza de Tiananmen por parte del gobierno chino, una historia totalmente fabricada.



Para cuando los estudiantes votaron evacuar la Plaza y aún antes de que la violencia en Muxidi hubiera disminuido, los planes ya estaban bien establecidos para algo más que la evacuación de los líderes. Sin excepción, los medios de comunicación occidentales de todos los países publicaron inmediatamente afirmaciones y fotos idénticas, omitiendo sistemáticamente todas las pruebas contradictorias. Cada fotógrafo que tomó fotos en Muxidi sabía dónde las había tomado, y él y los editores de los medios sabían muy bien que esas fotos no fueron tomadas en la Plaza de Tiananmen. No es posible que más de 200 editores de periódicos y más de 100 gerentes de noticias de estaciones de televisión en más de 30 países subtitularan erróneamente las mismas fotos de la misma manera por descuido o accidente. Por eso los medios de comunicación occidentales suprimieron por completo los hechos de la violencia en Muxidi, y se negaron unánimemente a publicar las fotos de los soldados quemados y colgados de los postes de luz. Necesitaban los hechos y las fotos para su ya planeada historia de la "Masacre de estudiantes en la Plaza de Tiananmen".

 

Han pasado 30 años desde las protestas estudiantiles del 4 de junio de 1989 en la Plaza de Tiananmen. A pesar de toda la documentación categórica que demuestra que nunca hubo una masacre de estudiantes en China, el Gobierno de los Estados Unidos y sus manipuladores se niegan a renunciar al premio por su poderoso valor de propaganda política, lo que ha permitido a Occidente durante décadas definir a China como "gobernada por la bota militar, el fusil y la policía del pensamiento". Esta ha sido sin duda una de las mayores victorias propagandísticas de la historia, convirtiendo una revolución de color patrocinada por el Departamento de Estado de los EE.UU., aunque fallida, en un látigo que podía azotar a China sin parar durante 30 años. Tuvo tanto éxito que los medios de comunicación occidentales, encabezados por el NYT pero seguidos por casi todo el mundo, publican en junio de cada año una especie de "historia del aniversario" para seguir ordeñándola por su valor propagandístico residual. Esta falsa historia ha estado clavada en la conciencia de los occidentales durante 30 años, hasta el punto de que es casi imposible hablar de la Plaza de Tiananmen debido a la enorme carga emocional que conlleva.

 

Algunas de las piezas que faltaban en esta historia comenzaron a colocarse en su sitio cuando, en 2011, Wikileaks publicó todos los cables enviados a Washington desde la embajada de los EE.UU. en Beijing el 4 de junio de 1989, confirmando que el movimiento estudiantil terminó pacíficamente y que no hubo violencia, ni masacre de estudiantes en la Plaza de Tiananmen y, lo que es más importante, confirmando algunos fundamentos importantes de la violencia en Muxidi. Además, algunos periodistas internacionales muy respetados, así como equipos de cámara extranjeros y algunos diplomáticos extranjeros, que estuvieron presentes en la Plaza de Tiananmen en el momento de la dispersión de los estudiantes, han escrito libros y artículos que testifican que la sentada estudiantil terminó pacíficamente y que las historias de la masacre de los estudiantes en la Plaza de Tiananmen son pura ficción.

 

Frente a esta liberación de evidencias, los editores de los medios occidentales y los columnistas prominentes están tratando de prolongar este mito fabricando uno completamente nuevo, en el que fueron los estudiantes los que manipularon y manejaron las barricadas en Muxidi para evitar que los militares se dirigieran a la Plaza de Tiananmen para matar a los estudiantes, en cambio el gobierno chino masacró a los estudiantes en Muxidi. (28) No hay ninguna evidencia que apoye estas afirmaciones, y debería ser obvio por la versión anterior que son falsas en todos los casos. (29) (30)



Si hubiera habido una masacre en Beijing en junio. 4, 1989, fue en Muxidi, no en la Plaza Tiananmen, y la masacre fue de soldados, no de estudiantes, con toda la evidencia que indica que fue maquinada por el Departamento de Estado de los EEUU y la CIA. Mientras que el gobierno americano merece asumir la culpa por orquestar estos eventos, la culpa debe ser compartida, ya que los propios americanos fueron ellos mismos unos títeres. La conspiración contra China fue más amplia y más profunda de lo que he indicado aquí.

 

 

Notas:

(1) En las fotos, algunos parecen ser Uigures del Xinjiang, de los cuales hay cinco grupos distintos, cuatro de los cuales son eminentemente sociables, el último parece estar genéticamente predispuesto a casi cualquier tipo de crimen.

 

(2) Producir una unidad de este tipo normalmente implicaría un entrenamiento previo y un pago en efectivo. Una de las razones por las que los consulados americanos en China insisten en el pago en efectivo de las solicitudes del visado americano para los ciudadanos chinos (1.000 RMB cada uno) es que este dinero pasa por alto el sistema bancario y está disponible libremente para operaciones secretas, produciendo hoy en día más de 800 millones de RMB al año que no dejan ningún rastro en papel.


3) El uso militar con fines civiles es una operación normal en China para evacuaciones en tifones e inundaciones, rescates de derrumbes y terremotos, y en otras emergencias similares. No se trata de soldados armados con vehículos militares, sino simplemente hombres sanos disponibles a las órdenes en el gran número que a menudo se requiere para esas ocasiones. En Muxidi, estos eran todos hombres jóvenes, la mayoría de los cuales aparecían en las fotos como de unos 20 años. No estaban armados, y llegaron a la escena en autobuses urbanos comunes. 

 

(4) El Resumen de Inteligencia Matutino del 4 de junio de 1989, para el Secretario de Estado Baker, describió la violencia en Muxidi, y se refirió a cómo los civiles "pululaban alrededor de los vehículos militares". Se incendiaron los APC, y los manifestantes asediaron a las tropas con piedras, botellas y cócteles molotov".


(5) No tengo un enlace de la disponibilidad de este libro. Creo que está agotado, pero puede ser obtenido como descarga en sitios web secundarios o terciarios. 


(6) Si leemos cuidadosamente, es evidente incluso en este minúsculo informe, que el tercer grupo, los "mercenarios", no actuaban de acuerdo con los trabajadores ni con los estudiantes, sino que eran desconocidos que actuaban en contra y por encima de los deseos del público. y seguían su propia agenda de violencia para la que habían venido preparados, y funcionaban como un equipo en la carnicería que desataron.


7) El patrón sorprendentemente similar de la violencia descontrolada de los Uigures del Xinjiang de China de hace varios años, en el que bombardearon comisarías de policía, quemaron al azar cientos de coches y autobuses, y mataron indiscriminadamente a cientos de personas (en su mayoría policías), no fueron, como afirmaron los medios de comunicación occidentales, rebeliones espontáneas contra la intolerancia de Beijing, sino el resultado de un proceso deliberado de programación emocional. Después de que la rebelión fuera sofocada, el gobierno encontró en las manos de estas personas miles de manuales de "Resistencia" suministrados por extranjeros, DVDs incendiarios, instrucciones sobre la fabricación de bombas, y más, todo claramente parte de un programa planificado. Los disturbios en Hong Kong de hoy en día exhiben los mismos fundamentos.


(8) Un simple vistazo a cualquiera de las fotos publicadas que muestren violencia o caos, le permitirá a cualquiera con una ligera familiaridad con Beijing ver instantáneamente que ninguna de esas fotos fue tomada en la Plaza de Tiananmen. Sólo la falta de conocimiento del mundo sobre China permitió al gobierno de los EE.UU. y a los medios internacionales perpetrar este enorme fraude. 


(9) Un cable enviado el 22 de junio de 1989 desde la Embajada de losEE.UU. en Beijing al Departamento de Estado de los EE.UU. en Washington, fue un documento que, en palabras de sus autores, "intenta dejar las cosas claras" sobre los acontecimientos de la noche del 3 al 4 de junio. Afirma que, contrariamente a los informes de los medios de comunicación occidentales, las muertes no ocurrieron en la Plaza Tiananmen, sino en otros lugares. También confirmó las estimaciones de víctimas. El contenido de este cable fue suprimido por más de 20 años hasta que Wikileaks lo publicó.


(10) Además de los informes y crónicas del gobierno chino, los cables de la embajada de los EE.UU. en Beijing, y el testimonio escrito por varios respetados periodistas y diplomáticos que estuvieron presentes en la plaza, un equipo de cámaras español de noticias tomó video en vivo, que creo que aún está disponible, del despeje pacífico de la plaza. El video nunca se ha mostrado.


(11) El embajador de España en China, Eugenio Bregolat, estuvo presente en la Plaza con el equipo de cámaras y escribió un libro sobre el evento, en el que desahoga su ira contra los medios de comunicación occidentales por fabricar la historia de la masacre. Los editores de los países de habla inglesa se niegan unánimemente a imprimir su traducción, y Amazon se niega a tener el original.


(12) La Columbia Journalism Review realizó un estudio detallado en 1998, y publicó un artículo escrito por Jay Matthews, titulado "El mito de Tiananmen y el precio de una prensa pasiva"; la Columbia Journalism Review; 4 de junio de 2010; https://archives.cjr.org/behind_the_news/the_myth_of_tiananmen.php?page=all


(13) En 2009, James Miles, que era el corresponsal de la BBC en Beijing en ese momento, admitió que había "transmitido una impresión equivocada" y que "no hubo masacre en la Plaza de Tiananmen", afirmando que "acertamos en la historia principal, pero algunos de los detalles eran erróneos".


(14) New York Times, 5 de junio de 1989. Artículo de Nicholas Kristoff confirmando el fin pacífico de la sentada estudiantil.


(15) El nacimiento del mito de una masacre; Cómo fabricó occidente un acontecimiento que nunca ocurrió; Japan Times; Monday, July 21, 2008, By Gregory Clark;  http://search.japantimes.co.jp/cgi-bin/eo20080721gc.html


(16) Se publicaron "Informaciones en vivo" de algunos reporteros occidentales que detallaban la visión, desde las ventanas de su Hotel Beijing, de cientos de estudiantes siendo acribillados por ametralladoras. Sus informes fueron ridiculizados y condenados por otros que revelaron que la Plaza no se puede ver desde el Hotel Beijing. Afirmaciones similares fueron hechas por Wu'er Kaixi, el líder estudiantil de Uigur, también desacreditado cuando los reporteros extranjeros declararon que fue visto en una parte lejana de Pekín en el momento en que afirmó haber visto esos eventos.


(17) Helvey organizó revoluciones estudiantiles en Vietnam y en Myanmar, junto con Otpor! en Serbia, Kmara! en Georgia, Pora! en Ucrania, la "revolución de terciopelo" de Checoslovaquia en 1989, y luego extendió sus talentos a África y Sudamérica. Helvey estuvo asociado con Gene Sharp en el Instituto Einstein, fundado por George Soros, creado en 1983 como filial de la Universidad de Harvard para especializarse en la organización de protestas políticas estudiantiles como forma de guerra colonial americana. Fueron Sharp y Helvey quienes crearon los manuales de Otpor que iniciaron el proceso de destrucción de Yugoslavia. 


(18) A finales de mayo de 1989, Wan Li, Presidente del Comité Permanente del Congreso Nacional Popular, estuvo en Washington para una reunión con el entonces Presidente George Bush, en la que Wan planteó el tema de la protesta estudiantil en Beijing. El acta de la reunión está pesadamente redactada para crear mucha comprensión o sacar conclusiones, pero después de la reunión, Wan cortó bruscamente su visita a los EE.UU., regresó a casa y apoyó públicamente la necesidad de la declaración previa de la ley marcial por parte del gobierno.

 

(19) La VOA es operada por la NED -la Fundación Nacional para la Democracia-, una empresa tapadera financiada por la CIA que hace gran parte del trabajo sucio de esa agencia sin involucrar el asesinato real,  aunque a veces también lo hace. La VOA es financiada para sus actividades públicas por el Departamento de Estado de los EE.UU., y por la CIA para su participación en operaciones encubiertas.


(20)https://en.wikipedia.org/wiki/Tiananmen 


(21) La Demanda de Longbow: The New Yorker; 7 de mayo de 2009. El sueño americano: La demanda


(22) Índice de transcripción de TAM; Chai Ling; http://www.tsquare.tv/film/transcript_complete.php


(23) Plaza Tiananmen, 1989: La historia desclasificada; Editado por Jeffrey T. Richelson y Michael L. Evans; National Security Archive Electronic Briefing Book No. 16; Publicado - 1 de junio de 1999; https://nsarchive.gwu.edu/


(24) En el posible enfrentamiento en la Plaza de Tiananmen, la protesta de los trabajadores y la violencia mercenaria en Muxidi, es difícil creer que la simultaneidad haya sido accidental. La teoría que parece encajar con todos los hechos conocidos es que la revuelta de los trabajadores, con la violencia mercenaria coordinada por separado e inyectada en el cuadro, fue programada para coincidir con el esperado derramamiento de sangre en Tiananmen con la intención de llevar a gran parte de Beijing a la violencia y a la anarquía, lo que dio lugar a una serie de posibilidades desagradables. Casi sucedió de esta manera.


(25) https://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Yellowbird


(26) En aquellos días, viajar a Hong Kong no era tan rápido y fácil como hoy en día, por lo que era necesaria una logística inteligente, Chai Ling afirmaba haber sido enviada a Hong Kong en una maleta.

(27) Muchos problemas diplomáticos resultaron de la injerencia del gobierno de los EE.UU. en los asuntos internos de China en ese momento. Además de avivar los fuegos revolucionarios en los estudiantes y de alimentar la violencia en Muxidi, el gobierno de los Estados Unidos fue condenado por dar refugio en su Embajada a varios de los líderes chinos de los disturbios, y el 11 de junio, un cable de la Embajada de los Estados Unidos informó que las estaciones de radio y de la televisión chinas leían cartas oficiales en directo, acusando al gobierno de los Estados Unidos no sólo de apoyar activamente a los rebeldes políticos sino de dar refugio a los "criminales que crearon la violencia" en Muxidi. (18) Los medios de comunicación occidentales censuraron completamente todas esas noticias.

 

(28) La embajada de los EE.UU. confirma la versión china de los eventos en la Plaza de Tiananmen; los cables obtenidos por Wikileaks confirman la versión china. UK Telegraph, por Malcolm Moore, Shanghai; 04 Jun 2011;

 

https://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/wikileaks/8555142/Wikileaks-no-bloodshed-inside-Tiananmen-Square-cables-claim.html


(29) Los estudiantes no participaron en la organización de la protesta en Muxidi, aunque unos pocos pueden haber asistido. La plaza ya tenía un contingente de soldados y no necesitaba refuerzos, los militares pueden haber entrado en Muxidi con armas de fuego, pero los estudiantes no eran el objetivo, y en cualquier caso los estudiantes ya habían votado despejar la plaza antes de que estallara la violencia en Muxidi.


(30) Cabe señalar que la versión truncada de la famosa foto del "hombre de los tanques", que se tomó uno o dos días después, de un solo joven que aparentemente desafiaba a varios tanques militares, se utilizó para adornar el engaño. La vista de gran angular de esa foto muestra una larga cadena de vehículos militares en un trayecto totalmente inconexo por la Avenida Chang'An y con la Plaza y, en cualquier caso, es evidente que se marchaban, no que llegaban.~


Entrevista a Juan Restrepo --corresponsal de RTVE durante más de tres décadas y testigo directo de los acontecimientos de la Plaza Tiananmen. 

https://cualia.es/juan-restrepo-el-periodismo-no-puede-ser-un-oficio-de-fanaticos-y-partisanos/


*

Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos de estudio en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com.

 

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020

 

Traducción: PEC

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis