Saturday, August 29, 2020

SP -- LARRY ROMANOFF -- Todo esto está Muy Mal -- August 29, 2020





Todo esto está Muy Mal

Por Larry Romanoff – 24 de Agosto, 2020


 ENGLISH  ESPAÑOL

Este ensayo es otro intento de ayudar a la "manada desconcertada" de Edward Bernays a conectar algunos puntos. El contenido es sólo marginalmente acerca de la política, pero estas dos citas siguientes son necesarias para establecer el contexto.

Montagu Norman, Gobernador del Banco de Inglaterra, en un discurso ante la Asociación de Banqueros de los Estados Unidos en la ciudad de Nueva York en 1924:

"Dividiendo a los votantes con el sistema de partidos políticos, podemos hacer que gasten sus energías en luchar por cuestiones sin importancia. Así, mediante una acción discreta, podemos asegurarnos lo que ha sido tan bien planeado y tan exitosamente logrado."

Del fallido intento de Boris Berezovsky de transformar a Rusia en un falso estado bipartidista:

"... acaloradas batallas públicas serían provocadas y libradas sobre temas socialmente divisivos, mientras que ambas partes estarían controladas desde bastidores por el mismo pequeño grupo de elites de gobernantes y banqueros. Con los ciudadanos permanentemente divididos y la insatisfacción popular canalizada con seguridad hacia callejones sin salida y sin sentido, estos titiriteros podrían mantener una riqueza y un poder ilimitados para ellos mismos, con pocas amenazas para su reinado." (1)

 

 

Asumamos que muchos escritores, lectores y comentaristas están en lo cierto en su evaluación de los climas sociológicos y geopolíticos de hoy en día, que estamos siendo engañados y manipulados por alguien -el Estado Profundo, el Poder Detrás del Trono, los Globalistas, los Satánicos...-, como dijo Bernays, "... los que tiran de los hilos que controlan la mente del público."  (2)

No hace falta decir que si queremos "tirar de los hilos" que controlan las mentes de nuestra "manada desconcertada", debemos controlar la narrativa, el rango del discurso público sobre estos temas. Si prestamos atención a los medios de comunicación sobre la ocurrencia de muchos eventos, es fácil ver que a menudo estamos siendo propagandizados y programados para ver el mundo a través del mismo par de ojos -el par por el que nuestros maestros quieren que miremos-. Es una herramienta muy efectiva de manipulación pública, y la mayoría de nosotros ignora que este control de pensamiento está teniendo lugar. En términos simples, si puedes enfocar al público en hacer las preguntas equivocadas, no necesitas preocuparte por las respuestas.  (3) Quiero enfocarme aquí primero con algunos ejemplos.

Hace algunos años hubo intensos debates sobre el futuro del Euro, con una creciente opinión pública de que la moneda del grupo era un experimento fallido y que las naciones europeas deberían volver a sus monedas nacionales originales. Pero los medios de comunicación generaron repentinamente un aluvión de debates centrados en una amplia gama de opciones más o menos tituladas "¿Cuál es la mejor manera de salvar el euro?", obligando al debate público a un contexto en el que la continuación del euro se asumía como inmutable y todo el debate se centraba en los métodos de preservación. Por supuesto, la verdadera pregunta era "¿Debería salvarse el Euro?", pero los que plantearon esta pregunta fueron ignorados, burlados, ridiculizados y pintados como traidores a Europa.

 

El ZIKA

Otro ejemplo, y un poco más cerca de casa, es la erupción del ZIKA en América del Sur y Central hace algunos años. Escribí un largo y bien documentado artículo sobre el ZIKA hace unos meses. Puede que les interese leerlo porque ayuda a poner en primer plano todos los puntos importantes y sólo puedo cubrir algunos detalles aquí. (4) Tal vez recuerden que el ZIKA entró en erupción repentinamente, abarcando a unas 20 naciones en muy poco tiempo, pero los síntomas eran sólo conjuntivitis y un poco de dolor en las articulaciones, que a menudo eran tan leves que nadie sabía que se había infectado. Sin embargo, instantáneamente, los medios de comunicación occidentales fueron inundados durante meses con predicciones funestas sobre final de los días por un virus que nunca mató a nadie y no hizo ningún daño aparente. ¿Le suena familiar?

El punto importante aquí es el origen del ZIKA. La OMS, y luego todo el mundo, afirmó que fue traído a Brasil por un visitante de la Polinesia que había venido a ver la Copa del Mundo. Pero el ZIKA no es una enfermedad contagiosa. Se propaga sólo por los mosquitos, lo que significa que debes ser picado para infectarte. Así que nuestro visitante polinesio (no identificado y probablemente ficticio) fue (quizás) infectado, luego fue (quizás) picado por un mosquito que (quizás) se infectó y luego que a su vez (quizás) picó a un brasileño que (quizás) se infectó, y que luego fue (quizás) picado por otros mosquitos locales y (quizás) los infectó. Hasta ahora, todo bien. Pero, ¿cómo se infectaron millones de personas en sólo unas pocas semanas en más de 20 naciones en un área que cubre millones de kilómetros cuadrados? La OMS confirmó que el ZIKA nunca había existido en esta parte del mundo y que los mosquitos locales no estaban infectados. Eso significaría que millones de mosquitos locales no sólo trabajaron muy duro para picar a nuestro pobre visitante polinesio, sino que a su vez picarían a millones de personas en pocas semanas, y también viajarían muchos miles de kilómetros a todas las grandes ciudades de América del Sur y Central, volando hasta 6.000 metros de altura para cruzar los Andes y atravesar miles de kilómetros de territorio deshabitado.

Podemos ver que algo no tiene sentido. Hubo una parte de la historia que los medios suprimieron rigurosamente, el hecho de que una compañía llamada Oxitec, con conexiones financieras y políticas confirmadas con toda la lista de sospechosos habituales, estaba llevando a cabo "ensayos con mosquitos transgénicos", liberando cientos de millones de sus mosquitos transgénicos precisamente en estas mismas zonas y al mismo tiempo. Y de repente todo tiene sentido.

Pero el punto real fue que los medios de comunicación intentaron vincular al ZIKA -sin éxito- con un raro trastorno de nacimiento craneal llamado microcefalia; la idea central de los medios de comunicación era que todos los fetos en toda América del Sur y Central eran ahora peligrosamente sospechosos de tener el cerebro dañado. Y de repente, la avalancha en los medios de comunicación cambió de enfoque, con literalmente docenas de ONG americanas, desde la USAID hasta Planned Parenthood, agitando enérgicamente y de forma repentina y al unísono para que toda América Latina abandonara inmediatamente todas las leyes anti-aborto, para permitir el aborto de todos los fetos de América Latina porque era probable que nacieran con "cerebros devastados". Y ahora, todo tiene sentido.

Subrayo de nuevo que cualquier discusión sobre el origen del ZIKA fue fuertemente suprimida por los medios de comunicación. Google sólo conocía la microcefalia, y Facebook y Twitter eliminaron las referencias a Oxitec y a sus mosquitos transgénicos. La única discusión permitida sobre su origen era nuestro visitante de la Polinesia. La cuestión más importante de todas -el origen del ZIKA- fue totalmente enterrada por los medios, eliminada de la conciencia pública. Parecería que alguien, educado en los métodos de Bernays, estaba "tirando de los hilos del público", porque todo el debate sobre el ZIKA -todo- se centraba en el daño cerebral y el aborto. Y, como dije, si puedes hacer que la gente haga las preguntas equivocadas, no te preocupan las respuestas.

 

El COVID-19

Ahora, asumamos que muchos escritores y lectores están en lo cierto sobre que el COVID-19 es en parte una estafa, que la avalancha de alarmismo en los medios de comunicación sobre el "fin de los días" no se refleja con precisión en las tasas de mortalidad, y que el daño económico y social que se está creando en América del Norte y Europa es una gran exageración.

La teoría principal se basa en la continuación de la guerra de clases que experimentamos en serio por última vez en 2008, y que fue en sí misma una continuación de la guerra de clases que comenzó décadas antes, explotando con gran severidad a principios de los años ochenta con la salvaje contracción económica de Paul Volker. Esto es cierto. Pero el 2008 llevó a mucho disturbio social, llevando a las autoridades casi a necesitar llenar los 800 o más campos de internamiento FEMA frente a todo ese "terrorismo de bajo nivel" del movimiento Ocupa Wall Street. 

Parece ser más o menos conocido que el movimiento Ocupa se quedó sin gas porque fue infiltrado y pre-vaciado por la misma gente que se ha infiltrado, pre-vaciado y financiado los disturbios sociales de hoy en día, al menos en los Estados Unidos. Eso fue desafortunado, porque el movimiento Ocupa tenía la idea correcta pero fue engañado para centrarse en el objetivo equivocado. Wall Street es sólo una idea, un concepto, no un objetivo válido para una protesta prolongada. Es un poco como protestar contra el socialismo; puedes hacer mucho ruido, pero no hay nadie a quien puedas tirarle los ladrillos, así que el movimiento se agota y muere. El movimiento de Ocupa comenzó con resentimientos contra la FED, y ese era el objetivo correcto y habría servido para centrar a todo el público americano en un tema muy oscuro y prohibido. De ahí la infiltración, la financiación y el cambio de enfoque. Hecho inteligentemente.

Además, tengan en cuenta que si realmente estamos en una guerra de clases -y realmente lo estamos- el malestar social se vuelve problemático y caro, y su represión hace que el hecho de la guerra de clases sea demasiado evidente. Si yo fuera el Estado Profundo, buscaría una mejor manera. Quiero destrozar la economía y arrojar a tantos millones como sea posible a la clase baja donde estén desempleados, sin hogar e indefensos, y que finalmente y desesperadamente busquen mi solución fascista como su salvación. Pero me gustaría evitar pintarme objetivos en mi propia frente mientras hago esto, y tengo una solución perfecta, el paradigma de la desesperación sin un objetivo -el COVID-19-. Ahora, no soy yo quien les quitó sus trabajos y sus hogares; fue un virus, quizás un accidente, o un "acto de Dios", o mala suerte, pero no es mi culpa.

Así que, si estamos en lo cierto en nuestras suposiciones fundamentales, creo y libero el coronavirus y espero que la naturaleza haga lo suyo y, una vez que comience, inundo los medios de comunicación con el alarmismo del "fin de los días", y simplemente lo observo desde un puesto de observación seguro. Todos los que son víctimas están, por supuesto, llenos de frustración y de rabia, y posiblemente incluso de ira, pero no tienen un objetivo y su ira se disipará eventualmente. Así que les doy un objetivo. Cuando termine de inundar los medios con temores a la muerte de millones, de repente cambio de rumbo y lo inundo de racismo. Blanco sobre Negro, Negro sobre Blanco, Amarillo sobre Blanco, Blanco sobre Amarillo, todos sobre Marrón, y ahora los tengo a todos ustedes volviéndose a unos en contra de los otros. Por eso les proporcioné los pallets de ladrillos en los lugares de protesta que ustedes planearon; necesitaban algo para lanzar a los escaparates. Esto es mucho más barato que el descontento social generalizado contra el gobierno o el sistema social, porque puedo mirar mientras se matan los unos a los otros, destruyen el negocio y el sustento de cada uno, y en general se hunden en donde yo quiero. Necesitamos destruir el Viejo Orden Mundial de la democracia antes de que podamos introducir el Nuevo del fascismo.

Hay un resultado importante aquí, y es que también puedo darles un objetivo para su ira y su furia -China-. No se pueden lanzar ladrillos a China hoy, pero uno de los pasos necesarios en mi plan final para un Nuevo Orden Mundial es una Tercera Guerra Mundial contra China, Rusia e Irán. Y, con todos mis medios de comunicación inundando las ondas y los periódicos sobre que "todo esto es culpa de China", la mayoría de ustedes estarán muy ansiosos de descargar su rabia aún no gastada en una guerra contra China. Así que una vez más, los americanos, habiendo sido enseñados a odiar a alguien, servirán felizmente una vez más como el Ejército Privado de los Banqueros, pagando todos los costes, sufriendo todas las bajas en el campo de batalla, mientras yo recojo todo el dinero al final. Soy más inteligente de lo que se imaginan.

Pensemos de nuevo en el ZIKA por un momento, en la fuente y en el origen de ese virus. La verdad estaba tan profundamente enterrada que casi nadie la encontró. Lo mismo ocurre con el COVID-19. Era conveniente que el primer brote fuera en Wuhan porque se podía culpar al laboratorio y a la universidad locales, pero hay pruebas más que suficientes de que el virus se originó en los EE.UU. y se propagó desde allí, no desde China. Pero toda la discusión sobre los orígenes del COVID-19, aparte de intentar culpar a China, ha sido fuertemente reprimida, mucho más que para el ZIKA. Esta es la razón por la que Ron Unz y su sitio web han sido prohibidos por Facebook y Twitter y por la que Google no puede encontrarlo. Lo mismo es cierto para mí y para muchos otros escritores y sitios web. Cuando los análisis de la fuente del coronavirus se hicieron virales en las redes sociales americanas (y en China), Pompeo declaró inmediatamente que toda la información sobre el virus fuera clasificada y canalizada a través del NSC (Consejo de Seguridad Nacional). Con la ayuda de Google y de las redes sociales, la censura fue prácticamente total.

Piensen en el control del discurso público sobre el COVID-19. Parece que todo el mundo discute sobre si los confinamientos son una bendición o una maldición, si las mascarillas o el distanciamiento social son útiles, si Suecia es un héroe o un fracaso, si está bien escupir a los chinos porque es su culpa, pero casi todo el mundo ignora y ha olvidado ya el tema crucial: el origen del virus. Al igual que con el ZIKA, encuentren eso, y lo encontrarán todo.

Se sabe ahora que muchos países han encontrado rastros del virus en las aguas residuales en noviembre y diciembre de 2019, mucho antes del brote en China. Lo mismo ocurre en los EE.UU., aunque los medios de comunicación nacionales no tocarán esas historias, con pruebas de lo mismo en al menos varias ciudades americanas. Hay mucha evidencia del virus circulando por los EE.UU. desde julio de 2019 en adelante. Y está el hecho de que el ejército de los EE.UU. informó a la OTAN y a las FDI* de Israel en noviembre de que iba a ocurrir un brote de coronavirus en China -específicamente en Wuhan-, unos dos meses antes de que ocurriera.

Traten de entender lo que todo esto significa. Nos están engañando. A todos nosotros. El foco de nuestra atención se ha visto forzado a irrelevancias. Para nuestros propósitos, no importa si los confinamientos o las mascarillas son buenos o malos. Al final, no nos importa si Suecia es un héroe o un loco. Lo que necesitamos saber es dónde y cómo empezó esto, y quién fue el responsable final. Necesitamos saber cómo supieron Bill Gates y Netflix de esta pandemia meses antes de que estallara. Todos necesitamos saber quiénes son los traidores en nuestros propios gobiernos. No podemos conocer esto volviéndonos los unos contra los otros en disturbios basados en el odio racial o destruyendo tiendas. Necesitamos unirnos y centrar nuestra atención en el origen de este desastre, y entonces sabremos todo lo que necesitamos saber.

 

Las Elecciones en los EE.UU.

No quiero entrar en esto muy profundamente, pero el mismo proceso se aplica a la actual situación política en los EE.UU. y a las próximas elecciones. Mike Whitney escribió un ardiente artículo titulado, La Convención Glitzy oculta la emergente tiranía de Un-Partido (5), que trata de lo que podemos llamar incorrecciones en la situación actual. No soy competente para evaluar la exactitud de su tesis, pero hay una sensación de que es irrelevante. No quiero decir que no sea importante, pero una vez más el enfoque ha sido ingeniosamente dirigido al lugar equivocado.

La cuestión no es si los demócratas o los republicanos son malos. Ambos son malos. La cuestión no es si Trump o Biden son buenos o malos. Ambos son malos. La cuestión no es si Hillary Clinton es el mal principal y tiene una personalidad como una mala carretera de 40 millas; ella es y hace, pero eso es irrelevante también.

Traten de entender. Miren a Donald Trump. La CNN publicó un artículo hace una semana más o menos diciendo que Trump había dicho "más de 20.000 mentiras". Trump está actualmente luchando por la liberación de sus (quizás fraudulentas) declaraciones de impuestos, luchando contra las pruebas de su ADN y las acusaciones de violación. El punto de vista de Trump sobre las mujeres, ampliamente conocido, es "Ahh, sólo agárralas por el coño". Este hombre es un narcisista bocazas con daños cerebrales que lleva a cabo la diplomacia internacional por Twitter, y que está dispuesto a continuar las provocaciones contra todo el mundo hasta que les regale a sus manipuladores la Tercera Guerra Mundial. Justo el tipo de hombre que cada persona de cada nación reza por tener como presidente de su país. Biden no es mejor.

Piensen en Kamala Harris. No sé nada de esta mujer, pero los medios me dicen que se peina bien y que lleva un bonito traje azul y, lo más importante, que definitivamente es "primeramente israelí". ¿Tienen idea de lo impresionante que es la revelación de que una mujer presentada como potencial Vicepresidenta del país prometa su lealtad a Israel en lugar de a su propia nación? Y sin embargo, ese anuncio no levantó ni una ceja que yo pudiera ver. Aparentemente los americanos dan esto por sentado y creen que una traición tan masiva es algo normal y aceptable.

La cuestión es que los EE.UU. tienen dos partidos políticos que son controlados y financiados por un pequeño grupo de personas muy poderosas que controlan no sólo a los políticos que seleccionan como candidatos, sino al banco central de la nación, a la CIA, al ejército y a la nación entera. Y el pueblo no tiene voz en nada de esto. Estos ejecutivos del partido presentan al pueblo a dos personas extraordinariamente corruptas que son compradas y pagadas, que harán lo que se les diga, preservarán las ambiciones de Israel a toda costa, hasta el punto de destruir su propio país y comenzar otra guerra mundial, y el pueblo no tiene lugar en estas decisiones.

Lo único que puede salvar a los EE.UU. es quitarle ese poder a la gente que lo tiene ahora y ponerlo en manos del público. Si yo fuera americano, trataría de lanzar un gran esfuerzo nacional de financiación de masas para presentar desafíos legales a los dos partidos políticos y exigir el derecho de los americanos a seleccionar a sus propios candidatos a Presidente y al Congreso, eligiendo deliberadamente entre aquellos que no estén ya comprados y pagados y que no teman comprometer su lealtad a los Estados Unidos en lugar de a Israel. Dudo que el esfuerzo tenga éxito, pero podría ser suficiente para ponerle palos en las ruedas al status quo y limpiar algo de este lío. No costaría nada intentarlo.

Y de nuevo, los medios de comunicación, los escritores, los lectores, todos ellos se centran en el deporte de equipos que son las elecciones, sin que aparentemente nadie reconozca que el verdadero problema es la corrupción del propio sistema de partidos. Sólo hay que pensar. Si un sistema político no puede hacer nada mejor que darte a elegir entre Trump y Biden, está demasiado roto para ser arreglado. ¿No preferirían los americanos tener un Presidente que fuera respetado en todo el mundo por ser un hombre decente y honorable, en lugar de un hombre que hace enemigos en todas partes y que quiere empezar otra guerra mundial? No pueden hacer eso con el sistema de partidos que tienen ahora, y ésta es casi seguro su última oportunidad para cambiarlo. Al final del próximo período presidencial, será demasiado tarde. Para entonces, la mayoría de ustedes estarán desempleados y sin hogar e inhalando radiación.

 

*

Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología COVID-19 de Cynthia McKinney "When China Sneezes"(Cuando China estornuda). Puede ser contactado en: 2186604556@qq.com.

 

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis

 

Notas

* FDI: Fuerzas de Defensa de Israel

(1) https://www.unz.com/runz/our-american-pravda/

(2) https://www.unz.com/lromanoff/the-anger-campaign-against-china/ 

(3) https://www.unz.com/lromanoff/connecting-the-dots/

(4) https://www.unz.com/lromanoff/zika/

(5) https://www.unz.com/mwhitney/glitzy-convention-conceals-emerging-one-party-tyranny/

 Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020

 

Traducción: PEC


Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis