Monday, February 8, 2021

SP -- LARRY ROMANOFF -- Distopía Americana - La Máscara de la Propaganda y el Síndrome de la Utopía -- January 24, 2021

 

 

 

      Distopía Americana - La Máscara de la Propaganda y el Síndrome de la Utopía

Por Larry Romanoff, escrito para el Blog de Saker, 24 de enero de 2021

 


CHINESE  ENGLISH   NEDERLANDS   ESPAÑOL

 

En un artículo del NYT sobre la "democracia racial" (o democracia racista) de los Estados Unidos, (1) Jason Stanley y Vesla Weaver señalaron que "la filósofa Elizabeth Anderson argumentó que cuando los ideales políticos difieren mucho de la realidad, los propios ideales pueden impedirnos ver la brecha. Cuando la historia oficial difiere mucho de la realidad de la práctica, la historia oficial se convierte en una especie de máscara que nos impide percibirla".

Esto significa que si la propaganda no sólo es incesante y omnipresente, sino que sus principios se alejan demasiado de la verdad de los hechos, las víctimas de esta propaganda pierden su capacidad de separar los hechos de la ficción y se vuelven incapaces de reconocer la discrepancia entre sus creencias y sus acciones, creyendo que sus acciones se corresponden con los principios de inspiración religiosa de su propaganda, incluso aunque sea evidente que no se corresponden. La teoría no es intuitivamente obvia, pero está fuertemente apoyada por los hechos. Tal vez por esta razón los americanos sean culpables de lo que yo llamo "el Síndrome de la Utopía", comparándose no con el mundo real de sus acciones sino con alguna norma utópica que sólo existe en su propia imaginación, un mundo de fantasía e ilusión donde ellos cumplen las normas pero todos los demás no. Desde este punto de vista, es posible que gran parte de lo que atribuimos a la hipocresía americana se deba en realidad a un tipo de locura colectiva peculiarmente americana.


Los diccionarios suelen definir el término "aberración" como una desviación de lo normal o típico, un hecho o característica que puede ser desagradable o incluso criminal pero que rara vez se da. En 1975, un comité del Senado de los Estados Unidos investigó las historias documentadas sobre la participación de la CIA en los asesinatos generalizados de líderes mundiales que se oponían a la hegemonía americana. (2) (3) ¿Su conclusión?

"La Comisión no cree que los actos de asesinatos que se han examinado representen el verdadero carácter americano. No reflejan los ideales que han dado a la gente de este país y del mundo la esperanza de una vida mejor, más plena y más justa. Consideramos los complots de asesinato como aberraciones".

Así que, como señaló William Blum, (4) los asesinatos por parte de la CIA de más de 50 líderes nacionales y 100 objetivos de menor importancia durante al menos 50 años, y que han continuado de forma ininterrumpida a lo largo de doce presidentes de los EE.UU., son meras "aberraciones" que no reflejan "el verdadero carácter americano". Siguiendo el mismo guión, el ejército americano describió casualmente como "aberraciones" todas las circunstancias y acontecimientos en su red mundial de prisiones de tortura de los Estados Unidos durante doce décadas.

Merece la pena releer la cita anterior en la que se nos dice que los 150 o más asesinatos "no representan el verdadero carácter americano", la cita constituye una perfecta introducción a la Máscara de la Propaganda y al Síndrome de la Utopía. Los asesinatos de todos estos líderes extranjeros no se niegan; en su lugar, se describen como inconsistentes con el ideal utópico americano, y es el ideal en lugar del acto con el que Estados Unidos se juzga a sí mismo, el ideal utópico ficticio que proporciona la medida real de la supremacía moral americana. Este razonamiento patológico es un impresionante tributo a la eficacia de los métodos de propaganda de Lippman y Bernays, que casi por sí solos convirtieron a los americanos en lunáticos belicistas durante las dos guerras mundiales. (5) Es precisamente a partir de esta propaganda que los americanos de hoy pueden cometer múltiples y horrendas atrocidades, violar todas las medidas de los derechos humanos y, sin embargo, reivindicar la alta moral y no ver ninguna incoherencia o conflicto. El ideal utópico propagandizado de crear paz y estabilidad en el mundo sustituirá a las acciones de los Estados Unidos de crear sólo guerra e inestabilidad. El ideal propagandizado de fomentar y proteger la democracia abrumará y enmascarará la realidad de que Estados Unidos nunca ha instaurado una democracia en ningún lugar, nunca ha apoyado la democracia y, en cambio, ha instaurado y apoyado casi exclusivamente a brutales dictaduras de derechas. Esta lógica, evidentemente ilógica, se aplica a todo el espectro del comportamiento de los Estados Unidos.

Siguiendo la misma línea de razonamiento, una escritora americana llamada Dana Williams escribió un artículo razonablemente bueno en el que detallaba que las intervenciones militares de Estados Unidos siempre se han llevado a cabo sólo en nombre de las grandes empresas y de las élites, pero luego añadió: "El tesoro más inestimable de Estados Unidos son sus valores democráticos y su creciente sentido de los derechos humanos". ¿Qué? ¿Un creciente sentido de los derechos humanos? ¿Qué es lo que demuestra? Esta mujer acababa de escribir sobre la cada vez más devastadora letanía de atrocidades americanas y la destrucción de tantos gobiernos y naciones, y en el siguiente suspiro nos habla del inestimable y creciente tesoro de este mismo país, la democracia y los derechos humanos, aparentemente ajeno a cualquier conflicto. Tal es el poder de la propaganda y la capacidad de los mitos para insinuarse en el corazón y en la mente humana.

Michael Parenti, por quien siento una considerable admiración, hizo esencialmente lo mismo, escribiendo: "... la manera americana es criticar y debatir abiertamente, no aceptar irreflexivamente las acciones de los funcionarios del gobierno de este o de cualquier otro país". (7) ¿Pero dónde estaban todos esos americanos que debaten abiertamente cuando su gobierno estaba destruyendo progresivamente a Irak durante más de diez años? ¿Dónde estaban cuando Madeline Albright estaba matando a 500.000 niños iraquíes? ¿Dónde estaba el debate público abierto sobre la destrucción de Yugoslavia o Libia? ¿Dónde están hoy, cuando Estados Unidos está destruyendo Venezuela? Debido a la intensa propaganda y programación ideológica, a los americanos se les enseña a venerar el proceso, pero a ignorar el resultado. Esto es realmente una especie de locura masiva, con todo el mérito para Bernays, "el padre de las Relaciones Públicas en América".

No es difícil encontrar más ejemplos de este engaño masivo. Al presidente americano Obama le preguntaron por qué Estados Unidos había conseguido mantenerse en pie durante más de 200 años sin aparente fracaso. Su respuesta fue decir: "La verdadera fuerza de nuestra nación no proviene del poder de nuestras armas o de la escala de nuestra riqueza, sino del poder de permanencia de nuestros ideales de democracia, libertad, oportunidad y esperanza inquebrantable". (8) Se nos puede perdonar por cuestionar la cordura de este hombre, que podía hacer una declaración tan descaradamente sin sentido. Y lo que es peor, ¿cómo de ignorantes y crédulos pueden ser los americanos, que aplauden y agitan sus banderas al escuchar semejante basura? Ya hemos examinado las fuentes de riqueza de esta nación, y es evidente que nunca han estado relacionadas, ni siquiera en la imaginación, con los ideales de democracia o libertad.

En otro caso ilustrativo de la naturaleza penetrante de esta enfermedad, en 2014 un equipo de fútbol americano anuló el contrato de trabajo de uno de sus jugadores estrella por haber agredido con saña a su mujer. En un hotel casino, la cámara del ascensor grabó cómo el hombre golpeaba a su mujer en la cabeza con tanta fuerza que la hizo chocar de cabeza contra la pared de acero, dejándola inconsciente en el suelo. (9) (10) Un momento después, la cámara del circuito cerrado de televisión del vestíbulo le grabó arrastrando su cuerpo inconsciente fuera del ascensor y arrojándolo al suelo como una muñeca de trapo. Cuando los vídeos se publicaron y se hicieron virales, el hombre hizo una declaración a los medios de comunicación en la que dijo: "Esa no es la clase de persona que soy". Pero claro que es la clase de persona que es; era la tercera vez que la policía tenía que intervenir cuando él había hecho algo similar. Pero, como ocurre con la mayoría de los americanos y con la propia nación, él no se compara con la realidad de sus actos, sino con los ideales utópicos que pretende tener en su mente. Por eso, aunque golpee repetidamente a su mujer hasta dejarla inconsciente, no es el tipo de persona que es. Esta historia es una ilustración perfecta de los Estados Unidos de hoy.

En otra ocasión, James Fallows, autor americano y corresponsal de la revista Atlantic, escribió en una de sus diatribas comparando a China con Estados Unidos "... aunque no lleguemos al ideal, nos esforzamos por conseguir un Estado de Derecho fiable". (11) No tengo ningún deseo especial de tirar piedras a Fallows, pero este hombre está pintando dianas en su frente con una afirmación tan claramente ridícula. Todas las pruebas nacionales e internacionales actuales -todas ellas- apoyan una afirmación incondicional de que Estados Unidos ignora y viola libremente todo tipo de leyes, tanto las propias como las de otras naciones, siempre que resulten inconvenientes o dificulten la acción unilateral, y sin embargo tenemos a Fallows con su arrogancia deliciosamente condescendiente pontificando que Estados Unidos se esfuerza por alcanzar la perfección en el cumplimiento del Estado de Derecho, mientras sugiere que China no lo hace. Su afirmación no difiere en calidad de la de Bush y Obama, que afirman rotundamente que "no torturamos" después de que hayamos visto todas las pruebas y de que las prisiones de tortura sigan abiertas. Lo negro es blanco. No hay nada más que ver aquí. Sigamos adelante. Y Fallows sigue adelante, seguro de su mitología de cuento de hadas sobre la superioridad moral americana, ajeno a las enormes contradicciones que le pisan los talones.

Fallows, en su conciencia suspendida, se ajusta perfectamente a este síndrome utópico, comparando las acciones de su país con un alto estándar que sólo existe en su imaginación y al que Estados Unidos nunca se ha adherido. Hace lo mismo con sus tontas críticas a China, imaginando la existencia de un estándar idolatrado que luego afirma que China no cumple.

Es de extrema importancia que los lectores se den cuenta y comprendan plenamente que expresiones como "Estado de Derecho", "libertad" y "valores democráticos" no son más que construcciones idealistas hipotéticas. Son mitos, y como todos los mitos, están "diseñados para cumplir una función emotiva más que cognitiva, no para proporcionar hechos basados en la razón, sino como propaganda para despertar emociones en apoyo de una idea". (12) Su propósito, y su inteligente efecto, no es proporcionar información sino hacer que el corazón se hinche de orgullo por la propia superioridad moral. Piensen de nuevo en Fallows: "aunque no lleguemos al ideal, nos esforzamos por conseguir un estado de derecho fiable". Como americanos, sentimos al instante esa oleada de orgullo en nuestros pechos por ser tan respetuosos con la ley, mientras que otros, por insinuación, no lo son. Más aún, sentimos aún más orgullo por admitir tan abiertamente nuestros (ocasionales y triviales) fallos, pero siendo el bien encarnado, afrontamos y superamos esos fallos y seguimos esforzándonos con el mejor espíritu olímpico. ¿Cómo no va a querernos nuestro dios?

El gobierno de los EE.UU. hace precisamente lo mismo con sus informes anuales sobre derechos humanos, que no sólo se ajustan a la definición de falacia utópica, sino que contienen el mérito añadido de ser, en su mayoría, grandes mentiras sobre los países que resultan estar en desgracia, y omisiones igualmente grandes sobre los actuales aliados políticamente útiles.

En esta condición mental, los americanos se consideran superiores a todos los demás y creen que están promoviendo un bien mayor, cuando todo lo que están haciendo es imponer por la fuerza sus retorcidos valores antisociales y su hegemonía política a naciones y pueblos que no lo desean. A través de sus generaciones de propaganda, programación y lavado de cerebro, la mayoría de los americanos viven en una niebla indispersable de engaño masivo y autoengaño en la que lo negro es blanco pero que inexplicablemente no logran comprender. Desde su ignorancia y simpleza creadas por su excesiva programación utópica, los americanos ven las continuas guerras por parte de su país, la canibalización de naciones y la devoción única al beneficio de unas pocas élites, como la promoción de la democracia y la libertad, y son aparentemente incapaces de la menor claridad de pensamiento necesaria para ver que sus acciones asesinas y codiciosas no tienen absolutamente nada que ver ni con la libertad ni con la democracia.

Cuando se les cuestiona, suelen ofrecer una lógica tan infundada e ilógica que casi desafía el cuestionamiento. En sus mentes, todas las naciones que su gobierno ha atacado son, por definición utópica, "regímenes malvados". Desde la invasión de México en adelante, en todas las naciones de Sudamérica y Centroamérica, en África y Oriente Medio, en Asia y África, Estados Unidos estaba luchando desinteresadamente contra la tiranía despótica. Por supuesto, estas naciones eran inocentes, pero elaborar una lista de todos los países que EEUU ha invadido y colonizado con una dictadura militar, evocará casi inevitablemente esta respuesta: "Haces una lista de todos los regímenes malvados contra los que ha luchado la "América libre", y utilizas esa lista como prueba de lo malvada que es la América libre". Ojalá fuera cierto.

Los principios combinados de la propaganda política, religiosa y capitalista se han resuelto en lo que John Galbraith, en The Affluent Society, denominó "sabiduría convencional" (13) (14), que a través de generaciones de esa misma propaganda, hizo que estos principios fueran "más o menos idénticos a la sana erudición", siendo su estatus "virtualmente inexpugnable", como dijo. Los principios, por supuesto, no han sido realmente respetados por ningún gobierno de los EE.UU. o, de hecho, por las élites y sus corporaciones, lo que significa, en términos de Galbraith, que los principios son "altamente aceptables en abstracto" y no en la realidad. Y esta es la fuente de nuestra distopía de la utopía en Estados Unidos hoy en día. Tenemos la extraña situación en la que esta sabiduría convencional -propaganda, de hecho- hace que la defensa vigorosa de estas creencias sea un sustituto del comportamiento de acuerdo con estas creencias.

Así que tenemos a los americanos predicando democracia mientras su gobierno instala dictaduras brutales en todas partes, y no ven ninguna desconexión. Tenemos americanos que predican los derechos humanos mientras secuestran a personas en otros países y las "entregan" para que sean torturadas en su mayoría hasta la muerte, y no ven ninguna desconexión. Tenemos americanos que predican y defienden fervientemente el capitalismo de libre mercado mientras ese mismo animal les quita a cerca del 30% sus hogares y sus empleos, y no ven ninguna desconexión.

Este engaño masivo se ve constantemente reforzado por la repetición pública en la que cada uno sabe que muchos otros comparten estas creencias. Todo funciona como una especie de juego moral religioso, la propaganda repetitiva no sólo proporciona seguridad sino que sirve como evangelización adicional y generalizada de estas creencias insensatas. Galbraith afirmó que "en cierta medida, la articulación de la sabiduría convencional es un rito religioso. Es un acto de afirmación como leer en voz alta las Escrituras o ir a la iglesia". Continuó diciendo que esta evangelización como rito religioso no es despreciable, porque "su propósito no es transmitir conocimiento sino beatificar el aprendizaje y lo aprendido". En otras palabras, afirmaciones como "nos esforzamos por un Estado de Derecho" son pronunciamientos vacíos y sin sentido que proporcionan un refuerzo religioso a los míticos principios utópicos de la propaganda americana, y que luego se utilizan como prueba de una moral superior equivalente a la voluntad de Dios. Sólo en Estados Unidos encontramos una auto-adoración desenfrenada por predicar un evangelio que ignoramos totalmente en nuestras vidas reales, de hecho una monstruosa hipocresía rebautizada como religión.

Esto es precisamente lo que nos decía John Kozy (15) cuando escribía que las asignaturas en las escuelas americanas se enseñaban como si estuvieran compuestas por verdades religiosas reveladas, y en las que los fundamentos del patriotismo americano, la ideología religiosa y política, el consumismo y el capitalismo de libre mercado no se diferenciaban del estudio de la Biblia porque no se podían cuestionar, porque eran por naturaleza incuestionables, y por tanto la evaluación crítica estaba proscrita. Y de nuevo, "los que hacen preguntas incómodas son silenciados por la vergüenza; los libros que presentan verdades incómodas son retirados de las bibliotecas". En ningún otro país del mundo como en los Estados Unidos es tan necesario adherirse a la narrativa aceptada, ni es tan probable que se acepte e incluso se aplauda la regurgitación de esa misma narrativa. Y en ninguna otra nación existe la enorme discrepancia entre las creencias y las acciones o entre la teoría y la práctica. El evangelio político americano nos dice que protegemos e instalamos democracias en todas partes. En la vida real esto no ha ocurrido ni una sola vez, pero eso no altera nuestra fe en nuestra religión política y nadie nos excomulga por nuestros pecados.

Según Galbraith de nuevo, "la sabiduría convencional no se acomoda al mundo que debe interpretar, sino a la visión del mundo que tiene el público", la misma visión que han creado artificialmente los propagandistas profesionales. Por mucho que los americanos critiquen a otras naciones por la desaprobación de las desviaciones en el comportamiento, especialmente el político, el mismo mecanismo de desaprobación opera con mucha más fuerza en la sociedad americana. Sólo en los Estados Unidos podemos experimentar plenamente el impresionante poder de capacidad de la propaganda para hacer que 300 millones de personas sean tan sordas, mudas y ciegas que declaren ferviente y solemnemente que lo negro es blanco. Este proceso es tan eficaz que no mucho después de la avalancha de revelaciones sobre la extensa red de prisiones de tortura de los Estados Unidos, incluyendo informes de testigos, fotos y vídeos del trato patológicamente depravado de los prisioneros, el presidente Bush pudo salir en la televisión nacional y decirle a los Estados Unidos: "Nosotros no torturamos", y hacer que la mayoría de los americanos le creyeran. Lo mismo ocurre con Obama, con sus prisiones de tortura todavía en pleno funcionamiento, que le dijo a la nación: "Puedo estar aquí ante ustedes esta noche y asegurarles que no torturamos", dejando a 300 millones de americanos con un patético lavado de cerebro firmemente arraigado en la superioridad moral de una nación que no hace nada malo.

El portavoz de la Casa Blanca, Scott Stanzel, al comentar las muertes de americanos en Irak, dijo que el presidente Bush "cree en el valor y la dignidad de cada vida humana, que cada vida es preciosa y que lamenta cada una que se pierde". (16) (17) Como prueba, un día el presidente Bush hablaba en una reunión de la organización terrorista conocida como Freedom House, y le dijo a los miembros: "Somos un país de profunda compasión. Nos preocupamos. Una de las grandes cosas de América, una de las bellezas de nuestro país, es que cuando vemos estallar a un niño pequeño e inocente, lloramos. No nos importa cuál sea la religión del niño o dónde viva, lloramos. Eso nos perturba. El enemigo lo sabe, y está dispuesto a matar para sacudir nuestra confianza. Eso es lo que intentan hacer". (18) Pero luego hay una cinta de vídeo de la Casa Blanca de una conversación entre el ex secretario de Estado Colin Powell y el entonces presidente George Bush, en la que se habla de su obligación cristiana de extender la democracia por todas partes, al menos en parte con el fin de proteger las vidas de esos niños inocentes. (19) (20) Powell abrió la conversación con: "Tenemos que romperle el culo a alguien rápidamente. Debemos hacer una demostración bruta de poder". A lo que Bush respondió: "¡Patada en el culo! Si alguien intenta detener la marcha hacia la democracia, ¡les buscaremos y les mataremos! ¡Mantente fuerte! ¡Mátalos! Vamos a acabar con ellos".

Después de derrocar a unos 50 gobiernos nacionales e instalar brutales dictaduras militares por control remoto en cada uno de ellos, y de intentar hacer lo mismo en otros 20 países mientras interfería groseramente en sus medios de comunicación, elecciones y asuntos internos, Karl Eikenberry, embajador de Estados Unidos en Kabul, le dijo al mundo: "Estados Unidos nunca ha pretendido ocupar ninguna nación del mundo. Somos buena gente". (21) (22)

Después de interferir en un centenar de países, infligiendo un inmenso derramamiento de sangre y miseria a innumerables millones de civiles inocentes, el presidente de los EE.UU. Ronald Reagan se jactó: "Nunca hemos interferido en el gobierno interno de un país y no tenemos intención de hacerlo, nunca hemos tenido ningún pensamiento de ese tipo". (23) Y fue el propio gran John F. Kennedy quien nos dijo: "Estados Unidos, como el mundo sabe, nunca iniciará una guerra". (24) Como señaló William Blum, esto debe significar que en los cientos de guerras de los Estados Unidos contra más de 70 naciones a lo largo de más de 200 años, todos esos países invadieron primero a Estados Unidos, y éste sólo se defendió.

El columnista del New York Times Thomas Friedman, en una entrevista realizada probablemente en la consulta de su psiquiatra, afirmó que "los hombres y las mujeres del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y el Cuerpo de Marines de los EE.UU. fueron las fuerzas de paz más importantes del mundo durante el último siglo". (25) Esta fue la misma entrevista en la que animó a todos los lectores del NYT a "dar una oportunidad a la guerra".

La secretaria de Estado de EEUU, Madeleine Albright, necesitando una forma de castigar a Saddam Hussein por no querer convertirse en una colonia americana, organizó personalmente la destrucción selectiva de las instalaciones de purificación de agua potable de Irak y promulgó sanciones a nivel mundial para impedir que Irak obtuviera suministros de sustitución o reparaciones. Según las Naciones Unidas, las acciones de Albright provocaron directamente la muerte de más de 500.000 niños iraquíes a causa del agua potable contaminada, con pleno conocimiento del gobierno americano. Luego, en una entrevista televisiva en el programa 60 Minutes en la que Leslie Stahl la confrontó con las pruebas de estos actos, Albright proclamó célebremente: "Sí, valió la pena". (26) (27) Y después de organizar personalmente el bombardeo ininterrumpido de 80 días sobre Yugoslavia, la mayor campaña de bombardeo continuo jamás instituida por nadie en ningún lugar, dijo: "Estados Unidos es bueno. Intentamos hacer lo mejor posible en todas partes". (28)

Un funcionario del gobierno de los Estados Unidos declaró que "el imperio americano es probablemente el más beneficioso y moral que el mundo haya visto jamás; no sólo en términos de desarrollo tecnológico, sino también por nutrir con democracia y prosperidad al mundo. Ningún otro imperio mundial ha emprendido acciones tan masivas contra sus (propios) intereses sólo por motivos morales". Sin embargo, el análisis no descubrirá ningún ejemplo en el que los EE.UU. haya fomentado la democracia ni la prosperidad, y le desafío a cualquiera a que detalle un solo incidente en la historia del mundo en el que EE.UU. haya actuado, de forma masiva o no, en contra de sus intereses únicamente con fines morales. Varios oficiales militares americanos han afirmado que "nuestro país es una fuerza para el bien sin precedentes", y que "el ejército americano es una fuerza para el bien mundial que... no tiene igual". El presidente americano Woodrow Wilson se jactó hace un siglo de que "Estados Unidos es el salvador del mundo", mientras destruía y colonizaba ese mismo mundo. Robert Kagan, del Carnegie Endowment for War and Misery, escribió: "Y la verdad es que la hegemonía benévola que ejerce EEUU es buena para una gran parte de la población mundial".  (29) ¿Evidenciado por qué? Por la máscara de la propaganda y el síndrome de la utopía. Nada más.

El cristianismo americano es una parte importante de esta locura nacional. George Bush informó al mundo de que Dios le dijo que invadiera Irak, y durante la invasión, dijo "confío en que Dios habla a través de mí. Sin eso, no podría hacer mi trabajo". Y cuando la guerra terminó, después de haber matado a un millón o más de civiles iraquíes inocentes, Bush dijo: "Cuando elevamos nuestros corazones a Dios, todos somos iguales a sus ojos. Todos somos igualmente valiosos... En la oración crecemos en misericordia y compasión... Cuando respondemos a la llamada de Dios de amar al prójimo como a nosotros mismos, entramos en una amistad más profunda con nuestros semejantes". Por lo visto, debemos concluir que nadie ha tenido más amor por sus semejantes que George Bush por el millón de civiles que mató en Irak, y que Madeleine Albright sólo estaba exhibiendo su gran amor por la humanidad al matar a medio millón de niños. Y por supuesto, Obama no puede quedarse fuera de este desfile. Después de los incontables miles de muertos en la destrucción ilegal de Libia y las innumerables muertes de civiles provocadas por sus aviones no tripulados en Pakistán, cumplió con su obligación propagandística al decirnos: "Creo que Cristo murió por mis pecados y estoy redimido por él. Eso es una fuente diaria de fuerza y de sustento". (30) La gente de Afganistán, Libia, Siria y Pakistán podría tener una interpretación diferente de la relación de Obama con su dios.

Otro resultado de este síndrome utópico es lo que llamamos "la sartén por el mango", es decir, atribuir a otros los pecados que comete "nuestro bando" y ser aparentemente ajenos a la flagrante ilógica y falsedad de nuestra posición. La única razón por la que EE.UU. acusa a Huawei de ser un espía potencial es porque Cisco, Microsoft, Intel, Xerox y tantas otras empresas americanas de TI han estado espiando para la CIA y la NSA durante décadas. Los medios de comunicación americanos acusan a cualquiera que escriba artículos que simpaticen con China, Rusia o Irán de ser espías a sueldo, sólo porque los corresponsales americanos han sido espías a sueldo de la CIA desde la década de 1950.

Otro ejemplo que se cruzó recientemente en mi camino fue un artículo publicado en el Financial Times por Jamil Anderlini, que en ese momento era el jefe de redacción del FT en Pekín. En un artículo titulado "La educación patriótica distorsiona la visión del mundo en China" (31), Anderlini afirmaba que la "enseñanza selectiva de la historia de China influye en su auto-imagen", imaginando una gran "desconexión entre cómo ve el mundo a China y cómo se ve China a sí misma -desde los ciudadanos de a pie hasta los altos dirigentes-". Afirmó que el mundo ve a China como un monstruo aterrador que intimida a todas las demás naciones, su ignorancia le hace desconocer felizmente que este sentimiento no es cierto para China, sino para Estados Unidos, al que defiende.

Escribió que la "enseñanza selectiva" de la historia en China y el énfasis en la "educación patriótica" cultiva una "mentalidad nacionalista y de víctima anti-occidental entre los jóvenes chinos", de nuevo aparentemente ignorante de la típica educación patriótica occidental (americana) que cultiva el patriotismo americano. Esta mentalidad es típica de todos los corresponsales de los medios de comunicación occidentales, que son seleccionados principalmente por el grado de conversión a la propaganda americana. Tal vez sea éste un buen lugar para señalar que, antes de incorporarse al Financial Times, Anderlini trabajó como modelo de ropa interior masculina, empleo que sin duda contribuyó a su profundo conocimiento de la cultura china, al tiempo que consolidó sus credenciales como jefe de la redacción del FT en Pekín.

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 30 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado cargos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney "When China Sneezes (Cuando China Estornuda)". Su archivo completo puede verse en https://www.moonofshanghai.com/ y http:// www.bluemoonofshanghai.com/.

 

Puede ser contactado en: 2186604556@qq.com

Notas

(1) https://opinionator.blogs.nytimes.com/2014/01/12/is-the-united-states-a-racial-democracy/

(2) https://nsarchive.gwu.edu/briefing-book/intelligence/2017-06-02/white-house-cia-pike-committee-1975

(3) https://spartacus-educational.com/JFKassassinationsC.htm

(4) https://williamblum.org/essays/read/us-government-assassination-plots

(5) https://www.moonofshanghai.com/2020/08/blog-post_49.html

(6) https://www.researchgate.net/publication/259127294_Americans_and_Iraq_twelve_years_apart_Comparing_support_for_the_US_wars_in_Iraq

(7) http://www.thirdworldtraveler.com/Parenti/Superpatriotism.html

(8) https://edition.cnn.com/2008/POLITICS/11/04/obama.transcript/

(9) https://knowyourmeme.com/memes/events/ray-rice-elevator-assault-video

(10) https://pressofatlanticcity.com/news/crime/ravens-ray-rice-indicted-in-aggravated-assault-on-fiancee-at-atlantic-city-casino/article_1f5f5e80-b5e9-11e3-b57b-0019bb2963f4.html

(11) https://www.theatlantic.com/author/james-fallows/

(12) I have
lost the source of this quotation

(13) https://www.betterhelp.com/advice/wisdom/conventional-wisdom-what-it-means-and-when-to-use-it/

(14) https://www.amazon.com/Affluent-Society-John-Kenneth-Galbraith/dp/0395925002

(15) https://www.globalresearch.ca/learning-without-questioning-in-america-the-sunday-school-syndrome/5364233

(16) https://williamblum.org/aer/read/55

(17) https://www.counterpunch.org/2008/03/04/how-could-hillary-have-known/

(18) https://williamblum.org/aer/read/32

(19) https://www.lewrockwell.com/2008/06/tom-engelhardt/kill-kill-kill/

(20) http://www.informationclearinghouse.info/article41967.htm

(21) https://www.theguardian.com/commentisfree/cifamerica/2011/jun/20/the-talibans-wishlist

(22) https://www.foreignpolicyjournal.com/2011/07/08/the-brown-mans-burden/

(23) http://whale.to/b/reagan_h.html

Ronald Reagan,
1982. See: Nicaragua [2011 Jan] RONALD REAGAN: ILLUMINATI TOOL [1995] The Crimes of Mena By Sally Denton and Roger Morris.

(24) https://www.jfklibrary.org/archives/other-resources/john-f-kennedy-speeches/american-university-19630610

(25) https://www.wsws.org/en/articles/2009/10/frie-o13.html

(26) https://dissidentvoice.org/2010/10/the-evil-of-madeleine-albright/

(27) https://dissidentvoice.org/2020/03/we-think-the-price-is-worth-it/

(28) https://en.wikiquote.org/wiki/American_benevolence

(29) https://carnegieendowment.org/1998/06/01/benevolent-empire-pub-275

(30) https://www.boston.com/news/politics/2008/articles/2008/08/17/obama_mccain_air_views_on_faith/

(31) https://www.ft.com/content/66430e4e-4cb0-11e2-986e-00144feab49a

 

Este artículo apareció por primera vez en el Blog de Saker.

Copyright © Larry Romanoff,Moon of Shanghai, Blue Moon of Shanghai,2021

Traducción: PEC

 

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis