L.Romanoff´s interview

 

 

CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE

Friday, February 4, 2022

SP — LARRY ROMANOFF — Naciones Construidas sobre Mentiras — Cómo se Enriqueció Estados Unidos — Volumen 1 –Parte 4 — El Robo y Copia de Propiedad Intelectual



 

Naciones Construidas sobre Mentiras

Volumen 1 – Cómo se Enriqueció Estados Unidos

Parte 4

© Larry Romanoff, Octubre, 2021

Traducción:PEC

Parte 4 – El Robo y Copia de Propiedad Intelectual

CHINESE   ENGLISH   POLSKI   PORTUGUESE   SPANISH

Parte 3 de 6 

 

Contenido Parte 4 

Gran Robo Internacional

Incautaciones de la Primera Guerra Mundial

Operación Paperclip – Segunda Guerra Mundial

Y el Ganador de las “Olimpiadas de la Copia” es:

Una Nación de Forajidos

 

Gran Robo Internacional


Un elemento deliberadamente suprimido y cuidadosamente borrado de los registros históricos estadounidenses es el de las enormes confiscaciones de activos de Alemania después de ambas guerras mundiales. Habiendo sido forzada a entrar en guerras que no quería, guerras destinadas principalmente a lograr su destrucción permanente, Alemania fue despojada desmesuradamente de todos los bienes y activos extranjeros después de la primera guerra, y de todos los bienes extranjeros y de la mayoría de los nacionales después de la segunda guerra, y en ambas ocasiones de toda su propiedad intelectual, inventos, patentes y prácticamente toda la base de conocimientos de la nación. Después de la primera guerra, EE.UU. confiscó por sí solo más de mil millones de dólares de propiedad privada, e incontables miles de millones después de la segunda guerra. Durante la primera guerra, Estados Unidos también internó y deportó a muchos miles de alemanes, casi todos ellos ciudadanos estadounidenses. He aquí parte de esa historia.

 

Incautaciones de la Primera Guerra Mundial


Durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno estadounidense se incautó de todos los bienes en Estados Unidos en los que hubiera intereses alemanes(1) (2) (3) (4), incluidos todos los bienes corporativos e individuales y cualquier bien cuya propiedad pudiera atribuirse al gobierno alemán, a los gobernantes políticos de Alemania o incluso a la élite del país. Esta política no se limitaba en absoluto a los activos alemanes únicamente en Estados Unidos, ni tampoco a Alemania. La posición del gobierno estadounidense era que todos los activos de Alemania en el mundo estaban disponibles para su confiscación, en todas las naciones donde las empresas o individuos alemanes tuvieran propiedades o activos de cualquier tipo (5). Por lo tanto, todos los activos mundiales debían ser confiscados y el producto de este saqueo ingresado en el Tesoro estadounidense. Aplicaron esta política a muchas naciones, incrustando en los tratados de posguerra este derecho del conquistador a saquear y expoliar a todas las naciones. En términos sencillos, Occidente, liderado por Estados Unidos, que a su vez estaba dirigido por sus controladores bancarios europeos, consagró en la ley su “derecho” a confiscar toda la propiedad y los activos internacionales (mundiales) de los gobiernos, las corporaciones y los individuos de Alemania y sus aliados. Y confiscar, lo hicieron. Muchas autoridades internacionales respetadas se opusieron violentamente a esta política, alegando que la confiscación de bienes del enemigo no sólo era moralmente incorrecta, sino que era contraria a todos los estatutos y tradiciones del derecho internacional. Sus reclamaciones fueron ignoradas.

 

El abogado judío-estadounidense Seymour J. Rubin escribió que era “claro y convincente que por razones de justicia” un vencedor o un conquistador debe confiscar todos los bienes y activos de los vencidos. Merece la pena comprender el razonamiento defendido por el Sr. Rubin y adoptado posteriormente en la legislación de EE.UU., y aplicado en todo el mundo como venganza. En un tratado sin fecha pero posterior a 1950 para el gobierno de EE.UU., Malcom S. Mason esbozó la posición de Rubin de la siguiente manera: “Las inversiones externas ya no son propiedad privada. Un país utiliza las inversiones exteriores de sus nacionales como instrumento de política nacional”. Un abogado judío-holandés estaba aparentemente de acuerdo con Rubin, afirmando que “El propietario privado no es hoy en día más que un fideicomisario en nombre de su Gobierno”, añadiendo que todos los gobiernos, pero especialmente Alemania, “establecen controles gubernamentales sobre las inversiones externas que desnaturalizan completamente su carácter ostensiblemente privado”. Estos señores añadieron además que “Las tradiciones que han crecido con respecto a las inversiones privadas del enemigo se establecieron cuando la propiedad significaba algo diferente de lo que significa hoy, y cuando la guerra significaba algo diferente de lo que significa hoy.”

 

Se trata de pronunciamientos de gran alcance con enormes implicaciones. La posición del gobierno estadounidense, impulsada por sus juristas (y banqueros) judíos, es que todas las empresas multinacionales no son entidades privadas, sino que son instrumentos de política exterior de gobiernos extranjeros, “fiduciarios” que actúan en nombre de su gobierno nacional, y deben ser tratadas como tales. Los estadounidenses han mantenido esta posición desde antes de la Primera Guerra Mundial, la han consagrado en la legislación y mantienen precisamente la misma posición hoy en día, con la excepción, por supuesto, de las multinacionales estadounidenses, que por arte de magia son empresas totalmente privadas sin relación alguna con el gobierno de EE.UU., y nunca, jamás, serían consideradas o utilizadas como herramientas de la política exterior de EE.UU. Aquí no hay hipocresía. Y para llevar a los desinformados y crédulos a la madriguera de la imaginación de Alicia, descartan fácilmente todo el asunto alegando que “las antiguas tradiciones” sobre el respeto a la propiedad privada se establecieron cuando la “propiedad” significaba “algo diferente” de lo que significa hoy, aunque convenientemente declinan decirnos cuáles podrían ser esas diferencias. En cualquier caso, con toda esta prestidigitación jurídica, la versión estadounidense del “Estado de Derecho” mantiene su aureola intacta. No hay nada más que ver aquí. Sigamos adelante.

 

El 22 de octubre de 1917, el presidente Wilson nombró a un hombre llamado A. Mitchell Palmer para un puesto recién creado como “Custodio de la Propiedad Extranjera” (6) (7) (8) de Estados Unidos, cargo que ocupó durante algunos años. Se trataba de una agencia especial en tiempos de guerra encargada de “confiscar, administrar y vender” cualquier “propiedad enemiga” en los Estados Unidos. Esta “propiedad enemiga”, por supuesto, significaba cualquier cosa que perteneciera a los alemanes y, dada la extensa propaganda de nuestros propagandistas judíos Lippman y Bernays contra la expresión de cualquier tipo de sentimiento antibélico, esta definición incluía las pertenencias de no pocos disidentes. Estas incautaciones se justificaron como un plan para contrarrestar un (inexistente) plan alemán para controlar todo el comercio mundial y, por tanto, para hacer que la industria estadounidense fuera “independiente de la propiedad alemana”.

 

La posición del gobierno estadounidense, tan elocuentemente expresada por Palmer, era que “La misma paz que libera al mundo de la amenaza del militarismo autocrático del Imperio alemán debería liberarlo también de la amenaza de su industrialismo autocrático”. Lo que esto significa es que Alemania había tenido demasiado éxito en su desarrollo comercial, definido de otro modo como un plan de dominación mundial, y que al igual que Alemania merecía la destrucción física total por su determinación de protegerse en la guerra, las industrias alemanas también merecían la destrucción total, sobre la base engañosa de que ambas eran “autocráticas”. O, para expresarlo en términos más sencillos, cualquier nación que demostrara ser superior a los Estados Unidos era, por definición, moralmente reprobable y merecedora de la destrucción por la voluntad de Dios.

 

La revista Smithsonian Magazine publicó un breve artículo sobre este mismo tema el 28 de julio de 2014, escrito por otro judío-estadounidense, Daniel A. Gross (9), al que haré alguna referencia. Según el artículo de Gross, cualquier propiedad en los EE.UU. que fuera propiedad de corporaciones o individuos alemanes, o de inmigrantes locales de extracción alemana, era “sólo una extensión de la propiedad alemana”, lo que daba a los EE.UU. el derecho a tomarla, determinándose posteriormente que todas estas acciones eran “legales” de acuerdo con la definición singularmente estadounidense del estado de derecho. A pesar de las reglas de la justicia, la equidad y la ley, este peculiar punto de vista de “lo que es tuyo es mío” resultó ser tan rentable para el gobierno de EE.UU. y la industria estadounidense en general que Roosevelt ejecutó este mismo programa en un grado mucho mayor después de la Segunda Guerra Mundial.

 

Estos bienes incautados al enemigo se colocaron en lo que Palmer llamó fideicomisos, para ser administrados temporalmente y luego enajenados, con la disposición de que los administradores y eventuales compradores sólo podían ser “verdaderos estadounidenses”, es decir, no de ascendencia alemana. Dado el control total de Palmer sobre la administración y la enajenación, los puestos de gestión de los fideicomisos, el establecimiento de un precio de venta y la eventual selección de los compradores quedaban a su discreción y daban lugar a un enorme patrocinio político. El alcance del programa de incautación y venta de Palmer fue asombroso. En menos de un año, Palmer se jactó de controlar más de 40.000 fideicomisos con activos de casi mil millones (¡en 1918!), y su programa no había hecho más que empezar. Esto era mucho más que nada, ya que los ingresos totales del Gobierno Federal de EE.UU. en esos años eran sólo de entre 800 y 900 millones de dólares, lo que significa que en menos de un año el gobierno de EE.UU. confiscó a los alemanes activos corporativos y personales más o menos equivalentes a los ingresos del gobierno de todo un año, con más por venir.

 

Como Custodio de la Propiedad Extranjera de Estados Unidos, Palmer comenzó simplemente confiscando corporaciones enteras de propiedad alemana, pero rápidamente se amplió para incluir cualquier empresa que albergara “sentimientos pro-alemanes”, es decir, que se opusiera de alguna manera a la participación de Estados Unidos en la guerra. Al principio, esto incluía cualquier empresa que produjera materiales que pudieran ser significativos para un esfuerzo bélico, e incluía medicinas, empresas farmacéuticas, empresas de tintes, productos químicos, empresas mineras, prácticamente cualquier tipo de fabricación, todas las industrias del metal, cervecerías, periódicos y editoriales, empresas textiles, líneas navieras y mucho más, ampliándose gradualmente para incluir empresas de todo tipo. En muy poco tiempo, la oficina de Palmer se había hecho con el control de cientos de las mayores empresas comerciales en Estados Unidos. Pero también confiscó un enorme número de empresas pequeñas e irrelevantes, únicamente por ser propiedad de personas de origen alemán (o con sentimientos pro-alemanes), incluyendo una empresa de fabricación de lápices en Nueva Jersey, una pequeña fábrica de chocolate en Connecticut y varias pequeñas cervecerías de propiedad alemana en Chicago y otras ciudades.

 

Gran parte de los registros han sido clasificados, enterrados o destruidos, pero parece que Palmer simplemente identificó y confiscó prácticamente todas las empresas de propiedad alemana en los EE.UU., exceptuando quizás los pequeños minoristas. Muy poco escapó a esta red de confiscación, ya que Palmer creó un enorme equipo profesional formado por muchos cientos de banqueros e investigadores encargados de encontrar cualquier “activo oculto”. Con el tiempo, hubo tantas empresas y activos incautados que se ofrecieron a la venta a “verdaderos estadounidenses”, que la oficina de Propiedad de Extranjeros de Palmer fue durante algunos años, con diferencia, la mayor empresa de Estados Unidos, y que él describía con jactancia como “el mayor almacén general del país”.

 

Las pruebas sugieren que el gobierno de EE.UU., disfrutando del violento apoyo público anti-alemán a estas políticas gracias a Lippman y Bernays, hizo algo más que robar a los propietarios de empresas y a los ricos. El artículo del Smithsonian señalaba, al igual que otros, que Palmer informó ampliamente, con algo más que un matiz de orgullo, de su incautación de “pequeñas propiedades” de particulares, incluyendo “tres caballos” de alguien, “algunas alfombras en la ciudad de Nueva York” y “algunos troncos de cedro”. El registro parece indicar que Palmer, con el ansioso apoyo del gobierno de los Estados Unidos, simplemente buscó a todos los estadounidenses de ascendencia alemana y confiscó todos sus bienes. Esta es una suposición razonable, ya que es precisamente lo que Palmer hizo con las corporaciones: buscar cada empresa propiedad de una persona de ascendencia alemana y confiscarla.

 

Una de las confiscaciones más notables fue la de toda la empresa química Bayer, que se vendió por una miseria en una subasta pública en las escaleras de su propia fábrica en Nueva York, siendo el comprador la Sterling Products Company (10) (11) (12) (13), de propiedad judía. Bayer era en ese momento una de las empresas más grandes del mundo, produciendo no sólo productos químicos, sino una amplia gama de medicamentos, incluyendo la aspirina, que era en ese momento el medicamento más popular del mundo y la patente más valiosa. Bayer perdió todos sus activos en el extranjero y la mayoría de sus mercados de exportación, los estadounidenses se apoderaron no sólo de los activos de la empresa en los Estados Unidos, sino también de la mayoría de sus filiales en el extranjero, el ejército de Estados Unidos entró en América del Sur, por ejemplo, y simplemente tomó la propiedad de todas las empresas y los activos de Bayer. Y, por supuesto, el grupo de Palmer confiscó todas las patentes y marcas comerciales de Bayer, que fueron subastadas a sus competidores (verdaderamente estadounidenses).

 

En la medida en que este asunto existe en toda la narrativa histórica de Estados Unidos, los defensores descartan todo el asunto afirmando airosamente que “las patentes de Bayer expiraron durante la Primera Guerra Mundial, y la compañía perdió los derechos de marca de la aspirina en varios países”. Los ignorantes historiadores estadounidenses, que viven en su país de hadas de mitología histórica, también afirman que, según las “convenciones de Ginebra” o algo así, cuando un país pierde una guerra, toda su propiedad intelectual, patentes, derechos de autor y marcas registradas caducan automáticamente. Eso es una tontería, por supuesto. Las patentes y la propiedad intelectual de Bayer no “expiraron”, fueron robadas. Al igual que el resto de empresas alemanas, Estados Unidos reclamó la propiedad mundial de toda la PI y las patentes de todos los productos alemanes fuera de la propia Alemania. La compañía Sterling fue famosa por utilizar las patentes robadas de Bayer como base para presentar enormes demandas contra Bayer por la producción e intento de exportación de sus propios productos. Por ejemplo, cuando Bayer, que todavía fabricaba Aspirina en Alemania, intentó exportar ese medicamento a otros países, la compañía Sterling en los Estados Unidos, la empresa que compró la compañía y los activos confiscados de Bayer en los Estados Unidos, presentó inmediatamente demandas masivas contra Bayer por infracción de marcas y patentes, ¡de los propios productos de Bayer!

 

Y no sólo se utilizó la confiscación y venta de activos alemanes para llevar a la industria estadounidense a una posición competitiva prácticamente sin coste alguno, sino que la destrucción de la industria alemana tuvo la misma importancia. Varios años después del final de la guerra, EE.UU. aprobó una legislación arancelaria que imponía impuestos prohibitivos, así como multas antidumping, a cualquier producto alemán que compitiera con las empresas estadounidenses, y las exportaciones alemanas a naciones distintas de EE.UU. atraían automáticamente demandas judiciales. ICI y DuPont, con sede en EE.UU., se encontraban en una posición similar a la de Sterling, beneficiándose de la confiscación de activos y patentes alemanas, de los derechos de importación prohibitivos sobre los productos de la competencia y de la prohibición efectiva de las exportaciones alemanas en todo el mundo. BASF y Agfa sufrieron el mismo trato que Bayer, sus activos estadounidenses se vendieron por centavos a Kodak, con sede en EE.UU., seguido de la institución de severas políticas proteccionistas para asegurar el dominio de Kodak en el mercado nacional de EE.UU. con la propiedad intelectual alemana.

 

Una vez más, el objetivo era doble: por un lado, potenciar la industria estadounidense mediante un robo masivo de activos y propiedad intelectual, y por otro, destruir la industria alemana como fuera posible. Los productos, las empresas y las filiales alemanas fuera de Alemania fueron confiscados casi en su totalidad por los estadounidenses (y en parte por el Reino Unido), se denegó a Alemania el permiso para exportar muchos productos y se aplicaron enormes aranceles de importación a todos los demás, lo que hizo que las exportaciones fueran prácticamente imposibles. Como parte de los tratados que pusieron fin a la Primera Guerra Mundial, se negó a Alemania la pertenencia a la Unión Mundial de Patentes, lo que significaba que las patentes y la propiedad intelectual alemanas se consideraban inválidas fuera de Alemania, lo que permitía principalmente a los estadounidenses copiar y robar todas las nuevas investigaciones y descubrimientos alemanes en el momento en que se producían. Para promover este fin, los estadounidenses crearon su programa de espionaje comercial ECHELON -que todavía funciona hoy en día- para garantizar que la industria estadounidense pudiera conocer todos los desarrollos de investigación y productos alemanes y las nuevas patentes nacionales, transmitiendo todo ello a las empresas estadounidenses. El daño a Alemania fue, por supuesto, enorme.

 

Sólo una semana antes del final oficial de la guerra, el gobierno estadounidense aprobó una legislación adicional que le permitía confiscar y vender todas las miles de patentes registradas a favor de personas y empresas alemanas, tanto en Alemania como en Estados Unidos. Dado que las empresas alemanas eran líderes mundiales en muchas áreas comerciales, las empresas estadounidenses podían ahora tener pleno acceso a la propiedad intelectual y a los conocimientos técnicos alemanes a un precio de sólo unos centavos. En un caso, Palmer vendió casi 5.000 patentes químicas a una ONG química estadounidense que luego las proporcionó bajo licencia a empresas estadounidenses. No debe pasar desapercibido aquí que, si bien la confiscación de activos militares después de una guerra puede ser legalmente válida, la confiscación de propiedades individuales y corporativas siempre ha sido ilegal según todo el derecho internacional. Sin embargo, estas restricciones rara vez molestan a los estadounidenses. Simplemente aprobaron una nueva legislación que les “permitía” confiscar todos y cada uno de los bienes personales y corporativos de los alemanes, ya fuera en los Estados Unidos, en Alemania o en cualquier otro país, y procedieron a saquear con sus halos intactos y, como siempre, siguiendo el “estado de derecho”.

 

Más adelante me referiré con más detalle al programa de internamiento de ciudadanos alemanes y germano-estadounidenses en Estados Unidos, pero me gustaría señalar aquí que un número bastante elevado (y subestimado) de estas personas fue encarcelado en campos de internamiento en Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial. Los libros de historia estadounidenses nos informan brevemente sobre el encarcelamiento de japoneses durante la Segunda Guerra, pero la historia estadounidense (y los historiadores) han pasado por alto el encarcelamiento similar de alemanes durante la Primera Guerra. Una de las razones por las que esto es importante es que, bajo la autoridad de Palmer, todos los bienes pertenecientes a los inmigrantes internados o a otras personas, hubieran sido o no acusados de algún delito, constituían una especie de “propiedad de guerra”. La opinión de Palmer, compartida por los tribunales estadounidenses, el Congreso y la Casa Blanca, era que “todos los extranjeros internados por el gobierno son considerados enemigos, y sus propiedades son tratadas en consecuencia”.

 

Tras la declaración de guerra, Wilson proclamó inmediatamente a todos los ciudadanos alemanes como “extranjeros enemigos” que debían rellenar formularios de registro de extranjeros y tomar sus huellas dactilares. Todos los ciudadanos alemanes en Estados Unidos fueron obligados por la nueva legislación de Comercio con el Enemigo a revelar todos sus bienes y propiedades al grupo de custodia de Palmer. Los particulares fueron obligados a revelar todas las cuentas bancarias y otros activos y propiedades, mientras que las empresas fueron obligadas a entregar todos los registros financieros y contables y las listas de clientes. De este modo, sólo por decisión de Palmer, estas personas, sus empresas o sus bienes podían constituir cualquier tipo de amenaza para Estados Unidos, real o imaginaria, lo que justificaba su encarcelamiento inmediato y la incautación de sus bienes. Para añadir sabor a estos atroces delitos, el encarcelamiento era a menudo de corta duración, terminando inmediatamente después de que todos los activos de la víctima fueran confiscados y vendidos.

 

La narrativa histórica suaviza este golpe afirmando que Palmer asumió el control de estos activos sólo “mientras durara la guerra”, pero las confiscaciones y ventas fueron permanentes, no temporales. Es cierto que algunos individuos favorecidos y afortunados como Prescott Bush (el padre de George Bush), los hermanos Dulles y otros banqueros y traidores de alto nivel similares, todos ellos culpables de diversos grados de lo que podríamos llamar adulterio financiero o industrial, obtuvieron efectivamente la devolución de sus activos (alemanes) después de la guerra, pero éstos fueron en gran medida la excepción y requirieron una enorme cantidad de poder político, no sólo para la devolución de los activos sino para escapar del carcelero y del verdugo.

 

Una fuente enumera el valor de los bienes personales confiscados sólo a estos individuos germano-americanos en más de 300 millones de dólares, lo que se correspondería con mi información, y estos son dólares de 1915, no de 2015. Es un asunto de dominio público, que Gross reconoce en su artículo, que “el historiador Adam Hodges encontró que incluso las mujeres que eran ciudadanas estadounidenses, si estaban casadas con inmigrantes alemanes y austro-húngaros, fueron clasificadas como extranjeras enemigas – y ellas solas perdieron un total de 25 millones de dólares en propiedades para el gobierno”. Si estas mujeres tenían propiedades por valor de 25 millones de dólares confiscadas por su gobierno, los hombres seguramente perdieron mucho más, ya que las mujeres en 1915 rara vez tenían activos de importancia, y si los activos de la esposa fueron saqueados, entonces los del marido seguramente también. Y no se trataba necesariamente de personas internadas, sino simplemente de aquellas clasificadas como “extranjeros enemigos”. Un testimonio más del estratosférico nivel moral del Estado de Derecho en Estados Unidos. La confiscación de bienes personales era para evitar que los germanos-americanos ayudaran al esfuerzo bélico alemán, aunque los defensores de estas políticas no explicaron cómo alguien de ascendencia alemana que tuviera una casa en los Estados Unidos estaría ayudando a la guerra europea de Alemania, y cómo la confiscación de esa casa haría que el mundo fuera seguro para la democracia. Hay que tener en cuenta que el gobierno de EE.UU. no se embarcó en este vasto programa de confiscación por iniciativa propia, sino que obedecía a sus maestros de marionetas. Del mismo modo, el gobierno no se benefició materialmente de las confiscaciones, distribuyendo los bienes confiscados a sus amigos más cercanos de forma gratuita o a centavos de dólar.

 

Pero, en cierto modo, esto era sólo la punta del iceberg. Junto con los despiadados esfuerzos de propaganda anti-alemana de Lippman y Bernays, y su patrocinio de la legislación antidisidente de Wilson (la Ley de Espionaje y la Ley de Comercio con el Enemigo), Palmer contrató a un joven abogado travestido llamado J. Edgar Hoover, que inmediatamente encabezó la identificación de “extranjeros enemigos” y “disidentes” residentes en los Estados Unidos. Esto comenzó, por supuesto, con los de ascendencia alemana, pero rápidamente se amplió para incluir a cualquier persona sospechosa de estar en contra de la guerra en Europa y de resistirse a la entrada de Estados Unidos en esa guerra. Con toda esta ayuda y con el aumento de la sospecha y el odio público hacia Alemania, en pocos años el gobierno de EE.UU. había compilado una lista de más de medio millón de personas, las obligó a registrarse como extranjeros enemigos, las espió, deportó a innumerables miles de ellas, fueran o no ciudadanos estadounidenses, envió a un gran número de ellas a campos de internamiento y, por supuesto, confiscó todos sus bienes.


Operación Paperclip

El Mayor Robo de Propiedad Intelectual de la Historia

 

La Operación Paperclip contiene varias partes que trataré por separado. Brevemente, y a raíz del gran éxito obtenido tras la Primera Guerra Mundial, el propósito general inicial de la Operación Paperclip y de su progenitora, la Operación Overcast, era expoliar a Alemania de todos sus conocimientos científicos e industriales, en la mayor medida posible. El plan original consistía en robar documentos y, en la medida de lo posible, muestras de trabajo, pero la profundidad y la amplitud de los conocimientos industriales alemanes resultaron ser demasiado complejas como para entenderlas de forma útil a partir de un simple examen de documentos. A pesar del inmenso tesoro de conocimientos científicos, técnicos e industriales confiscados a Alemania, Estados Unidos no se benefició por falta de conocimientos técnicos. Rápidamente se hizo evidente que el proceso requeriría una amplia información de los científicos y técnicos alemanes para obtener un conocimiento práctico adecuado de la teoría y los procesos industriales y científicos alemanes. Esta constatación condujo inmediatamente a la creación de vastos campos de internamiento en los que se encontraban todos los científicos y técnicos que los estadounidenses podían poner bajo custodia antes de la llegada de los rusos y de otros, donde estas personas podrían ser interrogadas a lo largo del tiempo. Cuando se hizo evidente que el saqueo y el interrogatorio serían insuficientes, la Operación Overcast se convirtió en la Operación Paperclip, que supuso el traslado forzoso de innumerables miles de estas mismas personas a Estados Unidos.

 

Hubo otras dos oleadas separadas, y más o menos no relacionadas, de estos traslados forzosos, que en general se engloban en este paraguas llamado “Paperclip”. No se trataba de secretos de interés militar o comercial, sino de secretos relacionados con la política, el espionaje y el lado oscuro del terrorismo, la tortura y la dominación mundial. Una parte implicaba la determinación de los estadounidenses de construir una red europea de espionaje y operaciones negras para contener a Rusia y obtener el control político de Europa Occidental. Incluía el reclutamiento de una vasta red de espionaje, dirigida por un hombre llamado Reinhard Gehlen, que incluía una importante capacidad de “operaciones negras” con la especialidad de atraer y entrenar a terroristas domésticos. La Operación Gladio, que produjo décadas de terrorismo patrocinado por Estados Unidos en Europa, fue un resultado directo de esta parte de Paperclip.

 

La otra categoría, aún más siniestra y mortífera, fue el interés patológico de los estadounidenses por los interrogatorios y la tortura, por la guerra química y biológica, y por la experimentación humana, y que llevó a la importación de miles de individuos tanto de Alemania como de Japón, específicamente con el propósito de transferir a las mentes estadounidenses la colección mundial de perversión documentada en estas áreas. A partir de esto, el gobierno estadounidense creó una vasta colección de alemanes y especialmente japoneses con experiencia en las oscuras habilidades de las técnicas de tortura e interrogatorio, la experimentación humana y la guerra biológica. Durante muchas décadas, estos “expertos” importados sirvieron a sus amos estadounidenses en proyectos secretos en Fort Bragg y Fort Detrick. Como señaló un autor, “el ejército estadounidense no tardó en aplicar gran parte de estos conocimientos, utilizando su recién adquirida experiencia en armamento biológico contra civiles en Grecia, Corea y Vietnam”. Estos programas nunca se detuvieron. Reaparecieron brevemente en público durante Corea y Vietnam, durante la exposición de la llamada “Universidad de las Américas” del ejército estadounidense, y de nuevo durante la guerra de Irak en Abu Ghraib y Guantánamo. Cabe señalar que gran parte de esta “investigación” se produjo mientras George H. W. Bush era jefe de la CIA. Y así, otro resultado directo de Paperclip fue el vasto programa MK-Ultra de la CIA, que incluía el lavado de cerebro, la tortura y una terrible letanía de abusos humanos que perdura hasta hoy. Me ocuparé de estos dos últimos en un libro posterior de esta serie.

 

La Operación Overcast ha sido descrita como “una empresa logística tan masiva como la de cualquier campaña de guerra importante, que implicó una enorme planificación y coordinación previa que incluyó literalmente docenas de agencias y departamentos gubernamentales, grupos auxiliares como la Biblioteca del Congreso, cientos de corporaciones estadounidenses e incontables miles de individuos”. Hoy en día, esta operación se identifica generalmente como una inmigración/transferencia de posguerra a los Estados Unidos de científicos y técnicos alemanes, principalmente aquellos con conocimientos y habilidades militares útiles, pero comenzó en un lugar diferente y se expandió mucho más allá de esta versión histórica limitada. Como en prácticamente todos los demás ámbitos, la historia estadounidense ha sido revisada, re-escrita, borrada y saneada para evitar que la verdad se escape al mundo en general.

 

Como hemos visto, Alemania ya había sido saqueada sin piedad después de la Primera Guerra Mundial, incluyendo la confiscación de prácticamente todos sus valiosos activos extranjeros (14a) (14b) (14c) (14d) (14e) (14f), y los planes estaban bien encaminados para repetir el proceso mucho antes de que terminara la Segunda Guerra. A raíz de su gran éxito tras la Primera Guerra Mundial, y basándose en él, los estadounidenses decidieron renunciar a lo que ahora se consideraban los moderados beneficios de confiscar simplemente las empresas alemanas y robar sus patentes y su propiedad intelectual en el extranjero. Ahora planeaban ir directamente a la fuente y saquear toda la nación de Alemania en sí. Es necesario apreciar la determinación casi salvaje de los estadounidenses de saquear al máximo los conocimientos de Alemania, espoleados en parte por una determinación igual de negarle estos premios de guerra a Rusia. Para lograrlo, la logística y la gestión de todo este vasto programa de saqueo estaban firmemente establecidas en 1942 o 1943, entonces conocido por el nombre en clave de Operación Overcast, que iba a ser una búsqueda del tesoro en toda la Alemania ocupada para el botín militar y científico.

 

Para lograr estos fines, los estadounidenses estaban preparados mucho antes de que Alemania se rindiera, hasta el punto de que cientos de equipos de científicos e industriales, militares y otros especialistas, estaban prácticamente integrados en las tropas durante su asalto terrestre final a Alemania. Estos equipos de recopilación de PI iban sólo unos minutos u horas por detrás de las tropas, entrando a menudo en zonas peligrosas en su precipitada carrera por confiscar todo lo útil para que no fuera destruido antes de su llegada. Estos cientos de pequeños grupos bien preparados habían sido seleccionados con antelación, y generalmente eran expertos en sus campos, ya fueran científicos, militares o industriales, y estaban cualificados para juzgar qué material era útil o valioso para su estrecho campo de experiencia.

 

A algunos grupos se les encomendó la tarea de recoger y evaluar artículos militares, pero el contingente más numeroso fue, con mucho, el TIIB, la Rama de Inteligencia Técnica Industrial, que formaba parte del Departamento de Comercio de los Estados Unidos y al que se le encomendó la tarea de examinar todos y cada uno de los segmentos de la industria alemana y de recoger todas y cada una de las informaciones, incluyendo documentos, patentes, procesos, modelos, muestras de trabajo, cualquier cosa que pudiera ser de interés o de utilidad para las empresas industriales estadounidenses. Michaels señaló que sólo en 1946, el TIIB envió a más de 400 investigadores a Alemania con fines comerciales, y que sólo ellos confiscaron millones de páginas de documentos y cientos de miles de kilos de equipos y muestras de productos. Incluso la Biblioteca del Congreso tenía su propia misión en el extranjero que consistía en localizar y confiscar todos los libros y revistas publicados en Alemania que pudieran ser de interés para cualquier parte de la América corporativa o científica.

 

Todo tipo de empresa alemana fue objeto de este proceso, independientemente de su tamaño, siempre que pudiera contener información de investigación o productos de posible utilidad para las empresas estadounidenses. Michaels señala que “gran parte de esta información ya había sido recopilada y puesta a disposición… por las agencias de inteligencia de Estados Unidos”, lo que significa que estos equipos estaban bien informados y sabían por dónde empezar sus búsquedas. En particular, todas las universidades, institutos de investigación, oficinas de patentes, laboratorios de todo tipo, todas las agencias gubernamentales como el equivalente alemán de un Consejo Nacional de Investigación, y mucho más, estaban en la lista. Las bibliotecas eran otra especialidad, no sólo la versión pública sino, sobre todo, las que existían dentro de las grandes corporaciones como I.G. Farben o los fabricantes de aviones alemanes, que contenían no sólo muchas decenas de miles de libros y otras publicaciones, sino valiosa información y propiedad de investigación que no era de dominio público. Y, por supuesto, las instalaciones físicas de todas las empresas industriales alemanas fueron el objetivo directo de estas misiones de búsqueda y registro, incluidas las empresas químicas como I. G. Farben, las empresas automovilísticas como Volkswagen, las principales empresas aeronáuticas como Dornier y Messerschmitt, las empresas farmacéuticas como Hoescht, pero los registros abarcaron prácticamente todo. Las instalaciones de investigación internas de estos miles de empresas fueron vaciadas de todos sus documentos de investigación, publicaciones e información de propiedad. Se peinaron fábricas enteras e instalaciones de producción física en busca de cualquier cosa de valor comercial. Incluso la fábrica de peluches Steiff fue vaciada de sus patrones, libros y documentos de propiedad, métodos de producción, patentes y muestras de osos de peluche.

 

La primera parte de esta Operación Overcast consistió en el robo descarado de todo lo que no estaba clavado, incluyendo, pero sin limitarse a ello, muestras de aviones, vehículos y todo tipo de productos e inventos, así como bibliotecas de libros y documentos científicos de, literalmente, innumerables fuentes. Los estadounidenses saquearon totalmente los archivos de las empresas, las oficinas de patentes del gobierno, las bibliotecas y los archivos de documentos de las universidades, almacenes enteros de archivos militares y mucho más. Michaels nos cuenta que fueron revisando los almacenes de impresos y microfichas de Alemania en oleadas, y lo que no se llevaba una oleada, lo hacía la siguiente, hasta que prácticamente no quedaba nada. Sólo el botín de documentos fue de decenas de miles de toneladas. Nadie contó el número de muestras, prototipos, modelos de trabajo, de vehículos, aviones, aparatos militares, y un gran número de artículos comerciales, y el número de libros robados fue probablemente de millones. Theodore von Karman, un científico aeronáutico de fama mundial que formó parte de uno de los equipos de búsqueda y saqueo, escribió que se recogieron más de 3 millones de documentos que pesaban más de 1.500 toneladas y se enviaron a los Estados Unidos en un solo lote, al que se refirió posteriormente como “la veta madre”.


Sus comentarios:

“El Informe Anual del Secretario de Comercio para 1946 habla de 3.500.000 páginas que el TIIB seleccionó. Si se suman los documentos traídos a Estados Unidos y procesados en Wright Field [relacionados con los aviones], y los depositados en la Biblioteca del Congreso, el número de páginas se vuelve astronómico. Recuerdo que cuando llegué a la Biblioteca en 1957, había grandes cajas verdes, “baúles” de 2,5 metros de largo, almacenados hasta el mismo techo en los pasillos y vestíbulos de la 4ª planta del edificio Adams, que contenían documentos que debían ser procesados por las Divisiones de Información Aérea y de Tecnología Aérea bajo contrato con el Ejército del Aire.”

Y esto era sólo el botín militar. El volumen científico, comercial, industrial y de investigación habría añadido enormemente al total, al igual que las colecciones obtenidas por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, que tenía su propia misión de confiscar más o menos todos los libros y publicaciones que pudiera encontrar, y su volumen de libros saqueados se contaba por cientos de miles, por no hablar del vasto botín de material comercial que saqueó. Michaels escribió: “No estoy seguro de que al final se haya hecho un recuento exacto de cuántos documentos/páginas se tomaron de Alemania, o si eso era posible. Algunos documentos contenían más de 1.000 páginas, otros, como las solicitudes de patentes, sólo una”.


La Segunda Ola – Emigración Forzosa

 

La intención original (del proyecto denominado Operación Overcast) era robar documentos y muestras de trabajo, e interrogar a los científicos siempre que fuera necesario para obtener conocimientos prácticos de la teoría y los procesos. Dado que el alcance del interrogatorio necesario no podía conocerse razonablemente por adelantado, el plan consistía en reunir a todos los científicos y técnicos alemanes para evitar su dispersión, y encarcelarlos en campos de concentración hasta que pudieran ser interrogados completamente y se les extrajera toda la información útil. Sin embargo, los conocimientos alemanes estaban muy por delante de todo lo imaginado por los estadounidenses, y se comprendió casi desde el principio que la simple confiscación y el interrogatorio serían irremediablemente insuficientes. Por ejemplo, los militares estadounidenses localizaron y “liberaron” los componentes de más de 100 cohetes V-2, pero descubrieron que no tenían ni idea de cómo ensamblar las piezas ni conocían los principios científicos ni la mecánica del funcionamiento de los cohetes. A partir de este dilema y de tantos otros en muchas áreas industriales, los estadounidenses se dieron cuenta de que, al igual que ocurrió después de la Primera Guerra Mundial, estaban tan atrasados con respecto a Alemania que ni siquiera eran capaces de entender, y mucho menos de utilizar, muchos de los conocimientos científicos y de otro tipo que habían robado. Ahora se dieron cuenta de que no tenían más remedio que trasladar a Estados Unidos a sus miles de ingenieros y técnicos cautivos y, con el tiempo, también a un gran número de artesanos cualificados. Como señaló un autor:

 

“La experiencia estadounidense de la virtual desesperación de descifrar el programa de cohetes de Alemania en tiempos de guerra por sí sola, llevó rápidamente a la solución de confiscar no sólo la documentación y los productos, sino también a las personas, para cientos de otros procesos científicos, militares y comerciales”. Y así nació el proyecto que ahora conocemos generalmente como Operación Paperclip.

 

No se ha tenido en cuenta en la narrativa histórica, pero estas deportaciones fueron forzosas: los alemanes y los japoneses fueron enviados a los Estados Unidos “tanto si querían ir como si no”. La alternativa que se les presentaba era un juicio y una probable ejecución como criminales de guerra, teniendo EE.UU. esencialmente plena autoridad y discreción para tomar estas decisiones y dejando así a las víctimas con poca opción. Estos “traslados” no sólo fueron forzosos, sino también abruptos, con sólo un día de aviso en muchos casos:

 

“Por orden del Gobierno Militar debe presentarse con su familia y su equipaje con todo lo que puedan llevar mañana a las 13:00 horas (viernes 22 de junio de 1945) en la plaza del pueblo de Bitterfeld. No es necesario llevar ropa de invierno. Deben llevarse las posesiones fáciles de transportar, como documentos familiares, joyas y similares. Se les transportará en un vehículo a la estación de tren más cercana. Desde allí viajarán hacia el Oeste. Por favor, dígale al portador de esta carta cómo es de grande su familia”.

 

Mientras que estas primeras oleadas consistieron en transferencias de personal con un beneficio exclusivamente militar, todas las oleadas posteriores fueron de interés puramente comercial, ya que los estadounidenses importaron a la fuerza a científicos, técnicos, obreros cualificados y artesanos especializados en prácticamente todos los sectores, como el acero, la fabricación de metales, el vidrio, la porcelana, la impresión, los tintes y los tejidos, la electrónica, los instrumentos musicales, la fabricación de automóviles y el diseño de aviones. La lista es casi interminable. Los Estados Unidos importaron de Alemania artesanos especializados en muchos sectores para mejorar las competencias de su industria nacional y crear nuevos oficios e industrias.

 

Después de que se considerara imposible un mayor interrogatorio, y de que muchos miles de los candidatos más atractivos en cuanto a conocimientos hubieran sido transferidos a los EE.UU., aún quedaba un enorme remanente en los campos de concentración estadounidenses en Alemania, personas para las que los estadounidenses ya no tenían necesidad, pero que afirmaban no querer dejar ningún residuo intelectual a los rusos. Esto, a su vez, dio lugar a un plan del general estadounidense R. L. Walsh, conocido como el “Urwald-Programm” o programa de la jungla alemán (15a) (15b) (15c) (15d) (15e) (15f), que era un plan masivo para dispersar y reubicar a estas personas lo más ampliamente posible en cualquier lugar y en todo el Tercer Mundo, como una forma de evitar que Alemania volvieran a formar una masa crítica de conocimiento industrial.

 

Pero esto es otro mito histórico que encubre otra agenda siniestra. Si este gran remanente de cientos de miles de científicos, técnicos y artesanos se consideraba inútil para los EE.UU., sería igualmente inútil para Rusia. La verdadera intención era completar la destrucción total de Alemania privando para siempre al país no sólo de sus mejores mentes científicas que ya habían sido transferidas a los EE.UU., sino también privar a Alemania para siempre de todo este segundo y tercer nivel de intelectuales científicos, para impedir totalmente un intento alemán de reconstruirse a sí mismos después de la guerra, porque la destrucción de Alemania fue después de todo uno de los principales objetivos originales de Paperclip y sus muchos correligionarios, como lo fue de la propia guerra. Los que no fueron trasladados a Estados Unidos o al Reino Unido, o dispersados por todo el mundo, fueron inicialmente mantenidos aislados y encarcelados durante años, desactivando de hecho cualquier posibilidad de recuperación de Alemania. Pero al final, esos millones de “interrogados y no especialmente valiosos” fueron ejecutados directamente o muertos de hambre, lo que supuso un total de millones de alemanes, gran parte del contenido de “Otras Pérdidas” = “Other Losses” (16) de Bacque. Hay que señalar, como ha hecho Bacque, que la muerte por inanición de los muchos millones de civiles alemanes fue un proceso planificado y deliberado que finalmente abarcó de 12 a 14 millones de ciudadanos alemanes asesinados en los cinco años posteriores a la finalización de la guerra(17) (18a) (18b) (18c) (18d).  Estos eran famosos como los “Campos de la Muerte de Eisenhower”

 

Ahora parece que las populares fotos que todos hemos visto, de montones de cadáveres demacrados, no eran de judíos asesinados por alemanes (como nos han dicho) sino de alemanes asesinados por los estadounidenses. Un número indeterminado de los encarcelados y asesinados eran mujeres, y no pocos eran niños.

 

En 1987, Tom Bower escribió un libro titulado “The Paperclip Conspiracy” (La Conspiración Paperclip) (19) en el que detallaba el alcance y el valor, sólo para el ejército estadounidense, de la importación de estos científicos alemanes. Enumeró decenas de espectaculares logros alemanes que habían superado con creces la capacidad de Estados Unidos en aquella época: centrales eléctricas avanzadas para aviones, control de misiles guiados, reabastecimiento en vuelo, aleaciones de alta temperatura, óptica de precisión, detectores de infrarrojos, nuevos motores diesel, nuevos combustibles y lubricantes, un túnel de viento que funcionaba a Mach 8, que era tres veces la velocidad y estaba diez años por delante del mejor esfuerzo estadounidense, reconocimiento y cartografía a gran altitud, armas acústicas. Además, señaló la opinión de los militares estadounidenses de que los alemanes habían “hecho contribuciones de naturaleza inusual y fundamental” en los ámbitos del diseño y desarrollo de equipos, generadores, técnicas de microondas y estructuras de cristal. En una reseña de este libro, Publisher’s Weekly escribió: “Las revelaciones de Bower son individualmente estremecedoras y acumulativamente devastadoras… consternarán a los lectores”.

 

He aquí algunas observaciones parafraseadas del libro de Bower:

 

En opinión de los líderes militares estadounidenses de la época, los alemanes eran “especialistas superlativos…. los mejores disponibles en el mundo actualmente”, que poseían un nivel de “educación y formación profesional muy superior al de cualquier personal estadounidense disponible”. Según la investigación de Bower, los funcionarios estadounidenses afirmaron que “estos ingenieros alemanes son laboriosos, tienen una formación técnica y científica insuperable, tienen experiencia operativa y de producción en todo tipo de plantas de energía para aviones avanzados y han demostrado tener iniciativa, inventiva y viabilidad en el diseño”. Los oficiales militares afirmaron que la presencia de estos alemanes estaba ahorrando a la Fuerza Aérea incontables millones de dólares y diez años de trabajo en el desarrollo de armas.

En un artículo de Andrew Walker citado en otro lugar, escribió que “el general de división Hugh Knerr, subcomandante de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Europa, escribió: “La ocupación de los establecimientos científicos e industriales alemanes ha revelado el hecho de que hemos estado alarmantemente atrasados en muchos campos de investigación. Si no aprovechamos la oportunidad de apoderarnos de los aparatos y de los cerebros que los desarrollaron y ponemos la combinación a trabajar rápidamente, permaneceremos… años atrasados mientras intentamos cubrir un campo ya explotado”.

 

Los expertos militares estadounidenses afirmaron que estos ingenieros y científicos alemanes aportaron a Estados Unidos logros espectaculares que superaban con creces la capacidad estadounidense de la época. En términos específicos, esto incluía el control de misiles guiados, técnicas de reabastecimiento en vuelo, el equipo de pilotaje para los vuelos de gran altitud, aleaciones de alta temperatura, óptica de precisión, detectores de infrarrojos, nuevos motores diesel, nuevos combustibles y lubricantes, aleaciones de alta temperatura, óptica de precisión y un visor para los cazas nocturnos “de una importancia que hace época”. Los alemanes tenían un túnel de viento que funcionaba a Mach 8, lo que triplicaba la velocidad y estaba diez años por delante del mejor túnel de viento estadounidense. También habían alcanzado niveles sorprendentes en la óptica de reconocimiento y cartografía a gran altura, armas acústicas y mucho más. Bower señaló además la opinión de los militares estadounidenses de que los alemanes habían “hecho contribuciones de naturaleza inusual y fundamental” en los ámbitos del diseño y desarrollo de equipos, generadores, técnicas de microondas y estructuras cristalinas.

 

En un artículo de la BBC del 21 de noviembre de 2005 titulado “Project Paperclip – Dark side of the Moon” (Proyecto Paperclip – La Cara Oculta de la Luna) (20), Andrew Walker detalló cómo hace 60 años estos científicos alemanes importados proporcionaron a Estados Unidos una tecnología de vanguardia en la que aún hoy es líder. Afirma, como tantos otros, que “El alcance de los logros técnicos de Alemania asombró a los expertos de inteligencia científica aliados que acompañaban a las fuerzas invasoras en 1945”. Además de los elementos recogidos en el libro de Tom Bower, Walker enumera “cohetes supersónicos, gas nervioso, aviones a reacción, misiles guiados, tecnología de invisibilidad y blindaje endurecido” como algunas de las tecnologías innovadoras desarrolladas en Alemania durante la guerra. Las fuerzas estadounidenses recuperaron y extrajeron los componentes de unos 100 misiles balísticos V-2 alemanes del complejo subterráneo de Nordhausen, y los llevaron, junto con Wernher von Braun, desde Alemania al campo de pruebas de White Sands, en Nuevo México. Fueron enteramente von Braun quien ideó los alunizajes estadounidenses, Arthur Rudolph quien dirigió el equipo que diseñó y construyó el cohete Saturno V, y Hubertus Strughold quien diseñó los sistemas de soporte vital a bordo de la NASA, mientras que otros especialistas alemanes en cohetes diseñaron el Apolo y otros sistemas de lanzamiento.

 

Walker sostiene, como la mayoría de los demás, que el Horten Ho 229 de Alemania fue el primer avión invisible, con su piel que absorbe los radares y su forma de ala única, y que el bombardero furtivo B-2 de Northrop, con sede en Estados Unidos (con un coste de 2.000 millones de dólares cada uno), es prácticamente un clon del diseño alemán de 1944. Señala también que los modernos misiles de crucero estadounidenses siguen basándose en el diseño alemán del cohete V-1, y que el avión hipersónico X-43 de la NASA “de última generación” sólo existe gracias a los pioneros alemanes en materia de aviones a reacción.

Secretos por Millas


Uno de los pocos casos registrados de documentación pública y reconocimiento de este robo masivo fue un artículo en el número de octubre de 1946 de Harper’s Magazine, escrito por C. Lester Walker y titulado “Secrets by the Thousands“/”Secretos a Millares” . Su artículo comienza con lo siguiente:

 

“Alguien escribió a Wright Field recientemente, diciendo que tenía entendido que este país había reunido una buena colección de secretos de guerra del enemigo, que muchos estaban ahora a la venta pública, y que si podría, por favor, recibir todo lo relativo a los motores de reacción alemanes. La División de Documentos Aéreos de las Fuerzas Aéreas del Ejército respondió: “Lo siento, pero serían cincuenta toneladas (de documentos)”. Además, esas cincuenta toneladas eran sólo una pequeña parte de lo que hoy es, sin duda, la mayor colección de secretos de guerra enemigos capturados jamás reunida. Si usted siempre ha pensado en los secretos de guerra -¿quién no lo ha hecho? – aunque vinieran de seis en seis, aunque fueran unos pocos elementos de información entregada sin reparos a las autoridades debidamente interesadas, puede interesarle saber que los secretos de guerra de esta colección se cuentan por miles, que la masa de documentos es montañosa, y que nunca antes ha habido nada comparable.

La colección se encuentra hoy principalmente en tres lugares: Wright Field (Ohio), la Biblioteca del Congreso y el Departamento de Comercio. Wright Field está trabajando a partir de un filón de documentos de mil quinientas toneladas. En Washington, la Oficina de Servicios Técnicos informa de que se trata de decenas de miles de toneladas de material. Se calcula que hay que manipular más de un millón de elementos por separado y que, muy probablemente, contienen prácticamente todos los secretos científicos, industriales y militares de Alemania. Un funcionario de Washington lo ha calificado como la mayor fuente de este tipo de material en el mundo, la primera explotación ordenada de la capacidad intelectual de todo un país.”

 

Walker confirma que EE.UU. organizó una colosal búsqueda de lo que denominó eufemísticamente “secretos de guerra”, pero que no era más que una búsqueda del tesoro de conocimientos militares, comerciales y científicos de los que EE.UU. carecía. Para llevar a cabo esta tarea, varias agencias estadounidenses formaron más de 500 grupos de inteligencia, cuyo tamaño oscilaba entre unos pocos y una docena o más de individuos, que siguieron de cerca al ejército invasor estadounidense en Alemania con la intención de confiscar todo lo que tuviera valor antes de que llegaran las demás fuerzas aliadas. La mayoría de estos equipos de búsqueda de los Objetivos Conjuntos de Inteligencia recibieron la orden de localizar y confiscar, en particular, secretos industriales y científicos. Según Walker, estos héroes estadounidenses “realizaron prodigios de ingenio y tenacidad” en el cumplimiento de su tarea. Hasta cierto punto, tenía razón. En un caso, la Oficina Alemana de Patentes colocó algunas de sus patentes más secretas en el fondo de un pozo de una mina de 600 metros, pero los estadounidenses lo encontraron y confiscaron todo el contenido como “reparaciones de guerra” de Estados Unidos.

 

Los ciudadanos alemanes fueron forzados regularmente por los estadounidenses a firmar documentos en los que declaraban que habían entregado (voluntariamente) “todos los datos científicos y comerciales y que, de no hacerlo, aceptarían las consecuencias”, lo que significaba ser entregados a los rusos para su ejecución. La mayoría capituló bajo estas amenazas. No se trataba de personal de establecimientos de investigación militar, sino de empresas comerciales, como compañías ópticas y farmacéuticas, en absoluto relacionadas con “secretos de guerra”. Los Estados Unidos contaban con múltiples equipos fotográficos y de grabación de microfilmes que a menudo trabajaban 24 horas al día documentando sus hallazgos. Walker señaló que sólo en Hoechst, la enorme empresa química alemana que resultó cuando IG Farben se dividió en varios componentes, los EE.UU. tenían más de 100 investigadores que “se esforzaban febrilmente por mantenerse delante de las cuarenta cámaras de grabación de documentos de la OET que les enviaban cada mes en más de treinta mil metros de microfilm”. Para poner esto en una perspectiva medible, los Estados Unidos extraían varios millones de páginas de documentos cada mes sólo de Hoechst. Tal era la magnitud del robo estadounidense de secretos científicos y comerciales alemanes.

 

Walker procede luego a dar a los lectores “algunos ejemplos sobresalientes de la colección de secretos de guerra”, que incluían tubos micro-miniatura de vacío de 1.000 vatios hechos de porcelana en lugar de vidrio, que eran prácticamente indestructibles, y una décima parte del tamaño de los mejores que los EE.UU. podían hacer. Enumera una cinta de grabación magnética aparentemente milagrosa, y dispositivos de infrarrojos para una perfecta visión nocturna y un “destacable generador diminuto que lo hacía funcionar”. Afirma que la tecnología alemana de infrarrojos era tan avanzada que, según fuentes militares estadounidenses, “los coches alemanes podían conducir a cualquier velocidad en un apagón total, viendo objetos claros como en el día a doscientos metros por delante”. Los tanques con este dispositivo podían detectar objetivos a tres kilómetros de distancia. Como francotirador, les permitía a los francotiradores alemanes detectar a un hombre en la oscuridad total. …Aumentaba la corriente de una batería de linterna ordinaria a 15.000 voltios”. Antes de estos descubrimientos, los estadounidenses no tenían ni idea de la existencia de estos artículos, y mucho menos de cómo diseñarlos o fabricarlos.

 

Walker enumeró una serie de artículos electrónicos, entre los que se encontraban condensadores extraordinarios que parecían mágicos para los científicos estadounidenses, la fabricación de grandes láminas de mica sintética, que era importante para muchos procesos de fabricación y que los estadounidenses nunca habían podido hacer, de ningún tamaño, pero que aumentó inmediatamente la producción estadounidense de acero en frío en un 1.000%. Los alemanes habían perfeccionado el proceso de extrusión de metal en frío, que los estadounidenses tampoco habían podido hacer nunca, y que ahora permitía a los fabricantes estadounidenses aumentar diez veces la velocidad de producción de muchos artículos. Walker declaró que el jefe de una unidad de comunicaciones militares le dijo que sólo este “secreto de guerra” revolucionaría totalmente docenas de industrias estadounidenses de fabricación de metales.

 

Walker continuaba afirmando que “en el sector textil, la colección de secretos de guerra ha producido tantas revelaciones que los fabricantes textiles estadounidenses están un poco mareados”. Relata los descubrimientos de una máquina alemana de tejer rayón (“descubierta” por el equipo americano de máquinas de tejer que estaba recorriendo Alemania) que aumenta la producción en un 150%. Había telares que producían calcetería sin costuras para señoras, maquinaria de costura textil que las empresas americanas nunca habían soñado, una forma patentada de separar la lana de la piel de oveja dejando una superficie de piel perfecta.

 

Las fuentes de Walker le dijeron: “… de todos los secretos industriales, quizás la mayor ganancia provino de los laboratorios y plantas del gran cártel alemán, I. G. Farbenindustrie. Nunca antes, se afirma, hubo tal almacén de información secreta. Abarca los combustibles líquidos y sólidos, la metalurgia, el caucho sintético, los textiles, los productos químicos, los plásticos, los medicamentos y los tintes. Una autoridad estadounidense en materia de tintes declaró: “Incluye los conocimientos técnicos de producción y las fórmulas secretas de más de cincuenta mil tintes. Muchos de ellos son más rápidos y mejores que los nuestros. Muchos son de colores que nunca pudimos fabricar. La industria tintorera americana se adelantará al menos diez años”.

 

En uno de sus artículos excelentemente investigados, Daniel Michaels escribió:

 

“Uno de los mayores botines de información clasificada cosechados por los aliados procedía de los laboratorios y plantas de IG Farben, un gremio con estrechos vínculos estadounidenses que poseía un monopolio casi total de la producción química. La química, por supuesto, era la base para la creación de la mayoría de los productos sintéticos. El enorme edificio de IG Farben en Fráncfort, que albergaba registros de estimable valor, se salvó “milagrosamente” durante la orgía de bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, demostrando que era posible una mayor precisión en los bombardeos si los aliados lo hubieran deseado. Las bóvedas del edificio Farben contenían información industrial secreta sobre, entre otros, combustibles líquidos y sólidos, metalurgia, caucho sintético, textiles, productos químicos, plásticos, medicamentos y tintes. Varios oficiales del ejército estadounidense destinados en el edificio Farben después de la guerra comentaron que el valor de los archivos y registros confiscados habría sido suficiente (sólo de esa fuente) para financiar la guerra.”

 

Michaels también señaló que entre los grandes descubrimientos aeronáuticos se encontraban “los artículos que describían el ala delta y proporcionaban considerables datos de túnel de viento que mostraban claramente que el avión delta tenía propiedades de velocidad superiores, cerca de la velocidad del sonido. Estos datos fueron los primeros de su clase. Schairer (un ingeniero de Boeing) escribió rápidamente a sus socios de Boeing para que dejaran de trabajar en el avión transónico de Mach 1 con el ala recta que habían diseñado, comunicándoles su hallazgo. Schairer microfilmó los datos y los utilizó cuando regresó a Seattle para diseñar el B-47, el primer bombardero delta estadounidense ….”

 

Walker continúa:

 

“En materia de alimentación, medicina y ramas del arte militar los hallazgos de los equipos de búsqueda no fueron menos impresionantes. Y en materia de aeronáutica y misiles guiados resultaron francamente alarmantes. … los alemanes habían descubierto una forma de esterilizar los zumos de fruta sin calor. La pasteurización de la leche mediante rayos ultravioleta siempre ha fracasado en otros países, pero los alemanes habían encontrado cómo hacerlo …” Sus fuentes le dijeron que los alemanes habían inventado una máquina para fabricar mantequilla de forma continua, algo que los estadounidenses siempre habían querido pero que no podían averiguar cómo hacerlo. Inmediatamente se confiscaron muestras de la máquina y se las enviaron a las empresas lácteas estadounidenses. Los alemanes habían inventado nuevas y notables formas de conservar los alimentos, así como un sistema de aire acondicionado y de recuperación de agua tan eficiente que “los submarinos alemanes podían viajar desde Alemania hasta el Pacífico, operar allí durante dos meses y luego regresar a Alemania sin tener que aprovisionarse de agua dulce para la tripulación”.

 

Walker nos cuenta también que un cirujano del ejército estadounidense afirmó que los secretos médicos alemanes, muchos de los cuales eran sorprendentes y revolucionarios, ahorrarían a la medicina estadounidense “años de investigación”, elementos que incluían un proceso para producir plasma sanguíneo sintético a escala comercial, y sustitutos tanto del líquido sanguíneo como de la adrenalina. También eran áreas en las que los estadounidenses habían intentado durante años, y fracasado, pero Walker luego cacareó: “Hoy tenemos el secreto de la fabricación”. Y no olvidemos que todo esto fue catalogado por los estadounidenses como “secretos de guerra”, esta categorización de alguna manera justifica su robo.

 

Los alemanes también habían desarrollado métodos para reanimar los cuerpos en casos de parada completa del corazón y cese de la respiración, señalando Walker que “Antes de que terminara nuestra guerra con Japón, este método fue adoptado como el tratamiento a utilizar por todos los Servicios de Rescate Aéreo-Marítimo americanos, y es generalmente aceptado por la medicina en la actualidad”. Asimismo, los alemanes ya habían descubierto la importancia médica del aire ionizado negativamente y los métodos para crearlo.

 

Walker continúa diciéndonos:

“Pero lo más importante para el futuro eran los secretos alemanes en la aviación y en varios tipos de misiles. El cohete V-2 que bombardeó Londres, según una publicación de la Fuerza Aérea del Ejército, era sólo un juguete comparado con lo que los alemanes tenían en la manga. Cuando terminó la guerra, sabemos ahora, tenían 138 tipos de misiles guiados en diversas etapas de producción o desarrollo, utilizando todos los tipos conocidos de control remoto y detonador: radio, radar, cable, onda continua, acústica, infrarrojos, rayos de luz y magnéticos, por nombrar algunos; y para la energía, todos los métodos de propulsión a chorro para velocidades subsónicas o supersónicas. La propulsión a chorro se había aplicado incluso al vuelo de helicópteros. El combustible se conducía a cámaras de combustión en las puntas de las palas del rotor, donde explotaba, haciendo girar las palas como un aspersor de césped o un molinete”. Continúa mencionando los cohetes supersónicos con velocidades de casi 10.000 kilómetros por hora con alcance intercontinental, que podían llegar a Nueva York desde Alemania en unos 40 minutos. Nos dice: “No es de extrañar, entonces, que hoy los expertos de la Fuerza Aérea del Ejército declaren públicamente que, en potencia de cohetes y misiles guiados, los alemanes nos llevaban la delantera por lo menos diez años.”

 

Walker completa su artículo con ejemplos de cómo “el público americano”, es decir las empresas americanas, “están devorando” toda esta información, con cientos de miles de solicitudes de documentos sobre todas las aplicaciones comerciales imaginables. Empresas estadounidenses como Bendix, Pillsbury, Pioneer, Pacific Mills, solicitaron información sobre patentes y procesos alemanes sobre cambiadores de tocadiscos, métodos de producción de harina y pan, compuestos de repelentes de insectos, acabados resistentes a las arrugas para el rayón hilado. Y por supuesto, Polaroid, la gran empresa americana de cámaras fotográficas, obtuvo toda su información de la explotación de los documentos alemanes sobre fotografía y óptica, al igual que Kodak después de la Primera Guerra Mundial, sin la cual la empresa no habría llegado a nada.

 

Me gustaría señalar aquí que he visto varias afirmaciones de que este número de octubre de 1946 de Harper’s no está disponible públicamente en forma impresa. Afirman que incluso en las bibliotecas u otras colecciones que contienen todos los números de Harper’s desde su creación, falta este número. No he investigado el asunto y no puedo confirmar la exactitud de la afirmación. Este artículo está disponible en línea en Harper’s, por un precio, si se conoce el título y la fecha de publicación. La cuestión es, por supuesto, que hay pocas personas vivas que conozcan la existencia de este artículo y menos aún que puedan especificar el título preciso o la fecha de publicación.

 

Walker nos cuenta que las empresas americanas creen que la prospección es tan buena que “los ejecutivos de las empresas prácticamente aparcan en la puerta de la OET, queriendo ser los primeros en hacerse con un determinado informe que se publique. Algunas informaciones son tan valiosas que conseguirlas un solo día antes que un competidor puede valer miles de dólares”. Muchos ejecutivos afirmaron que la información alemana valía millones o incluso muchas decenas de millones para su empresa, y todas las partes acabaron coincidiendo en que todo el tesoro de propiedad intelectual robado a Alemania valía al menos 10.000 millones de dólares en 1945.

 

En su libro, Friedrich George escribió

“Por supuesto, es imposible determinar con exactitud cuánto se enriquecieron en dólares Estados Unidos e Israel con la confiscación, la venta y la explotación industrial de las patentes alemanas. El profesor John Gimbel, en su libro Science, Technology, and Reparations: Exploitation and Plunder in Postwar Germany (Ciencia, Tecnología e Indemnizaciones: Explotación y Saqueo en la Alemania de Posguerra), calcula que las “indemnizaciones intelectuales” asumidas sólo por Estados Unidos y el Reino Unido ascendieron a unos 10.000 millones de dólares. En 1952, el editor Herbert Grabert aventuró una estimación de 30.000 millones de dólares. Convertidas en dólares de 2008, estas estimaciones ascenderían a cientos de miles de millones. Si se tuviera en cuenta también el botín obtenido por la Unión Soviética, la suma se acercaría probablemente al billón de dólares. Una infusión de esta cantidad en la economía estadounidense durante un período de años explica fácilmente la prosperidad en la posguerra de Estados Unidos.”

 

El comentario final de George debería estar grabado en la portada exterior de todos los libros de texto de historia y economía estadounidenses. Como veremos más adelante, ese breve período de prosperidad de Estados Unidos que duró sólo unos 40 años y que fue responsable de la creación de la clase media estadounidense, fue el resultado de dos cosas. Una fue este robo masivo de toda la PI de la que era la nación con mayor creatividad científica del mundo, y la otra el contrato laboral socialista que se instituyó para evitar lo que casi con seguridad habría sido una revolución popular en EEUU.

 

Daniel W. Michaels escribió una serie de artículos informativos y excelentemente investigados sobre este asunto, uno de ellos titulado “The Great Patents Heist” (El Gran Robo de Patentes), que está lleno de detalles y antecedentes (21) (21a) (21b) (21c) (21d) (21e) (21f). Michaels trabajó durante décadas como traductor de alemán para el Departamento de Defensa de EE.UU. y el Centro de Inteligencia Marítima de la Marina, y tiene mucha experiencia personal sobre el alcance de este robo. John Gimbel también escribió un tratado titulado “Science, Technology, and Reparations: Exploitation and Plunder in Postwar Germany” (Ciencia, Tecnología e Indemnizaciones: Explotación y Saqueo en la Alemania de Posguerra), que fue publicado por la Stanford University Press en 1990.

 

Michaels comienza diciendo:

“Es bastante aceptable para el orgullo estadounidense reconocer que los inmigrantes han contribuido a nuestra prosperidad y grandeza. Es un poco más difícil de digerir que buena parte de nuestro liderazgo científico y nuestra prosperidad han venido simplemente de la apropiación de patentes e inventos alemanes después de la Primera Guerra Mundial, y mucho más después de la Segunda”. Señala que el período más creativo de la historia mundial puede haber ocurrido en Alemania entre 1932 y 1945, y que fue el robo de esta investigación científica alemana lo que alimentó el auge tecnológico de Estados Unidos en la posguerra. Fue la Orden Ejecutiva 9604 de Truman -que, señala, también era conocida como la “Licencia para robar”- la que constituyó lo que quizás fue el mayor robo de la historia del mundo, el robo de toda la propiedad intelectual alemana, productos, procesos y patentes existentes hasta ese momento.

En la actualidad, Estados Unidos hace un gran alarde de protección de la propiedad intelectual al tiempo que niega cualquier esfuerzo pasado o presente por obtener mediante medidas clandestinas o deshonestas la propiedad intelectual de otras naciones, insistiendo desesperadamente en que su espionaje y otros esfuerzos se refieren únicamente a cuestiones de “terrorismo” o de seguridad nacional. Estos desmentidos pueden ser fácilmente descartados como mentiras absolutas cuando se enfrentan a estas revelaciones y al subsiguiente Proyecto Echelon. La Orden Ejecutiva 9604 de Truman preveía la incautación de “información científica e industrial, incluida toda la información relativa a procesos, inventos, métodos, dispositivos, mejoras y avances científicos, industriales y tecnológicos” descubiertos en Alemania, y “con independencia de su origen”.

 

Otra vez Michaels:

“El robo de la propiedad intelectual no es nuevo, pero el alcance y la crueldad de lo que hicieron las “aspirantes” a superpotencias en Alemania de 1945 a 1948 no tiene precedentes. Estados Unidos… robó literalmente todo el acervo de patentes, diseños, invenciones y marcas alemanas. Los alemanes que no informaban a las fuerzas de ocupación estadounidenses de la existencia y la ubicación de esos registros podían ser encarcelados, castigados e incluso amenazados de muerte por “no informar lo suficiente”.

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, la élite estadounidense determinó que Estados Unidos no volvería a su estado de depresión de antes de la guerra, sino que revitalizaría su economía y tendría una institución militar e industrial de primera clase. Para ello, el avanzado equipamiento militar y los secretos aeronáuticos e industriales de Alemania serían simplemente confiscados y trasplantados en América… reinventados y con el sello “Made in the U.S.A.”. Para garantizar que los Aliados tuvieran una ventaja insuperable en la explotación de las patentes, se prohibió incluso a los alemanes utilizar o hacer referencia a sus propios inventos después de que fueran confiscados. La Oficina Alemana de Patentes fue cerrada por los Aliados y (cuando se reabrió), el primer número asignado fue el 800.001, lo que indica que unas 800.000 patentes originales habían sido saqueadas por los Aliados”.

 

Por supuesto, los robos de este tipo siempre han ido en contra de todo el derecho internacional. Gimbel señaló en su libro que “con respecto a la legalidad de las confiscaciones estadounidenses de propiedades alemanas, William G. Downey, jefe de la Rama de Derecho Internacional del Ejército en la Oficina del Fiscal General, citando extensamente las normas de la Convención de La Haya sobre la incautación de propiedades privadas del enemigo, escribió: “Es un principio generalmente reconocido del derecho internacional de la guerra que la propiedad privada del enemigo no puede ser incautada a menos que sea susceptible de uso militar directo. Un ejército de ocupación sólo puede tomar posesión… de bienes pertenecientes al Estado”. Pero, como hemos visto en tantos otros casos, ni el derecho nacional ni el internacional han frenado al gobierno de Estados Unidos de cualquier curso de acción que decidiera tomar.

 

El artículo de Michaels cita lo siguiente de las memorias de Konrad Adenauer, primer Canciller de la República Federal Alemana:

“A finales de 1948, el director de la oficina americana de servicios técnicos, el Sr. John Green, dio a la prensa un informe sobre sus actividades, relacionadas con la explotación de patentes y secretos industriales alemanes. Según la declaración de un experto americano, las patentes que antes pertenecían a IG Farben han dado a la industria química americana una ventaja de al menos 10 años. El daño así causado a la economía alemana es enorme y no puede evaluarse en cifras. Es extraordinariamente lamentable que los nuevos inventos alemanes tampoco puedan ser protegidos, porque Alemania no es miembro de la Unión de Patentes. Gran Bretaña ha declarado que respetará los inventos alemanes independientemente de lo que diga el tratado de paz. Pero Estados Unidos se ha negado a emitir tal declaración. Por lo tanto, los inventores alemanes no están en condiciones de explotar sus propias invenciones. Esto frena considerablemente el desarrollo económico alemán”.

 

Los comentarios de Adenauer sobre el “freno al desarrollo económico alemán” fueron, como poco, una burda subestimación. Dado que la economía alemana estaba en ruinas después de la guerra, sin fondos suficientes ni siquiera para la reconstrucción inmediata de la infraestructura básica, la nueva investigación y el desarrollo no eran una prioridad inmediata. Alemania había sido privada de toda la propiedad intelectual existente hasta entonces, y por su exclusión deliberada de la Unión Internacional de Patentes, no podía patentar ni explotar ningún nuevo descubrimiento. Todos los nuevos inventos o descubrimientos científicos alemanes eran sencillamente confiscados por los Estados Unidos, y gracias a la infiltración masiva y abrumadora del Proyecto Echelon de los Estados Unidos, el espionaje estadounidense descubriría y, por tanto, se incautaría de cualquier invento alemán, independientemente de lo cuidadosamente protegido que estuviera. Pero aún más, Alemania ya se había visto privada de todas sus mejores mentes científicas, bien por deportación forzosa a los EE.UU. o por dispersión por el mundo.

 

Casi diez años más tarde, Adenauer seguía exigiendo al entonces presidente de Estados Unidos, Eisenhower, que resolviera la cuestión de la confiscación estadounidense de patentes y marcas alemanas. Al parecer, Eisenhower le aseguró a Adenauer que no se confiscarían más activos alemanes de propiedad intelectual o de otro tipo, y que la restitución de los activos alemanes de propiedad intelectual robados “se consideraría” en una fecha futura. En 2016, esa “fecha de restitución” aún no ha llegado. Pero por aquel entonces, al menos diez años después del final de la guerra, en mayo de 1955, los estadounidenses, “conscientes de las incorrecciones que entrañaba la incautación de secretos industriales alemanes”, obligaron a Alemania a firmar el ‘Acuerdo de París’ y a “renunciar a toda reclamación u objeción a las acciones de los Aliados durante la ocupación”. El llamado “acuerdo” establecía:

“El gobierno federal [alemán] no planteará en el futuro ninguna objeción contra las medidas que se han llevado o se llevarán a cabo con respecto a los activos externos alemanes u otros bienes, incautados con fines de reparación o restitución, o como resultado del estado de guerra, o sobre la base de los acuerdos celebrados o que se celebrarán por las Tres Potencias con cualquier otro país aliado, países neutrales o antiguos aliados de Alemania.”

 

George escribió:

“Está claro por la disposición anterior que los aliados, principalmente Estados Unidos, siguen manteniendo el derecho de vigilar la industria alemana mediante el programa de escuchas “Echelon” y otras agencias de inteligencia. Los frutos de esta vigilancia continua se envían, entre otros destinos, a destinatarios estadounidenses e israelíes”.


América Atrasada

 

Como ya he escrito extensamente en otro lugar y, como señala Michaels en su artículo, EE.UU. nunca fue un gran competidor, y mucho menos un líder, en ninguna innovación científica o industrial, produciendo en su mayoría bienes de consumo de baja calidad que rara vez igualaban siquiera la media de otras naciones industrializadas, y nunca igualaban lo mejor de nada. Muchos estadounidenses se opondrán a esta categorización, pero resulta que es la verdad documentable y que no sufre de falta de pruebas contundentes. La producción estadounidense en tiempos de guerra destacó por su volumen, al igual que sus bienes de consumo en la pre y la posguerra, pero los productos estadounidenses nunca destacaron por su calidad, excepto en la mente de los estadounidenses. Michaels observó también que, incluso durante la tensión de los tiempos de guerra, los estadounidenses no producían nada digno de admiración o incluso de atención. La maquinaria propagandística ha re-escrito tanto la historia de Estados Unidos que prácticamente ningún estadounidense es consciente de las verdades anodinas y decepcionantes de su propia nación, ya que la mayoría ha sido infectada de forma terminal por el parloteo patriotero inspirado en la superioridad estadounidense de Disney, apoyado por un nivel de ignorancia verdaderamente legendario. Más adelante más.

 

Ya he detallado en otra ocasión que los automóviles estadounidenses se diseñaban y vendían principalmente como accesorios de moda y no como máquinas de transporte, y sus aviones y demás maquinaria de guerra padecían las mismas prioridades mal orientadas y la misma falta de capacidad general. Un ejemplo que ofrecí fue el del “mundialmente famoso” (para los estadounidenses) avión de combate norteamericano P-51 Mustang que “salvó a toda Europa sin ayuda de nadie” (en la mente de los estadounidenses), y “es ampliamente considerado (por los estadounidenses) el mejor avión de combate de un pistón de todos los tiempos”. La denominación original de este avión era XP-78, un nombre del que casi nadie ha oído hablar, y con razón. El rendimiento del avión era cuanto menos decepcionante, y con sus motores Allison de fabricación estadounidense, no era más útil en tiempos de guerra que un cortacésped. El re-equipamiento de este avión con el motor británico Rolls-Royce Merlin le dio suficiente velocidad y alcance para hacerlo útil, pero la versión original americana no habría entrado en la lista de los 500 mejores. Este es un ejemplo típico del ingenio y la innovación estadounidenses de antes de la guerra, así como del patrioterismo y el revisionismo histórico de Estados Unidos.

 

Mientras tanto, y en contra de la ferviente creencia de prácticamente todos los estadounidenses, podríamos tomar nota de las observaciones de Michaels de que los científicos alemanes habían realizado la mayor parte del trabajo básico relacionado con las tecnologías industriales civiles de la posguerra. Como ejemplo, señala que los alemanes “disfrutaban de la televisión y la fotografía en color una década antes de que el público estadounidense pudiera comprar sus primeros aparatos en blanco y negro”, y ésta era sólo una de las muchas docenas de creaciones cuyo mérito se atribuyen ahora inexplicablemente los estadounidenses. Los científicos alemanes desarrollaron los relojes electrónicos de cristal de cuarzo, la tecnología de transistores y semiconductores, los primeros ordenadores programables, la producción industrial de circuitos integrados, los procesos para la creación de productos sintéticos, incluidos los combustibles y lubricantes, la mica sintética para la producción de acero, los zafiros sintéticos y otras piedras preciosas, y mucho más. Como resultado destacable, fue a partir de estos robos y de los subsiguientes robos a través del programa Echelon como los Estados Unidos tomaron la delantera en la fabricación de semiconductores. Sin los robos masivos de los descubrimientos alemanes, nuestro mundo de los semiconductores sería muy diferente hoy en día, y empresas como Intel probablemente no existirían.

 

Otro punto de enorme trascendencia es esta cita del artículo de Michaels, relativa a los premios Nobel de los que los estadounidenses se enorgullecen hoy en día de forma injustificada:

“Incluso durante la guerra, Estados Unidos no destacaba especialmente por sus grandes avances en ciencia pura o tecnologías innovadoras. La Fundación Nacional de la Ciencia llamó la atención del gobierno sobre este déficit en las capacidades americanas en un informe de 1946 en el que se indicaba, entre otros factores, que hasta esa fecha Estados Unidos había sido el hogar de sólo cuatro ganadores del Premio Nobel de Química frente a los 37 galardonados en Europa, ocho ganadores estadounidenses de Física frente a los 39 de Europa, y seis de Medicina, frente a los 37 de Europa. La mayoría de estos premios se concedieron a alemanes y austriacos”.

 

Y esa es la verdad de la innovación y los descubrimientos científicos estadounidenses. Fue únicamente debido al robo masivo de la propiedad intelectual, los productos y los procesos alemanes después de ambas guerras mundiales, y a la negación simultánea a Alemania del uso y el crédito de sus propias invenciones, como los descubrimientos y los premios Nobel empezaron a acumularse en Estados Unidos. Y por si fuera poco, prácticamente todos estos descubrimientos y premios no fueron hechos por, ni concedidos a “americanos”, sino a los científicos alemanes y de otras nacionalidades emigrados a la fuerza a los Estados Unidos después de la Segunda Guerra. Como ya he señalado en otro lugar, existe documentación sustancial procedente de muchos estudios según la cual, incluso hoy en día, más del 75% de todos los descubrimientos y patentes son mérito de científicos chinos, indios y alemanes residentes en los Estados Unidos. Los “americanos”, sean quienes sean, siguen sin mostrar ninguna capacidad de innovación, ya que nada ha cambiado en los últimos 100 años.


Resultados y Consecuencias de Paperclip

 

Tras este robo masivo y esta orgía de saqueos, la Alemania de posguerra tuvo que empezar a reinventar su mundo de nuevo. Ante la pérdida forzosa por todo el mundo de sus científicos, técnicos y artesanos por la dispersión y la muerte, el único conocimiento útil que quedaba en el país era el que quedaba en la memoria de los pocos científicos que aún permanecían en él. Además, después de la guerra, Alemania estaba sometida a fuertes restricciones en materia de investigación, desarrollo, patentes y comercialización. Con todos los inventos alemanes de la posguerra confiscados sumariamente y patentados principalmente por empresas estadounidenses, sobre todo a través del espionaje patrocinado por el gobierno de EE.UU., la investigación en Alemania se paralizó prácticamente, como era de esperar. Dado que Alemania carecía de capacidad de financiación para la investigación a largo plazo y, en cualquier caso, se vio privada de toda ventaja futura de los resultados de dicha investigación, no puede sorprendernos un cierto retraso en el entusiasmo. Entonces, para poner el último clavo en el ataúd, el gobierno estadounidense ofreció atractivas oportunidades de investigación a cualquier científico alemán competente, incluidos los recién licenciados, lo que provocó una avalancha de las mejores mentes alemanas que emigraron a Estados Unidos en busca de oportunidades. El Proyecto Paperclip cesó finalmente sus merodeos más públicos, tras una amarga protesta de Alemania Occidental por el hecho de que estos programas estadounidenses -Paperclip y Echelon- habían “despojado a Alemania de todas sus capacidades científicas”.

 

Si no fuera por la Operación Paperclip y la importación de varias decenas de miles de científicos alemanes y japoneses, es probable que Estados Unidos no hubiera tomado la delantera en el desarrollo de nada. Sólo gracias a una combinación de todos ellos, EE.UU. prosperó en el desarrollo científico después de la guerra, y sólo estos acontecimientos previos dieron lugar a que el gran cambio de los premios Nobel se asignara repentinamente a los llamados “estadounidenses”. Sin esta entrega masiva por la fuerza de la propiedad intelectual, las patentes y los conocimientos técnicos, el robo de millones de libros y documentos que forman todo el registro histórico de las invenciones de Alemania, y el traslado forzoso de decenas de miles de los científicos más competentes, Estados Unidos no habría sido nada. Que los estadounidenses se quejen hoy del robo de secretos comerciales estadounidenses o de la copia de la propiedad intelectual estadounidense es una hipocresía tan obscena que merece la pena de muerte.

 

La Operación Paperclip nunca ha cesado realmente, en ninguna de sus formas. Incluso hoy en día, la inmigración científica es un área pequeña pero focalizada de la colonización económica practicada por EE.UU., una política de inmigración depredadora que existe desde el final de la Segunda Guerra Mundial, destinada a absorber y concentrar a los mejores y más brillantes -y el dinero- tanto de las naciones desarrolladas como de las que están en vías de desarrollo, programas presentados con generosos términos humanitarios, pero que en realidad funcionan como otra herramienta de colonización.

 

Puede que los científicos e investigadores que juegan al juego de la silla entre las naciones occidentales no supongan ningún beneficio o pérdida neta para ningún país, pero poner la alfombra roja a los brillantes y ricos de los países en desarrollo no es ni casual ni benigno, y supone grandes pérdidas para esas naciones porque son las que menos pueden permitirse esta sangría. Puede que sea cierto que muchos de estos emigrantes habrían tenido pocas oportunidades de realizar sus investigaciones u otros trabajos en sus países de origen, pero este hecho sólo sirve de ilusión para enmascarar la realidad más amplia. Esta emigración elimina para siempre las posibles contribuciones al desarrollo nacional de estas personas, por pequeñas que hayan sido, y transfiere permanentemente esas contribuciones a los Estados Unidos, magnificando así -y sirviendo para mantener- la disparidad de ingresos entre las naciones ricas y las pobres. De hecho, si bien es cierto que estos emigrantes habrían logrado poco en su país, es igualmente cierto que sin ellos los EE.UU. también habrían logrado poco, y la disparidad económica no habría aumentado. Puede que sea cierto que muchos emigrantes a EE.UU. sientan gratitud por la oportunidad de avanzar en sus carreras, pero esto es desde el punto de vista del individualismo estadounidense, que ignora las pérdidas sociales más amplias.

 

La inscripción en la Estatua de la Libertad de Nueva York, “Dame a tus cansados, a tus pobres, a tus masas amontonadas que anhelan respirar libres, los desechos miserables de tu repleta costa”, no es más que una tontería para sentirse bien en las tarjetas de felicitación de Hallmark que nunca tuvo verdad en ello. No hay “desechos miserables” que lleguen a las costas estadounidenses hoy en día, y no los ha habido durante mucho tiempo. Sólo los ricos y los dotados son bienvenidos. A los estadounidenses se les ha lavado el cerebro haciéndoles creer que su país es el más rico porque son los mejores y más brillantes, pero eso nunca ha sido cierto. Durante milenios, China lideró el mundo en inventos, descubrimientos e innovación, y más recientemente países como Alemania y Japón han superado sistemáticamente a EE.UU. en casi todos los campos, excepto en armas de guerra y banca fraudulenta. Es un hecho apoyado por una documentación abrumadora que la mayoría de todo lo que los EE.UU. reclama como propio, fue robado a alguien, y las partes no robadas fueron inventadas por personas que sí lo fueron.


Y el Ganador de las “Olimpiadas de la Copia” es:

 

Hay otro factor que contribuyó en gran medida a la riqueza de los Estados Unidos en la actualidad y que los libros de historia estadounidenses parecen ignorar. El gobierno y las empresas estadounidenses producen hoy volúmenes de propaganda en los que acusan a China de copiar productos o ideas estadounidenses, de no respetar la propiedad intelectual estadounidense, pero los estadounidenses no están en condiciones de criticar a nadie por copiar productos o robar propiedad intelectual, ya que durante 200 años o más fueron los maestros mundiales del robo de propiedad intelectual y piratería de productos.

 

Durante la mayor parte de la existencia de la nación, las empresas estadounidenses copiaron libremente y sin compensación todo lo que se fabricaba en Europa. No sólo copiaron libremente, sino que el gobierno estadounidense erigió barreras arancelarias imposiblemente altas contra los productos extranjeros, de modo que los originales de Europa tuvieran un precio demasiado alto para venderse en Estados Unidos, mientras que los fabricantes de las copias locales, por supuesto, prosperaban. El gobierno estadounidense a menudo ofrecía recompensas muy elevadas -tanto como las ganancias de varias vidas- a quien pudiera robar y copiar tecnología extranjera, como ocurrió con las máquinas de tejer telas que fueron la columna vertebral de la industria británica durante un siglo. Cuando el gran estadounidense Thomas Jefferson era embajador de Estados Unidos en Francia, conspiró para robar y sacar de contrabando de Italia una variedad de “arroz milagroso” cuya exportación y venta a extranjeros estaba prohibida. Jefferson fue un hombre valiente, porque a pesar de su inmunidad diplomática, el robo se castigaba con la muerte si le pillaban. Esto ocurría con casi todo. Muchos autores ingleses se desesperaban por poder vender alguna vez en los Estados Unidos sus populares obras escritas, debido a las regulaciones de importación y a los elevados aranceles, pero al viajar a América se quedaban más que sorprendidos al descubrir que sus libros estaban ampliamente a la venta en las tiendas de todos los lugares. Cuando Charles Dickens descubrió el alcance de la piratería de sus obras en EE.UU., escribió un libro en el que condenaba a los estadounidenses como ladrones, libro que fue inmediatamente pirateado y puesto a la venta en todos los Estados Unidos.

 

Durante la mayor parte de 200 años, Estados Unidos ignoró la propiedad intelectual, las patentes y los derechos de autor de cualquier persona o empresa de cualquier nación. Sólo hace relativamente poco tiempo que los estadounidenses dejaron de copiar, y sólo porque ya no había nada que copiar en ninguna parte. Pero ahora que estas empresas estadounidenses son finalmente capaces de crear sus propios diseños y productos, de repente han “adoptado una religión” y se han vuelto santamente posesivos, condenando a los demás precisamente por las mismas cosas que ellos hicieron tan libremente durante tanto tiempo. Los estadounidenses tienen una memoria muy selectiva, y muestran una gran facilidad para olvidar sus propios pecados, pero no tienen aparentemente ningún problema para recordar -e insistir- en los tuyos. Un columnista estadounidense escribió que si fuera Europa o Asia la que produjera todas esas películas de Hollywood, Estados Unidos encontraría muy rápidamente la forma de reproducirlas en su país sin pagar derechos de autor ni reconocer derechos de propiedad intelectual. Hay pruebas más que suficientes de que Estados Unidos, incluso hoy, copia libremente todo lo que quiere, ignorando las reclamaciones de derechos de autor o patentes de otras naciones.

 

Stephen Mihm escribió un excelente libro titulado “A Nation of Outlaws“(22) (Una Nación de Forajidos) en el que aborda ampliamente los 200 años de violaciones de patentes y derechos de autor en Estados Unidos y el robo generalizado de propiedad intelectual. Reconoce perspicazmente que una “marca de comercio rápida y libre” es simplemente una etapa en el desarrollo de una nación, una etapa que Estados Unidos experimentó de la misma manera que Japón hace 30 años y que China está haciendo hoy. Es sólo el cristianismo moralista que impregna la sociedad estadounidense lo que lleva a los estadounidenses a condenar hoy a China por algo que ellos hacían tan libremente no hace muchos años, y que siguen haciendo hoy día. En realidad, Estados Unidos ha sido, con mucho, el ladrón más desenfrenado de todas las naciones en la historia del mundo.

 

Esta es otra de las principales razones por las que EE.UU. se convirtió en una nación rica: porque durante dos siglos copió, robó o tomó por la fuerza gran parte o incluso la mayoría de los inventos, recetas, patentes y procesos del mundo, al tiempo que se negaba a permitir las importaciones en condiciones razonables o justas, permitiendo así que EE.UU. y sus corporaciones prosperaran a expensas del mundo. Hay poco de lo que enorgullecerse, en cuanto a la inventiva o la innovación de Estados Unidos. Hoy en día, pocos estadounidenses son conscientes de esta parte de la historia de su país porque la mayoría de los autores ya están muertos y porque sus libros de historia han sido bien saneados, limpiados de todos los hechos de piratería, robo a la fuerza y trucos sucios que forman parte del legado estadounidense.

 

Los medios de comunicación estadounidenses han acusado constantemente a los chinos de utilizar software estadounidense copiado o sin licencia, pero aunque algunas afirmaciones eran sin duda válidas, la imagen de que Estados Unidos era un semillero de moralidad mientras que el resto del mundo estaba formado por ladrones es claramente falsa. La copia de software se originó en Estados Unidos, no en China, y puedo atestiguar que el software comercial sin licencia siempre ha sido de uso generalizado por parte de empresas y gobiernos en Norteamérica. Microsoft y muchas otras empresas han tenido este problema incluso con muchas ramas del gobierno de EE.UU. y el ejército, y con corporaciones estadounidenses de todos los tamaños que instalan muchas decenas de miles de copias de software sin licencia y sin pagar los derechos de licencia. Los medios de comunicación estadounidenses ignoran estas historias y prefieren escribir sobre China. Como un ejemplo de muchos, en noviembre de 2013, una empresa estadounidense llamada Apptricity planeaba demandar al gobierno de Estados Unidos por casi 250 millones de dólares por la copia e instalación sin licencia del software de la empresa. Apptricity suministra al ejército estadounidense un software de logística utilizado para rastrear la ubicación de las tropas y los envíos de misiones críticas (23). Los derechos de licencia ascienden a 1,35 millones de dólares por la instalación en cada servidor, y otros 5.000 dólares por cada ordenador que utilice el software. Pero, al parecer, el gobierno estadounidense había instalado este software en casi 100 servidores y casi 10.000 ordenadores individuales sin avisar a la empresa y sin pagar los derechos de licencia necesarios, y lo había estado haciendo durante más de diez años. La pérdida total de la empresa, sólo en concepto de tasas, fue de casi 250 millones de dólares. Según la empresa, “como en cualquier otro tema conocido, los pronunciamientos estadounidenses de superioridad moral no son más que hipocresía”. ¿Qué más se puede decir?

 

Aún más, los estadounidenses no se avergüenzan de atribuirse el mérito de los inventos de otros. Hay cientos de ejemplos, uno de los cuales es el avión militar invisible del que los estadounidenses están tan orgullosos y al que se refieren repetidamente como prueba de su capacidad de innovación superior. Pero la tecnología de invisibilidad es sólo una cosa más que los estadounidenses robaron, en este caso de Alemania. Al final de la Segunda Guerra Mundial, las tropas estadounidenses llegaron a Berlín mucho antes que las demás fuerzas aliadas y no perdieron tiempo en saquear la nación de todos los secretos comerciales y militares. Cuando los aliados llegaron a Berlín, el ejército y el gobierno estadounidenses habían empaquetado y enviado a casa más de 1.600 toneladas de documentos sobre ciencia y física, energía nuclear, innumerables patentes y procesos comerciales, y la investigación del ejército alemán sobre la tecnología de los aviones invisibles. Los aviones invisibles estadounidenses de hoy son una copia virtual de lo que los alemanes diseñaron e inventaron hace 70 años, desde la forma y la configuración del fuselaje, hasta los revestimientos, la colocación de los motores, todo. Los motores, por supuesto, son modernos y diferentes, pero toda la ciencia y la tecnología, y la mayoría de los conocimientos técnicos, fueron simplemente robados de Alemania.

 

Del mismo modo, el avión F-86 Sabre se construyó utilizando principios de diseño robados de la investigación aerodinámica alemana. Fue la propiedad intelectual alemana, y no la inventiva estadounidense, la que permitió a los norteamericanos presumir de que este famoso avión ostentaba los récords mundiales de velocidad durante años. Además, gran parte de la tecnología aeronáutica estadounidense actual se tomó del Avro Arrow canadiense, que fue el primer avión supersónico de su clase. Muchos estadounidenses afirman hoy día que parte de esta tecnología era estadounidense, pero la verdad es que los canadienses de entonces no tenían túneles de viento y habían contratado para hacer sus pruebas aerodinámicas en Estados Unidos, tras lo cual los estadounidenses la copiaron -y robaron- toda ella.

 

Todo el programa espacial de Estados Unidos fue el resultado de la información robada a Alemania y de la importación de miles de alemanes en la posguerra, muchos de los cuales eran conocidos criminales de guerra. Werner von Braun y un sinnúmero de personas como él, que habían inventado toda la tecnología de misiles de Alemania, fueron llevados a Estados Unidos con todos sus conocimientos sobre cohetería y misiles, para ayudar a poner a Estados Unidos en el espacio. Es absolutamente cierto que EE.UU. nunca podría haber logrado ninguna de esas hazañas sin la tecnología y los conocimientos técnicos robados a Alemania. La inventiva estadounidense es en su mayor parte un mito patriotero creado por la maquinaria de propaganda estadounidense.

 

Estados Unidos hizo lo mismo con Alemania tras la Primera Guerra Mundial. Como parte de las condiciones de rendición establecidas en el Tratado de Versalles, Alemania se vio obligada a ceder todas sus patentes a EE.UU., en todos los ámbitos comerciales y militares, desde los tejidos hasta las tintas de impresión, desde los cohetes y misiles hasta los tanques y los vehículos. Gran parte de todo lo que Alemania sabía, diseñaba y creaba hasta ese momento, fue cedido al ejército y a las empresas comerciales estadounidenses. Innumerables patentes alemanas, incluyendo cosas tan comunes como la aspirina Bayer, fueron confiscadas por los estadounidenses. Esto es copiar y robar -por la fuerza militar- a una escala muy grande nunca antes vista por ningún país. EE.UU. hizo lo mismo tras el colapso de la antigua Unión Soviética, acercándose a las antiguas naciones satélites soviéticas como camaradas de armas con el propósito de saquear todo lo disponible, especialmente todo lo que tuviera valor militar.

 

Un ejemplo de otra categoría es el medicamento antiviral Tamiflu, que controla la propagación de la gripe, y que fue patentado por Hoffman LaRoche. El ingrediente activo del Tamiflu se extrae del anís estrellado, que sólo crecía en China y se utilizaba allí desde hacía varios miles de años como prescripción de la MTC (Medicina Tradicional China). Hubo mucha gente descontenta con esa patente farmacéutica, ya que se consideró que entraban efectivamente en China, copiando una medicina china y reclamando los derechos mundiales sobre ella. Lo mismo ocurrió con la efedrina, un medicamento vegetal muy utilizado actualmente para el tratamiento de los resfriados, que fue común en China durante muchos siglos y que se introdujo en Occidente hace muy poco tiempo, pero que ahora ha sido patentado por las empresas farmacéuticas occidentales.

 

La Coca-Cola, originalmente llamada Kola Coca, se inventó hace más de 140 años en un pequeño pueblo de España. Los creadores de la fórmula del refresco más vendido del mundo fueron timados y perdieron su propiedad y miles de millones de dólares (24). El proceso era un secreto bien guardado en aquella época y rápidamente se convirtió en un producto de fama mundial, ganando docenas de medallas de oro internacionales y otros premios. Desgraciadamente, Bautista Aparici, uno de los fundadores de la empresa, asistió a una feria comercial en Filadelfia y le dio una muestra y una breve descripción del proceso a un estadounidense que encontró por casualidad, y poco después el farmacéutico estadounidense John Pemberton cambió el nombre por el de Coca-Cola y patentó el producto y el proceso, ya que el gobierno estadounidense se negó a reconocer la patente española original.

 

La historia oficial es que esta bebida fue “inventada por el Dr. John Smith Pemberton el 8 de mayo de 1886, en Atlanta (Georgia)”, en EE.UU., y que recibió el nombre de Coca-Cola porque en aquella época contenía extractos de hojas de coca y nueces de Kola, y que el contable de la empresa cambió el nombre de la bebida porque pensó que las dos “C” quedarían mejor en la publicidad. Nada de eso es cierto. La bebida estaba efectivamente hecha de nueces de cola y hojas de coca, pero el nuevo nombre fue un intento barato de diferenciarse después de que Pemberton robara y patentara la fórmula original. Todas las historias sobre que Pemberton inventó la fórmula secreta de la Coca-Cola en su laboratorio son tonterías inventadas, y el sitio web de la empresa está inteligentemente diseñado para ocultar la historia inicial de la bebida y evitar que se conozca la verdad. La revista Beverage World publicó un número especial para conmemorar el centenario (americano) de Coca-Cola, afirmando que la Coca-Cola era “un producto totalmente americano nacido de una idea sólida, alimentada a lo largo del siglo pasado con pensamiento creativo y toma de decisiones audaces, y siempre con mucho trabajo duro a la antigua”. Así es como debe ser; es el estilo americano”. Ni mucho menos. Coca-Cola es sólo uno de los cientos de productos que los estadounidenses han robado y patentado con la plena protección de sus tribunales, que operan bajo la peculiar definición estadounidense de “estado de derecho”.

 

Nike es otra famosa marca estadounidense con un pasado retocado con aerógrafo, basada en una forma de robo de propiedad intelectual similar a la de Coca-Cola, y que se beneficia igualmente del gobierno y del sistema judicial estadounidenses. La publicidad sobre Nike nos cuenta la historia de Bill Bowerman y Phil Knight, que empezaron a vender zapatillas deportivas en el maletero de un coche y acabaron acumulando miles de millones de ingresos porque eran estadounidenses, innovadores, creativos, ingeniosos y emprendedores. Pero, en realidad, sólo eran ladrones que robaron un producto muy popular de una empresa japonesa y lo comercializaron con su propio nombre. Esta es la historia: Phil Knight era corredor en la Universidad de Oregón, con Bill Bowerman como entrenador, y ambos buscaban zapatillas de correr de mejor calidad. Knight estaba de gira por Japón, buscando una forma de no tener que trabajar para vivir, cuando descubrió las zapatillas de correr Onitsuka Tiger, un producto muy superior a todo lo que había en Estados Unidos en ese momento. Knight, sin más credenciales aparentes que una valentía digna de crédito y algunos conocimientos de atletismo, se presentó a Onitsuka como representante de una importante empresa estadounidense que quería importar calzado deportivo y convenció a los ejecutivos de la firma de que era legítimo.

 

Knight y Bowerman pidieron un préstamo y realizaron un pedido de 8.000 dólares que se agotó rápidamente, repitiendo el proceso. Los dos hombres empezaron a vender los diseños como propios y, finalmente, utilizaron sus beneficios y su crédito para copiar y fabricar los diseños de Onitsuka para ellos mismos en Estados Unidos. Un ejecutivo de Onitsuka, en una visita sorpresa a EE.UU. y a las instalaciones de Nike, se sorprendió al descubrir los diseños de su firma en el almacén con una marca americana. Naturalmente, se produjo un importante proceso judicial, en el que los tribunales estadounidenses, siempre comprometidos con el juego limpio y siguiendo religiosamente el estado de derecho, dictaminaron que Knight y Bowerman no habían hecho nada malo y que las dos empresas podían “compartir” las patentes, la propiedad intelectual y la marca (25). Si los tribunales estadounidenses hubieran desempeñado su función de forma responsable y ética, es seguro que Nike habría desaparecido en un instante, ya que sólo la popularidad de los estilos de Onitsuka mantenía viva la empresa. A falta de esto, Knight y Bowerman no tenían mucho más que vender y una sentencia judicial adecuada les habría dejado en la miseria. Esta historia es típica, ya que casi no hay ejemplos de tribunales estadounidenses que dicten sentencias justas contra estadounidenses en favor de extranjeros, y los pocos casos que podría enumerar a un lado de esta valla se verían contrarrestados por cientos de ejemplos en el otro lado. La narración aséptica de Nike no suele mencionar a Onitsuka o, si lo hace, se limita a afirmar que la relación “empezó a agriarse” o que “acabó por disolverse”, sin dar nunca detalles concretos. Hay muchos pequeños detalles en esta historia, pero la esencia es que Nike simplemente copió y robó los fabulosos diseños y la fabricación de Onitsuka y el gobierno y los tribunales estadounidenses les protegieron.

 

Las empresas estadounidenses no siempre robaron a Europa o a Asia; a veces se robaron entre sí. Hoy en día, Microsoft podría ser sólo un actor secundario si Bill Gates no hubiera robado directamente el concepto de “ventanas” y el ratón a Apple, y no hubiera tenido suficiente respaldo financiero para pagar los litigios hasta que Apple fue finalmente derribada y perdió. Kodak y Polaroid podían ser empresas estadounidenses, pero su propiedad intelectual era prácticamente toda alemana. Sin esos robos de PI bien podrían haber desaparecido hace generaciones. Creo que Intel también se benefició enormemente de la investigación alemana sobre semiconductores. Los fabricantes de aviones estadounidenses, como Boeing, también deben gran parte de su existencia a la propiedad intelectual alemana robada. Curiosamente, los fabricantes de automóviles estadounidenses estaban tan ocupados vendiendo accesorios de moda que ni siquiera se les ocurrió robar propiedad intelectual extranjera hasta que fue demasiado tarde. Del mismo modo, se le atribuye a IBM la invención del primer ordenador estadounidense, pero eso tampoco es cierto. IBM tomó los inventos del Dr. Hermann Hollerith, que era un empleado del gobierno estadounidense, cuyos inventos que eran de dominio público, y los encubrió con innumerables patentes “para destruir la competencia limitando la oferta y controlando el precio”. Como una especie de medalla por su comportamiento depredador, el Departamento de Justicia de EE.UU. emitió un informe que calificaba a IBM de “monstruo internacional”. Eso no es precisamente una credencial. Y en cualquier caso, como se detalla en otro lugar, los ordenadores digitales funcionales se construyeron en Alemania mucho antes de que IBM los descubriera. Hay docenas de historias como ésta, de empresas estadounidenses adoradas por los estadounidenses y utilizadas como prueba del espíritu empresarial y la innovación estadounidenses y como prueba de que Estados Unidos es la cuna de las oportunidades del mundo, y casi todas ellas son historias construidas sobre mentiras en las que, en prácticamente todos los casos, la empresa estadounidense simplemente robó los productos, las patentes, los procesos y la propiedad intelectual de otra empresa y fue protegida de sanciones por los tribunales del país. Cuando los estadounidenses acusan hoy en día a empresas de otras naciones de robar su propiedad intelectual, eso es hipocresía refinada en grado extremo.

 

A pesar de todo el ruido hipócrita que se hace hoy sobre China, EE.UU. sigue siendo uno de los peores violadores de la PI en el mundo, creando sus propias reglas para beneficiar a las corporaciones estadounidenses e ignorando obstinadamente la legislación y las prácticas de PI de otras naciones. Los estadounidenses inventaron más o menos la publicidad de marca y guardan celosamente sus marcas, pero hay categorías enteras de nombres famosos, productos y procesos patentados que se originan en otros países y que los estadounidenses se niegan a reconocer aunque estén totalmente protegidos en el otro 96% del mundo. No se trata de descuidos; el gobierno de Estados Unidos establece deliberadamente sus propias normas sobre qué tipos de PI respetará y cuáles ignorará, y las normas siempre están diseñadas para beneficiar únicamente a las empresas estadounidenses. Cualquier propiedad intelectual que no se ajuste a la ideología política y comercial de Estados Unidos será simplemente ignorada. Estos nombres y procesos están protegidos por leyes y tratados en todas las naciones desarrolladas y en la mayoría de las no desarrolladas desde hace más de 100 años, excepto por los estadounidenses, que se niegan rotundamente a firmarlos a pesar de las reiteradas peticiones que se remontan a más de un siglo. Estos productos incluyen el champán y el coñac franceses, los vinos de Borgoña, Ródano y Chablis, el Chianti italiano, el Oporto y el Madeira portugueses, el jerez español y el Tokay húngaro. También están la carne de Kobe de Japón y el queso parmesano de Italia, y por supuesto el aceite de oliva virgen. Hay más de 600 de estos derechos de autor registrados especializados por los que Estados Unidos permite a sus empresas violar todas las leyes internacionales de derechos de autor y beneficiarse ilegalmente del uso de nombres famosos. Champagne, según la legislación francesa e internacional, es un nombre que sólo puede aplicarse a un vino producido por un método concreto en la región francesa de Champagne. Pero no según Estados Unidos, cuyos bodegueros venden alegremente “champán” estadounidense, en clara violación de sus propias normas reivindicadas y de las leyes internacionales. Por otro lado, cualquiera que imprima “Florida Orange Juice” en un producto que no sea de Florida, se encontrará con toda la fuerza de la ley estadounidense. Las patentes europeas sobre el vino o el queso no son válidas en Estados Unidos. Los estadounidenses no son otra cosa que hipócritas.

 

Uno de los quesos más famosos del mundo es el Parmigiano (Parmesano), de la región italiana de Parma. El queso, las vacas, los ingredientes, los métodos y procesos, incluso la alimentación de los animales, están patentados, registrados y protegidos por la legislación italiana e internacional, excepto en Estados Unidos. Las empresas estadounidenses producen una versión patéticamente inferior de este queso y la comercializan como “original” cuando no lo es, y sus violaciones están protegidas por su propio gobierno. Y de hecho, la mayoría de los quesos que se venden en Estados Unidos son en su mayoría basura adulterada, y muchos no contienen ningún queso. Bloomberg hizo un estudio reciente de los quesos rallados, y muchas marcas, incluida Kraft, fueron sometidas a pruebas de alto contenido de celulosa, es decir, queso hecho de madera. La respuesta de Kraft: Michael Mullen, un portavoz de Kraft, dijo: “Seguimos comprometidos con la calidad de nuestros productos”. Bueno, eso está muy bien, Michael, pero ¿quieres explicar lo de la madera en tu queso, o la celulosa forma parte de tu compromiso de calidad? Una empresa cuyo queso ha resultado tener un alto contenido de celulosa dijo: “Creemos firmemente que no hay celulosa en nuestro queso”. ¿Qué significa eso de “creemos firmemente”? Ustedes han fabricado el queso. ¿Cómo pueden no saber lo que contiene? Esto no es como la religión, donde la fe te salva. Otra empresa con alto contenido de pulpa de madera dijo: “Creemos que la prueba podría haber sido un falso positivo”. Hubo una empresa llamada Castle Cheese en Pensilvania que comercializó quesos falsos durante 30 años antes de que la FDA les pillara y descubriera que su “parmesano italiano” era en realidad una imitación de queso americano que contenía celulosa de árboles americanos y restos de cortezas y recortes de otros quesos americanos baratos y falsos. Pero la American Cheese Association nos dice: “La salubridad de nuestros productos lácteos es un tesoro de nuestra historia”. Así es. Un informe de los medios de comunicación escribió, increíblemente, que “los proveedores [americanos] de parmesano han estado etiquetando erróneamente los productos llenándolos con “demasiada celulosa”, hecha de pulpa de madera, en lugar de utilizar el cheddar más barato”. “¿Demasiada celulosa? Yo habría pensado que cualquier cosa por encima de cero era demasiado, pero claro esto es América, y las cosas son diferentes aquí. Así que, auténtico queso parmesano italiano, hecho en Wisconsin con pulpa de madera de árboles de Idaho. No hay problemas de propiedad intelectual aquí. Y no hay adulteración de alimentos como tenemos en China.

 

El aceite de oliva es una de las delicias culinarias del mundo, algo que se produce desde hace siglos en el sur de Europa y Oriente Medio, con procesos que han demostrado desde hace tiempo que producen el mejor producto. El aceite más valioso, que llamamos “aceite de oliva virgen” o “aceite de oliva virgen extra”, se produce mediante un suave prensado físico en frío de las aceitunas realizado de una manera particular. El aceite que sale de este “primer prensado” es bastante más espeso, tiene un color verde oscuro y es el más fragante y sabroso, además de ser el más saludable. Los prensados posteriores producen un aceite más fino y de color cada vez más claro. Si se realizan más prensados, normalmente con la ayuda de vapor para exprimir hasta la última gota de este aceite, éste es aún más fino, y el color disminuye de un amarillo medio a uno claro y, finalmente, a uno casi transparente. Cada prensado posterior produce un aceite bastante menos valioso que el anterior, por lo que poder afirmar que un aceite que es “Aceite de Oliva Virgen” conlleva una prima económica considerable.

 

Pero Estados Unidos también tiene sus propias reglas. Los “viejos métodos europeos no son eficientes”, por lo que los estadounidenses han ideado sus propios métodos de extracción de este aceite, ninguno de los cuales cumple las normas internacionales. Además, las especies americanas de aceitunas, al cultivarse en un clima no especialmente adecuado para este fruto, sólo producen un aceite amarillo, sin nada parecido al atractivo color, la fragancia o los beneficios para la salud de los mejores aceites europeos. Por ello, los estadounidenses crean la propaganda de que “el color es irrelevante” en el aceite de oliva, y de que sus procesos son superiores a todos los demás, y comercializan libremente un aceite de calidad inferior que no es ni “virgen” ni “de oliva”, a menudo mezclado con aceites vegetales o de semillas inferiores y sobrantes. El resultado es que si compramos “aceite de oliva virgen” en Europa o en Oriente Medio, lo que obtenemos es aceite de oliva virgen. En Estados Unidos sólo sabemos que estamos comprando una falsificación adulterada y de baja calidad. Reconociendo que mucha gente se niega a creer en la propaganda del “color irrelevante”, los productores estadounidenses embotellan su aceite de oliva en botellas de vidrio verde oscuro, lo que, por supuesto, hace imposible ver exactamente lo que uno está comprando. La historia americana es que el vidrio oscuro -siempre verde, como el color del aceite “virgen”- es para proteger el aceite de los estragos de la exposición a la luz solar. Seguramente se le ocurrirá a la gente pensante que los aceites de cocina y de ensalada se guardan normalmente en un armario oscuro de la cocina y rara vez se dejan en el aparcamiento totalmente expuestos al sol cegador, y por lo tanto no necesitan realmente protección contra la luz solar. Pero esto es Estados Unidos, y tal vez las cosas sean diferentes aquí.

 

Este es un tema importante, así que aquí hay una opinión que no es mía. Copié esta parte de un artículo en un sitio web hace algunos años, y ahora no puedo encontrar la fuente. Tal vez pueda rectificar y acreditar adecuadamente al autor en otra impresión. El título del artículo era “Cosas que debe saber – El aceite de oliva”. He aquí una sinopsis del contenido:

El aceite de oliva es uno de los aceites de cocina más saludables porque está repleto de nutrientes y antioxidantes. Numerosos estudios demuestran la capacidad de la aceituna para prevenir enfermedades y promover el bienestar. Puede utilizar el aceite de oliva para saltear alimentos chinos, como cualquier otro aceite vegetal. Para freír, es mejor utilizar los grados más baratos (color más claro) y no desperdiciar el aceite caro sólo para freír.

Cuando las aceitunas frescas se recogen de los árboles, se colocan en recipientes y se someten a una presión breve pero firme, sin calor, y ese primer flujo de aceite se llama “Aceite de Oliva Virgen”. Generalmente es de color verde, cuanto más oscuro mejor. El aceite “Virgen Extra” tiene un contenido más bajo de ácido y tiene el mejor sabor y aroma de todos los aceites vírgenes. A medida que las aceitunas se someten a un mayor número de prensados y al calor, agua caliente y vapor, e incluso disolventes químicos, para eliminar todo rastro de aceite de las aceitunas, el color se vuelve más claro, de verde a amarillo y a blanco, y el sabor y el aroma desaparecen por completo. Los métodos europeos de prensado de aceite de oliva son superiores a los procesos de centrifugado utilizados en EE.UU., que están orientados a la producción económica de grandes volúmenes, pero las publicaciones estadounidenses defienden los métodos de EE.UU. y desprecian cualquier otro. El aceite de oliva estadounidense casi siempre se mezcla ilegalmente con aceites más baratos, como el de soja o el de avellana, o bien es de una calidad muy inferior, ya que se elabora con aceitunas demasiado maduras o podridas. Y las calidades blancas o amarillas más pobres suelen estar coloreadas con zumo de perejil triturado o alguna otra verdura verde, para que el color sea más oscuro y hacer pasar el aceite por una calidad más cara. Y con la creciente demanda de aceite de oliva virgen extra, los productores y comercializadores etiquetan ahora los aceites de oliva de peor calidad como virgen extra. En un estudio reciente realizado en EE.UU., el 70% de los llamados aceites de oliva “vírgenes” o “virgen extra” eran falsos. En cualquier caso, EE.UU. no es miembro del Consejo Internacional del Aceite de Oliva, por lo que no tiene restricciones en cuanto a las etiquetas o declaraciones de calidad. En el caso de la producción estadounidense, la grasa de automoción puede embotellarse y etiquetarse legalmente como “virgen extra”.

Es difícil obtener información precisa sobre los aceites de oliva fuera de los países europeos donde se cultivan las aceitunas. La mayor parte de la información publicada en Internet se produce en Estados Unidos y favorece la producción estadounidense con aceitunas cultivadas en California. Pero las aceitunas de California no son del mismo tipo que las europeas, ni se cultivan en las mismas condiciones climáticas. Los aceites europeos tienden a ser más afrutados en sabor y aroma, al igual que los vinos franceses suelen ser superiores en estos aspectos. Sin embargo, los estadounidenses restan importancia a las diferencias y promueven las características de los aceites de su país. Por ejemplo, el gusto y el sabor del aceite tienden a mejorar con el color más oscuro. Las aceitunas estadounidenses sólo producen aceite de color amarillento, por lo que todas las publicaciones americanas afirman que el color no es indicativo de la calidad o el sabor. La gran mayoría de las marcas de aceite de oliva de los supermercados estadounidenses no proceden de olivicultores, sino de empresarios que obtienen el aceite de intermediarios, que tampoco necesariamente lo obtienen directamente del cultivador. Un grave problema adicional es que las instituciones que analizan el aceite de oliva en EE.UU., como el Olive Center de la Universidad de California, están financiadas en secreto por las empresas oleícolas californianas y son partidarias de promover los aceites locales. Me gustaría añadir aquí mi propio comentario de que rara vez veo un buen aceite de oliva en China. La mayor parte del producto que se vende en los supermercados es un producto de calidad barata a un precio excesivo, esencialmente un aceite sobrante incoloro e insípido comprado a bajo precio en Europa. Este es un ejemplo más de empresas extranjeras que se aprovechan de los consumidores chinos, que no tienen la experiencia necesaria para juzgar los productos correctamente.

Y si alguna vez ha necesitado pruebas de que los estadounidenses no tienen vergüenza, tenemos esta joya de principios de 2014. Un artículo del Washington Post detallaba cómo los compradores estadounidenses son más propensos a elegir una marca europea de aceite de oliva porque son vistos como más auténticos -lo que por supuesto es, al ser aceite de oliva puro, para empezar. Pero los productores estadounidenses, incapaces de competir en “igualdad de condiciones”, y viendo que a pesar de su natural competitividad y superioridad moral sólo han conseguido obtener un 3% de cuota de mercado para su producto de calidad inferior, debido principalmente a la baja calidad y a la adulteración generalizada, están exigiendo agresivamente que el gobierno de EE.UU. promulgue restricciones a la importación de aceite extranjero alegando que éste no es realmente aceite virgen. Insisten en que el gobierno legisle lo que denominan “controles de calidad obligatorios” que, naturalmente, se definirían para permitir que los aceites estadounidenses aprueben y los europeos suspendan. Y, por supuesto, muchos políticos estadounidenses que saben dónde y cómo encontrar dinero para financiar sus campañas electorales y sus estilos de vida, están ansiosos por ayudar. Uno de estos políticos, Doug LaMalfa, que es a su vez un agricultor del norte de California, declaró que el aceite de oliva importado debería ser etiquetado como “extra rancio” en lugar de “extra virgen”. Democracia y capitalismo en su máxima expresión, pero las ambiciones de California de competir con el aceite de oliva europeo aún no se han cumplido.

 

Una situación similar existió durante mucho tiempo con los pistachos. Durante innumerables generaciones, Irán fue el mayor productor de pistachos, y lo sigue siendo, a pesar de la retórica de marketing estadounidense que nos dice lo contrario. Estados Unidos se promociona como el mayor productor de pistachos del mundo, pero no es así. O al menos no lo era antes de 2011, la última fecha de la que dispongo de estadísticas. De hecho, en la mayoría de los años anteriores, la producción de Irán era igual o mayor que la de todas las demás naciones juntas. En 2004, Irán poseía casi el 75% de la superficie total de huertos de pistachos del mundo, y sus exportaciones duplicaban las de Estados Unidos. Estos frutos secos son originarios de Oriente Medio y Asia, donde se cultivan desde hace miles de años; EE UU lleva un siglo importando todo su producto principalmente de Irán. California plantó por primera vez estos frutos secos a mediados del siglo XIX, con menos éxito aún que con su aceite de oliva. Esta situación se mantuvo hasta que, hacia 1980, el Departamento de Comercio de EE.UU. impuso un embargo total a los pistachos iraníes, obligando a los estadounidenses a comprar sus propios frutos secos nacionales de calidad inferior en nombre del libre comercio. El embargo se levantó brevemente, luego se aplicó de nuevo durante otros 15 años, se eliminó por un corto tiempo y luego se aplicó permanentemente cuando Irán pasó a formar parte del “Eje del mal”. La prohibición total de los frutos secos iraníes fue el impulso que necesitaba la industria californiana del pistacho, sobre todo si se tiene en cuenta que Estados Unidos intimidó y amedrentó a los europeos para que siguieran su ejemplo, y que los estadounidenses se jactaron de que sus “elevadas normas de seguridad alimentaria” impedían que los pistachos iraníes entraran en el mercado estadounidense, lo que era una auténtica mentira. El principal factor que eliminaba los pistachos iraníes era un arancel del 320%, sin el cual podrían venderse en Estados Unidos a un precio muy inferior al coste de producción de los estadounidenses.

 

Puede que pocos recordemos que los pistachos solían teñirse de un bonito rojo, con un colorante alimentario en polvo que se transfería alegremente a las manos y a la ropa, pero todavía los vemos a veces en Navidad, teñidos festivamente de rojo, verde y blanco. La maquinaria de marketing estadounidense nos dice que Irán teñía sus pistachos porque las cáscaras contenían manchas poco apetecibles procedentes de los primitivos y atrasados métodos de recolección iraníes, cubriendo sus pecados al teñirlos. Nunca se ha presentado ninguna prueba de esta acusación, pero luego California produce grandes volúmenes de nueces pecanas que tienen cáscaras manchadas por naturaleza y que los estadounidenses han blanqueado y teñido durante generaciones, y todavía lo hacen hoy, para disimular su aspecto poco atractivo. Así, cuando los patrióticos, trabajadores y temerosos de Dios estadounidenses tiñen las pacanas, simplemente están empleando las mejores prácticas agrícolas modernas mientras hacen que el mundo sea seguro para la democracia, pero cuando Irán tiñe los pistachos es precisamente el tipo de conducta engañosa que esperaríamos de esos primitivos cabezas de trapo no cristianos. Los norteamericanos son un grano en el trasero.

 

La maquinaria estadounidense de comercialización de pistachos está en China a pleno rendimiento, promocionando su producto de tercera categoría con fuertes dosis de chovinismo, patrioterismo, afirmaciones falsas y marketing engañoso. Los medios de comunicación locales informaron de que la propia Miss Cabeza-Hueca de California viajó a Hangzhou para promocionar la cosecha estadounidense. Nos dijeron que Estados Unidos es el mayor productor de pistachos del mundo (falso) y que los frutos secos estadounidenses nunca son tratados químicamente ni blanqueados, también falso. Probablemente no hay ningún alimento producido en Estados Unidos que no esté sometido a diversos productos químicos y pesticidas tóxicos, y los pistachos son tan sospechosos como el pollo químico de KFC. Los estadounidenses y los importadores se jactan de que “los pistachos americanos son de mayor tamaño, e incluso los más pequeños son más grandes que los del sudeste asiático”, como si el tamaño fuera relevante. Para cualquier persona pensante, la única consideración significativa es el sabor, un área en la que los pistachos americanos no pueden compararse con los de Irán o Grecia, igual que el aceite de oliva americano no puede competir con el producto italiano. Luego se nos dice, casi sin aliento, que estos pistachos americanos son “auténticos y saben exactamente igual que en los Estados Unidos”, lo que nos lleva a concluir que los pistachos de todos los demás países son de alguna manera falsos. En cuanto a la referencia a que “saben igual” que en los EE.UU., no sabía si reír o llorar. Los pistachos estadounidenses son prácticamente insípidos y sólo sirven para alimentar a los animales, como puede atestiguar cualquiera que haya probado el producto iraní. No hay casi ningún producto agrícola de EE.UU. que tenga un sabor digno de mención, y me parece penoso que tantos chinos se traguen de forma tan tonta e ingenua las afirmaciones totalmente falsas de superioridad de los productos estadounidenses.


Una Nación de Forajidos

 

Stephen Mihm, profesor adjunto de Historia de Estados Unidos en la Universidad de Georgia, ha escrito un libro fascinante titulado “A Nation of Outlaws” (Una Nación de Forajidos), en el que detalla muchas de las estafas, falsificaciones y fraudes que experimentó Estados Unidos durante su industrialización. El pasaje que sigue está extraído de su libro y se reproduce aquí con la amable autorización de Stephen y de Steve Heuser, redactor del Boston Globe, donde apareció este artículo el 26 de agosto de 2007. Ayuda a documentar sólidamente mi tesis de que el desarrollo es un proceso en el que la mayoría de las naciones pasan por condiciones similares en las mismas etapas del proceso. Estoy seguro de que disfrutarán de su lectura.

Una Nación de Forajidos

¡EL AZOTE del MUNDO LIBRE! ¡TRAFICANTES de ALIMENTOS VENENOSOS!

¡PIRATAS FLAGRANTES de OBRAS LITERARIAS! ¡FALSIFICADORES de MEDICINA!

Hace un siglo, eso no era China, era Estados Unidos.

When Charles Dickens, left, arrived in Boston in 1842, he was startled to see what Americans would do for profit and infuriated to find bookstores filled with unauthorized copies of his work.

Cuando Charles Dickens, a la izquierda, llegó a Boston en 1842, se sorprendió al ver lo que los estadounidenses hacían para obtener beneficios y se enfureció al encontrar las librerías llenas de copias no autorizadas de su obra.

“Si los titulares anteriores sirven de indicación, el historial de crímenes capitalistas en China está creciendo tan rápido como su economía. Tras haber exportado a principios de este año comida envenenada para mascotas y pasta de dientes con anticongelante, la potencia económica emergente del mundo se ha diversificado en otras líneas de productos igualmente dudosos: vieiras recubiertas de bacterias putrefactas, pruebas de diabetes falsificadas, libros de Harry Potter pirateados, y baberos para bebés recubiertos de plomo, por nombrar sólo algunos. Los políticos están avisando con retraso a China. El mes pasado, el representante de Virginia, Frank Wolf, lanzó uno de los contraataques más contundentes, advirtiendo que Estados Unidos “debe estar atento a la protección de los valores que apreciamos” frente a las depredaciones de China.

Su enfado refleja el creciente disgusto por la imprudencia con la que China lleva a cabo su comercio, aparentemente sin tener en cuenta las cosas que hacen que el comercio no sólo sea fiable, sino posible: el respeto a la propiedad intelectual, la pureza de los alimentos y los medicamentos, y la seguridad básica de los productos. Con cada revelación de mal gusto, el tipo de capitalismo chino parece cada vez más amenazante y ajeno a nuestras propias sensibilidades.

Es una forma tentadora de ver las cosas, pero equivocada. Lo que está ocurriendo en el otro extremo del mundo puede ser inquietante, incluso vergonzoso, pero no es nada extraño. Hace siglo y medio, otra nación de rápido crecimiento tenía fama de sacrificar las normas en aras del beneficio, y era Estados Unidos. Al igual que China y Harry Potter, Estados Unidos era un hervidero de piratería literaria; al igual que los fabricantes de alimentos venenosos de China, las fábricas estadounidenses producían alimentos adulterados y productos voluntariamente mal etiquetados. De hecho, ver a China hoy en día es vislumbrar, en un espejo lejano, la economía estadounidense del siglo XIX en toda su gloria fraudulenta con atajos.

Puede que China sea un país muy diferente, pero en muchos aspectos es una versión más joven de nosotros. Cuanto antes entendamos esto, antes podremos darnos cuenta de que la marca de comercio rápido y impreciso de China no es una expresión del carácter nacional, y mucho menos una conspiración para envenenarnos a nosotros y a nuestras mascotas, sino una fase del desarrollo del país. Llámenlo capitalismo adolescente, si quieren: rebosante de energía, exuberante, dinámico. Como cualquier adolescente, el comportamiento de China es también enloquecedor, irresponsable y peligroso. Pero es una fase, y entenderlo así nos da una perspectiva muy necesaria, así como algunas herramientas para manejar el problema. De hecho, si queremos entender cómo tratar con China, lo peor que podríamos hacer es mirar nuestra propia historia como guía.

Un poco de empatía podría incluso ser necesaria. Hace ciento cincuenta años, incluso los socios comerciales más cercanos de Estados Unidos estaban desesperados por nuestras costumbres tramposas. Charles Dickens, que nos visitó en 1842, quedó, como muchos británicos, asombrado por la ambición económica de los habitantes de nuestra nación, y horrorizado por lo que hacían en aras del beneficio. Cuando bajó del barco en Boston, encontró las librerías de la ciudad repletas de copias piratas de sus novelas, junto con las de sus compatriotas. Más tarde, Dickens daría conferencias denunciando esta práctica y escribió a su país indignado: “me hervía la sangre al pensar en la monstruosa injusticia”. En los Estados Unidos de principios del siglo XIX, el capitalismo, tal y como lo conocemos hoy día, estaba todavía en sus inicios.

La mayoría de la gente seguía viviendo en pequeñas granjas y, a pesar del mito persistente de que Estados Unidos era la tierra del dejar-hacer, había muchas leyes en los libros destinadas a mantener las riendas de la economía de mercado. Pero a medida que el comercio se volvía más complejo y se extendía a mayores distancias, este sistema de mosaico de regulaciones locales y estatales se vio gradualmente superado por una nueva generación de emprendedores. Siguiendo el ejemplo de los británicos, que habían sido pioneros en muchos métodos ingeniosos de adulteración una o dos generaciones antes, los fabricantes, distribuidores y vendedores de alimentos estadounidenses empezaron a manipular sus productos en masa: rellenando los suministros con material de relleno barato, utilizando aditivos peligrosos para enmascarar el deterioro o para dar a los alimentos un color más atractivo.

Un comité de aspirantes a reformistas que se reunió en Boston en 1859 puso en marcha uno de los primeros estudios sobre la pureza de los alimentos en Estados Unidos, y sus hallazgos son una lectura poco apetecible: se descubrió que los caramelos contenían arsénico y estaban teñidos con cloruro de cobre; los cerveceros confabulados mezclaban extractos de “nux vomica”, un árbol que produce estricnina, para simular el sabor amargo del lúpulo. Los encurtidos contenían sulfato de cobre, y los polvos de las natillas contenían trazas de plomo. El azúcar se mezclaba con yeso de París, al igual que la harina. La leche se diluía y se enriquecía con tiza y sesos de oveja. Los sacos de cien libras de café etiquetados como “Fine Old Java” resultaron estar compuestos por tres quintas partes de guisantes secos, una quinta parte de achicoria y sólo una quinta parte de café.

Aunque a mediados de siglo hubo algún que otro intento torpe de reforma interna -el más famoso fue la respuesta a la práctica de vender “leche basura” procedente de vacas enfermas alimentadas a la fuerza con una dieta de desechos tóxicos producidos por las destilerías de licores-, poco cambió. Y, al igual que los chinos son los que más sufren hoy en día los efectos de los alimentos adulterados, a principios del siglo XIX eran los estadounidenses los que los padecían. Pero cuando Estados Unidos empezó a exportar alimentos más ampliamente después de la Guerra Civil, la práctica empezó a alcanzarnos.

Uno de los primeros escándalos internacionales fue el de la “oleo-margarina”, un sustituto de la mantequilla fabricado originalmente a partir de un proceso alquímico en el que se utilizaba grasa de vacuno, estómago de vacuno y, por si fuera poco, ubres de vaca, cerdo y oveja finamente cortadas. Esta “falsificación grasienta”, como la denominó un crítico, se enviaba a Europa como auténtica mantequilla, lo que provocó un precipitado descenso de las exportaciones de mantequilla a mediados de la década de 1880. (Empresarios astutos, reconociendo una oportunidad, compraron mantequilla genuina en Boston, colocaron etiquetas falsificadas de fabricantes de mantequilla británicos y las enviaron a Inglaterra). En la misma década se produjo un problema similar, aunque menos inquietante, cuando las autoridades británicas descubrieron que la manteca de cerdo importada de Estados Unidos estaba a menudo adulterada con aceite de semilla de algodón.

Peor aún fue el empaquetado de la industria cárnica, cuyas prácticas provocaron una guerra comercial con varias naciones europeas. Las fechorías del siglo XX de la industria son bien conocidas hoy en día: “jamón endiablado” hecho con grasa de vaca, callos y subproductos de ternera; salchichas hechas con carne de cerdo tuberculosa y, si hay que creer a Upton Sinclair, manteca de cerdo que contenía restos de alguna víctima humana de accidentes laborales. Pero el ámbito internacional fue el escenario de algunos de los primeros escándalos, sobre todo en 1879, cuando Alemania acusó a Estados Unidos de exportar carne de cerdo contaminada con gusanos de triquina y cólera. Esto llevó a varios países a boicotear la carne de cerdo estadounidense. Otros temores similares sobre carne de vacuno infectada con una enfermedad pulmonar intensificaron estas batallas comerciales.

La comida, por supuesto, era sólo el principio. En el ámbito literario, durante la mayor parte del siglo XIX Estados Unidos siguió siendo un proscrito en el mundo de los derechos de autor internacionales. Los editores del país pirateaban alegremente libros sin permiso y sin pagar un céntimo a los autores o editores originales. Cuando Dickens publicó un relato mordaz de su visita, “American Notes for General Circulation” (Notas Americanas para Circulación General), fue pirateado inmediatamente en Estados Unidos.

En una industria tras otra, los productores estadounidenses del siglo XIX producían en masa productos falsificados en cantidades notables, colocando etiquetas falsas en imitaciones locales de cervezas, vinos, guantes e hilo extranjeros. Como decía una exposición de la época: “Tenemos ‘sombreros de París’ fabricados en Nueva York, ‘ginebra londinense’ y ‘Porter londinense’ que nunca estuvo en la bodega de un barco, ‘papel francés superfino’ fabricado en Massachusetts”. Los falsificadores de medicamentos patentados eran especialmente conocidos. Esto era un poco irónico, dado que la mayoría de estos remedios ya eran bastante espurios, pero eso no detuvo la práctica. Los esquemas más elaborados consistían en importar frascos vacíos, llenarlos con brebajes falsos, y luego colocar etiquetas falsas de empresas europeas muy respetadas.

Los estadounidenses también mostraron un talento especial para la falsificación de moneda. Era una época en la que los bancos individuales, y no el gobierno federal, suministraban el papel moneda de la nación en una desconcertante variedad de los llamados “billetes de banco”. Los falsificadores florecieron hasta el punto de que en 1862 un escritor británico, después de contar cerca de 6.000 especies diferentes de billetes falsos o fraudulentos en circulación, pudo asegurar razonablemente a sus lectores que “en América, la falsificación se practica desde hace tiempo a una escala que a muchos les parecerá increíble”. ¿Qué fue lo que convirtió a los Estados Unidos del siglo XIX en un semillero de productos falsos? ¿Y por qué el auge económico de China está hoy, como cacareó el escritor del New York Times Howard French a principios de este mes, “acuñado en falsificación”?

La piratería, el fraude y la falsificación, ya sea de moneda, de productos básicos o de productos electrónicos de marca, florecen en un momento concreto de la sociedad capitalista: el interregno regulador que surge tras el rápido cambio capitalista. Es un periodo en el que la tecnología ha mejorado, a menudo de forma espectacular, y los mercados han rebasado sus antiguos límites. Sin embargo, el país sigue confiando en formas obsoletas de controlar el comercio. Hasta que haya algo que los sustituya, los falsificadores y otros operadores de la estafa florecen, llevando los nuevos medios de hacer dinero a su conclusión lógica, aunque poco ética. De hecho, la facilidad con la que operan los falsificadores y los estafadores en China hoy en día puede atribuirse a muchos de los mismos fallos que afectaron a Estados Unidos hace 150 años: un régimen regulador débil y anticuado, inadecuado para manejar las complejidades del comercio moderno; incentivos limitados para que el Estado vigile y elimine el fraude; y quizás lo más importante de todo, una difuminación de las líneas entre los medios legítimos y fraudulentos de hacer dinero.

Todo esto es típico del capitalismo en su fase temprana y exuberante de desarrollo. Puede que Estados Unidos haya sido el peor infractor, pero la Gran Bretaña de los primeros tiempos de la industria tuvo importantes problemas de adulteración y falsificación de alimentos, y Rusia, a partir de la década de 1990, ha sido el escenario de algunos de los peores excesos capitalistas que se recuerdan. Y con toda probabilidad, la imprudencia de China es sólo eso: una fase que acabará pasando cuando las instituciones reguladoras del país se pongan a la altura de su ambición económica.

Pero entender los paralelismos sugiere una forma de avanzar. Las industrias de Estados Unidos acabaron respondiendo a la fuerte presión económica internacional. A partir de la década de 1880, los boicots europeos a la carne empujaron al Congreso a aprobar una serie de leyes federales destinadas a imponer algunos controles de inspección a las exportaciones de carne. En respuesta, los países europeos volvieron a abrir sus puertas a la carne estadounidense. Y en 1891, el Congreso finalmente cedió a décadas de airadas presiones y aprobó una ley internacional de derechos de autor que protegía a los autores extranjeros.

En un momento dado, parte del impulso para el cambio puede venir desde dentro. A medida que un sistema capitalista evoluciona, puede llegar un momento en el que algunos actores de la economía prefieran que se les apliquen normas más estrictas, incluso las que impongan costes adicionales. En parte, esto ocurre cuando un país comienza a producir y exportar bienes originales que podrían ser atractivos para los falsificadores en otros lugares. Estados Unidos, por ejemplo, reforzó sus leyes de derechos de autor para proteger al creciente número de autores estadounidenses cuyos libros se vendían en el extranjero. Si el negocio cinematográfico chino consigue una audiencia internacional significativa, es seguro que Hollywood tendrá una mejor acogida la próxima vez que se queje de la copia de los DVD de la última película de Bruce Willis.

En el negocio alimentario estadounidense, salpicado de escándalos, varios líderes de la industria se convirtieron a la causa de la regulación, en gran parte porque había dinero que ganar: Algunos competidores estarían en desventaja y las nuevas leyes federales eliminarían las ineficiencias del antiguo mosaico de regulaciones estatales. Pero a un nivel más fundamental, los productores empezaron a darse cuenta de que podían obtener grandes beneficios de la simple confianza. En 1905, los líderes empresariales declaraban en el Congreso que el gobierno federal podía “hacer mucho para preservar la reputación de los alimentos estadounidenses en el extranjero”; en otras palabras, podían ganar más dinero si los posibles socios comerciales creían que Estados Unidos estaba por fin saneando su situación. Y eso es exactamente lo que ocurrió con la aprobación de la histórica Ley de Alimentos y Medicamentos al año siguiente.

Con cada avance regulador, Estados Unidos empezó a ganarse la confianza de sus propios consumidores y del resto del mundo. En el proceso pasó de ser un advenedizo a ser la economía más poderosa del planeta. China ya es mucho más que un advenedizo, pero como sugieren los últimos acontecimientos, le queda un largo camino por recorrer antes de salir, como lo hizo Estados Unidos en su día, de su propia e imprudente juventud. De hecho, si los chinos siguen realmente la máxima apócrifa de Deng Xiaoping, “enriquecerse es glorioso”, es posible que sus propios empresarios e industrias acaben reconociendo que enriquecerse sometiéndose a las normas internacionales puede ser igualmente glorioso, e incluso más rentable.”

 

Una Trágica Lección


Seventy years before the poisonous syrup diethylene glycol was found in Chinese-made toothpaste, it was used in an American-made antibiotic, left, with fatal results.

Setenta años antes de que se descubriera el jarabe venenoso dietilenglicol en la pasta de dientes fabricada en China, se utilizó en un antibiótico fabricado en Estados Unidos, a la izquierda, con resultados fatales.

 

“Algunos de los peores descuidos reguladores en China tienen que ver con el dietilenglicol, un veneno mortal que ha aparecido en todo tipo de productos, desde la pasta de dientes hasta el jarabe para la tos. Más de 100 personas, en su mayoría niños, murieron en Panamá tras ingerir jarabe para la tos con este veneno, que los falsificadores de productos en China habían utilizado como sustituto barato de la glicerina edulcorante.

El caso ha suscitado indignación, y de forma merecida. Pero lo que no se ha mencionado mucho es que Estados Unidos tuvo casi la misma experiencia hace unos 70 años. En 1937, las compañías farmacéuticas actuaban con considerable libertad a la hora de mezclar y vender nuevos medicamentos. En la primavera de ese año, el químico jefe de la empresa S.E. Massengill, con sede en Tennessee, dio con una forma de suministrar las sulfamidas utilizadas para tratar la faringitis estreptocócica y otras infecciones en forma líquida, disolviéndolas en dietilenglicol. Nadie comprobó la seguridad del fármaco, y en otoño de ese año se enviaron cargamentos de “Elixir Sulfanilamide” por todo el país.

En el plazo de un mes, se calcula que más de 100 personas, en su mayoría niños, murieron de forma espantosa al paralizarse sus riñones y sufrir convulsiones. El propietario de la empresa, cuando se le presionó para que admitiera algún grado de culpabilidad, contestó célebremente: “Hemos estado suministrando una demanda profesional legítima y ni una sola vez pudimos prever los resultados imprevistos. No creo que haya habido ninguna responsabilidad por nuestra parte”.

Eso era simplemente un error: la toxicidad del dietilenglicol ya estaba establecida. E incluso si no lo hubiera estado, una simple prueba con animales habría revelado que el jarabe era venenoso. Pero esa era una época diferente, en la que el hecho de no realizar las pruebas necesarias -como el hecho de que los fabricantes chinos no probaran sus materias primas- tuvo resultados trágicos. Entonces, como ahora, no todos los responsables se encogieron de hombros y siguieron adelante. El químico jefe de Massengill, Harold Watkins, se suicidó mientras esperaba el juicio; a principios de este mes, Zhang Shuhong, propietario de una fábrica de juguetes china acusada de utilizar pintura con plomo prohibida, hizo lo mismo. Y el episodio condujo a la aprobación de la Ley Federal de Medicamentos y Cosméticos al año siguiente, dando paso a una nueva era de seguridad de los medicamentos.

Hay literalmente cientos de historias de este tipo para contar sobre la calidad y la seguridad de los productos estadounidenses. Todas son diferentes, pero todas son iguales. Como ejemplo, en los últimos tiempos hemos visto cómo se prestaba mucha atención en Occidente a los problemas con los juguetes para niños fabricados en China, sobre todo en relación con la pintura que contiene plomo, que se reconoce como peligrosa para los niños. El mundo siempre ha sabido que el plomo es un metal venenoso que puede ser mortal si se ingiere. Lo que no se sabe ni se discute es que los fabricantes occidentales utilizaron el plomo en la pintura de muchos productos, incluidos los juguetes, y lo hicieron durante la mayor parte del siglo pasado, sabiendo que algunos niños morían por ello. Lo utilizaron porque el plomo es una forma barata y eficaz de producir un acabado muy brillante y lustroso en una pintura, y lo hicieron a pesar de conocer sus peligros. Esas mismas personas que ahora se quejan de China, gastaron enormes sumas de dinero en influencia política, relaciones públicas y control de daños, para impedir una legislación que prohibiera ese uso. Las leyes estadounidenses que prohíben el plomo en la pintura para productos infantiles no surgieron de la virtud estadounidense, la superioridad moral o el empleo voluntario de “mejores prácticas”, sólo cambiaron después de que las fábricas se trasladaran a China.”

*

Parte 5 de 6: Robo de activos y delitos financieros

Image credit:  https://www.chinadaily.com.cn/a/202109/17/WS6143dbbda310e0e3a6822281.html

*

Los escritos del Sr. Romanoff se han traducido a 32 idiomas y sus artículos se han publicado en más de 150 sitios web de noticias y política en idiomas extranjeros en más de 30 países, así como en más de 100 plataformas en inglés. Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado altos cargos ejecutivos en empresas de consultoría internacional y ha sido propietario de un negocio internacional de importación y exportación. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos prácticos de asuntos internacionales a las clases del último curso del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Es uno de los autores que contribuyen a la nueva antología de Cynthia McKinney “When China Sneezes”. (Cap. 2 – Tratando con los demonios).

Su archivo completo puede verse en https://www.moonofshanghai.com/ y https://www.bluemoonofshanghai.com/

Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com

*

Reference links – How the US Became Rich – Part 4/Enlaces de referencia – Cómo se enriqueció Estados Unidos – Parte 4

 

During the First World War, the US government seized all property in the US in which there were German interests/Durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno de EE.UU. confiscó todas las propiedades en EE.UU. en las que había intereses alemanes

(1) https://www.smithsonianmag.com/history/us-confiscated-half-billion-dollars-private-property-during-wwi-180952144/

(2) https://scholarship.law.duke.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=2236&context=lcp

(3) https://www.history.com/this-day-in-history/bayer-patents-aspirin

(4) https://www.munichre.com/en/company/about-munich-re/group-history/a-seismic-shift-the-first-world-war-and-the-great-depression-1914-1933.html

WWI, US seized German assets all over the world/En la Primera Guerra Mundial, EE.UU. se apoderó de los activos alemanes en todo el mundo

(5) https://www.manilatimes.net/2020/12/11/opinion/columnists/world-war-1-and-southeast-asia/807981/

    1. Mitchell Palmer America’s ‘Alien Property Custodian’/Mitchell Palmer “Custodio de la propiedad extranjera” de Estados Unidos

(6) https://infogalactic.com/info/Office_of_Alien_Property_Custodian

(7) https://en.wikipedia.org/wiki/A._Mitchell_Palmer

(8) http://query.nytimes.com/gst/abstract.html?res=990CE3D61E3BE03ABC4053DFB2668382609EDE&

Smithsonian Magazine July 28, 2014

(9) https://www.smithsonianmag.com/history/us-confiscated-half-billion-dollars-private-property-during-wwi-180952144/

World war 1; the US government seized Bayer Chemical Company/Primera Guerra Mundial; el gobierno estadounidense confiscó la Bayer Chemical Company

(10) https://www.history.com/this-day-in-history/bayer-patents-aspirin 

(11) https://www.bayer.com/en/history/1914-1925

(12) https://www.company-histories.com/Bayer-AG-Company-History1.html

(13) https://www.company-histories.com/GAF-Corporation-Company-History.html#:~:text=This%20company%20made%20the%20first%20Bayer%20aspirin%20sold,Bayer%27s%20chemical%20business%20to%20the%20Grasselli%20Chemical%20Company

Paperclip

[14a] The US military entered every country with a German corporate presence and claimed ownership of all German assets.

[14b] The U.S. Confiscated Half a Billion Dollars in Private Property During WWI/Estados Unidos confiscó medio billón de dólares en propiedades privadas durante la Primera Guerra Mundial

[14c] A seismic shift: The First World War and the Great Depression (1914–1933)/Un cambio sísmico: La Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión (1914-1933)

[14d] Escape by isle resident among WWI/Escapada de un residente de la isla durante la Primera Guerra Mundial …… – HAWAII WORLD WAR ONE

[14e] World War 1 and Southeast Asia/La Primera Guerra Mundial y el Sudeste Asiático | The Manila Times

[14f] International Legal And Political Factors In The United States Disposition Of Alien Enemy Assets Seized During World War I/Factores jurídicos y políticos internacionales en la disposición por parte de los Estados Unidos de los bienes de los enemigos extranjeros incautados durante la Primera Guerra Mundial

[15a] Esto formaba parte del Plan Morgenthau del Estado Profundo, destinado a completar la destrucción total de Alemania mediante la desindustrialización permanente del país, para convertir a Alemania en la granja lechera y el campo de patatas de Europa. La intención era privar para siempre al país no sólo de sus mejores mentes científicas, sino también de todo este segundo y tercer nivel de intelectuales científicos, técnicos y trabajadores cualificados, para impedir un intento alemán de reconstruirse después de la guerra.

[15b] The Morgenthau Plan – David Irving

[15c] Morgenthau Plan – Oxford Reference

[15d] MORGENTHAU PLAN – WORLD FUTURE FUND

[15e] (PDF) The Morgenthau Plan (1945-1947) | Dr. Bàrbara Molas

[15f] GERMAN HOLOCAUST GERMAN GENOCIDE: 9-15 Million/HOLOCAUSTO ALEMÁN GENOCIDIO ALEMÁN: 9-15 millones/

[16a] Bacque era un autor canadiense muy popular; sus cuentos, novelas y artículos aparecían regularmente en todos los medios de comunicación importantes, pero, tras publicar “Other Losses” / “Otras pérdidas”, fue incluido en una lista negra y destruido en Canadá. Ningún periódico o revista le devolvía las llamadas, y todos los editores rechazaban el contacto con él. Los medios de comunicación estadounidenses lo tacharon de fraude, a pesar de que su investigación era impecable y de que su libro incluía una introducción y el testimonio de destacados oficiales militares estadounidenses de alto rango. Casi nadie en Norteamérica conoce su extraordinario descubrimiento histórico, ya que sus libros han sido prácticamente prohibidos en el continente. En cambio, sus numerosos libros sobre este tema han tenido un gran éxito en Europa, ya que se han traducido a creo que 15 idiomas, se han realizado películas documentales sobre su descubrimiento y es ampliamente reconocido en Europa como un destacado y respetado historiador.

[16b] cf. James Bacque, introducción a “Other Losses” /”Otras pérdidas” y también el texto de “Crimes and Mercies” / “Crímenes y Misericordias”, para una descripción de sus penurias tras la publicación.

[17] Ahora parece que las populares fotos que todos hemos visto, de montones de cadáveres demacrados, no eran de judíos asesinados por alemanes (como nos han dicho) sino de alemanes asesinados por los estadounidenses. Un número indeterminado de los encarcelados y asesinados eran mujeres, y no pocos eran niños. 

[18a] La única escasez de alimentos en Alemania fue causada por los estadounidenses, que prohibieron todos los envíos externos de alimentos a Alemania después de la guerra, y se anunció ampliamente que cualquiera que intentara introducir alimentos de contrabando en los campos sería fusilado en el acto. cf. los dos libros de James Bacque; múltiples referencias documentadas.

[18b] Los campos de la muerte de Eisenhower | National Vanguard

[18c] Parte 2: asesinatos en masa cometidos por Eisenhower 1942-1950:

[18d] HOLOCAUSTO ALEMÁN GENOCIDIO ALEMÁN:

(19) The Paperclip Conspiracy: The Hunt for the Nazi Scientists/La conspiración Paperclip: La caza de los científicos nazis

https://www.amazon.com/Paperclip-Conspiracy-Hunt-Nazi-Scientists/dp/0316103993

(20) BBC: “Project Paperclip – Dark side of the Moon”/BBC: “Proyecto Paperclip – El lado oscuro de la Luna”

http://news.bbc.co.uk/1/hi/magazine/4443934.stm 

(21) The Great Patents Heist/El gran robo de patentes

https://www.456fis.org/GREAT_PATENTS_HEIST.htm

El enlace no funciona pero puedes leer sobre el mismo aquí:

Stephen Mihm “A Nation of Outlaws” / “Una nación de forajidos”

(22) https://www.boston.com/news/globe/ideas/articles/2007/08/26/a_nation_of_outlaws/

Apptricity demanda al gobierno estadounidense por 250 millones de dólares

(23) https://www.reseller.co.nz/article/print/533132/us_army_settles_unlicensed_software_claim_50_million/

Coca-Cola

(24) https://www.moonofshanghai.com/2020/07/a-few-historical-frauds-july-11-2020.html

NIKE

(25) https://www.sneakerfreaker.com/features/which-came-first-nikes-cortez-or-onitsuka-tigers-corsair

 

Copyright © Larry RomanoffMoon of ShanghaiBlue Moon of Shanghai, 2022

 

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis

 

 

CROATIAN  ENGLISH   ESPAÑOL FRANÇAIS  GREEK  NEDERLANDS  POLSKI  PORTUGUÊS EU   PORTUGUÊS BR  ROMANIAN  РУССКИЙ

What part will your country play in World War III?

By Larry Romanoff, May 27, 2021

The true origins of the two World Wars have been deleted from all our history books and replaced with mythology. Neither War was started (or desired) by Germany, but both at the instigation of a group of European Zionist Jews with the stated intent of the total destruction of Germany. The documentation is overwhelming and the evidence undeniable. (1) (2) (3) (4) (5) (6) (7) (8) (9) (10) (11)

READ MORE