Saturday, May 9, 2020

2ª parte: Un cambio de paradigma – El COVID-19 requiere una investigación criminal


 

Fuente: L’HORA
April 15, 2020

Este artículo es la continuación de la 1ª parte: “El Gobierno de Estados Unidos declara la guerra a América”, en la que se enumera una historia de 70 años durante la cual el ejército de Estados Unidos y la CIA realizaron “experimentos” biológicos, químicos y de radiación secretos y mortales en Estados Unidos y en muchas otras naciones.
Las circunstancias actuales han causado un cambio de paradigma en la percepción pública de esta pandemia, y se exigen respuestas. Una de esas circunstancias es otro estudio más definitivo, esta vez realizado por expertos de la Universidad de Cambridge y sus colegas de Alemania que analizaron 160 genomas de virus extraídos de pacientes humanos en todo el mundo. Su principal hallazgo fue que el coronavirus tenía tres cepas distintas, a saber, A, B y C. Demostraron que el tipo que infectó a China -B- no era el virus original sino un derivado del progenitor (A) que existía principalmente en Estados Unidos, al menos inicialmente.
También completaron un análisis aún no publicado de otros 1.001 genomas, y su estudio proporcionó pruebas sólidas (al igual que otros) de que la propagación de la enfermedad entre los seres humanos se produjo entre el 13 de septiembre y el 7 de diciembre de 2019, mucho antes de que se identificara en China.
Hay más:
En 2004, el Wenweipo de Hong Kong publicó un artículo titulado “El primer brote de SARS se sospecha que se ha producido en Estados Unidos”, citando a AP y Reuters (3) sobre una mujer estadounidense de 45 años que enfermó gravemente con los típicos síntomas del SARS unos meses antes del brote en Hong Kong y que murió en el plazo de un día, quedando inmediatamente en cuarentena todo el hospital y unas 80 personas más con las que había tenido contacto. Wenweipo, investigadores chinos, virólogos rusos y expertos militares especularon que el virus del SARS fue necesariamente creado por el hombre y casi con toda seguridad liberado por un laboratorio militar de Estados Unidos, encubriéndose la fuga estadounidense. Sigue siendo un rompecabezas explicar cómo los medios de comunicación occidentales (Estados Unidos) supieron de inmediato y unánimemente que el SARS fue causado por los gatos de algalia, cuando durante meses nadie sobre el terreno supo nada de los hechos.


El MERS explotó por primera vez en Corea del Sur en el laboratorio de armas biológicas JUPITR-ATD en la base aérea de Osan, con más de 100 soldados surcoreanos en cuarentena en la base. Hoy en día, el ejército de Estados Unidos parece estar tomando una fuerte delantera en el brote de COVID-19 en Corea del Sur, con militares estadounidenses teniendo un contacto sospechosamente frecuente con el culto religioso fanático Shincheonji que ha sido la fuente de la mayoría de las infecciones de COVID-19 en Corea del Sur. No es fácil explicar la coincidencia de que tanto el MERS como el COVID-19 parezcan haberse originado quizás en los mismos laboratorios de la Base Aérea de Osan. De manera similar, el Ébola surgió simultáneamente en tres lugares diferentes, a miles de kilómetros de distancia, cada uno a tiro de piedra de un laboratorio militar de armas biológicas de Estados Unidos. El VIH-SIDA también se originó en Estados Unidos, y su propagación simultánea a otros dos continentes sigue siendo objeto de un feroz debate.
En los meses anteriores al COVID-19 (y de nuevo durante la epidemia), China fue golpeada con 4 brotes virales inexplicables en sucesión, virus animales que destruyeron gran parte del ganado y las aves de corral de la nación, causando muchos daños económicos y haciendo necesaria la compra de grandes volúmenes de productos agrícolas estadounidenses. Parece que la Madre Naturaleza decidió alinearse con la política exterior de los Estados Unidos, no sólo uniéndose a la guerra comercial de Trump y ayudando a su esfuerzo por “derribar a China”, sino también con su aparente complicidad sin precedentes en la elección de la peor época del año y tal vez del peor lugar posible. ¿Fueron estas meras coincidencias, una racha de mala suerte, tal vez? La gripe porcina que devastó el ganado de China en 2019 no fue un acto de Dios o de la naturaleza, sino que fue obra de personas desconocidas que hicieron volar pequeños zánganos sobre las granjas de cerdos del país e infectaron miles de lugares, lo que dio lugar al sacrificio de más de 100 millones de cerdos. Sigue siendo un enigma cómo los medios de comunicación occidentales supieron de forma inmediata y unánime que esto fue causado por “pandillas chinas” y “especuladores de cerdos”, cuando parece más probable que se trate de una repetición del ataque de los Estados Unidos a Cuba.
El brote original de COVID-19, como el SARS, parecía ser específico de los chinos, el 99,5% afectaba sólo a los chinos étnicos, sin extranjeros infectados en Wuhan o China, lo que naturalmente plantea interrogantes. La Universidad de Harvard, con financiación del ejército de los Estados Unidos, llevó a cabo una serie de “estudios” ilegales y escandalosamente faltos de ética en China (después de habérseles prohibido específicamente hacerlo), recogiendo subrepticiamente cientos de miles de muestras de ADN chino, para luego sacarlas ilegalmente del país. (2) Se plantearon muchas preguntas sobre la aplicación (militar) de estas muestras.
Y no fue sólo la Universidad de Harvard la que recolectó el ADN chino. El Departamento de Estado de Estados Unidos, empezando por Hillary Clinton, y continuando hasta hoy, ha sido encargado de recolectar huellas dactilares, contraseñas, números PIN –y ADN– de todos los líderes y dignatarios del mundo. China y el mundo merecen una respuesta a la pregunta de “¿Por qué?”
Si se tratara de China con la historia anterior y el SARS, MERS, SIDA, EBOLA, gripe aviar, gripe porcina, y COVID-19 surgiera por primera vez en Estados Unidos, los estadounidenses lo afirmarían como prueba al 100% de que China fue responsable. No puede ser una sorpresa que gran parte del mundo actual tienda naturalmente a poner estos brotes a las mismas puertas de Estados Unidos.
Asuntos que el gobierno de Estados Unidos debe abordar:
¿Por qué el CDC cerró el laboratorio de armas biológicas USAMRIID de Fort Detrick? ¿Fue debido, como los medios de comunicación afirmaron, a una simple “falta de procedimiento”? Salvo contaminación y/o infecciones masivas, ¿por qué ese enorme sitio (80.000 metros cuadrados) se mantuvo sellado durante seis meses de pruebas y descontaminación antes de que se le permitiera reanudar el trabajo sólo parcialmente? Además, ¿por qué la mayoría de los sitios web de noticias en inglés de repente se deshicieron de toda referencia al cierre del Fuerte Detrick cuando el coronavirus entró en erupción en Wuhan?
Se ha demostrado de forma concluyente que el COVID-19 no se originó en el mercado de Wuhanni en Wuhan en absoluto, ni en China. Además, las cepas del virus en Italia, Irán, Japón, Taiwán, Corea del Sur, son diferentes de la que contaminó Wuhan. Dado que sólo Estados Unidos tiene todas las diferentes cepas, parece que esas infecciones deben haberse originado allí. ¿Cómo pudo suceder esto? Además, el mundo entero se pregunta por qué hubo dos grandes olas de infección mundial, la primera infectando 25 países al mismo tiempo alrededor del 25 de enero, y la segunda con 85 países experimentando simultáneamente explosivos brotes múltiples domésticos en pocos días de diferencia entre sí alrededor del 25 de febrero,  y mayormente diferentes de la cepa en China.
Japón, Corea del Sur, Italia e Irán informaron que sus brotes domésticos de COVID-19 no provenían de China sino que mostraban una conexión con los Estados Unidos. Australia afirma que el 80% de sus infecciones procedían de Estados Unidos, otros países también identificaron infecciones que se produjeron en Estados Unidos. Japón y Taiwán han documentado pruebas de que varios japoneses se infectaron en Hawai a finales de septiembre de 2019. Además, las enormes erupciones acumuladas en Washington y Nueva York fueron de origen doméstico, sin conexión probada con China. ¿Cómo se explica esto? (4)
Hace dos años, John Bolton despidió a todo el grupo ejecutivo responsable de la coordinación de la respuesta a las pandemias, destruyendo la infraestructura de defensa de enfermedades infecciosas de la nación, y también recortó los fondos para los CDC, eliminando el 80% del departamento que podría haber ayudado a otras naciones a detectar y controlar las epidemias que luego sufrieron. Más específicamente, un epidemiólogo del CDC integrado en la agencia de control de enfermedades de China fue retirado poco antes del brote del virus en Wuhan. A la luz de los acontecimientos actuales, ¿cómo se pueden explicar estas acciones?
Los virólogos son unánimes en cuanto a que el primer acto después de un brote es buscar al “paciente cero”, para detener la infección en su origen. Todos los países importantes hicieron grandes esfuerzos en este sentido, excepto Estados Unidos que no hizo ningún esfuerzo aparente de ningún tipo. Los Estados Unidos deben explicar por qué fue así. Las autoridades chinas, italianas e iraníes han estado pidiendo colaboración internacional para rastrear el rastro genético preciso de los brotes mundiales e identificar el verdadero origen del virus. Ya que toda la humanidad quiere desesperadamente las respuestas, ¿por qué los Estados Unidos no cooperan en este esfuerzo?
La OMS enfatizó que lo más importante era hacer “test, test, test”, pero Estados Unidos es el único país que se negó firmemente a hacerlo, prohibiendo las pruebas incluso para aquellos que ya están en la UCI y en un respirador, con excusas que parecen tan poco convincentes como sospechosas en retrospectiva. ¿Por qué la Dra. Helen Chu recibió una orden amenazante de “cese y desistimiento” para dejar de hacer pruebas con los hisopos nasales que su equipo de investigación de la gripe había tomado en el estado de Washington a partir de octubre de 2019? La respuesta posible sería evitar que se supiera que el virus ya había estado circulando meses antes. Por regla general, la razón por la que no hacemos una pregunta en privado es porque ya sabemos la respuesta, y la razón por la que no hacemos la pregunta en público es porque no queremos que nadie más sepa la respuesta.
Y el 9 de abril, United Biomedical, que comenzó a hacer pruebas y se ofreció a pagar el costo de las mismas a todos los residentes del condado de San Miguel en Colorado para detectar anticuerpos contra el COVID-19, fue repentinamente clausurada por las autoridades sanitarias alegando que la compañía había perdido el 40% de su personal y no podía completar las pruebas, una afirmación que la compañía discutió firmemente. El gobierno de Estados Unidos debe explicar por qué muchas pruebas siguen estando prohibidas.
Internet está siendo inundado con mensajes de los estadounidenses – incluyendo muchos médicos– que se refieren a las infecciones de septiembre de 2019 en adelante, todos describiendo síntomas similares compatibles con el COVID-19. He recibido muchos mensajes de estadounidenses en Washington, Nueva York, California, Maryland, Virginia y otros estados, así como de Alemania e Italia, afirmando infecciones similares ya a finales de septiembre, afirmaciones demasiado numerosas, demasiado detalladas y demasiado similares para ser ignoradas.
China, Italia y varias otras naciones de Asia y Europa han documentado pruebas de que el COVID-19 estuvo circulando en sus poblaciones durante varios meses antes del brote en Wuhan. El Dr. Giuseppe Remuzzi, director del Instituto Mario Negri de Investigación Farmacológica de Milán, declaró que se descubrieron muchos casos extraños de neumonía a finales de noviembre y diciembre en el norte de Italia, en pacientes que habían sido vacunados contra la gripe estacional, y también que en noviembre se descubrió que Gales tenía lo que clínicamente parecían ser pacientes de COVID-19.
El gobierno de los Estados Unidos debe abordar la ya incierta existencia del virus que se está extendiendo en Estados Unidos y en gran parte del mundo a partir de septiembre de 2019. Sin embargo, Mike Pompeo emitió una circular instruyendo al personal del Departamento de Estado a nivel mundial para culpar a China por el COVID-19.
Tal vez lo más sorprendente de todo, un informe de la ABC News declaró: “Las preocupaciones sobre [COVID-19] se detallaron en un informe de inteligencia de noviembre del Centro Nacional de Inteligencia Médica (NCMI) del ejército, según dos funcionarios familiarizados con el contenido del documento. La línea de tiempo de la parte de inteligencia de esto puede estar [incluso] más atrás de lo que estamos discutiendo”, dijo la fuente de los informes preliminares de Wuhan. La fuente de inteligencia citada por ABC dijo además, “Los analistas concluyeron que podría ser un evento cataclísmico”. Y el Washington Post escribió que
“… informes de las agencias de inteligencia de Estados Unidos a partir de enero advirtieron que la escala e intensidad del brote de coronavirus en China [en Wuhan] podría convertirse en una ‘pandemia en toda regla’.”
La CNN tenía este informe: “El Centro Nacional de Inteligencia Médica (NCMI) del ejército de Estados Unidos compiló un informe de inteligencia de noviembre en el que ‘los analistas concluyeron que podría ser un evento cataclísmico’, dijo a ABC News una de las fuentes del informe del NCMI. La fuente dijo a ABC News que el informe de inteligencia fue presentado ‘varias veces’ a la Agencia de Inteligencia de Defensa, al Estado Mayor Conjunto del Pentágono y a la Casa Blanca. El Pentágono, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional y el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, originalmente se negaron a hacer comentarios.” Más tarde negaron el conocimiento del informe, pero ABC estaba lo suficientemente segura de la fiabilidad de sus cuatro fuentes no relacionadas que publicaron repetidamente el artículo durante días después de la negación del NCMI.
Curiosamente, la CNN también hizo esta declaración: “El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo el domingo que ‘no podía recordar’ si el Pentágono recibió una evaluación de inteligencia sobre el nuevo coronavirus en China”. Tenemos que pensar aquí. Un informe de inteligencia de una posible pandemia mundial que podría matar a millones de estadounidenses, y el Sr. Esper ‘no podía recordar’ si siquiera había oído hablar de ello. ¿Es eso creíble?
China puede exigir una respuesta a esta pregunta: ¿CÓMO podrían las “fuentes de inteligencia” de Estados Unidos haber sabido en noviembre –o incluso octubre– de una potencial pandemia de COVID-19 que estallaría específicamente en Wuhan dos meses después? Creo que el mundo entero exigiría la respuesta a esto. Y una vez más es un rompecabezas explicar cómo los medios de comunicación occidentales (Estados Unidos) supieron de forma inmediata y unánime –desde el primer día– que el virus era COVID-19 y que estaba causado por murciélagos, cuando durante meses nadie sobre el terreno sabía nada de los hechos, y la fuente animal todavía no está probada.
El director del CDC, Redfield, admitió que las muertes por gripe en Estados Unidos se debieron en realidad al coronavirus. ¿Cuántas de las 35 millones de infecciones y 20.000 muertes fueron mal diagnosticadas? ¿Fue esto accidental? Cuando se descubrió la causa de la muerte en las autopsias, ¿por qué se mantuvo en secreto la información? ¿Por qué se les dijo a las familias de las víctimas fallecidas que habían muerto de gripe cuando los certificados de defunción decían “coronavirus”?
A principios de marzo el gobierno de Estados Unidos declaró como clasificada toda la información del COVID-19, con toda la comunicación desviada a través de la Casa Blanca y coordinada con los funcionarios del NSC. Sólo se permite la asistencia a reuniones secretas a personas específicas con autorización de seguridad, sin teléfonos móviles ni ordenadores. Los funcionarios excluidos afirmaron que se les dijo que la información sobre el virus era clasificada “porque tenía que ver con China”. Es necesario que los Estados Unidos expliquen la necesidad de ese secreto extremo (al mismo tiempo que condenan a China por su falta de transparencia), y cómo hacer frente a una epidemia de virus en el ámbito nacional implicaría a China.
Mike Pompeo y los medios de comunicación de Estados Unidos han acusado repetidamente a China de encubrimiento y dilaciones en la epidemia del virus, afirmando que China “le costó al mundo dos meses” de defensa. Pero la Casa Blanca ha admitido que China informó a Estados Unidos sobre el virus el 3 de enero de 2020, en el plazo de una semana desde la identificación del nuevo patógeno. ABC News publicó un artículo titulado, “Estados Unidos ‘desperdició’ meses antes de prepararse para la pandemia del virus”, declarando: “Después de que las primeras alarmas sonaran a principios de enero… …la administración Trump desperdició casi dos meses que podrían haber sido utilizados para reforzar la reserva federal de suministros y equipos médicos críticamente necesarios… …las agencias federales esperaron hasta mediados de marzo para comenzar a hacer pedidos al por mayor de máscaras de respiración N95, ventiladores mecánicos y otros equipos…” China merece una explicación y una disculpa.
Los medios de comunicación de Estados Unidos acusaron a China de castigar a su llamado denunciante Li Wenliang, algunos inventando falsas afirmaciones de que fue obligado a confesar e incluso encarcelado. La narrativa oficial es que Estados Unidos valora a sus denunciantes mientras que los chinos son malos con los suyos. Pero hoy en día, Li Wenliang es un héroe nacional en China. Los Estados Unidos tienen que abordar este tema abiertamente, y comparar la posicion de Li con las de Edward Snowden, Julian Assange y Chelsea Manning. También con la del capitán Brett Crozier del USS Theodore Roosevelt, que fue despedido recientemente por filtrar la noticia de la propagación de infecciones en su barco de guerra, y con la del inspector general despedido Michael Atkinson, cuyos deberes laborales desembocaron en que Trump le destituyera.
Está documentado que la emisora estadounidense Radio Free Asia creó y promulgó ampliamente las falsedades de que la Universidad de Wuhan es un laboratorio de armas biológicas y que el coronavirus se filtró desde allí. Radio Free Asia es una parte integral de la máquina de desinformación de Estados Unidos que informa a Mike Pompeo.
El Sr. Pompeo también emitió órdenes específicas al personal del Departamento de Estado a nivel mundial de presentar a Estados Unidos “en cada entrevista” como “la mayor nación humanitaria en la historia del mundo”. Pero recientemente incrementó las sanciones tanto a Irán como a Cuba, impidiendo la compra de suministros médicos críticos, y se aseguró de que el Banco Mundial rechazara la petición de asistencia médica financiera de Venezuela. Mientras que China, Rusia y Cuba han enviado suministros sanitarios y médicos a casi 100 naciones de todo el mundo, Estados Unidos no ha proporcionado asistencia a nadie, e incluso ha negado suministros críticos a Canadá, acciones que no son coherentes con una “gran nación humanitaria”, sino que aparecen ante el mundo como casi salvajemente inhumanas, con muchas personas en Irán y Venezuela que mueren cada día como resultado directo de las políticas de Estados Unidos.
Epílogo
El 11 de abril de 2020, Gilad Atzmon publicó un excelente artículo titulado “¿Una pandemia viral o una escena del crimen?”, en el que sugiere que las circunstancias han creado ahora “un cambio de paradigma” en la percepción de la actual pandemia viral. Escribió que “Aunque a los científicos y los expertos médicos les resulta difícil explicar exactamente cómo funciona el Covid-19 o cómo se produjo, algunas voces críticas de la comunidad científica y los medios de comunicación disidentes han apuntado a explicaciones alternativas que parecen más ilustrativas que cualquier cosa que haya ofrecido hasta ahora el pensamiento médico convencional”.
Atzmon escribió que los diagnósticos e investigaciones médicas se ocupan de la naturaleza, la causa y la manifestación de una enfermedad, mientras que “las investigaciones criminales se ocupan principalmente del elemento humano”, tratando de determinar “los métodos, motivos e identidades de los delincuentes”, así como de “buscar e interrogar a los testigos”. Afirma: “Dado que no conocemos su procedencia, debemos tratar la actual epidemia como un acto potencialmente criminal, así como un evento médico. Debemos comenzar la búsqueda de los autores que puedan estar en el centro de este posible crimen de proporciones genocidas globales”. Estoy de acuerdo.
Todos los estadounidenses (y otros) que creen en la culpabilidad de China por la aparición de este virus, deberían acoger con satisfacción tal investigación. Y el Sr. Pompeo, que tan firmemente coloca toda la responsabilidad en la puerta de China, recibiría la confirmación de sus afirmaciones. Creo que los gobiernos y los pueblos de China, Italia, España, Francia e Irán, en particular, desearían conocer los resultados de esa investigación criminal. Todas las naciones del mundo deberían unirse ahora y proceder conjuntamente con este esfuerzo. No es necesario abordarlo con presunción de causa o intención, sino simplemente para descubrir toda la verdad de este evento. Eso será suficiente, y es posible que los resultados de esta investigación mundial impulsen a otros a investigar eventos pasados similares que hasta ahora no han sido cuestionados ni examinados.
Creo que todavía hay muchas verdades sobre el COVID-19 (y muchas otras epidemias) que aún no han surgido. Tal vez una de las muchas personas con conocimiento personal de la fuente y el método de distribución será lo suficientemente valiente como para presentarse, tal vez otro Edward Snowden o Chelsea Manning. Entonces veremos cómo los Estados Unidos valoran realmente a sus denunciantes.
Para obtener más información de interés sobre el COVID-19, puede consultar aquí 15 artículos de fondo del autor, que contienen muchos detalles y unas 100 referencias adicionales.
Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas consultoras internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando estudios de casos en asuntos internacionales en las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados principalment con China y Occidente. Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG). Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com
Notas
1) William Blum, Killing Hope: Las intervenciones militares de Estados Unidos y la CIA desde la Segunda Guerra Mundial [Common Courage Press, 1995]).
(2) El caso de Harvard de Xu Xiping: ¿explotación del pueblo, avance científico o robo genético?, Margaret Sleeboom; Escuela de Investigación de Ciencias Sociales de Ámsterdam, Universidad de Ámsterdam e Instituto Internacional de Estudios Asiáticos, Universidad de Leiden, Países Bajos. Routlege; Taylor & Francis group; New Genetics and Society, Vol. 24, nº 1, abril de 2005.
3) Los enlaces originales ya no están activos. Sería necesario realizar una búsqueda en el archivo para localizar los artículos de Wenweipo, AP y Reuters.
(4) El primer ministro australiano Scott Morrison habla durante una conferencia de prensa conjunta con la primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern en la Casa del Almirantazgo en Sydney, Australia, el 28 de febrero de 2020. /Reuters.
(5) Desclasificado: Experimentación Humana (Video, 1999). A&E Television. Distribuido por New Video, 126 Fifth Avenue, New York, NY 10011.
(6) Faden R; “El Comité Asesor sobre experimentos de radiación humana: Reflexiones sobre un comité presidencial”. Informe del Centro Hastings 26 (nº 5): 5-10, 1996.
(7) Gallagher C: Zona Cero Americana: La Guerra Nuclear Secreta. The Free Press, Nueva York, 1993.
(8) Mar G: “La historia de la radiación que nadie tocaría”. Columbia Journalism Review, marzo/abril de 1994.
(9) Los experimentos de radiación en humanos: Informe final del Comité Asesor sobre Experimentos de Radiación en Humanos. Oxford University Press, Nueva York, 1996.
(10) Trágico asunto de la Guerra Fría con el átomo. Pantheon Books, Nueva York, 1994.
(11) Watts ML: “EE.UU. reconoce los cánceres causados por la radiación en los trabajadores”. New York Times, 29 de enero de 2000.
(12) Welsome E: Los archivos de plutonio: Los experimentos médicos secretos de Estados Unidos en la Guerra Fría. The Dial Press, Nueva York, 1999. (Delta, 2000).
(13) J. Smolowe y S. Gribben, ” Las crecientes consecuencias “, Time 143, Nº 3, 30 (enero 1994).
(14) M. McCally, C. Cassel y D. G. Kimball, ” La investigación sobre la radiación de los seres humanos patrocinada por el gobierno de EE.UU., 1945-1975″, Med. Glob. Survivor. 1, 4 (1994).
(15) K. D. Steele, ” Los experimentos de radiación plantean cuestiones éticas”, High Country News, 4 abril 1994.
(16) Z. Hussain, “MIT pagará a las víctimas 1,85 millones de dólares en el caso del acuerdo de radiación de Fernald”, The Tech, 7 de enero de 1998.
(17) P. J. Hilts, “Los EE.UU. se conformarán con 4,8 millones de dólares en demandas por pruebas de radiación”, New York Times, 20 noviembre 1996.
(18) E. Marshall, ” ¿Conejillos de indias humanos en Oak Ridge?”, Science 213, 1093 (1981).
Copyright © Larry Romanoff