Saturday, May 9, 2020

SP -- El gobierno de Estados Unidos declara la guerra a América – “Experimentos” biológicos, químicos y de radiación en estadounidenses



March12, 2020
Este artículo es la Parte 1 de 2. Proporciona los antecedentes y algún contexto necesario como introducción a lo que sigue, un entorno de actividad militar secreta de Estados Unidos apoyada de forma concluyente por miles de páginas de pruebas documentadas.
Durante los últimos 70 años más o menos, el gobierno de Estados Unidos libró una guerra contra sus propios ciudadanos, una historia reprobable de experimentos ilegales, poco éticos e inmorales que expusieron a innumerables civiles de Estados Unidos a procedimientos y patógenos mortales.
Según una investigación del Congreso de Estados Unidos, a finales de los 70, “al menos 500.000 personas fueron utilizadas en experimentos de radiación, biológicos y químicos patrocinados por el Gobierno Federal de los Estados Unidos en sus propios ciudadanos”. La verdad es del orden de decenas de millones de personas.
La Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos publicó un informe el 28 de septiembre de 1994, en el que se afirmaba que entre 1940 y 1974, el Departamento de Defensa de Estados Unidos y otros organismos de seguridad nacional estudiaron cientos de miles de seres humanos en pruebas y experimentos con sustancias peligrosas.
Una cita del estudio:
“En la década de 1950 se llevaron a cabo en Fort Detrick, Maryland, muchos experimentos en los que se probaron diversos agentes biológicos en seres humanos, denominados Operación Whitecoat. Los participantes en estos experimentos eran originalmente hombres voluntarios. Sin embargo, después de que los hombres alistados realizaran una huelga de brazos caídos para obtener más información sobre los peligros de los ensayos biológicos, no se hicieron seguimientos detallados ni se llevaron registros de los participantes. El ejército de Estados Unidos afirmó más tarde que sólo tenía información de contacto de unos 1.000 de los participantes originales. El programa de defensa biológica de Estados Unidos contiene decenas de divisiones, departamentos, grupos de investigación, bio-inteligencia y más, de ninguna manera todo relacionado con la ‘defensa’ en ningún sentido”.
Del documento American nuclear Guinea Pigs: Three decades of radiation experiments on U.S. citizens – Informe preparado por el Subcomité de Conservación de Energía y Potencia, del Comité de Energía y Comercio, Cámara de Representantes de los Estados Unidos, noviembre de 1986: U.S. Government Printing Office, Washington, 1986, 65-0190:


“Los seres humanos eran grupos de prisioneros o poblaciones que los experimentadores podrían haber considerado de manera aterradora como “prescindibles”: los ancianos, los presos, los pacientes de hospitales que padecían enfermedades terminales o que podían no haber conservado sus plenas facultades para dar su consentimiento informado. …no hay pruebas de que se haya otorgado el consentimiento informado. …el gobierno encubrió la naturaleza de los experimentos y engañó a las familias de las víctimas fallecidas en cuanto a lo que había sucedido. …los sujetos recibieron dosis que se acercaban o incluso excedían los límites actualmente reconocidos para la exposición a la radiación en el trabajo. Las dosis fueron tan grandes como 93 veces la capacidad corporal (máxima) permitida”. A continuación, el documento prosigue: “Algunos de los más repugnantes o extraños de estos experimentos se resumen a continuación”.
Pocos estadounidenses parecen estar al tanto de los programas de experimentación humana de su propio gobierno, una letanía desmesurada de atrocidades cometidas por la CIA y el ejército sobre una población inocente y desinformada, siempre sin consentimiento y la mayoría de las veces con resultados trágicos. Estos incluían extensos programas de experimentos de control mentalexperimentos de interrogación/tortura, infección deliberada con sustancias mortales o debilitantes, exposición a radiactividad severa y todo tipo de patógenos biológicos, bacteriológicos y químicos tóxicos. Abarcaban el lavado de cerebro, la tortura, el electrochoque, los agentes nerviosos, las drogas y la hipnosis atípica, y los experimentos quirúrgicos, incluidas las lobotomías, y una amplia gama de “investigaciones” farmacológicas, todas ellas realizadas con víctimas civiles inocentes, desinformadas e indefensas, desde recién nacidos hasta adultos.
Las sustancias utilizadas –las “herramientas de su oficio”– incluían el LSD, la heroína, la morfina, la benzedrina, la marihuana, la cocaína, el PCP, la mescalina, el metrazol, el éter, los gases nerviosos VX y el sarín, sustancias químicas tóxicas como el sulfuro de cadmio de zinc y el dióxido de azufre, diversos agentes biológicos, el ácido sulfúrico, la escopolamina, el gas mostaza, los isótopos radiactivos y diversas dioxinas de Dow Chemical. También incluyeron el electrochoque, estrógenos sintéticos, células cancerígenas vivas, órganos sexuales de animales transplantados a humanos, transfusiones de sangre de vacas y mucho más. Las enfermedades de transmisión deliberada incluían sífilis, gonorrea, hepatitis, cáncer, peste bubónica, beriberi, cólera, tos ferina, fiebre amarilla, dengue, encefalitis y tifus, enfermedad de Lyme, fiebre hemorrágica y mucho más.
Se realizaron experimentos con niños, huérfanos, enfermos y discapacitados mentales, prisioneros a los que no se les dio opción de participar. A los pacientes de los hospitales se les decía a menudo que estaban recibiendo tratamiento médico, pero en cambio se les utilizaba como objetos en experimentos mortales. Nunca sabremos el número total de personas que murieron. Si no te importan las pesadillas, investiga el programa MK-ULTRA de la CIA. Muchos de estos experimentos continuaron hasta finales de los 90 y más allá, y mucha gente afirma –y proporciona pruebas– que todavía continúan hoy en día.
Estos programas de investigación humana fueron financiados por el gobierno de Estados Unidos y realizados en su mayoría a través de la CIA y el ejército, pero con la plena cooperación de la mayoría de las principales universidades y hospitales. Eran altamente secretos, su existencia no fue descubierta hasta después de muchos años de funcionamiento. Enfrentados a las órdenes de la judicatura de liberar los registros, la CIA y el ejército destruyeron en cambio la mayoría de los documentos, unos pocos registros sobrevivieron sólo por errores de archivo y comunicación, la prueba disponible cubriendo sólo una minúscula porción de las violaciones y atrocidades cometidas.
“Desde 1960 hasta 1971, el Dr. Eugene Saenger, radiólogo de la Universidad de Cincinnati, expuso a pacientes pobres y en su mayoría negros a la radiación de cuerpo entero. No se les pidió que firmaran formularios de consentimiento, ni se les dijo que el Pentágono financió el estudio. Los pacientes fueron expuestos, en el período de una hora, al equivalente a unos 20.000 rayos X de radiación”. La mayoría de los pacientes murieron, pero el Dr. Saenger recibió recientemente una medalla de oro por los “logros en su carrera” de la Sociedad Radiológica de América del Norte.
A partir de la década de 1950, los niños discapacitados mentales de la Escuela Estatal de Willowbrook en Staten Island (Nueva York) fueron infectados intencionalmente con hepatitis viral alimentándolos con un extracto hecho con las heces de pacientes infectados. Saul Krugman, de la Universidad de Nueva York, prometió a los padres de los niños discapacitados mentales que sus hijos serían inscritos en Willowbrook a cambio de la firma de un formulario de consentimiento para los procedimientos que, según él, eran “vacunaciones”. En realidad, los procedimientos implicaban infectar deliberadamente a los niños con hepatitis viral.
Lauretta Bender: La Psiquiatra del Infierno. Lauretta Bender fue una neuropsiquiatra del Hospital Bellevue en los años 40 y principios de los 50 que fue pionera en la terapia de electroshock en niños pequeños que inevitablemente retrocedían a estados violentos y catatónicos, la mayoría terminando muertos o en prisión. Bender más tarde amplió sus tratamientos para incluir el LSD y, a pesar de su inhumana brutalidad, el NYT publicó un brillante obituario cuando murió – como lo hizo para las muchas docenas de esas personas.
A partir de 1950, el ejército de Estados Unidos llevó a cabo al menos 240 ataques de guerra biológica al aire libre en ciudades estadounidenses, liberando agentes nerviosos y bacterias mortales desde Alaska hasta Hawai. La CIA liberó la bacteria de la tos ferina desde el mar cerca de la Bahía de Tampa, Florida, causando una epidemia que dejó decenas de miles de personas extremadamente enfermas y matando a muchas otras. La Marina de los Estados Unidos simuló ataques de guerra biológica rociando grandes cantidades de una bacteria sobre San Francisco, en los que murieron muchos ciudadanos e innumerables personas contrajeron graves enfermedades similares a la neumonía. Cuando se filtró la información, las fuentes militares insistieron en que la bacteria era inofensiva, pero incontables miles de personas contrajeron graves afecciones de las vías urinarias y infecciones respiratorias, neumonía y otras enfermedades, infecciones que eran permanentes: “Hasta el día de hoy, estas bacterias son una de las principales causas de muerte entre los ancianos del área de San Francisco”.
El ejército de Estados Unidos llevó a cabo alrededor de 1.000 pruebas nucleares en superficie para determinar los efectos de la radiación en una población. El Servicio de Salud Pública recibió instrucciones de informar a los ciudadanos en la dirección del viento de las pruebas con bombas nucleares, de que el aumento de los cánceres se debía a la neurosis, y Eisenhower ordenó que se informara a las mujeres con enfermedades por radiación, abortos espontáneos, caída del cabello, leucemia y cáncer cerebral, que padecían el “síndrome del ama de casa”.
Un documento secreto de la AEC (Comisión de la Energía Atómica) con fecha 17 de abril de 1947, titulado “Experimentos médicos en humanos” decía: “Se desea que no se publique ningún documento que se refiera a experimentos con humanos que puedan tener una reacción adversa en la opinión pública o resultar en demandas legales. Los documentos que cubran ese trabajo de campo deben ser clasificados como Secretos”.
Una indicación de la naturaleza cruel y obscena que siempre ha impregnado al gobierno de Estados Unidos:
Kodak comenzó a recibir quejas de los clientes sobre película empañada en que la causa se remonta al material de embalaje, las hojas de maíz de Indiana contaminadas con radiactividad. El gobierno de Estados Unidos accedió secretamente a proporcionar a Kodak información anticipada sobre todos los futuros ensayos nucleares, incluyendo “la prevista distribución de material radiactivo para prever la contaminación local”. Las víctimas nos dicen ahora, “… el Gobierno advirtió a la industria fotográfica y proporcionó mapas y pronósticos de contaminación potencial. ¿Dónde estaban las advertencias a los padres de los niños en estas áreas? El Gobierno protegió los rollos de película, pero no las vidas de nuestros hijos. ¿Por qué no lo hicieron si tenían toda la información sobre los focos de calor y la lluvia radioactiva, y aún así no advirtieron a la gente de este país sobre los peligros inherentes a la lluvia radioactiva?” Su gobierno no se lo dijo porque eran los conejillos de indias de las pruebas.
Puede leer sobre algunos de los casos más destacados, aquíaquíaquíy aquí. También Robert McNamara’s infamous Project 100,000Operation DEWOperation LACProject SHADProject 112Lyme DiseaseNerve gas y Dead Sheep en Dugway.
Y no sólo fue la Guerra contra Estados Unidos
La cantidad de pruebas acumuladas sobre el uso de armas biológicas por parte de Estados Unidos en China y Corea del Norte es indiscutible, pero el gobierno de Estados Unidos ha mentido sobre ello durante 70 años.
También está documentado sin lugar a dudas que los Estados Unidos llevaron a cabo una campaña de décadas de guerra biológica contra la pequeña Cuba, incluyendo la distribución de fiebre hemorrágica y la gripe porcina que causó que Cuba matara a todos los 500.000 cerdos del país. Los estadounidenses no sólo mintieron sobre esto durante 70 años, sino que acusaron a Cuba de ser “un estado paria” con un programa de guerra biológica. (1) Y no sólo en Cuba. Estados Unidos ha utilizado armas químicas y biológicas en Canadá, Filipinas, Puerto Rico, ColombiaBrasil, Vietnam, China, Corea del Norte, Vietnam, Laos, Camboya y más.
Los Estados Unidos tienen unos 400 laboratorios militares de armas biológicas dispersos en países (en su mayoría pobres y atrasados) de todo el mundo, incluidos los nuevos en Georgia, Ucrania, Moldova, Armenia, Azerbaiyán, Uzbekistán y Kazajstán, varias naciones que ahora exigen que estos laboratorios se desmantelen y se trasladen a Estados Unidos, donde pertenecen.
Los medios de comunicación han guardado un silencio evidente sobre el registro de fugas de patógenos biológicos en Estados Unidos, pero el CDC verifica que entre 2005 y 2012 hubo en Estados Unidos 1.059 casos de robo o fugas de patógenos peligrosos que rompieron la contención. Uno cada tres días durante siete años. Es necesario abordar este problema porque hay pruebas considerables de que la pandemia de gripe porcina H1N1 en Estados Unidos en 2009 fue causada por una de estas fugas, que fue casi con toda seguridad la razón por la que el CDC se negó durante seis meses a identificar siquiera el patógeno o a advertir a los ciudadanos, permitiendo silenciosamente que se propagara por todo el mundo. Este parece haber sido el mismo patógeno que golpeó a Rusia en 2016 desde el laboratorio de armas biológicas Lugar del ejército de Estados Unidos en Georgia.
“Afganistán sería borrado de la faz de la Tierra. Se iría allí y sin utilizar armas nucleares se acabaría… literalmente, en 10 días.”
Las armas biológicas parecerían ser la única alternativa. La Fiebre Hemorrágica y el Hantavirus sirvieron para Estados Unidos en Corea del Norte; tal vez también en Afganistán. El Sr. Trump negó más tarde la intención de llevar a cabo su amenaza, pero prescindamos de la ficción de que Estados Unidos no tiene armas biológicas, de que Fort Detrick y los 400 bio-laboratorios extranjeros realizan sólo funciones benévolas de “medicina para la paz”.
Larry Romanoff es un consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas consultoras internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor invitado en la Universidad Fudan de Shanghai, donde presentó estudios de casos en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados principalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com.
Es investigador asociado del Centro de Investigaciones sobre la Globalización (CRG).
Notas:
(1) William Blum, Killing Hope: U.S. Military and CIA Interventions Since World War II [Common Courage Press, 1995]).
Copyright © Larry Romanoff

Larry Romanoff,

contributing author

to Cynthia McKinney's new COVID-19 anthology

'When China Sneezes'

When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis