Wednesday, May 6, 2020

SP -- Un mensaje de Larry Romanoff – Un cambio de escenario Updated -- May 03, 2020


Un mensaje de Larry Romanoff – Un cambio de escenario

[Larry Romanoff – Moon of Shanghai, 03.05.2020]

Updated

Diamond Key Security Aims to Make the Internet Safe for Everyone


Escribí un artículo el 19 de marzo de 2020 titulado “Toda la verdad tiene tres etapas”, enumerándolas así: Primera, se ignora. Segunda, es ampliamente ridiculizada. Tercera, es aceptada como algo evidente. En esto, omití algo de importancia. El segundo paso tiene dos etapas: la verdad es ampliamente ridiculizada pero, si el ridículo no es suficiente para evitar que la verdad gane fuerza, asesinos a sueldo emergen para matar al mensajero, normalmente en sentido figurado pero a veces literalmente. Sólo si este esfuerzo final fracasa, la verdad puede obtener suficiente reconocimiento público para ser finalmente aceptada como algo evidente.

Mis artículos sobre el COVID-19 (que he rebautizado como COVID-US) han conseguido hasta la fecha millones de descargas y lectores en Estados Unidos. Ahora han sido traducidos a muchos idiomas (incluso al albanés) y publicados nuevamente en sitios web y blogs en la mayoría de los países con cuyos nombres estamos familiarizados. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China hizo un post en Twitter con un enlace a mi artículo “COVID-19 – Further Evidence that the Virus Originated in the US”, diciendo que mis artículos sobre el virus han cambiado la forma en que él lo veía todo, y escribió en su post “Por favor, léalo y retuiteelo”. También hizo un post similar en Weibo de China, con un enlace al mismo artículo, y ese post recibió 160 millones de visitas, confirmado por un artículo en el NYT.




El gran volumen abrumó los intentos de ridículo, causando gran alarma y llevando al asesinato como el curso normal de los acontecimientos. Luego me inundaron con encantadores mensajes de personas que querían “llegar” a mí, en algunos casos “entenderme mejor”, entre ellas la Embajada de los Estados Unidos en Beijing, todos los principales medios de comunicación de América del Norte (y algunos lacayos europeos), y una colección andrajosa de varias categorías de inadaptados. Algunas pretendían ser revistas europeas serias que pedían permiso para publicar mis artículos, pero que claramente estaban más interesadas en obtener mis datos bancarios e información de contacto (para poder pagarme). En su defecto, solicitaban mi ubicación física y mi dirección para enviarme “personalmente” copias impresas (o quizás hacerme una visita por otras razones). Otros se hicieron pasar por estudiantes de posgrado en universidades que iban desde Harvard hasta West Overshoe, Kansas, y Nairobi, Kenya, también en este caso menos interesados en la investigación que en obtener datos personales, información de contacto y, sobre todo, la ubicación física precisa.

Un destacado periodista de uno de los tres grandes periódicos de Estados Unidos envió al principio repetidos correos electrónicos con muchas preguntas personales que no le incumbía saber, entre ellas la razón de mi “bajo perfil” y, lo que es más importante, si el gobierno chino me estaba pagando. Luego progresó enviándome montones de datos personales como mi lugar de nacimiento, el número y el sexo de mis hijos, los nombres de antiguos socios comerciales, incluso enviando fotos mías de mi universidad y de días posteriores, y mucho más. Nuestro periodista y exorcista de los medios de comunicación esperaba intimidarme para tener un encuentro personal. Otros hicieron intentos más limitados.

Estas actividades coincidieron con el hecho de que la Casa Blanca declarara repentinamente todas las reuniones e información sobre el COVID-19 como clasificadas “porque tenía algo que ver con China”, y con el Sr. Pompeo instruyendo a todo el personal del Departamento de Estado en todo el mundo para “culpar a China” por el virus.

Luego recibí un mensaje de alguien que decía ser “un periodista de verificación de hechos” de la editorial Gannett. Para cumplir su misión, parecía necesitar los nombres y lugares de todas mis fuentes de investigación, los nombres de “escritores, funcionarios o comentaristas” (y colaboradores) que estuvieran de acuerdo con mi posición y, más precisamente, “¿de dónde recogió la investigación en su artículo?”. No respondí, y al día siguiente todos mis artículos sobre el virus se convirtieron en objeto non grato en Facebook, todos los enlaces y publicaciones se rechazaron por ser “noticias falsas” (para la protección de estadounidenses inocentes). Todas las cuentas de WordPress parecen haber seguido rápidamente el ejemplo. Son como pájaros del mismo plumaje, al parecer. Y por supuesto, Google se ha vuelto sorprendentemente selectivo en la información que parece no poder encontrar. Como he escrito antes, el único valor de la “libertad de expresión” depende principalmente de tener el control del micrófono.

Al fracasar estos intentos de detener la marea de la conciencia pública, se descubrió que la plataforma que había estado publicando mis artículos sobre el virus los había eliminado repentinamente. No voy a entrar en detalles, pero pienso en “OTAN, CIA, RCMP, Gobierno de Estados Unidos”, y no necesariamente en ese orden. Habiendo fallado en localizarme y silenciarme, los matones desconectaron el micrófono. La red de censura de Estados Unidos no sólo está muy unida y bien organizada, sino que tiene más fuerza de lo que la mayoría de nosotros imaginamos. Y no dudan en usarla.

Lo que me lleva posteriormente al punto de este correo electrónico. Mis artículos sobre el virus están ahora disponibles en muchos idiomas (y más por venir) en: https://www.moonofshanghai.com/

Es necesario que continuemos el impulso de la marea para que la verdad pueda llegar a la tercera etapa. Hay progreso, y habrá más.

Los virólogos franceses han concluido ahora “El brote de coronavirus en Francia no fue causado por casos importados de China, sino por una cepa de origen desconocido que circulaba localmente…”,(1) y, según otros estudios, esa cepa sólo existía en Estados Unidos. Mi información es que Italia, España y quizás también Portugal han llegado a la misma conclusión.
A continuación, “Los datos muestran que los primeros casos de COVID-19 de Canadá procedían de Estados Unidos, no de China”.(2)

De considerable interés es que Nueva York está diciendo febrilmente a los estadounidenses que el “Coronavirus llegó a Nueva York desde Europa, no desde China”. Esto no se está haciendo para defender a China, ni por ningún aumento repentino de la justicia cristiana. Más bien, es un movimiento preventivo para desviar la culpa que seguramente seguirá a la ineludible conclusión de que Europa fue sembrada desde Estados Unidos. La base de su afirmación parece ser únicamente que la cepa del virus que afecta a Nueva York e Italia es idéntica, la culpa se atribuye a los “viajeros” de Italia que infectaron a los estadounidenses en Nueva York, mientras que se ignora el hecho de que los aviones no van vacíos cuando vuelan de Estados Unidos a Italia y toda la evidencia es que la infección se produjo en la otra dirección.(3)(4)

Entonces, “Estudio: la segunda ola de infección de Japón vino de Occidente”. Parece que las primeras infecciones de Japón, como las de varios otros países, se produjeron entre algunos visitantes de Wuhan, pero “El virus confirmado en Japón tenía una característica más cercana al gen del virus que se propagó en los países europeos que la de Wuhan”, y los haplotipos de Europa parecen haberse originado en Estados Unidos porque sólo este país tiene todas las cepas.(5)
Por último, el primer ministro australiano declaró recientemente que el 80% o más de todas las infecciones de su país provenían de Estados Unidos.(6) De manera similar, Islandia confirmó que algunas de sus infecciones de coronavirus han sido rastreadas hasta Denver. (7)(8)

Luego, el alcalde de Belleville, Nueva Jersey, Michael Melham, dijo que había dado positivo en las pruebas de anticuerpos contra el coronavirus, añadiendo que contrajo el nuevo coronavirus en noviembre, más de dos meses antes de que se informara del primer caso confirmado en los EE.UU. (9). Anders Tegnell, jefe de epidemiología de Suecia, dijo que el coronavirus podría haber estado circulando en el país desde noviembre. (10)

Por último, hay algo extraño sobre el virus en Rusia. Durante mucho tiempo, Rusia tuvo sólo unas pocas infecciones, aumentando constantemente en sólo cinco o diez por día, luego de repente explotó, aumentando en 5.000 y luego en 10.000 por día. Los brotes de virus normalmente no se manifiestan de esa manera. El proceso normal es un aumento constante y una rápida aceleración del número de infecciones hasta que llega a su punto máximo, como ocurrió con todos los demás países. Pero con Rusia, las infecciones fueron menores durante mucho tiempo, constantes en números muy bajos, con todos los indicios de una epidemia sin éxito. Me interesaría mucho ver las secuencias del genoma de las primeras infecciones en enero y febrero, y de las que ocurrieron en abril y mayo. Sospecho que las dos variedades son diferentes, lo que sugeriría que Rusia fue sembrada de nuevo con otra variedad para un segundo intento.

Si me permite, me gustaría pedirle que envíe el enlace de la Luna de Shanghai a cualquier amigo o conocido que pueda estar interesado. Por supuesto, también es libre de reenviar este artículo por correo electrónico. A pesar de los obstáculos mencionados, sería trágico que se perdiera el impulso de la información pública. Por favor, ayuden a darle a la Luna de Shanghai el tráfico que se merece. Y, si se siente inclinado, quizás rece por los intentos fallidos de asesinato.

Mis saludos cordiales,


Larry Romanoff


Fuente: Moon of Shanghai 

Fuente en español: L'HORA