Friday, August 7, 2020

SP -- LARRY ROMANOFF -- La campaña de ira contra China -- August 6, 2020


 

Pompeo in Israel on a mission to counter China - Asia Times


La campaña de ira contra China

Larry Romanoff - 6 de Agosto de 2020

ENGLISH  ESPAÑOL


Introducción

No debería ser un secreto, aunque todavía parece serlo, que ninguna de las dos Guerras Mundiales fueron iniciadas (ni deseadas) por Alemania, sino que fueron la creación de un grupo de judíos sionistas europeos con la intención declarada de la destrucción total de Alemania.[1][2][3][4][5][6][7] Sin embargo, esa tesis no es el propósito de este ensayo y no me extenderé en él aquí, pero el contenido debería demostrar al lector medio que la Primera Guerra Mundial ciertamente se ajusta a esta descripción. El propósito principal de este ensayo es demostrar no sólo que "la historia se repite", sino que la historia que se repite hoy en día es una preparación masiva de los pueblos del mundo occidental (pero sobre todo de los americanos) para la Tercera Guerra Mundial, que creo que ahora es inminente.

En 1940, estos sionistas europeos y propietarios de medios de comunicación (que se escondían detrás de la escenografía del gobierno del Reino Unido) iniciaron lo que llamaron una "campaña de ira" con el propósito declarado de "inculcar el odio personal contra el pueblo alemán y Alemania", los partidos relacionados se alegraron de que el 6% original de la población británica que "odiaba a Alemania" aumentara hasta más del 50% al final de la campaña, y no se detuvo ahí. Las ondas de radio estaban llenas de descripciones de la "crueldad y la negrura del alma alemana"[8]. Había artículos en los periódicos británicos que abogaban por el "exterminio sistemático de toda la nación alemana", que se llevaría a cabo tras el fin de la guerra. Así pues, después de la victoria sobre Alemania, cada persona de extracción alemana sería ejecutada y la nación de Alemania desaparecería para siempre. Esas ejecuciones comenzaron en realidad -los Campos de la Muerte de Eisenhower-, seguidos por el Plan Morgenthau, aunque finalmente fracasaron. Los métodos de "inculcar el odio personal" a Alemania fueron quizás demasiado exitosos. La histeria anti-alemana se volvió tan severa que el Rey Jorge V tuvo que cambiar su nombre alemán de "Saxe-Coburg" por "Windsor", y renunciar a todos sus títulos alemanes.


No sólo en los EE.UU. y en el Reino Unido se propagaba ese odio hacia los alemanes. En países de todo el mundo, los medios de comunicación difundieron el mismo mensaje de odio contra Alemania y los alemanes. Equipos de "especialistas" seguían el mismo guión en la mayoría de las demás naciones, inculcando todos ellos un odio masivo contra los alemanes, que en todas las naciones eran retratados con vehemencia como el mal encarnado, esta naturaleza provenía simplemente del hecho de ser de origen alemán. En Brasil, las manifestaciones y disturbios anti-alemanes consumieron el país, destruyendo empresas alemanas y asaltando y matando a alemanes. En casi todas las naciones, la prensa en lengua alemana y el uso del idioma alemán desaparecieron completamente durante la guerra por miedo a las represalias, al igual que todas las escuelas y la mayoría de las empresas alemanas. Ninguna se volvió a abrir. Inicialmente Brasil estaba decidido a permanecer neutral, pero una recién creada unión de estudiantes universitarios fue incorporada y utilizada con tanta efectividad que en el plazo de un año Brasil declaró la guerra a Alemania[9]. En Brasil, los Estados Unidos, Canadá y Australia, muchos nombres de ciudades, calles y comidas, fueron cambiados para eliminar su origen alemán.

En todo el mundo, al igual que en los Estados Unidos, la falsa propaganda de guerra se utilizó durante ambas guerras mundiales para incitar a poblaciones enteras a un odio irracional hacia todo lo alemán, incluso hasta el punto de que los poderosos medios de comunicación recomendaron que toda la raza alemana fuera exterminada -en todas las naciones-. Con todo esto y mucho más, América era un semillero de odio hacia toda la población alemana. Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania fue ampliamente acusada de utilizar propaganda contra los judíos, mientras que nuestros libros de historia han resaltado la masiva e indeciblemente malvada tormenta de propaganda mundial de odio contra los alemanes por parte de los judíos, antes y durante ambas Guerras Mundiales. Los detalles a continuación.

 

Los orígenes de la manipulación masiva de la mente pública

Hace muchos años, el comentarista político judío-americano Walter Lippmann se dio cuenta de que la ideología política podía ser completamente fabricada, utilizando los medios de comunicación para controlar tanto la presentación como la conceptualización, no sólo para crear falsas creencias profundamente arraigadas en una población, sino también para borrar por completo las ideas políticas indeseables de la mente del público. Este fue el comienzo no sólo de la histeria americana por la libertad, la democracia y el patriotismo, sino de toda la opinión política fabricada, un proceso que ha estado operativo desde entonces. Lippmann creó estas teorías de persuasión masiva del público utilizando "hechos" totalmente fabricados, profundamente inducidos en las mentes de un público crédulo, pero hay mucho más en esta historia. Un judío austriaco llamado Edward Louis Bernays, sobrino de Sigmund Freud, fue uno de los estudiantes más precoces de Lippmann y fue él quien puso en práctica las teorías de Lippmann. Bernays es ampliamente conocido en América como el padre de las relaciones públicas, pero sería mucho más exacto describirlo como el padre del marketing de guerra americano, así como el padre de la manipulación masiva de la mente pública.

Bernays afirmó que "si entendemos el mecanismo y los motivos de la mente de grupo" será posible "controlar y reglamentar a las masas según nuestra voluntad sin que ellas lo sepan". Llamó a esta técnica científica de formación de opiniones la "ingeniería del consentimiento", y para lograrlo fusionó las teorías de la psicología de masas con las ideas psicoanalíticas de su tío Sigmund Freud[10][11] Bernays consideraba que la sociedad era irracional y peligrosa, con un "instinto de manada", y que si el sistema electoral multipartidista (que según las evidencias fue creado por un grupo de élites europeas como mecanismo de control de la población) iba a sobrevivir y seguir sirviendo a esas élites, era necesaria una manipulación masiva de la mente pública. Esas élites, "personas invisibles", tendrían, por su influencia en el gobierno y su control de los medios de comunicación, un monopolio sobre el poder para moldear los pensamientos, los valores y las respuestas de la ciudadanía. Su convicción era que este grupo debía inundar al público con información errónea y propaganda cargada de emociones para "maquinar" la aquiescencia de las masas y así gobernar sobre ellas. Según Bernays, este consentimiento fabricado de las masas, creando conformidad de opinión moldeada con la herramienta de la falsa propaganda, sería vital para la supervivencia de la "democracia". Bernays escribió:

"La manipulación consciente e inteligente de los hábitos organizados y las opiniones de las masas es un elemento importante en la sociedad democrática. Aquellos que manipulan este mecanismo invisible de la sociedad constituyen un gobierno invisible que es el verdadero poder gobernante de nuestro país. Las personas son gobernadas, sus mentes moldeadas, sus gustos formados, sus ideas sugeridas, en gran parte por hombres de los que nunca han oído hablar. Este es un resultado lógico de la forma en que nuestra sociedad democrática está organizada. Un gran número de seres humanos deben cooperar de esta manera. En casi todos los actos de nuestra vida diaria estamos dominados por el relativamente pequeño número de personas que entienden los procesos mentales y los patrones sociales de las masas. Son ellos los que tiran de los hilos que controlan la mente del público."  [12]

En su obra principal titulada "Propaganda",[13] que escribió en 1928, Bernays sostenía que la manipulación de la opinión pública era una parte necesaria de la democracia porque los individuos eran intrínsecamente peligrosos (para el control y el saqueo de las élites), pero podían ser aprovechados y canalizados por estas mismas élites para su beneficio económico. Creía claramente que el control prácticamente total de una población era posible y quizás fácil de lograr. Escribió además que:

"Ningún sociólogo serio cree ya que la voz del pueblo expresa alguna... idea sabia. La voz del pueblo expresa la mente del pueblo, y esa mente está formada por ... aquellas personas que entienden la manipulación de la opinión pública. Se compone de prejuicios y símbolos heredados, y clichés y fórmulas verbales suministradas por los líderes. Afortunadamente, el político es capaz, con el instrumento de la propaganda, de moldear y formar la voluntad del pueblo. Tan vasto es el número de mentes que pueden ser reglamentadas, y tan tenaces son cuando son reglamentadas, que [producen] una presión irresistible ante la cual los legisladores, editores y maestros están indefensos."

Y no sólo las masas públicas eran "intrínsecamente peligrosas", sino que los líderes de una nación también encajaban en esta descripción, por lo que también requerían manipulación y control. Bernays se dio cuenta de que si se puede influir en los líderes de una nación, ya sea con o sin su cooperación consciente, se puede controlar al gobierno y al país, y ahí es precisamente donde puso sus miras. Bernays de nuevo:

"En algunos apartados de nuestra vida diaria, en los que nos imaginamos como agentes libres, nos gobiernan dictadores que ejercen un gran poder. Hay gobernantes invisibles que controlan los destinos de millones. No se sabe en general hasta qué punto las palabras y las acciones de nuestros hombres públicos más influyentes son dictadas por personas astutas que operan entre bastidores. Ni tampoco, lo que es más importante, hasta qué punto nuestros pensamientos y hábitos son modificados por las autoridades. El gobierno invisible tiende a concentrarse en manos de unos pocos debido al esfuerzo que supone manipular la maquinaria social que controla las opiniones y los hábitos de las masas".

Y en este caso, los "pocos" son las ricas élites industriales, sus amigos banqueros aún más ricos, y sus hermanos que controlan los medios de comunicación, las editoriales y las industrias del entretenimiento.

Hasta la Primera Guerra Mundial, esas teorías de crear una opinión pública completamente falsa basada en la desinformación, y luego manipularla para el control de la población, seguían siendo sólo teorías, pero el asombroso éxito de la propaganda de Bernays y su grupo durante la guerra puso al descubierto las posibilidades de controlar perpetuamente la mente del público en todos los asuntos. Los "astutos" diseñadores del "gobierno invisible" de Bernays desarrollaron una técnica estándar para lo que era esencialmente propaganda y control mental, o al menos control de la opinión, y la infiltraron en todo el gobierno de los EE.UU., sus departamentos y agencias, y sus líderes y políticos. Coincidiendo con esto, probaron a infectar a los líderes de cada grupo identificable -fraternal, religioso, comercial, patriótico, social- y animar a estos hombres a infectar igualmente a sus partidarios.

Muchos han notado la mentalidad de blanco y negro que impregna a América. Gran parte de la culpa debe ser puesta en los métodos de propaganda de Bernays. El propio Bernays afirmó que la propaganda podía producir respuestas emocionales rápidas y fuertes en el público, pero que el alcance de estas respuestas era limitado porque la carga emocional inherente a su propaganda crearía una especie de mentalidad binaria, forzando eventualmente a la población a un mundo de blanco y negro programado, que es precisamente lo que vemos en los EE.UU. hoy en día. Esto no es difícil de entender. Cuando Bernays inundó al público con historias inventadas sobre alemanes que practicaban el sexo con bebés, la gama de respuestas potenciales fue totalmente emocional y se limitaría al aborrecimiento o tal vez al bloqueo de la información. En cierto sentido, nuestro cambio emocional se verá forzado a una posición de "encendido" o "apagado", sin otras opciones razonables.

Los pocos de la élite, como los llamó Bernays, se dieron cuenta pronto del potencial de control de los gobiernos, y en cada administración posterior en los EE.UU., el presidente y su personal de la Casa Blanca, los políticos, los líderes militares y los organismos de inteligencia, todos cayeron presa de esta misma enfermedad de manipulación astuta. El "intenso deseo de guerra" de Roosevelt en 1939[14][15][16] fue resultado de este mismo proceso de infección y, una vez infectado, aprobó naturalmente la infección de toda la población estadounidense. Walter Lippmann y Edward Bernays tuvieron éxito más allá de sus expectativas más salvajes.

 

Bernays - Guerra de Mercadotecnia

En el descubrimiento de la propaganda como herramienta de control mental público y en su uso para el mercadeo de la guerra, vale la pena echar un vistazo rápido a los antecedentes históricos del esfuerzo bélico de Bernays. En ese momento, los judíos sionistas europeos habían hecho un acuerdo con Inglaterra para llevar a los EE.UU. a la guerra contra Alemania del lado de Inglaterra, un favor por el cual Inglaterra le concedería a los judíos la posesión de Palestina como lugar para una nueva patria[19]. Palestina no "pertenecía" a Inglaterra, no era de Inglaterra para poder darla, e Inglaterra no tenía ningún derecho legal ni moral para hacer tal acuerdo, pero sin embargo se hizo.

El presidente de los EE.UU., Wilson, estaba desesperado por cumplir sus obligaciones con sus manipuladores poniendo a los EE.UU. en la Primera Guerra Mundial como deseaban, pero la población americana no tenía interés en la guerra europea y el sentimiento público estaba totalmente en contra de participar. Para facilitar el resultado deseado, Wilson creó el Comité de Información Pública (La Comisión Creel) (CPI),[20] para promover la guerra mediante el lavado de cerebro masivo en América, pero Creel era simplemente el "frente" de un grupo que consistía en hombres especialmente seleccionados en los medios de comunicación, la publicidad, la industria del cine y académicos, así como especialistas en psicología. Los dos miembros más importantes eran Walter Lippman, a quien Wilson describió como "el hombre más brillante de su edad", y Bernays, que era el mayor experto en control mental del grupo, ambos judíos y ambos conscientes de lo que estaba en juego en este juego. Bernays planeó combinar los conocimientos psiquiátricos de su tío Freud con la psicología de masas mezclada con técnicas modernas de publicidad, y aplicarlos a la tarea del control mental de masas. Fueron los vastos esquemas de propaganda de Bernays, y su influencia en la promoción de la idea patentemente falsa de que la entrada de EE.UU. en la guerra tenía como objetivo principal "llevar la democracia a toda Europa", lo que demostró ser tan exitoso para cambiar la opinión pública sobre la guerra. Gracias a Edward Bernays, el marketing bélico americano nació y ya nunca moriría.

Nota para los lectores: Algunas partes del contenido que sigue a continuación, que detalla los detalles de la propaganda de Lippman y Bernays para la Primera Guerra Mundial, no son de mi propio trabajo. Fue extraído hace algunos años de un documento más largo del cual no puedo ahora localizar la fuente original. Si un lector es capaz de identificar esta fuente, agradecería recibir esa información para poder acreditar adecuadamente al autor por su extensa investigación.

"La creación del CPI por parte de Wilson fue un punto de inflexión en la historia del mundo, el primer intento verdaderamente científico de formar, manipular y controlar las percepciones y las creencias de toda una población". Con la autoridad de Wilson, a estos hombres se les dio un alcance casi ilimitado para realizar su magia, y con el fin de asegurar el éxito de su programa y garantizar la eventual posesión de Palestina, estos hombres y su comité llevaron a cabo "un programa de guerra psicológica contra el pueblo americano a una escala sin precedentes en la historia de la humanidad, y con un grado de éxito con el que la mayoría de los propagandistas sólo podían soñar".

Habiendo recibido permiso y amplia autoridad del Presidente de los Estados Unidos y de la Casa Blanca para "llevar la mente del público a la guerra"[21] y con su éxito amenazado por el amplio sentimiento anti-guerra entre el público, estos hombres determinaron maquinar lo que Lippman llamó "la fabricación del consentimiento". El comité asumió la tarea de "examinar las diferentes formas en que la información fluía a la población e inundar estos canales con material pro-guerra". Su esfuerzo no tenía parangón en su escala y sofisticación, ya que el Comité tenía el poder no sólo de censurar oficialmente las noticias y retener información al público, sino de fabricar noticias falsas y distribuirlas a nivel nacional a través de todos los canales. En muy poco tiempo, Lippman y Bernays estaban lo suficientemente bien organizados como para comenzar a inundar los EE.UU. con propaganda anti-alemana, consistente en literatura de odio, películas, canciones, artículos en los medios de comunicación y mucho más.

Según Bernays, la clave era deshumanizar y demonizar al pueblo alemán llenando las mentes americanas con historias de horror fabricadas. Los complacientes medios de comunicación, en su mayoría de propiedad judía, llevaban obedientemente historias falsas sobre caramelos envenenados que caían de los aviones, soldados alemanes ensartando a bebés como brochetas, la violación de monjas, y mucho más. Finalmente, las historias fueron aceptadas como verdaderas y la resistencia natural del público a la guerra fue superada. "Ellos [Bernays y su grupo] practicaron la revelación de historias fabricadas sobre atrocidades, falsas acusaciones de terror y brutalidad contra cualquier nación o pueblo que quisieran que la mente del público viera como "el enemigo", y luego probaron y evaluaron las reacciones del público a sus manipulaciones de esta falsa propaganda".

En su libro de 1922, Opinión Pública,[22][23] Lippman escribió, "El único sentimiento que cualquiera puede tener sobre un evento que no experimenta es el sentimiento que despierta su imagen mental de ese evento... Porque está bastante claro que bajo ciertas condiciones los hombres responden tan poderosamente a las ficciones como a las realidades". Y fue esta manipulación psicológica la que estos hombres emplearon para convertir a una nación entera de americanos pacíficos en rabiosos belicistas. El registro histórico de este largo tapiz de mentiras y odio ha sido bien enterrado, y la Casa Blanca, el Congreso y el Comité conspiraron después de la guerra para destruir la mayoría de las pruebas de sus crímenes, pero creo que tanto América como los Judíos algún día tendrán que reconocer abiertamente este capítulo de la historia.

Debido a Bernays, la propaganda de atrocidades, la propagación deliberada de males fabricados y crímenes de guerra inhumanos, se convirtió en la base de los esfuerzos del Comité. Harold Lasswell escribió,

"Tan grandes son las resistencias psicológicas a la guerra en las naciones modernas que cada guerra debe parecer una guerra de defensa contra un agresor amenazador y asesino. No debe haber ninguna ambigüedad sobre a quién debe odiar el público... si al principio no se enfurecen, utilicen una atrocidad. Esto se ha empleado con éxito invariable en todos los conflictos conocidos por el hombre."[24]

Por supuesto, las causas y objetivos de la propaganda eran mucho más malvados que todo lo que el supuesto "enemigo" había contemplado, pero el objetivo no era sólo inventar un enemigo sino hacer que ese enemigo "parezca salvaje, bárbaro e inhumano", y por lo tanto digno de ser destruido. Normalmente, los medios de comunicación complacientes repiten y adornan las historias sin intentar confirmarlas y, en casi todos los casos, los intentos posteriores de confirmar los relatos de atrocidades resultan infructuosos, ya que los investigadores no pueden descubrir ninguna prueba de los hechos, siendo típico el Informe Bryce, y todo el catálogo de "documentación autorizada sobre las atrocidades alemanas", que desaparece repentinamente sin dejar rastro cuando llega el momento de confirmarlas[25][26][27].

Lippman y Bernays dividieron su Comité en diecinueve "divisiones", cada una responsable de un tipo diferente de propaganda, y utilizando cada una las habilidades de un gran número de psicólogos, expertos en publicidad y personal de los medios de comunicación. La intención era inundar todos los medios de comunicación con el objetivo de incitar el odio hacia todo lo alemán y promover la entrada de los americanos en la guerra como la única opción para los americanos patriotas. Su nuevo Comité produjo decenas de miles de artículos llenos de propaganda de odio anti-Alemania y llenó literalmente cada parte de los medios de comunicación impresos de los EE.UU. con ellos. En una semana promedio, más de 20.000 columnas de periódicos publicaban artículos de propaganda completamente falsos producidos por el Comité, promoviendo el odio hacia Alemania y los alemanes, describiendo atrocidades que nunca habían ocurrido y pintando a los alemanes como monstruos viciosos e inhumanos. El Comité impuso una poderosa auto-censura en los medios de comunicación americanos para aplicar "directrices voluntarias" destinadas a suprimir contenidos contradictorios.

Crearon una División de "Difusión Sindicada" que empleaba a escritores populares para producir ensayos que contenían propaganda "oficial" y que llegaban a 10 o 15 millones de personas cada mes. Otra división se encargó de las secciones de caricaturas de los periódicos y de otros medios de comunicación, con la intención declarada de "movilizar y dirigir el poder de las caricaturas dispersas por el país para el trabajo constructivo de la guerra". Emplearon a miles de caricaturistas que "alcanzaron nuevas alturas en el fomento del odio", imaginando a los alemanes como animales primitivos y malvados que robaban, mataban o violaban todo lo que encontraban[28]
.

Crearon una división similar para el cine que resultó en la producción de docenas de películas escandalosamente y virulentamente anti-alemanas, películas de odio que contienen historias completamente ficticias de atrocidades y bestialidades cometidas por los alemanes. Esta era la fuente de las escenas de películas donde los alemanes (y japoneses) ametrallaban a los valientes pilotos americanos mientras se lanzaban en paracaídas al suelo. Ninguna de estas historias fue nunca verdadera; estas y muchas más eran completas fabricaciones.

Entonces, como ahora, la industria cinematográfica en los EE.UU. estaba en su mayoría controlada por judíos que estaban ansiosos por ayudar. Un editorial judío afirmaba que "cada individuo que trabaja en esta industria quiere hacer su parte" y que "a través de diapositivas, guías y trailers de películas, carteles y publicidad en los periódicos difundirán esa propaganda tan necesaria para la movilización inmediata de los grandes recursos del país". Además de las películas producidas por los estudios cinematográficos, el CPI  creó su propia División de Cine que produjo 60 ó 70 películas "oficiales" que fueron vistas por muchas decenas de millones de personas cada semana. Crearon una División de Publicidad para influir en la publicidad comercial general, y que insertó la propaganda anti-alemana de la guerra en la publicidad de los periódicos y revistas que a menudo les daban espacio libre, con casi todas las grandes publicaciones de los EE.UU. con una gran cuota de estos anuncios. También produjeron y distribuyeron muchos miles de comunicados de prensa "oficiales", funcionando virtualmente como el brazo de información del gobierno de los EE.UU., y de hecho fueron el mayor proveedor de noticias de guerra para la nación. Consiguieron la ayuda de la mayoría de las religiones cristianas de América, que estaban más que ansiosas por cooperar en el belicismo como siempre habían hecho.

Lippmann y Bernays organizaron los "Hombres de los Cuatro Minutos", con 75.000 voluntarios que dieron cerca de 8 millones de discursos breves preparados sobre las atrocidades alemanas, en escuelas, cines, iglesias, sinagogas, salones sindicales, en cualquier lugar y en todas partes. Bernays afirmó que dieron casi 8 millones de discursos a unos 315 millones de personas. Una gran cantidad de esto fue realizado por judíos. Vea la extensa nota[29]

Crearon una "División de trabajo con los nacidos en el extranjero" para llegar a todos los inmigrantes del país en sus propios idiomas, y utilizaron a los miembros de estas comunidades para hacerle propaganda a su propia gente, y especialmente se dirigieron a todos los extranjeros en edad militar que pudieran ser reclutados para una guerra. Lippman y Bernays escribieron:

"Es una cuestión de orgullo para el Comité de Información Pública, como debería serlo para América, que los directores de propaganda inglesa, francesa e italiana fueran unánimes al reconocer que nuestra narrativa era notable sobre todas las demás por su brillante y concentrada efectividad".

Utilizaron a granjeros para atraer a granjeros y a hombres de negocios para atraer a hombres de negocios. En total, sus oradores dieron más de 7 millones de discursos a más de 300 millones de americanos, provocando todos el odio hacia Alemania y hacia los alemanes, e instando a la guerra. Después de muchas de estas farsas emocionales, la gente de la audiencia se reunía en turbas que atacaban y destruían hogares y negocios alemanes de su ciudad.

El Comité se dirigió en particular a las mujeres, estableciendo una importante División de Mujeres para contrarrestar la resistencia femenina, por temor a que las mujeres "pudieran constituir un elemento subversivo en la nación, en detrimento de la unidad en tiempos de guerra y del buen funcionamiento del [reclutamiento militar obligatorio]". A través de sus estrechos contactos con los medios de comunicación, controlaban la portada y gran parte del contenido de muchas revistas femeninas, que utilizaban para animar a las mujeres a enviar a sus hijos a la guerra, afirmando que volverían como "hombres", en lugar de como cadáveres.

Crearon una división de música y contrataron a miles de compositores para crear canciones con letras anti-alemanas, y luego volvieron a exprimir a sus contactos en los medios para que las reprodujeran constantemente en las emisoras de radio de la nación. Otra división era responsable del contenido de la biblioteca pública, encargada de retirar todos los libros alemanes, incluyendo las obras de famosos autores y filósofos alemanes. Todo lo que era favorable a los alemanes era censurado, retirado del acceso público o destruido.

Quizás la división más indicativa de la bancarrota moral de estos hombres fue su trabajo con los niños de las escuelas públicas. Utilizaron mucho a psicólogos en programas para difundir el odio hacia Alemania en todo el sistema de escuelas públicas de los Estados Unidos, donde a los niños pequeños se les enseñaba toda la gama de la odiosa propaganda de los Bernays, y luego se les utilizaba como vendedores ambulantes para visitar otras escuelas y difundir la propaganda entre sus compañeros, inculcando cuentos totalmente fabricados sobre las atrocidades alemanas en las mentes de todos los niños pequeños. Después de estas inflamadas sesiones de propaganda, muchos niños americanos demostraron su "patriotismo" atacando a los germano-americanos en grupo y apedreándolos, siendo a veces felicitados por los periódicos locales por "cumplir con su deber". El grupo de Bernays publicó muchos miles de libros infantiles y cómics que contenían las más viles y odiosas mentiras de propaganda. A los niños de la escuela dominical se les daban libros para colorear que describían y alentaban la violencia contra los alemanes. Las bibliotecas patrocinaban "horas de cuentos" para niños anti-alemanes que usaban la propaganda de odio suministrada por los Bernays.

La narrativa pública de Bernays atacaba a todo lo alemán en América, incluyendo escuelas e iglesias. En muchas escuelas se prohibió enseñar el idioma alemán a los "americanos puros", y se instó a los administradores a despedir a "todos los maestros desleales", es decir, a todos los alemanes. Los nombres de innumerables pueblos y ciudades fueron cambiados para eliminar su origen alemán: Berlín, Iowa, se convirtió en Lincoln, Iowa. Los alimentos y nombres de alimentos alemanes fueron purgados en los restaurantes; el chucrut se convirtió en "col de la libertad"; los perritos salchicha se convirtieron en "perros de la libertad" y los pastores alemanes se convirtieron en "alsacianos". A todas las orquestas americanas se les ordenó eliminar de sus interpretaciones cualquier música de compositores clásicos alemanes, como Beethoven, Bach y Mozart. En algunos estados, el uso del idioma alemán estaba prohibido en público y por teléfono. Los profesores alemanes fueron despedidos de sus universidades, a los periódicos locales en lengua alemana o de propiedad alemana se les negaron los ingresos por publicidad, se les acosó constantemente y a menudo se les obligó a cerrar. Los "patrióticos" Boy Scouts of America contribuyeron al esfuerzo quemando regularmente paquetes de periódicos alemanes que estaban a la venta, y los alemanes eran regularmente insultados y escupidos por otros ciudadanos.

Bernays instituyó un programa para cuestionar el patriotismo y la lealtad de todos los alemanes en América, etiquetando a cualquiera con opiniones anti-guerra como evidencia prima facie de traición. Los alemanes eran obligados a reunirse en público y denunciar a Alemania y a sus líderes. Fueron obligados a comprar bonos de guerra y declarar públicamente su lealtad a la bandera americana. A medida que la retórica de Bernays alcanzaba niveles peligrosos, la histeria y la violencia anti-alemana aumentaban proporcionalmente. Muchos alemanes eran sacados por la fuerza de sus casas, a menudo arrancados de sus camas durante la noche, sacados a la calle y desnudados, golpeados y azotados, y luego obligados a arrodillarse y a besar la bandera americana. Muchos fueron alquitranados y emplumados, y luego obligados a dejar sus ciudades o pueblos. Algunos fueron linchados en los árboles. Sacerdotes y pastores eran arrastrados de sus iglesias y golpeados por dar sermones en alemán.

La histeria anti-alemana hizo que la gente viera espías por todas partes, y House y Bernays inflamaron enormemente esta tendencia preparando el infame discurso de Wilson del "Día de la Bandera", en el que afirmaba que "Los amos militares de Alemania han llenado nuestras desprevenidas comunidades de viciosos espías y conspiradores, y han tratado de corromper la opinión de nuestro pueblo". Los editores de los periódicos gritaban que todos los alemanes eran espías que estaban envenenando los suministros de agua de los Estados Unidos o infectando los envíos médicos a los hospitales, y que la mayoría "deberían ser sacados al amanecer y fusilados por traición". Los congresistas recomendaron colgar o ejecutar de alguna otra manera a todos los alemanes en América, los gobernadores de los estados instaron al uso de pelotones de fusilamiento para eliminar "el elemento desleal" de todo el estado. El Secretario de Marina, Josephus Daniels, declaró que los americanos "pondrían el temor de Dios en los corazones" de esas personas. La mayoría de los americanos son conscientes de que durante la histeria nacional [nuevamente inducida por Bernays] durante la Segunda Guerra Mundial el gobierno de EE.UU. obligó a más de 100.000 japoneses nacidos en EE.UU. a entrar en campos de concentración, pero la historia ha borrado el hecho de que muchos más alemanes fueron internados en campos de concentración en los EE.UU. antes y durante la Primera Guerra, y de nuevo durante la Segunda Guerra Mundial, después de la cual todos sus bienes fueron confiscados.[30]

Mientras que Bernays estaba "haciendo un mundo seguro para la democracia", esa seguridad no era para los americanos. Bajo la dirección del Coronel E. M. House, que era el controlador de los judíos de Wilson, éste aprobó una legislación opresiva, incluyendo la Ley de Espionaje y la Ley de Sedición, cuyo contenido era totalmente fascista y que hacía ilegal cualquier cosa que pudiera obstaculizar la entrada de los americanos en la guerra.[31][32] La libertad de expresión y de reunión, y la libertad de prensa, prácticamente desaparecieron de América durante este tiempo, convirtiéndose finalmente en ilegal decir o escribir cualquier cosa que criticara al gobierno de los Estados Unidos, a sus funcionarios, e incluso a sus "símbolos". Cualquier expresión de objeción a la entrada de los Estados Unidos en la guerra se traduciría en una multa de 10.000 dólares (diez años de salario medio en aquella época) o 20 años de prisión, y gran parte del poder de vigilancia se le concedió a los que en realidad eran grupos de vigilancia privados, como la infame Liga de Protección de los Estados Unidos, que funcionaban prácticamente sin supervisión. La supresión de la opinión pública y de la disidencia, y el control ejercido sobre la comunicación anti-guerra era universal. La Ley de Espionaje establecía que "Toda carta, escrito, circular, tarjeta postal, fotografía, impreso, grabado, fotografía, periódico, panfleto, libro u otra publicación, asunto o cosa de cualquier tipo, que contenga cualquier tema que tenga por objeto obstruir el servicio de reclutamiento o alistamiento de los Estados Unidos, se declara por la presente como no enviable por correo".

No estaba permitido nada que pudiera impedir el reclutamiento exitoso de soldados americanos para una guerra que sólo querían los judíos. Con todo esto y mucho más, Bernays y Lippman convirtieron a América en un semillero de odio hacia toda la población alemana, logrando el objetivo de los judíos sionistas de utilizar al ejército americano en la guerra europea como herramienta, su propio ejército privado, para cumplir su ambición por Palestina, y así estos dos hombres cambiaron el curso de la historia.

Esta no sería la última vez que Lippman y Bernays usasen estas técnicas contra Alemania. Este ataque masivo se repitió poco más de diez años después para destruir Alemania y empujarla a otra guerra que los alemanes no querían. En la década de 1930, los mismos banqueros europeos judíos y con la misma agenda querían que los EE.UU. se unieran a otra guerra que planeaban iniciar contra Alemania. En 1933 se embarcaron en una extensa guerra comercial mundial con la intención de destruir financieramente a Alemania, con titulares de periódicos que decían "Judea le declara la guerra a Alemania". [33][34][35][36] habían inducido en Roosevelt "un intenso deseo de guerra", pero estaban teniendo el mismo problema de nuevo con el público americano, que no estaba dispuesto a ello, de ahí la "campaña de ira" a la que se ha hecho referencia anteriormente, y repitieron las historias de atrocidades alemanas en todos los países occidentales hasta que casi todo el mundo quería matar a todos los alemanes.

Las teorías de Bernays, y el patrón para la manipulación de la opinión pública, formarían el plan y la pauta que el gobierno de los EE.UU. utilizaría repetidamente durante el siguiente siglo para engañar con éxito al público americano sobre sus motivaciones y acciones en más de 100 aventuras militares, y para cegar a todo el mundo sobre los trágicos resultados de la brutal política exterior de los EE.UU.

En todo esto, Lippman y Bernays no trabajaban de forma independiente o sin guía. Antes de su masivo "esfuerzo bélico" en los EE.UU. para la Primera Guerra Mundial, habían operado un exitoso caso piloto en el Reino Unido, utilizando periódicos británicos propiedad de Rothschild y de otros judíos para determinar la eficacia de sus métodos. El plan para masificar la opinión pública comenzó en una fábrica de propaganda en Wellington House, Londres, a principios de 1900, con Lords Northcliffe y Rothmere, Arnold Toynbee, y por supuesto nuestros dos genios del marketing de la guerra, Lippman y Bernays. [37][38][39][40]  Fue de esta fuente de donde fue ideado el esquema para forzar al banco privado de Rothschild, la Reserva Federal, al Congreso de los EE.UU., y la que entrenó y preparó a Lippman y Bernays en los métodos de moldear la opinión pública americana para empujar a los EE.UU. a la Primera Guerra Mundial para la promoción del sionismo. El libro de Bernays "Propaganda" ofrece una clara visión de su entrenamiento, no sólo para el marketing de la guerra, sino para la patología del consumo americano, los automóviles, la histeria del patriotismo y mucho más.

Wellington House se transformó finalmente en el Instituto Tavistock[41],creado en la Universidad de Oxford, en Londres, por los fundadores del Instituto Real de Asuntos Internacionales y la Mesa Redonda, y que fue esencialmente una especie de instalación de lavado de cerebro en masa que comenzó como una oficina de guerra psicológica. Fueron los estudios del Instituto Tavistock sobre programación psicológica los que se utilizaron para crear y luego explotar una gran histeria colectiva durante la guerra fría, evocando temerosos delirios de un conflicto nuclear con la Unión Soviética que incluso llevó a millones de americanos a construir refugios para bombas en sus patios traseros. En la biografía de Tye sobre Bernays, escribió "Es imposible comprender fundamentalmente los desarrollos sociales, políticos, económicos y culturales de los últimos 100 años sin alguna comprensión sobre Bernays y sus herederos profesionales".

Según consta, la financiación provino de la Familia Real del Reino Unido, de los Rothschild y de los Rockefeller, y finalmente incluyó la formación de relaciones transatlánticas. En varios períodos, las afiliaciones al Instituto Tavistock, al Instituto Real de Asuntos Internacionales, a la Mesa Redonda de los Rothschild, al Consejo de Relaciones Exteriores, el Club de Roma, al Instituto de Investigación de Stanford, a la Comisión Trilateral y a la OTAN, eran intercambiables. También crearon la ideología para las grandes fundaciones americanas como la Rockefeller y la Carnegie, que hoy en día juegan un papel silencioso pero importante en el manejo de la población.

Muchas cosas sucias surgieron de este nido de ratas adoradoras de Satanás, una de ellas fue la Oficina de Guerra Psicológica de Gran Bretaña, que urdió un plan para destruir Alemania, no atacando a los militares, sino mediante un virtual genocidio sobre la población. Parece que los banqueros internacionales poseían plantas de municiones y otros objetivos militares valiosos a ambos lados de la línea de guerra, y querían que sus propiedades se mantuvieran en funcionamiento a pesar de la guerra. La solución judía recomendada a Churchill fue la saturación de bombardeos sobre la población civil para colapsar la moral del pueblo alemán. Estos "sociólogos científicos" determinaron que la destrucción del 65% de las viviendas alemanas, normalmente incluyendo a sus ocupantes, sería suficiente para lograr tal colapso. Este fue el origen de la fama del héroe de la aviación británica "Bombardero" Harris, que llevó a cabo estas incursiones nocturnas -siempre de noche- y que culminaron con el bombardeo de Dresde.

La explicación de las incursiones nocturnas se suele dar como una seguridad para las tripulaciones de los bombarderos, pero su propósito era sobre todo generar más terror entre la población civil. El propio Harris testificó que su directiva no tenía como objetivo específico nada, sino sólo "volar las ciudades alemanas en su conjunto". Las zonas de viviendas de la clase obrera fueron el objetivo, porque tenían una mayor densidad y eran más probables las tormentas de fuego". Esto perturbaría la mano de obra alemana y la capacidad de Alemania para producir materiales de guerra para su defensa. Las masacres generalizadas y deliberadas de civiles alemanes por parte de Harris, y también por parte de los americanos, se mantuvieron desesperadamente en secreto para el público, y todavía no aparecen en ningún lugar de los libros de historia con detalles útiles o con algún intento sincero de estimar con precisión las víctimas civiles. Este era el plan que seguía el general estadounidense Curtis Lemay, los mismos ataques nocturnos de bajo nivel que intentaban exterminar a las poblaciones de Japón y Corea.[42]

Todo lo que hemos leído anteriormente sobre la comercialización de la guerra durante la preparación de las dos guerras mundiales, es de un patrón creado por Lippman y Bernays exclusivamente para apoyar la creación de un Estado judío en Palestina y para promover la agenda del sionismo. Ese patrón ha sido utilizado constantemente por el gobierno de los EE.UU. (como Ejército Privado de los Banqueros) desde la Segunda Guerra Mundial, "maquinando el consentimiento y la ignorancia" en la población americana y occidental para enmascarar casi siete décadas de atrocidades, demonizando a países y a pueblos inocentes en preparación de 60 o 70 revoluciones de color de inspiración política o "guerras de liberación", luchadas exclusivamente para el beneficio financiero y político de un puñado de banqueros europeos que utilizan el ejército de los Estados Unidos como un ejército privado para este fin, lo que ha provocado la muerte y la miseria de cientos de millones de civiles inocentes.

Bernays tiene la culpa de algo más que de la entrada de los Estados Unidos en las dos guerras mundiales, ya que ha sido fundamental para allanar el camino para la canibalización y colonización militar de gran parte del mundo, y para que los Estados Unidos instalen y apoyen a docenas de brutales dictaduras militares en todo el mundo. Su primer proyecto internacional fue ayudar a diseñar el derrocamiento por parte de los EE.UU. del gobierno elegido popularmente de Jacobo Arbenz, en Guatemala. En ese momento, la Rockefeller's United Fruit Company y varias elites de los EE.UU. y financieros internacionales poseían la mayor parte de Guatemala, incluyendo el 70% de toda la tierra cultivable, las instalaciones de comunicaciones, el único ferrocarril y el puerto de embarque, y controlaban la mayoría de las exportaciones.

Cuando Arbenz comenzó las expropiaciones y la redistribución de tierras, Bernays desarrolló una campaña de propaganda masiva que pintó a Arbenz como comunista, terrorista, enemigo de la democracia, mancha para la humanidad y mucho más, hasta el punto de que la opinión pública americana apoyó una farsa escandalosa y una de las violaciones más brutales de los derechos humanos en la historia de los Estados Unidos. El patrón de Bernays ha sido utilizado unas 70 veces en las invasiones estadounidenses de tantas naciones, lo que es una fuente de la gran desconexión entre lo que el pueblo estadounidense cree que su gobierno ha hecho y lo que realmente ha hecho. Como nota al margen, Guatemala apeló a las Naciones Unidas para detener la injerencia masiva de los americanos en su país, una petición que fue recibida con simpatía por el Secretario General de las Naciones Unidas, Dag Hammarskjold, lo que resultó ser problemático para los EE.UU. Lo haría de nuevo unos años más tarde, y sería asesinado por la CIA por su problema.

Breve sumario

Muchos de nosotros hemos visto historias de soldados alemanes que ensartaban a bebés en las bayonetas, de soldados de paracaidismo disparados con ametralladoras, cuentos de bañeras llenas de ojos recolectados por los nazis, de alemanes que cortaban los pechos de todas las mujeres que encontraban, de comerse bebés, de convertir los cuerpos de civiles masacrados en grasa y glicerina para fabricar armas. Después de la guerra, Bernays admitió abiertamente que usó esas atrocidades fabricadas para provocar el odio contra Alemania, y en ambas guerras mundiales nunca se descubrió ninguna evidencia que probarse ninguna de estas escandalosas acusaciones.

Podemos pensar fácilmente en la demonización de Iraq por parte de George W. Bush, las sórdidas historias de matanzas masivas, el gaseo de cientos de miles y su entierro en fosas comunes, las armas nucleares listas para ser lanzadas en 15 minutos, la responsabilidad por el 11-S, los bebés arrancados de las incubadoras, Saddam usando trituradoras de madera para eliminar a los oponentes políticos y a los disidentes. Podemos pensar en los cuentos del Viagra libio, todos probados como fabricaciones sin fundamento, típica propaganda de atrocidades. Vietnam, Afganistán, Siria, Irán y docenas de otras guerras e invasiones siguieron esta misma pauta para hacer que la mente del público estuviera de acuerdo con una guerra injustificada lanzada sólo con fines políticos y comerciales.

Avance rápido hasta el 2020

Estamos en el mismo lugar hoy, con la misma gente llevando a cabo la misma "campaña de ira" contra China en preparación de la Tercera Guerra Mundial. John Pilger está de acuerdo conmigo, evidenciado en su reciente artículo "Otra Hiroshima se acerca, a menos que la detengamos ahora".[43] Y también Gordon Duff.[44] Las señales ahora están por todas partes, y la campaña es exitosa. Es necesario señalar la necesidad de una "campaña de ira" en lugar de una "campaña de odio". No nos mueve a la acción el odio, sino la ira. Puedo despreciarte completamente, pero eso en sí mismo no hará nada. Sólo si me siento movido por la ira quiero apagar tus luces. Y esto, como Lippman y Bernays han señalado tan claramente, requiere una propaganda de atrocidades cargada de emociones del tipo que se usó tan bien contra Alemania y que se usa tan bien contra China hoy en día. Ya que necesitamos una propaganda de atrocidades para empezar una guerra, no parece haber escasez.

Hoy en día, China tiene "millones de Uigures de Xinjiang torturados en cientos de campos de concentración",[45] en "una campaña de represión"[46], con las ya casi obligatorias "esterilizaciones forzadas" de millones[47], pero no todo es malo. porque "todos los judíos americanos quieren ayudar a "detener ese genocidio"[48]. Además, el "Partido Comunista" ha destruido "cientos de cementerios Uigures",[49] y no sólo está violando todos los derechos humanos posibles, sino que ha prohibido la religión[50].

La mayoría de los lectores saben que China ordenó el cierre del consulado de los EE.UU. en Chengdu en represalia por el cierre forzoso del consulado chino en Houston, pero pocos saben que esto constituyó otro "holocausto", evidenciado por la esposa de Jim Mullinax, el cónsul general de los EE.UU. en Chengdu, preguntándole al mundo "si los judíos eran como nosotros cuando dejaron sus casas para esconderse de los nazis antes de la Segunda Guerra Mundial"[51]

Luego tenemos a Huawei, la entidad de espionaje más peligrosa del mundo, que sin duda es responsable de que "Pekín intente 'robar' la vacuna americana del COVID-19", pero en otras noticias de última hora, los chinos están "intentando robarlo todo". No sólo eso, sino que China recientemente hackeó al Vaticano, y aquí está el porqué lo hicieron.[52]

Todo el mundo sabe que la nueva Ley de Seguridad de Hong Kong significa "la sentencia de muerte de la libertad y la democracia en Hong Kong". Hemos leído mucho sobre el "militarismo amenazante" de China en su propio estanque de China, pero no todos saben que China está presentando a la fuerza aérea japonesa "una carga implacable" con 947 (cuéntelas) incursiones en el espacio aéreo japonés "en el último año fiscal que termina en marzo"[53][54] No sabía que las incursiones militares provocadoras operaban en un año fiscal, pero tal vez las cosas son diferentes en Japón.

Luego, el Sr. Pompeo nos dice: "La verdad es que nuestras políticas... resucitaron la fallida economía de China, sólo para ver a Beijing morder las manos internacionales que la alimentaban"[55]. Además, que (debido al COVID-19) China "causó una enorme cantidad de dolor, pérdida de vidas", y el "Partido Comunista Chino pagará un precio". [56]Por supuesto, todos sabemos que "China robó el virus COVID-19 de un laboratorio en Winnipeg, Canadá, y luego lo liberó en el mundo”, y Pompeo tiene pruebas[57], e incluso "un virólogo chino tiene pruebas" de que "China se involucró en un encubrimiento masivo mientras contaminaba al mundo”[58], y luego "se dio a la fuga de Hong Kong" porque "sé cómo tratan a los informantes". "[59] Y por supuesto, "China debe hacerse responsable de la destrucción del Covid-19" [60] por lo que todos en los EE.UU. quieren demandar a "China". "Australia" exige una investigación criminal internacional del papel de China en el COVID-19.[61]Qué sorpresa.

Y por supuesto tenemos un número casi ilimitado de graves provocaciones, desde Hong Kong, al Tibet, Xinjiang, Taiwán, los mares del sur de China, los consulados chinos, reporteros de los medios de comunicación, estudiantes, investigadores, restricciones de visado, espionaje, Huawei, la guerra comercial, todo ello con la esperanza de hacer que los líderes chinos entren en pánico y reaccionen exageradamente, la forma más fácil de justificar una nueva guerra.

La lista podría continuar durante varios cientos de páginas. Nunca en mi vida he visto un flujo tan continuo e incesante de propaganda de odio contra una nación, seguramente equivalente a lo que se hizo contra Alemania, como se describe arriba, para preparar la entrada de los EE.UU. en la Primera Guerra Mundial. Y está funcionando, haciendo lo que se pretende hacer. Canadá, Australia, el Reino Unido, Alemania, India y Brasil están comprando la guerra y se están volviendo contra China. Les seguirán más. El Global Times informó de la "Confianza mutua entre Australia y China en su punto más bajo de todos los tiempos".[62]

Las camisetas y gorras de "Boicot a China" están inundando la India, se está prohibiendo cada vez más el uso de Huawei en las naciones occidentales, se están prohibiendo las aplicaciones de los medios sociales chinos como Tik-Tok, y Bryan Adams recientemente calificó a todos los chinos de "Bati-comedores, vendedores de animales en el mercado húmedo, creadores de virus, bastardos codiciosos".[63][64] En una encuesta reciente (realizada porque necesitamos medir el éxito de nuestro trabajo de la misma manera que lo hicieron Bernays y el Instituto Tavistock, como se señaló anteriormente), la mitad de todos los de etnia china en Canadá han sido amenazados y acosados por el COVID-19.

Alrededor del 45% de los chinos de Canadá dijeron que habían sido amenazados e intimidades de alguna manera, un 50% dijo que habían sido insultados recientemente en público, el 30% dijo que habían experimentado... "algún tipo de altercado físico", y el 60% dijo que el abuso era tan malo "que tuvieron que reorganizar su rutina diaria para evitarlo". Una mujer de 60 años dijo que un hombre les dijo a ella y a su hija "Todos los días rezo para que vuestra gente muera"[[65]

Este ataque deliberado y sistemático contra China y los chinos (por los medios de comunicación judíos, lamento decirlo) ha dado lugar a un aumento del 700% de los crímenes de odio contra los chinos, y el Canadá no es en absoluto el único país que experimenta este fenómeno. No es mejor en los EE.UU., el Reino Unido, Australia y en gran parte de Europa. Parecería que las leyes contra la incitación al odio son sólo en beneficio de los judíos, ciertamente no para los chinos. Lippmann y Bernays estarían orgullosos.

Hace varios años, la CNN fue demandada por uno de sus presentadores de noticias por ser ordenado mentir en los noticiarios. La CNN ganó el caso. No negaron haber ordenado al presentador de noticias que mintiera. Su defensa se basó simplemente en la posición de que los medios de comunicación americanos "no tienen la obligación de decir la verdad". Y RT informó recientemente de que casi 9 de cada 10 americanos ven un sesgo "medio o alto" en toda la cobertura de los medios,[65]  sin embargo, como podemos ver, la mayoría de esas mismas personas, y una gran parte de la población de muchas naciones, todavía sucumbe a la misma propaganda de odio.

Añadiría cuatro puntos finales a este ensayo.

(1) No hay forma de evitar llegar a la conclusión de que la historia se está repitiendo, demonizando a otra nación, engendrando deliberadamente suficiente odio e ira para justificar otra guerra mundial.

(2) Mientras que el impulso para esto es seguramente de los EE.UU., los americanos no son del todo culpables, porque simplemente están siguiendo órdenes. La raíz de todo esto reside absolutamente en Europa, entre la cábala de judíos y sionistas internacionales, siendo los americanos una vez más "el ejército privado de los banqueros". Nuestro gobierno del Nuevo Mundo no puede existir sin la destrucción tanto de China como de Rusia (e Irán), pero China es el principal obstáculo y debe ser eliminado. La Tercera Guerra Mundial tendrá a China y a Rusia del mismo lado y, con suerte, ambos serán destruidos de un solo golpe. Ese es el plan. La creencia de ustedes en él no es materia para su ejecución.

(3) Los judíos internacionales tienen alguna razón (en sus mentes) para estar resentidos con China. Para empezar, China estaba destinada a ser desmembrada y convertida en una perpetua vaca lechera, un plan frustrado por Mao y su revolución. Todo el mundo es consciente de que los judíos fueron desalojados de muchos países muchas veces durante muchos cientos de años, pero nadie parece ser consciente de que dos de esos desalojos se produjeron hace relativamente poco tiempo, uno del Japón inmediatamente antes de la Segunda Guerra Mundial (la fuente del enorme gueto judío de Shangai, no fugitivos de Hitler como nos cuentan los mitos), y el segundo de China. No fueron "los británicos", sino las familias bancarias judías internacionales, los Rothschild, los Sassoons, los Kadoories y otros, los que fueron enteramente responsables de la parodia del opio en China durante 150 años. No entraré en detalles aquí, pero inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, uno de los primeros actos de Mao fue expulsar a todos los judíos de China y confiscar todos sus activos de opio, incluyendo toda la ciudad de Shangai y las sucursales continentales del HSBC. No lo han olvidado, y quieren que les devuelvan su dinero.

4) Dado el origen del impulso para una Tercera Guerra Mundial y la planeada destrucción de China, queda por considerar qué se puede hacer, si es que se puede hacer algo, para evitar un tercer holocausto mundial. Incluso conociendo las fuentes, es poco práctico declarar la guerra a lo sumo a unos pocos miles de individuos dispersos entre quizás diez naciones.

Sólo conozco una forma de prevenir la Tercera Guerra Mundial que es inminente: hacer que Israel pague por ello. Si (yo estuviera) en un puesto final de autoridad, llamaría al embajador israelí y le informaría de que si mi nación fuera empujada a una guerra con los EE.UU., mi primera represalia no sería contra los EE.UU. sino contra Israel, y que aplicaría cualquier parte de mi arsenal nuclear que fuera necesaria para lograrlo. Mi tesis es que Israel es demasiado importante para esta gente como para ser sacrificado, y que frente a una amenaza tal que se considerara creíble, se retirarían. Con todo lo que sé, no creo que una tercera guerra mundial pueda ser evitada de otra manera.

Notas

[1] https://hofs.online/david-irving-churchills-war/

[2] https://www.paulcraigroberts.org/2020/01/13/germanys-war-chapter-4-the-allied-conspiracy-to-instigate-prolong-wwii/

[3] https://thegreateststorynevertold.tv/the-war-criminal-churchill/

[4] https://research.calvin.edu/german-propaganda-archive/schul05.htm

[5] "Alemania se está volviendo demasiado fuerte. Tenemos que aplastarla". - Winston Churchill hablando durante un almuerzo privado en 1936. Recuerdos de 1961 del General Robert E. Wood. La Segunda Guerra Mundial. Por Carl J. Schneider, Dorothy Schneider. Página 15.

[6] "Forzaremos esta guerra a Hitler, lo quiera o no". - Winston Churchill (emisión de 1936). "Esta guerra es una guerra inglesa y su objetivo es la destrucción de Alemania." - Winston Churchill (Emisión de otoño de 1939)

[7] "Deben entender que esta guerra no es contra Hitler o el Nacional Socialismo, sino contra la fuerza del pueblo alemán, que debe ser aplastada de una vez por todas, sin importar si está en manos de Hitler o de un sacerdote jesuita." - Winston Churchill [1940]; Emrys Hughes, Winston Churchill, His Career in War and Peace p. 45); Este libro se publicó en Gran Bretaña en 1950 con el título "Winston Churchill en la guerra y en la paz". La versión americana titulada "Winston Churchill: Bulldog británico: su carrera en la guerra y en la paz", fue publicada en 1955 y fue una versión editada con citas seleccionadas eliminadas.

[8] http://www.bbc.com/culture/story/20161021-the-psychological-tricks-used-to-help-win-world-war-two

[9]https://library.brown.edu/create/fivecenturiesofchange/chapters/chapter-7/student-movement/

[10] https://www.amazon.com/Engineering-Consent-Edward-L-Bernays/dp/B0007DOM5E

[11] http://classes.dma.ucla.edu/Fall07/28/Engineering_of_consent.pdf

[12] https://www.goodreads.com/quotes/203430-the-conscious-and-intelligent-manipulation-of-the-organized-habits-and

[13] https://www.amazon.com/Propaganda-Edward-Bernays/dp/0970312598

[14] https://famguardian.org/Subjects/Scams/FDR/fdr.htm

[15] https://www.chroniclesmagazine.org/article/wikileaks-1941/

[16] https://mises.org/library/roosevelt-nobody-knows

[17]http://www.rationalrevolution.net/war/condition_of_modern_american_soc.htm

[18]http://www.rationalrevolution.net/war/condition_of_modern_american_soc.htm

[19] https://www.history.com/topics/middle-east/balfour-declaration

[20] https://publicdiplomacy.wikia.org/wiki/Creel_Committee

[21] https://www.ebooks.com/en-us/book/712398/media-control/noam-chomsky/

[22] https://www.amazon.com/Public-Opinion-Original-Walter-Lippmann/dp/1947844563

[23]https://wps.pearsoncustom.com/wps/media/objects/2429/2487430/pdfs/lippmann.pdf

[24] http://www.revisionist.net/hysteria/cpi-propaganda.html

[25] http://www.revisionist.net/hysteria/cpi-propaganda.html

[26] https://net.lib.byu.edu/~rdh7/wwi/comment/bryce.html

[27] https://www.ataa.org/armenian-issue-revisited/the-bryce-report-british-propaganda-and-the-turks

[28] http://historymatters.gmu.edu/d/5052.htmlComité de Información Pública, Oficina de Dibujos Animados, Boletín No. 16, 28 de septiembre de 1919, 1-2.

[29] http://historymatters.gmu.edu/d/4970/

Los Hombres de los Cuatro Minutos - Discursos de voluntarios durante la Primera Guerra Mundial. Reimpreso en Alfred Cornbise, War As Advertised: The Four Minute Men and America's Crusade, 1917-1918 (Filadelfia: Sociedad Filosófica Americana, 1984).

Titulares de noticias sobre Los Hombres de los Cuatro Minutos:

- Los Hombres de los Cuatro Minutos que hablan yiddish llegan a la sección judía de Nueva York

- Organizado por el Rabino Robinson para llevar mensajes del gobierno a los teatros y casas de juego judíos

- Ahora se planea enviar a los oradores de Yiddish a las tiendas donde los judíos son empleados en gran parte.

- La división de la ciudad de Nueva York de Los Hombres de los Cuatro Minutos lleva a cabo un trabajo muy eficaz entre la gran población judía de esa ciudad.

El Sr. Joseph B. Thomas, ex presidente local de Los Hombres de los Cuatro Minutos en la ciudad de Nueva York, escribió lo siguiente:

"El trabajo está organizado bajo la dirección del Rabino A. G. Robinson, director ejecutivo de la Asociación Hebrea de Jóvenes. En la actualidad. la sección judía opera en 30 teatros, enviando oradores a cada uno de ellos dos veces por semana. Entre ellos se encuentran todos los grandes teatros judíos de la ciudad, cada uno de los cuales tiene un promedio de 2.000 asistentes a una función. De esta manera estamos llegando a unas 25.000 personas por semana. Esperamos tener pronto a todo el público judío en un cine o en un teatro judío dirigido por un orador judío. Tanto el yiddish como el inglés se usan de acuerdo con el carácter del público. Los directores de varias asociaciones hebreas de jóvenes en el Gran Nueva York son reclutados como "Oradores de Cuatro Minutos", y también se dirigen a sus miembros ocasionalmente sobre los temas asignados desde Washington. Estamos planeando enviar oradores de Yiddish a las diversas tiendas de la ciudad donde la ayuda judía es más empleada. También estamos organizando llegar a las mil o más sinagogas de la ciudad donde el Yiddish se entiende mejor. Los oradores son presentados en los cines con diapositivas con el anuncio habitual, impreso en yiddish."

[30] http://www.revisionist.net/hysteria/cpi-propaganda.html

[31] https://www.history.com/this-day-in-history/u-s-congress-passes-sedition-act

[32] https://www.history.com/this-day-in-history/u-s-congress-passes-espionage-act

[33] https://www.nationalists.org/library/hitler/daily-express/judea-declares-war-on-germany.html

[34] https://vimeo.com/49275330

[35]https://archive.org/stream/JewsDeclareWarOnGermany1933/JewsDeclareWarOnGermany1933_djvu.txt

[36]https://www.wintersonnenwende.com/scriptorium/english/archives/articles/jdecwar.html

[37] https://www.cambridge.org/core/journals/historical-journal/article/wellington-house-and-british-propaganda-during-the-first-world-war1/0E3BEB8F4CC3EAD3D1B415D4E6A832F4

[38] https://www.bbc.co.uk/programmes/p032m651

[39] https://military.wikia.org/wiki/Wellington_House

[40] http://britishdeepstate.net/propaganda-bureau-british-deep-state-wellington-house/

[41] https://thebridgelifeinthemix.info/in-profile/in-profile-the-tavistock-institute-of-human-relations-and-the-destruction-of-the-west/

[42] https://www.unz.com/lromanoff/japan-ending-a-war-and-saving-lives/

[43] https://www.rt.com/op-ed/497096-john-pilger-hiroshima-china-us/

[44] https://journal-neo.org/2020/08/04/trump-s-secret-war-plan-for-the-south-china-sea/

[45] https://edition.cnn.com/2018/08/13/asia/china-xinjiang-uyghur-united-nations-intl/index.html

[46] https://www.scmp.com/news/china/article/3095618/us-sanctions-chinese-entity-individuals-over-xinjiang-repression

[47] https://news.yahoo.com/china-forcibly-sterilises-uighurs-control-population-report-195121873.html

[48] https://forward.com/opinion/452047/want-to-do-something-to-prevent-genocide-in-xinjiang-here-are-some/

[49] https://edition.cnn.com/2020/01/02/asia/xinjiang-uyghur-graveyards-china-intl-hnk/index.html

[50]https://lite.cnn.com/en/article/h_ccd01a5d63b9699a83409e2c4729bf0f

[51] https://www.globaltimes.cn/content/1195688.shtml

[52] https://edition.cnn.com/2020/07/29/world/vatican-china-hacking-burke/index.html

[53] https://edition.cnn.com/2020/07/28/asia/japan-china-fighter-jet-scrambles-intl-hnk-dst/index.html

[54] https://www.globaltimes.cn/content/1195688.shtml

[55] https://edition.cnn.com/2020/07/26/asia/chengdu-us-consulate-china-closure-intl-hnk/index.html

[56] https://edition.cnn.com/world/live-news/coronavirus-pandemic-04-24-20-intl/h_05246e4e5b879b16869e4a7c47702cfe

[57] https://edition.cnn.com/2020/07/18/politics/state-department-cable-coronavirus-chinese-lab/index.html

[58] https://www.foxnews.com/world/chinese-virologist-coronavirus-cover-up-flee-hong-kong-whistleblower.amp.

[59] https://www.foxnews.com/world/chinese-virologist-coronavirus-cover-up-flee-hong-kong-whistleblower

[60] https://www.cnn.com/2020/06/20/opinions/china-needs-to-be-held-accountable-for-covid-19s-destruction/index.html

[61] https://www.foxnews.com/politics/australia-joins-us-china-coronavirus-pandemic

[62] https://www.globaltimes.cn/content/1192669.shtml

[63] https://www.theguardian.com/music/2020/may/12/bryan-adams-attacks-china-coronavirus

[64] https://www.thesun.co.uk/tvandshowbiz/11603551/bryan-adams-lets-rip-china-bat-eating-greedy-coronavirus/

[65] https://sputniknews.com/society/202006251079720558-half-of-ethnic-chinese-in-canada-threatened-and-harassed-over-coronavirus-new-poll-shows/

[66] https://www.rt.com/usa/497117-mainstream-media-bias-poll/


*

Larry Romanoff es consultor de gestión y empresario jubilado. Ha ocupado puestos ejecutivos de alto nivel en empresas de consultoría internacionales y ha sido propietario de un negocio de importación y exportación internacional. Ha sido profesor visitante en la Universidad Fudan de Shanghai, presentando casos de estudio en asuntos internacionales a las clases superiores del EMBA. El Sr. Romanoff vive en Shanghai y actualmente está escribiendo una serie de diez libros relacionados generalmente con China y Occidente. Se puede contactar con él en 2186604556@qq.com. 

Copyright © Larry RomanoffMoon of Shanghai, 2020

Traducción: PEC